Perfil de los deudores: ‘sinceros’ si son familias e ‘insolventes’ si son empresas


Desconocen el importe pendiente de pago, están en desacuerdo sobre la cuantía por pagar o no están satisfechos con el servicio o producto adeudado son algunas de las características que definen a los «Sinceros», la categoría más común entre los deudores particulares. Esta categoría, que represente el 24% de los consumidores, está por delante de los denominados «Insolventes» (23%), que se caracterizan precisamente por la falta de capacidad financiera. Además es el perfil de deudor que más ha crecido, del 13% en 2009 al 19% en 2012. El perfil de deudor entre las empresas que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos tres años ha sido «´Nómadas», del 5% al 19%. Los gallegos son los consumidores con mejor comportamiento de pago y, entre las empresas, los de la Comunidad Valenciana.

>> Cómo saber si me han metido en una lista de morosos


El perfil de cada una de las familias deudoras, tanto de empresas como de consumidores, se ha realizado atendiendo a dos variables principalmente: la capacidad financiera y el grado de voluntad de colaboración para regularizar sus impagos. Para Luis Salvaterra, director general de Intrum Justitia Ibérica, esta clasificación es especialmente trascendente en el actual contexto económico porque «dividir a las personas y empresas en morosas o no es bastante simplista; nosotros creemos que hay que intentar comprender a las personas y es lo que hemos tratado con este estudio». Además añade «estos porcentajes demuestran que en España la mayoría de las personas presentan una actitud positiva a la hora de regularizar sus impagos, una circunstancia que debe tenerse muy en cuenta». Intrum Justitia, multinacional sueca especializada en servicios de gestión de crédito, presenta su segundo estudio que clasifica los diferentes tipos de deudores: «7 Familias», elaborado a partir de los datos recopilados entre enero de 2011 y junio de 2012.

«Sincero» repite como perfil más habitual entre los consumidores deudores en España
Una de las conclusiones principales es que el perfil de consumidores «Sinceros» sigue siendo el más abundante a nivel nacional con un 24% (porcentaje que se ha mantenido sin variación desde 2009); por otra parte, el perfil que más deterioro ha sufrido en los últimos 3 años es «Insolventes» que pasa de 13% en 2009 a 19% en 2012. Así, mientras «Selectivos», «Insolventes» y «Escapistas» han aumentado su presencia, el porcentaje de «Nómadas», «Relajados» y «Expertos» ha disminuido.

Según el estudio «7 Familias de Deudores 2012» la descripción de familias de consumidores y su distribución en España son:

• «Sinceros», 24%: el consumidor tiene uno o varios pagos pendientes pero desconoce el importe, existe un desacuerdo entre las partes implicadas sobre dicho importe o no está satisfecho con el producto o servicio recibido. Este perfil se mantiene en el mismo porcentaje desde 2009.

• «Selectivos», 19%: el consumidor selecciona voluntariamente las facturas que desea pagar y el orden en que desea hacerlo en función de su experiencia en el momento de la compra o su satisfacción con el producto o servicio. En los últimos 3 años el porcentaje se ha incrementado en 2 puntos.

• «Insolventes», 19%: no tienen capacidad económica suficiente como para hacer frente a sus pagos o se encuentran en una situación de sobreendeudamiento. Es el perfil que más deterioro ha sufrido ya que en 2009 se cuantificaba en un 13%.

• «Nómadas», 13%: el consumidor cambia de domicilio o teléfono pero no cumple con su obligación de informar a sus proveedores o entidades financieras. El porcentaje se ha reducido notablemente ya que en 2009 ascendía al 18% (el segundo más abundante en ese momento).

• «Escapistas», 9%: no reconocen su situación o niegan haber realizado alguna compra; creen que evadiendo la realidad no tendrán que afrontar el pago. En el anterior estudio con datos recogidos en 2009 el porcentaje era 7%.

• «Relajados», 8%: los consumidores actúan con indiferencia ante sus obligaciones y no son conscientes de las consecuencias de no pagar sus facturas, además restan seriedad a los requerimientos de pago y las acciones legales. Este porcentaje se ha reducido desde el 11% en 2009 dado que las personas son más conscientes de la morosidad e impagos

• «Expertos», 8%: especialistas en no pagar sus deudas y además conocen todas las tácticas para no hacerlo. El perfil se ha reducido también en los últimos años ya que en 2009 se cifraba en 10%.

Las empresas «Insolventes» encabezan la lista de deudoras y crece el perfil «Nómada»

Respecto a las empresas deudoras en España el perfil más predominante es «Insolvente» con un 23% y que, además, ha sufrido un significativo incremento en los últimos tres años (se situaba en el 17%); así, en 2009 la mayor parte de las empresas deudoras ocupaban el perfil «Selectivo» (24%) y ahora reflejan tan solo el 7% del total. Según Salvaterra este cambio significativo se ha producido porque «estas empresas son las que decidían a ‘su voluntad’. Como esta posibilidad se ha ido, ahora lo hacen por necesidad y creemos se han ido hacia Insolventes o Sinceros».

Además, el estudio refleja que el perfil que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos tres años ha sido «´Nómadas», pasando del 5% al 19%, debido a que este grupo engloba también a las empresas que han desaparecido («ilocalizables»). Según Salvaterra, «en España el 90% del tejido empresarial está formado por pymes que, por una cuestión estructural y coyuntural, se ven obligadas en ocasiones a adoptar ciertas «estrategias» para intentar sobrevivir a la crisis».

En términos generales, los perfiles de empresas «Insolventes», «Sinceras» y «Nómadas» se han incrementado en los últimos 3 años mientras los perfiles «Especialistas», «Selectivos», «Desorganizados» y «Dominantes» se han reducido: Los porcentajes concretos son:

• «Insolventes», 23%: se caracterizan por no tener capacidad financiera suficiente para hacer frente a sus pagos. Los motivos pueden ser varios: concurso de acreedores, declaración de quiebra, insuficiencia de fondos… Este perfil se cifraba en 17% en 2009.

• «Sinceras», 22%: no tienen conocimiento de tener un pago pendiente o hay un desacuerdo en la cuantía. Dicho desacuerdo puede referirse a que el producto no se recibió, el rappel no fue aplicado, existe un error en la factura… Uno de los perfiles que más ha crecido ya que en 2009 solamente aglutinaba el 14%.

• «Nómadas», 19%: la empresa cambia de domicilio fiscal o teléfono y no cumple con su obligación de informar a sus proveedores o entidades financieras. Puede darse la situación de que la empresa haya cesado su actividad. Registra el crecimiento mayor desde 2009 cuando el porcentaje se reducía hasta 5%.

• «Especialistas», 17%: retrasan el pago de sus facturas habitualmente y no cumplen sus promesas de pago. Normalmente esperan hasta final de mes, crean disputas sistemáticamente o cambian las condiciones en el último momento con tal de no cumplir con los tiempos. Se reduce este perfil en los últimos años ya que en 2009 se situaba en 19%.

• «Selectiva», 7%: escoge la prioridad y orden de las facturas a pagar. Así, en primer lugar abonará las facturas de los proveedores que considere estratégicos para su actividad, en segundo lugar las que pudieran tener repercusión directa en su imagen y en tercer y último lugar las facturas de suministro (agua, luz, teléfono…). Reducción drástica desde 2009 cuando ocupaba la primera posición del ranking (24%).

• «Desorganizadas», 7%: el seguimiento de las cuentas pendientes o de los procedimientos judiciales es insuficiente por lo que los impagos son frecuentes. Perfil que se ha reducido desde 2009 cuando la cifra se situaba en 11%.

• «Dominantes», 6%: tienen por principio realizar el pago a sus proveedores con retraso, manteniéndolos en una situación de dependencia. Es una estrategia habitual para ganar liquidez. Observamos una reducción de este perfil en los últimos 3 años donde se situaba en 10%.

Gallegos, consumidores con mejor comportamiento de pago
El estudio «7 Familias de Deudores» también analiza el comportamiento de pago, tanto de consumidores como empresas, en las diferentes Comunidades Autónomas elaborando un ratio entre el porcentaje de impagos vs población. Así, gallegos, vascos y madrileños (en este orden) son los consumidores españoles con mejor comportamiento de pago teniendo en cuenta su porcentaje de impagos vs población; en el extremo opuesto se sitúan Cataluña, Andalucía y Aragón.

Comportamiento pago consumidores por CC.AA
Si analizamos las empresas, observamos que las mejores pagadoras se encuentran en la Comunidad Valenciana, Galicia y País Vasco (en este orden); en el extremo opuesto se sitúan Cataluña, Andalucía y las Islas Baleares.

Morosos: diferencias entre los que no quieren pagar y los que no pueden

El Banco de España ha anunciado que el índice de morosidad de los créditos concedidos a particulares rozó en enero el 1%, frente el 0,83% en el que se situaba en diciembre, lo que se traduce en el repunte intermensual más alto de este indicador desde 1994. Además, el dato se sitúa, con esta séptima subida consecutiva, en su nivel más alto desde noviembre de 2002. Algunas entidades crediticias consideran que es fundamental gestionar los cobros de manera distinta dependiendo de si el cliente no quiere o no puede pagar.

La multinacional europea especializada en servicios de gestión de crédito Intrum Justitia ha recalcado hoy la necesidad de establecer una diferenciación de estrategias como medida para combatir la morosidad, que ha registrado su mayor subida desde 1994. Según ha hecho saber la compañía sueca, es fundamental que las empresas desarrollen estrategias distintas entre los que no pueden y los que no quieren hacer frente al pago.

Ante esta situación, Intrum Justitia advierte de que es necesario que las empresas adopten estrategias más profesionales y rigurosas en sus políticas de gestión de crédito, adaptándose a cada caso. Según Luis Salvaterra, director general de Intrum Justitia, «es necesario establecer diferencias entre los distintos tipos de clientes y, en este sentido, es fundamental definir escrupulosamente las estrategias a seguir con cada uno de ellos, puesto que no se puede adoptar el mismo método de gestión de crédito con aquellos consumidores o empresas que no pueden pagar que con aquéllos que no quieren pagar».

En relación a esto, la recomendación de Intrum Justitia hacia las compañías que se enfrentan a situaciones de impagados por parte de clientes que no tienen liquidez para hacer frente a sus deudas, es que se busque de manera conjunta una solución viable, por ejemplo, estableciendo plazos o planes de pago. Por el contrario, el consejo ante clientes que demoran los pagos de manera deliberada es que se tomen medidas rigurosas. Este protocolo de actuación ante la morosidad, no sólo contribuirá a que las empresas gestionen mejor sus créditos sino que, además, las hará aumentar su competitividad.

El scoring, herramienta de predicción indispensable
Otro factor muy importante para la gestión de crédito es la utilización de herramientas de scoring. Para Henrik Grönkvist, director de automatización y scoring en Intrum Justitia, «una gran parte de nuestro trabajo se basa en intentar predecir si una persona pagará o no cuando se le envíe la factura. El scoring consiste en una serie de herramientas que procesan datos para determinar las posibilidades de cobrar los pagos, y ofrecer así una mejor idea de cómo saldrán las cosas en el futuro».

En el scoring se combinan diferentes datos que, procesados, permiten tomar decisiones de forma rápida y automatizada y desarrollar diferentes estrategias de gestión de crédito, tanto en el momento de otorgar el crédito como en las gestiones llevadas a cabo posteriormente para asegurar el pago. El resultado final es la obtención de estrategias más profesionales, acertadas y competitivas.

El aumento de la morosidad anunciado por el Banco de España está en línea con las expectativas mostradas por la mayoría de entidades financieras españolas que, tras revisar sus cuentas correspondientes a 2007, ya adelantaron la posibilidad de un incremento destacable del índice para los próximos meses. Además, Intrum Justitia previó en febrero que las empresas españolas podrían tardar en 2008 una media de 94 días -un 15% más- en hacer frente al pago de sus facturas, mientras que dos de cada diez podrían quebrar debido a la morosidad.

Por su parte, el Banco de España advierte de que se va a producir «un endurecimiento de las condiciones de crédito» que «repercutirá en mayor medida sobre la obtención de fondos de las familias y las empresas».

Si quieres leer más noticias como Perfil de los deudores: ‘sinceros’ si son familias e ‘insolventes’ si son empresas, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp