Cómo saber si estoy en una lista de morosos (y cómo salir)


Cómo saber si estoy en una lista de morosos

Es una situación muy desagradable que a veces es complicada de solucionar. Por eso, si te ves envuelto en este problema, debes actuar a la mayor brevedad posible. Te damos todos los detalles para saber si estoy en una lista de morosos.

Lista de morosos: forma de acceso y consecuencias

Estar dentro de una lista de morosos no solo implica graves dificultades a la hora de solicitar cualquier servicio bancario, como pedir un préstamo o una tarjeta de crédito. También puede suponer enormes problemas a la hora de contratar un seguro o un servicio de telefonía.

A esta lista se entra por algún tipo de impago: recibo, factura, cuota, deuda… Cuando se produce un impago, la compañía acreedora comunica al deudor mediante carta certificada en un plazo de entre 30-60 días que, si no abona lo que debe, entregará sus datos a un fichero de morosos.

Una vez que se recibe la carta, hay 30 días para cancelar el impago. Si no lo hace, sus datos pasan a formar parte de la lista de morosos y estos pueden permanecer ahí hasta un máximo de seis años.

Sin embargo, muchas veces es imposible localizar a la persona, porque su dirección es incorrecta o porque nadie recepciona la carta. Además, en otras ocasiones puede haber malentendidos con las empresas que reclaman el pago o errores que hacen que los datos pasen directamente al fichero de morosos.

Bases de datos de morosos: ASNEF y RAI

¿Cómo puedo saber si estoy en la lista de morosos? Pues bien, existe la posibilidad de revisar periódicamente si aparecemos en una de estas listas, mediante el acceso a las bases de datos de morosos. En España, hay dos listas principales: Asociación Nacional de Entidades de Financiación (ASNEF) y Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI).

ASNEF lista

Se nutre con los datos que aportan los bancos, empresas de telecomunicaciones, compañías de seguros, etc. Con los datos personales, la dirección postal y la documentación relativa a la deuda, se puede acceder a su página web y solicitar la información.

Lista RAI particulares

Tiene información relativa a personas jurídicas y deudas superiores a 300 euros. Cómo saber si estoy en el RAI gratis es mucho más sencillo. Bastará con los datos personales y con rellenar un formulario online.

Además de ellas, existen otros ficheros menos usuales:

CIRBE

Registra todo aquel que tiene un préstamo superior a 6.000 euros.

BADESCUG

Incluye a morosos denunciados por un acreedor.

FIS

Incluye a los ciudadanos que tienen deudas con la Administración Pública, como Hacienda o Tráfico.

Una vez que se solicita el acceso a la información sobre la situación de morosidad, en el plazo de un mes los usuarios pueden reciben dicha información en estos organismos o solicitar su envío postal por correo certificado.

Cómo saber si estoy en una lista de morosos

Lista de morosos: Derechos ARCO

Cualquier persona incluida en un fichero de morosos tiene cuatro derechos fundamentales: derecho de acceso, de rectificación, de cancelación y de oposición.

Derecho de acceso

Garantiza que un ciudadano pueda acceder a información referente a los acreedores, sus teléfonos y los importes de la deuda. El fichero debe devolver esta información en un plazo de 30 días.

Derecho de rectificación

Permite que el afectado pueda corregir errores, modificar datos y garantizar la veracidad de la información. En este caso, el plazo es de diez días para que el usuario reciba la corrección de los datos.

Derecho de cancelación

Habilita para suprimir los datos que resulten ser inexactos o excesivos., también en un plazo de diez días.

Derecho de oposición

Garantiza la privacidad del usuario, mediante el control del uso que se hace de sus datos personales.

Cómo salir de una lista de morosos

Obviamente, para salir de una lista de morosos hay que cancelar la deuda y pagar lo que se debe. Sin embargo, puede suceder que, tras hacerlo, los datos sigan apareciendo en el fichero de morosos. Es más, casi siempre es el propio afectado el que tiene que pedir salir de este fichero. En un plazo de diez días, el fichero debe eliminar los datos. De no ser así, se puede denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Es muy importante tenerlo en cuenta, porque hasta que no hayamos salido de la lista oficialmente, seguiremos sin poder pedir un préstamo o solicitar cualquier servicio bancario. Por eso, es recomendable acceder a las listas de ASNEF y RAI periódicamente para saber si estoy en una lista de morosos y evitar problemas mayores.

10 recomendaciones a tener en cuenta en relación con los ficheros de morosos o impagados

1 – 30 días para recibir notificación

Hay que recordar que la inclusión de datos de carácter personal en ficheros de impagados debe notificarse a los interesados en el plazo de 30 días desde dicho registro por el fichero de que se trate y también por el acreedor, así como una referencia a los datos que se hubiesen incluido, comunicándole su derecho a recabar información de la totalidad de ellos.

2 – Saber quién le ha metido en morosos

Cuando lo solicite la persona cuyos datos han sido recogidos en estos ficheros, el responsable del mismo debe comunicarle los datos y apreciaciones que hayan sido comunicadas durante los últimos seis meses, así como el nombre y la dirección de la persona o entidad a quien se hayan revelado los datos. De esta manera se puede saber en qué momento sus datos han pasado a formar parte de estos ficheros y quiénes han suministrado esta información personal.

3 – Controlar los Ficheros automatizados

La legislación reconoce los derechos de acceso, rectificación y cancelación al tratamiento de sus datos de carácter personal. Una vez comunique sus datos personales no pierda el rastro de los mismos y exija saber si son objeto de tratamiento en ficheros automatizados y en cuáles se encuentran.

4 – Personal

El ejercicio del derecho de cancelación o rectificación es personal, por lo que debe ser el mismo titular de los datos el que se dirija a la entidad para el ejercicio de sus derechos, debiendo hacerlo por medios que permitan acreditar el envío y la recogida de su solicitud y acompañando copia de su D.N.I.

5 – Enviar cartas certificadas

Tanto si desea efectuar una reclamación como solicitar información sobre sus datos personales realice el envío de cartas o comunicados de forma fehaciente para que quede constancia del envío que realiza, así como de la recepción del mismo y de su contenido mediante carta certificada con acuse de recibo o mediante un burofax con certificación de texto o telegrama.

6 – Guardar contratos

Las empresas que prevean la posibilidad de la inclusión de los afectados en un fichero de impagados han de comunicárselo al cliente cuando suscriben el contrato para que lo tengan en cuenta. Guarde este documento por si llegado el caso es preciso consultarlo.

7 – Denegación de préstamos y créditos

Si el negarse a efectuar un pago exigido por alguna empresa o entidad conlleva su inclusión en un fichero de impagados tenga en cuenta las consecuencias que pueden derivarse: principalmente, la denegación de un crédito hipotecario para la compra de su vivienda. En otras circunstancias, la inclusión en estos ficheros, aunque pueda haberse efectuado indebidamente (al no estar conforme el consumidor con el pago que se le reclama), no va a producirnos un daño irreparable e inmediato: recuerde que, en cualquier caso, siempre es posible reclamar los importes indebidamente cobrados.

8 – Incluido en morosos indebidamente

Si ha sido incluido indebidamente en un fichero de impagados debe dirigirse a la dirección del responsable del fichero y solicitar allí la cancelación motivando su petición. Si en el plazo de 10 días no recibe contestación o ésta es insatisfactoria, puede reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos, acompañando la documentación acreditativa de haber solicitado la cancelación de datos.

9 – Empresas de recobro de deudas

En el caso de mantener alguna deuda pendiente, es frecuente que la entidad con la que se ha contraído la deuda traspase la persecución de la misma a empresas que se dedican al recobro de deudas. Éstas recurren en muchos casos a agresivos métodos (como llamadas insistentes a los teléfonos personales, familiares o del trabajo…) que presentan serias dudas de su legalidad.

Frente a estas actividades es preciso tener en cuenta: por un lado, que existe un plazo determinado para poder exigir legalmente el pago de la deuda (las deudas pueden prescribir a los cinco o quince años); por otra parte, para que se trate de una comunicación válida, la empresa de recobro debe reclamar el pago de forma fehaciente, con constancia expresa y por escrito. No son medios fehacientes una carta por correo ordinario ni una llamada de teléfono, de modo que sería necesario recibir al menos una carta certificada para que conste que la han entregado al interesado. Con una comunicación fehaciente la prescripción de deudas se interrumpe.

10 – Demanda Civil

Recuerde que si es incluido indebidamente en algún fichero de morosos es posible interponer una demanda civil para pedir una indemnización por daños y perjuicios. En cualquier caso, puede acudir a su asociación de consumidores, donde podrá recibir información y asesoramiento adicional.

Cómo salir de una lista de morosos

Listas de morosos: cómo salir de una lista de morosos

Aparecer en una lista de morosos puede tener consecuencias negativas a la hora de pedir un préstamo o contratar un seguro. Por eso, si tenemos constancia de que figuramos en uno de estos ficheros, hay que intentar salir cuanto antes. Te contamos cómo salir de una lista de morosos y hacer que tus datos desaparezcan.

Lista de morosos particulares: cómo cancelar la deuda

Evidentemente, lo más efectivo para salir de una lista de morosos es pagar la deuda. Tras el pago, la empresa acreedora debe comunicar al fichero de morosos que se ha saldado la deuda, para que esta borre los datos personales.

Hay que tener en cuenta que la ley permite conservar los datos de antiguos morosos varios años. En concreto, se puede salir de ASNEF a los seis años, al igual que de otros ficheros de morosos. Por eso es fundamental confirmar que nuestros datos se han borrado. Para ello bastará con acceder a algunos de los ficheros españoles más habituales, como ASNEF o RAI y solicitar información con nuestros datos personales.

Si aun así no conseguimos salir de una lista de morosos, podemos interponer una denuncia en la Agencia Española de Protección de Datos solicitando que modifiquen nuestros datos al haber cancelado el impago. Además, también se puede interponer una demanda por vía judicial, reclamando una indemnización por daños y perjuicios al aparecer en una lista de morosos cuando ya no existe ninguna deuda.

Cómo salir de una lista de morosos

Cómo salir de una lista de morosos sin pagar

Si te estás preguntando cómo salir de la lista de morosos gratis, debes saber que, aunque pueda parecer un milagro, es posible. Eso sí, para que esto se produzca debe existir una prueba de que la inclusión en el fichero de morosos se debe a un error o a un malentendido.

Esto costará mucha burocracia con la empresa que demanda el pago. Como en el caso anterior, se puede denunciar si consideramos que tenemos pruebas de que no existe tal impago.

Derechos ARCO

Hasta que se solucione el conflicto, toda persona que aparece en una lista de morosos tiene cuatro derechos fundamentales, conocidos como derechos ARCO.

Derecho de acceso

Permite que un ciudadano pueda acceder a información referente a los acreedores y los importes reclamados. El fichero debe devolver esta información en un plazo de 30 días, como máximo.

Derecho de rectificación

Garantiza que el afectado pueda corregir errores, modificar datos y comprobar la veracidad de la información. El plazo para que el usuario reciba la corrección de los datos es de diez días.

Derecho de cancelación

Permite suprimir los datos que resulten ser inexactos. También en un plazo de diez días.

Derecho de oposición

Garantiza la privacidad del usuario en lo que se refiere al uso que se hace de sus datos personales por empresas que comercializan con ellos.

Con pruebas, paciencia y mucho empeño es posible salir de una lista de morosos, pero si existe deuda, lo mejor es que se abone cuanto antes. No cabe duda de que pagar la cantidad demandada, aunque no estés de acuerdo con ello, es mejor solución que pasar seis años de lucha y de limitaciones bancarias.

Recuerda que existen opciones previas antes de que te incluyan en una lista de morosos y que te permiten cubrir los pagos de las cantidades de dinero pendientes como reunificar deudas o aplazar los pagos si se trata de hipotecas negociando con los bancos o las entidades financieras de crédito.

Si quieres leer más noticias como Cómo saber si estoy en una lista de morosos (y cómo salir), te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, con un promedio de 4,25 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies