Los fiestones del verano, de ‘la tomatina’ al descenso del Sella o la feria de Málaga


rp_tomatina-bunol.jpg

El verano es sinónimo de fiestas. De norte a sur, y de este a oeste, la fiesta se vive en ciudades, villas y pueblos repartidos alrededor de toda la geografía nacional. Fiestas en, algunos casos, multitudinarias, y cuya tradición e historia les ha valido el reconocimiento como fiestas de interés turístico nacional o internacional. Este verano, nos vamos de fiesta, y lo hacemos llevándote, de la mano del buscador Jetcost, a diez de las citas ineludibles en el calendario festivo de España.

La Noche de San Juan (del 23 al 24 de junio)

Es la fiesta que da la bienvenida oficial al verano. La noche más larga del año se vive con especial intensidad en A Coruña y, en concreto, en sus playas (Riazor, Orzán). Intenso es el preludio de la fiesta de San Juan, ya que durante todo el mes de mayo se suceden los actos culturales (conciertos de música de cámara, exposiciones, recitales, bailes…), sociales y deportivos. En la jornada del 23 de junio, al son de las gaitas, las calles se llenan de desfiles, música, comparsas y sonidos festivos. La plaza de María Pita es, sin duda, uno de los escenarios protagonistas de la fiesta, con el festival de música. No falta tampoco el buen yantar, con las sardiñadas como protagonistas. Esta noche arderá la hoguera que desde días antes se ha comenzado a preparar. Siguiendo la tradición, los más valientes no dudarán en saltar por encima del fuego, parte del ritual purificador que se completa con un baño a la luz de la luna en las aguas del Atlántico, degustar las parrochas (pequeñas sardinas) y sumarse a la fiesta hasta el amanecer.

A rapa das Bestas

Arrancamos el mes de julio en la fiesta de la Rapa das Bestas de Sabucedo, una fiesta que se celebra en La Estrada (Pontevedra), la primera semana de julio, y cuyo origen data del siglo XV. Hombre y caballo miden su nobleza en una tradición que lleva a los jóvenes a subir al monte al amanecer. Encontrar a los caballos que, en esta zona, viven en libertad, conducirlos al pueblo y raparles las crines no será una tarea fácil. Es aquí donde se desata la lucha, cuerpo a cuerpo, entre los hombres y los caballos. Con la caída de la tarde, llega el momento del buen yantar, la música y el vino. La Rapa das Bestas de Sabucedo es una de las fiestas más multitudinarias.

San Fermín

Hasta la pluma de Hemingway cayó rendida a los Sanfermines de Pamplona (del 6 al 14 de julio), una tradición que convierte a Pamplona en el epicentro de la fiesta nacional. Se calcula que cada año la capital navarra multiplica durante estos días su población por diez. Más de un millón y medio de personas viven cada año los Sanfermines. Ataviados con su tradicional ropa blanca y pañuelo rojo al cuello, la ciudad de Pamplona -llena hasta la bandera estos días- se convierte en una fiesta continua que cada año recibe a un mayor número de visitantes. San Fermín abre la fiesta con el tradicional chupinazo, el 6 de julio al mediodía. Es la señal para que estalle el júbilo. Y los Sanfermines, sin duda, no serían lo mismo sin sus encierros. A las 8 en punto de la mañana se abre el corral de Santo Domingo para dejar paso a los toros en su recorrido por el caso antiguo (825 metros, pasando po rla calle Estafeta, una de los tramos más apasionantes), precedidos por los corredores. Del 7 al 14 de julio, los encierros se repiten. El Pobre de mí, cantado en la plaza del Ayuntamiento a la luz de las velas, despide a San Fermín hasta el año que viene cada 14 de julio.

Moros y Cristianos

Hasta Alicante hay que viajar a finales de julio para descubrir la fiesta de Moros y Cristianos de Villajoyosa, fiesta en honor de Santa Marta que conmemora la batalla acaecida en el año 1538, cuando la ciudad fue atacada por los piratas berberiscos, con Zalé-Arraez al mando. Según relata la historia, Santa Marta, en auxilio de los habitantes, provocó una riada que evitó que el enemigo alcanzar la costa. En señal de agradecimiento, Santa Marta fue nombrada patrona del municipio, y cada año celebran las fiestas en su honor, en la que no faltan los impresionantes desfiles de moros y cristanos o la espectacular recreación del desembarco que tiene lugar cada madrugada del día 28. Desde las 5 de la mañana la playa se llena para ver a los cristianos preparar la artillería de defensa, mientras las embarcaciones enemigas se aproximan a la costa.Tras alcanzar tierra, los ejércitos de ambos bandos protagonizan una batalla que les llevará hasta pies del castillo, ocupado por los moros. No acaba aquí la batalla, porque ya por la tarde, las tropas cristianas regresarán para derrotar a los moros y reconquistar la fortaleza.

Y también, en la localidad también valenciana de Onteniente, se celebra cada año a finales de agosto la fiesta de Moros y Cristianos. Con desfiles y disfraces se conmemora la reconquista de la ciudad en el siglo XIII, así como las posteriores luchas contra los sarracenos en esta fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Romería de Catoira

En Pontevedra, cada primer domingo de agosto, tiene lugar la Romería Vikinga de Catoira, una espectacular recreación de la invasión vikinga que se remonta diez siglos atrás y que se celebra en las Torres del Oeste (conjunto fortificado levantado en el siglo IX) desde el año 1960. Esta fiesta popular se ha convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la zona. Ataviados como guerreros vikingos, los habitantes de Catoira defienden su territorio del ataque pirata. La fiesta comienza temprano por la mañana, con grupos folclóricos por las calles de Catoira y en el lugar de celebración, las Torres del Oeste. Música y buen yantar (como los mejillones o el vino del Ulla) antes del plato fuerte del día, el desembarco. A borde de una réplica de un barco del siglo XI, los vikingos intentan alcanzar la costa para conquistar las Torres del Oeste. Empieza una batalla que finalizará con todos los participantes empapados de vino. Y tras la recreación, hora de reponer fuerzas, con una comida campestre. La jornada se completa con una verbena y otras actividades culturales.

Virgen Blanca

El 4 de agosto marca el inicio de las Fiestas de la Blanca en Vitoria-Gasteiz, en honor a la Virgen Blanca. Fiestas que arrancan con el tradicional chupinazo y la bajada de Celedón, el muñeco que representa a un antiguo aldeano y cruza la plaza de la Virgen Blanca. Ataviados con la tradicional vestimenta (cuadrillas de blusas), vitorianos y vitorianas llenan de color y ambiente festivo las calles. Seis días de fiestas en los que no faltan los conciertos, las actividades culturales, los actos religiosos y la fiesta taurina. Y, por supuesto, es la mejor excusa para degustar la gastronomía de esta zona, aderezada con los vinos de La Rioja. NO en vano Vitoria es Capital Española de la Gastronomía. Para despedir las fiestas, en la madrugada del 10 de agosto, Celedón volverá a subir a la torre de San Miguel hasta el año que viene.

Carreras de Caballos

Los caballos son los protagonistas de una de las citas ineludibles en Cádiz, las carreras de caballos en la playa de Sanlucar de Barrameda, entre los días 7 y 9 y 21 y 23 de agosto, y que además coinciden con sus fiestas patronales. Un espectáculo que rememora las competiciones hípicas con más tradición de toda Europa. Desde el siglo XIX se tiene constancia de la celebración de carreras de caballos en las playas de Sanlúcar. La tradición cuenta que fueron los vendedores de pescado los que empezaron con estas carreras cuando bajaban a vender al mercado.

Más de 200 jinetes y caballos pura sangre recorren al atardecer las playas del municipio gaditano cuando la marea baja. Es un evento deportivo y turístico a la vez que reúne en Sanlúcar a miles de visitantes y aficionados a la hípica.

Descenso del río Sella

Desde el año 1930, el primer sábado de agosto, se celebra el descenso del río Sella de Arriondas a Ribadesella, en Asturias, una de las citas deportivas más destacadas del piragüismo internacional. Más de mil embarcaciones, según las cifras de las últimas citas, recorren los 20 kilómetros de descenso del río Sella, desde Arriondas hasta Ribadesella. Para no perderse detalle de la salida, a primera hora parte del tren fluvial desde Oviedo y Ribadesella. Con la lectura de los tradicionales versos se da oficialmente la salida a la competición. Tras concluir el descenso, la fiesta continúa en los Campos de Ova.

La ciudad de Málaga estalla en fiestas con su feria, del 16 al 23 de agosto, con todas sus casetas abiertas al público. Toda Málaga estalla en colorido y fiesta, desde sus calles al Real de la Feria, ubicado en el antiguo Cortijo de Torres; una cita que rememoria la reconquista de la ciudad por parte de los Reyes Católico en el año 1487. El pregón se celebra en las playas de la Malagueta, y en la plaza del mismo nombre tienen lugar los actos taurinos. Es una de las fiestas más visitadas de la geografía nacional, con más de 5 millones de visitantes según datos del ayuntamiento de la capital.

Semana Grande de Bilbao

Y del sur al norte, a la Semana Grande de Bilbao, para celebrar las fiestas en honor a la Virgen de Begoña, una de las más recientes del calendario festivo ya que se celebra solo desde hace tres décadas. No obstante, se ha convertido en una cita festiva de referencia. La fiesta arranca con el txupin y con la Marijaia que abre oficialmente las fiestas desde el balcón del teatro Arriaga. Conciertos, teatro, espectáculos pirotécnicos, actividades infantiles… todo es posible durante estos días en la capital vizcaína. No falta su feria taurina, en la plaza de Vista Alegre. Se estima que esta fiesta congrega cada año a más de medio millón de personas.

La Aste Nagusia de Bilbao, tradicionalmente transforma Bilbao a finales de agosto durante 8 días en su particular «Semana Grande». Fiesta y un programa completísimo dedicado a la gastronomía la música y la diversión.

El alma del Aste Nagusia son las comparsas, grupos de amigos tocando instrumentos que te animarán a bailar y seguir su ritmo continuo durante toda la noche.

Entre los planes que se pueden hacer durante esos días destacamos su agenda de conciertos ya que en sus escenarios se darán cita artistas de gran envergadura. También, si lo que te gusta es comer, estarás de enhorabuena ya que otro de los atractivos de esta Semana Grande y de Bilbao en general son sus bares de pintxos, donde podrás degustar las delicias de la gastronomía vasca o beber en sus Txosnas, distribuidas por toda la ciudad y abiertas durante toda la noche.

La cultura también tiene cabida en Bilbao durante el Aste Nagusia, la zona del Casco Viejo y el Arenal serán los espacios destinados a una gran muestra del folclore y cultura vascos como por ejemplo exhibiciones de danza vasca o pasacalles de Gigantes y Cabezudos.

Se celebra desde 1978, aunque tiene numerosos precedentes. Comienza con el txupinazo y el pregón y se prolonga nueve días en los que se ofrecen conciertos, danza tradicional teatro y otros espectáculos.

Bilbao además es una ciudad que te deslumbrará, el cambio cultural y arquitectónico que ha vivido en los últimos tiempos no dejará a nadie indiferente, no puedes dejar de pasear por el Casco Viejo Medieval, donde se respiran los orígenes más profundos de la ciudad, para comer, nada mejor que la calle Somera para seguir la tradición del Pintxo – Poteo (Comer y beber).

El arte tiene su espacio reservado en el Guggenheim, su edificio es, en sí, la mejor muestra de la arquitectura más vanguardista, y en su interior podrás encontrar obras de artistas tan trasgresores como Miquel Barceló o Andy Warhol.

La Tomatina

Batalla de tomates en la tradicional Tomatina de Buñol. La Tomatina tiene su origen en una pelea entre jóvenes que tuvo lugar en 1945, y desde entonces se ha convertido en una de las citas festivas más internacionales. La batalla dura apenas una hora, pero consigue reunir a miles de personas en sus calles desde primera hora de la mañana. De hecho, por motivos de seguridad, se ha fijado un aforo máximo (20.000 personas), así como una cuota para poder entrar en el recinto. Antes de la batalla, los más intrépidos podrán intentar trepar al enorme palo que, cubierto con jabón, lleva en su extremo colgado un jamón. Es el premio para el que consiga alcanzarlo.

Más de 10,000 kilos de tomates inundarán la plaza del pueblo donde miles de personas procedentes de todo el mundo se congregarán para vivir la fiesta más sabrosa del verano. La Tomatina es ya toda una filosofía, pues la fiesta se anticipa al día de antes con un Non-stop repleto de conciertos de música, atracciones y sobre todo, mucha fiesta, japoneses, coreanos, belgas, australianos, estadounidenses, canadienses, italianos, franceses y españoles entre otros se dan cita para pasar dos días de jolgorio y algún que otro coqueteo.

A primera hora de la mañana se reparte abundante desayuno entre los asistentes para calmar las ansias de empezar a estampar tomate por toda la ciudad y los vecinos del pueblo les tiran cubos de agua para refrescarles, es el entrenamiento pre-tomatino. A los gritos de ¡Tomate, tomate, tomate! Los camiones empiezan a repartir el cargamento, y comienza la guerra tomatera. Gracias a la enorme afluencia que ha tenido esta fiesta durante los últimos años, Buñol ha decidido alargar la fiesta un día más y también al día siguiente se puede continuar sin parar de reír y de conocer gente.

El último miércoles de agosto, más de cuarenta mil visitantes se tiñen de rojo en una espectacular batalla donde el tomate es el centro de la fiesta. Declarada de Interés Turístico en 2002, la fiesta del municipio valenciano no estuvo oficialmente permitida hasta 1959.

Motín de Aranjuez

Terminamos este recorrido festivo en la capital madrileña, en las Fiestas del Motín de Aranjuez, del 5 al 7 de septiembre. Unas fiestas que nos trasladan a 1808, fecha en la que los habitantes de Aranjuez se convirtieron en protagonista de la historia de nuestro país. Durante cinco días se suceden las actividades, teniendo como momento estelar el asalto al Palacio de Godoy, una recreación histórica, acompañada por las antorchas y el redoble de los tambores, de la toma y asalto del palacio de Godoy, para terminar quemando sus enseres en un castillo de fuegos artificiales. Igual o más de espectacular resulta la representación con música junto al Palacio Real donde buscaba refugio Carlos IV y su familia, y en la que se escenifica el motín.

Encierros de Cuéllar

El último sábado de agosto, La localidad segoviana de Cuéllar celebra anualmente los encierros documentados más antiguos de España, que datan del año 1215. Mantienen un aire tradicional ya que incluyen un tramo urbano y otro de campo. Son visitados cada año por miles de personas, durante el último fin de semana de agosto.

Fiesta de la Virgen de la Guía de Llanes

Empezado septiembre, la localidad asturiana de Llanes celebra sus fiestas patronales dedicadas a la Virgen de la Guía. Los festejos incluyen una impresionante procesión nocturna y otra de día acompañada por panderetas, gaitas y danzas tradicionales. Está considerada de Interés Turístico Nacional.

Entrada de toros y caballos de Segorbe

Durante la segunda semana de septiembre se celebra el acto más importante de la semana taurina de la localidad castellonense de Segorbe. Está considerada Fiesta de Interés Turístico Internacional. La tradición procede de la costumbre del siglo XIV de llevar a los toros desde los corrales hasta la plaza ayudándose de caballos. Participan seis toros bravos y el doble de caballos, y no hay barreras entre los animales y el público.

Fiestas de Santa Tecla de Tarragona

Esta Fiesta de Interés Turístico Nacional comenzó en 1321 cuando la ciudad de Tarragona recibió la reliquia del brazo de Santa Tecla, procedente de Alemania. Se desarrollan a través de multitud de actos entre los que destacan las representaciones teatrales y danzas y los Castells o castillos humanos que pueden alcanzar alturas de hasta diez pisos

Fiestas de Carthagineses y Romanos de Cartagena

Las fiestas de este municipio murciano recrean hechos históricos acaecidos en la ciudad durante la Segunda Guerra Púnica mediante desfiles y representaciones multitudinarias que tienen lugar en el mes de septiembre.

Fiesta de San Mateo en Logroño

También conocidas como Fiestas de la Vendimia, debido a la proximidad de la recogida de la uva, sus orígenes se remontan al siglo XII. Comienzan con un chupinazo, e incluyen degustaciones, un desfile y diversos espectáculos para terminar con la tradición riojana de la quema de la cuba. Siempre a finales de septiembre.

Dónde alojarte

Las vacaciones para muchos están a la vuelta de la esquina. Si entre tus destinos te habías planteado acudir a la popular ‘tomatina’ de Buñol, en Valencia, o conocer las espectaculares carreras de caballos en las playas de Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz, los expertos del comparador de hoteles Trivago recomiendan alojamientos donde vivir de cerca estas tradicionales celebraciones, de Interés Turístico Internacional. La selección de hoteles se basa en la valoración que otorgan los viajeros en la comunidad de trivago y a la cercanía a los puntos de interés de los festejos. Pero estos no son los únicos destinos, sino que también añaden alojamientos para ir a las hogueras de San Juan, a los Sanfermines, a la Rapa das Bestas, conocer el Misterio de Elche o la espectacular Feria de Albacete, la más importante de España.

España es un país muy rico en cultura, y eso es algo que la UNESCO ha sabido apreciar en los últimos años concediendo el título de Fiesta declarada de Interés Turístico Internacional a muchas de nuestras fiestas populares. A las celebraciones consagradas como el Misterio de Elche, los Sanfermines o el Descenso del Sella, que obtuvieron este premio en 1980, se han sumado recientemente otras fiestas más pequeñas, como la Feria de Albacete, en 2008, o la Rapa das Bestas, en 2007.

Cada año, más y más viajeros se animan a conocer estas tradiciones. Para ellos, los siguientes hoteles son la mejor opción, pues se encuentran muy cerca de los lugares de celebración de estas fiestas.

Hotel Hospes Amerigo, Alicante. Hogueras de San Juan, 24 de junio.
Las mascletás y los desfiles con música de tamboril ponen color y ritmo a la celebración de las Hogueras de San Juan, en Alicante. La fiesta se prolonga durante varios días hasta la Cremà, la quema de estos monumentos de cartón-piedra para celebrar la noche más corta del año. El hotel Hospes Amerigo se sitúa en pleno centro de la capital, lo que hace que los huéspedes puedan disfrutar de la fiesta al máximo, así como contemplar los fuegos artificiales durante la noche desde la azotea. Antiguamente fue un convento de Dominicos, y hoy día combina el diseño más vanguardista con la sobriedad y monumentalidad del edificio.

Torre do Rio, Caldas de Reis. Rapa das Bestas, 6 al 9 de julio.
Cada año la Rapa das Bestas reúne a más y más turistas que acuden a ver cómo los aloitadores dominan a los caballos salvajes para cortarles las crines y marcarlos antes de volver a soltarles en libertad. Torre do Rio es una casa rural situada en la localidad termal de Caldas de Reis, a unos kilómetros de Sabucedo, por lo que es perfecta tanto para disfrutar de la fiesta como para conocer los encantos de la región. La decoración de las habitaciones transportará a los huéspedes a principios del siglo XX, y el río Umía y el bosque gallego que rodean la finca, harán que se sientan parte de la naturaleza, en un lugar mágico declarado de Interés Paisajístico.

Exe Puerta del Camino, Pamplona. Sanfermines, 6 al 14 de julio.
Miles de viajeros de todos los rincones del mundo llegan cada mes de julio a Pamplona para celebrar los Sanfermines, una de las celebraciones de nuestro país más conocidas a nivel internacional. Para los viajeros que quieran vivir la fiesta desde el comienzo, el Hotel Exe Puerta del Camino es la mejor opción, pues se sitúa muy cerca de la plaza del Castillo, donde el día 6 de julio se celebra el tradicional Txupinazo. Reconvertido en hotel en 2009, en el pasado fue un convento, y en el lugar donde se encontraba la capilla ahora se sitúa el restaurante, donde disfrutar de una cocina de alta calidad en un espacio en el que se unen lo antiguo y lo moderno.

Parador Hostal dos Reis Católicos, Santiago de Compostela. Santiago Apóstol, 25 de julio.
Cada 25 de julio la capital gallega celebra su día grande en honor del Apóstol Santiago, hecho que muchos peregrinos aprovechan para hacer coincidir el final del Camino de Santiago con ese día, y así ser parte de la festividad. Los fuegos artificiales y los espectáculos de luz iluminan la plaza del Obradoiro, en un ambiente completamente festivo. Desde el Parador Hostal dos Reis Católicos los huéspedes pueden disfrutar de las mejores vistas de esta celebración, al encontrarse en la misma plaza. Considerado el hotel más antiguo del mundo, alojarse en él significa volver al pasado gracias a su decoración, sus rincones llenos de historia y sus obras de gran valor, que datan de siglos pasados.

Hotel La Piconera, Ribadesella. Descenso del Sella, 4 de agosto.
El descenso del río Sella, que comenzó en 1929 como una excursión, se ha convertido en una de las competiciones de piragüismo más importantes del mundo. En el concejo de Ribadesella, ciudad de llegada de la carrera, se encuentra el Hotel La Piconera. Se trata de un hotel de diseño en el que prima el confort, rodeado por un entorno rural envidiable, en plena naturaleza y a pocos kilómetros del Parque Nacional de los Picos de Europa o los Lagos de Covadonga. Sus huéspedes pueden seguir de cerca la cita, bien acercándose a Ribadesella o montando en el Tren Fluvial, cuyo trayecto sigue el recorrido de los piragüistas.

Abba Palacio de Arizón, Sanlúcar de Barrameda. Carreras de caballos, 12, 13, 14, 27, 28 y 29 de agosto.
En las extensas playas de Sanlúcar de Barrameda tienen lugar cada mes de agosto las tradicionales carreras de caballos, una competición que se remonta a mediados del siglo XIX y que, gracias a su espectacularidad, ha conseguido ser reconocido como uno de los grandes eventos del verano en Andalucía. El Abba Palacio de Arizón se sitúa a unos metros de las playas, siendo muy fácil para sus huéspedes acudir al evento. El hotel, que en su día fue un palacio, conserva toques andaluces de la época, como su patio, y durante los días de las carreras invita a los huéspedes a degustar manzanilla, típica bebida de la región.

Hotel Huerto del Cura, Elche. Misterio de Elche, 14 y 15 de agosto.
La representación de la Dormición, Asunción y Coronación de la Virgen María en la Basílica de Santa María, en Elche, conocida como el Misteri, congrega cada año a muchos ilicitanos y turistas que contemplan con emoción este drama religioso. A 10 minutos de este lugar, se encuentra el Hotel Huerto del Cura, ideal para disfrutar de estos días de fiesta. Situado frente al jardín que lleva el mismo nombre, los huéspedes pueden visitar fácilmente las atracciones turísticas de la ciudad y vivir el ambiente festivo que se respira en sus calles. De vuelta al hotel, podrán refrescarse en su piscina, rodeada de palmeras, o disfrutar de un cóctel en su terraza chill-out.

Masía el Ferrajón, Chiva. La Tomatina de Buñol, 29 de agosto.
La Tomatina, una lucha en la que los participantes se arrojan tomates los unos a los otros durante una hora, no para de sumar adeptos año tras año. A los viajeros que desean participar en esta fiesta les será difícil encontrar alojamiento en la misma localidad, por lo que la Masía el Ferrajón, entre Buñol y Chiva, es un enclave perfecto. Respetuosos con el medio ambiente, la masía se divide entre la casa principal y las habitaciones bioclimáticas, cuyo tejado está recubierto de césped para mantener la temperatura y ahorrar energía. Una finca de naranjos rodea sus jardines y dota al entorno de una gran tranquilidad para poder descansar después de vivir la batalla de los tomates.

Gran Hotel Albacete. Feria de Albacete, 7 al 17 de septiembre.
En un recinto construido en 1783, conocido como la sartén, las demostraciones de productos conviven con la fiesta, los conciertos, las atracciones y el buen ambiente de los que pueden disfrutar todos los asistentes a la feria de Albacete, la más importante de nuestro país. Con vistas a la plaza del Altozano, el Gran Hotel permite disfrutar plenamente de la feria, puesto que se sitúa muy cerca de la misma, pero lo suficientemente alejado de ella para no escuchar el ruido y descansar. El Wi-fi gratuito y la carta de almohadas son algunos de los detalles que los huéspedes disfrutarán en este hotel, uno de los edificios más significativos de la ciudad.

Diez viajes por el Mundo para estar de fiesta a todas horas

¿Te has quedado con ganas de más? Si te gusta que durante tus vacaciones no te falte fiesta en discotecas y terrazas de verano y prefieres optar por salir fuera de España, pues te ofrecemos los diez principales destinos para divertirse, lugares famosos por su frenética vida nocturna donde no hay cabida para el aburrimiento. Diez ideas para los amantes de la fiesta en todo el planeta:

Riga (Letonia)

La capital letona es conocida desde hace unos años como la Bangkok del Báltico. Es ya un destino muy conocido por los británicos, al que cada vez se apuntan más españoles. Viajan empujados por los vuelos de bajo coste y el alcohol barato. Si a ésto se unen los clubs nocturnos y las bellezas del este de Europa se forma un cóctel explosivo. Algunas de sus discotecas como Club Essential o Nautilus son ya famosas en todo el continente.

Marrakech (Marruecos)

Los cafés que rodéan la plaza Jemaa El Fna ofrecen uno de los mejores espectáculos del país. Las luces, la música y el humo envuelven al visitante. Todo es posible en esta inmensa plaza: Músicos, encantadores de serpientes, combates de boxeo, domadores de monos o hasta sacamuelas. Un simple paseo es toda una experiencia en la que además se puede disfrutar de la gastronomía magrebí en cualquiera de sus puestos ambulantes. La plaza más famosa de África fue declarada Patrimonio Oral de la Humanidad en 2001.

Tel Aviv (Israel)

En la última decada la vida nocturna de Tel Aviv ha ganado adeptos en Europa. Algunos de sus clubs están abiertos los siete días de la semana convirtiendo a la ciudad en paraiso para los amantes de las discotecas. Las más famosas se encuentran en el sur de la ciudad y en el puerto, como TLV. Abren a las once de la noche y cierran simplemente cuando se va todo el mundo.

San Petersburgo (Rusia)

La ciudad de los zares ofrece una de las vidas nocturnas más excitantes del país. En sus pubs y discotecas podemos encontrar ofertas de lo más original. El Club Metro, uno de los más populares de la ciudad. La decoración futurista de su barra imita a la de un túnel de metro. Algunas de sus discotecas, como Led Lemon o Buble Bar cuentan con los DJ’s más cotizados de Europa del este.

Blumenau (Brasil)

Este enclave turístico celebra un peculiar Oktoberfest. La ciudad fundada por alemanes en el siglo XIX, no tiene nada que enviadiar a las del viejo continente. Pasear por sus calles es como estar en cualquier punto de Bavaria. Desde 1984 la tradicional fiesta alemana de la cerveza, Oktoberfest, empezó a tener un gran auge en la ciudad. Actualmente es una de las fiestas que más interés despiertan en el país. Cientos de miles de personas acuden cada año a beber cerveza y probar sus suculentas salchichas.

Ko Phangan (Thailandia)

La Fiesta de la Luna Llena lleva a muchos turistas a Thailandia por sus bajos precios y su alocada juerga. Mas de 10.000 personas se reunen una vez al mes en la Playa de Haad Rin. Es una fiesta nocturna que se prolonga hasta el día siguiente, ya que cualquiera que allí vaya tiene un solo bojetivo: Fiesta. Un viajero describió en trivago La fiesta de la Luna Llena como «una acontecimiento capaz de unir a miles de personas de todo el mundo».

Manchester (Reino Unido)

La vida nocturna en Manchester ha crecido mucho en los últimos quince años, entre otras cosas por el gran apoyo de las autoridades locales. Bueno ejemplo es el barrio estudiantil, lleno de locales donde los jóvenes acuden a locales con todo tipo de música, desde techno a brit-pop. En el centro de la ciudad se encuentra la mayoría de las discotecas en las que pinchan los DJs más famosos de Inglaterra. Cuenta también con numerosos locales de ambiente gay en el llamado «Gay Village».

Estambul (Turquía)

Oriente y occidente se fusionan para crear una de las noches más apasionantes de Europa. Los diez millones de almas de la gran metrópoli se juntan cada noche en el barrio de Taksim. Las mejores discotecas del pais abren sus puertas entre pescaderías y puestos de fruta. Una ciudad que nunca duerme.

Hamburgo (Alemania)

La legendaria calle Reeperbahn de las más concurridas de Alemania. Aunque es famosa por sus clubs de strip-tease ofrece mucho más. En sus alrededores podemos encontrar multitud de tabernas, bares música en vivo y discotecas, como la emblemática China-lounge. El Barrio de St. Pauli, donde se encuentra, es el que tiene mayor concentración de locales de todo el país.

Ibiza (España)

Las discotecas de la isla pitiusa son de sobra conocidas en todas Europa. La meca Hippy de los años 70 es en el siglo XXI un paraiso de la música Dance y el House. Hay compañías de viajes que ofrecen viaje de ida y vuelta en avión para pasar sólo una noche en discotecas como Pacha, Privilege o Amnesia.

Si quieres leer más noticias como Los fiestones del verano, de ‘la tomatina’ al descenso del Sella o la feria de Málaga, te recomendamos que entres en la categoría de Sabías Que....

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies