Tres de cada 10 recolocados consigue igualar o mejorar su anterior sueldo


El 24% de los participantes en programas de recolocación de Lee Hecht Harrison accedieron a su nuevo puesto de trabajo en un plazo inferior a 3 meses. El 57% lo hizo en menos de 6 meses. El mejor tiempo de recolocación lo obtiene el área comercial, con 5,5 meses de media. 6,6 meses tardan en recolocarse los mayores de 45 años. Un 31% de los candidatos atendidos consiguieron aumentar o igualar las condiciones económicas que tenían en su trabajo de origen. Aumenta el papel de la red de contactos o la llamada networking a la hora de encontrar un empleo: el 58% de los candidatos accedió así al nuevo puesto de trabajo. En un año, los Expedientes de Regulación de Empleo han aumentado un 17,52%: durante 2011 se autorizaron 17.919.


Finalizado 2011, otro annus horribilis para el mercado laboral español, la tasa de paro se ha disparado hasta superar los 5 millones de parados y el ritmo de destrucción de empleo ha sido constante: se han eliminado 600.000 puestos de trabajo en el último año –más del doble que en 2010- según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Ante este panorama, el número de Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) ha vuelto ha incrementarse en el 2011 en un 17,52%, tras haber descendido un 11,62% en el 2010, convirtiéndose en la figura estrella de la portadas económicas. En total, se aprobaron 17.919 EREs, a fecha de 1 de diciembre de 2011 (últimos datos disponibles en el Ministerio de Trabajo). Como consecuencia, fueron despedidos 280.351 trabajadores, un 10,72% más del total sumado en la comparativa del año 2010 (253.203).

Los datos hablan de un incremento considerable en el número de éstos, por lo que son muchas las empresas que durante el pasado año optaron por contratar servicios de outplacement para ayudar a sus antiguos empleados a recolocarse en el menor tiempo posible. Esta práctica, que consiste en el conjunto de técnicas para reubicar trabajadores, ha visto cómo se generalizaba su uso entre las empresas como consecuencia de la crisis económica mundial.

Sueldo, una de las principales preocupaciones cuando se cambia de trabajo.Si analizamos en mayor profundidad los datos referentes a la cantidad de EREs por sectores que se han registrado en el último año, en el Industrial, el número de expedientes de regulación ha caído un 5,98%, pasando de poco más de 6.200 que se contabilizaron en el año 2010, a 5.901 en 2011. El sector de la Construcción, sin embargo, incrementó su número significativamente, de 2.258 registrados en 2010 a 2.967 en 2011, lo que supone un 31,4% más. El sector Servicios por su parte, es el que más ha visto incrementar el número de EREs aprobados, pasando de los 5.944 que tenía registrados al cierre de 2010 a los 8.413 actuales, aumento que se cifra en un 41,54%.

Si se transforman estos datos en cifras de empleados afectados por expedientes de regulación, el sector que más trabajadores perdió fue el Industrial con 153.574 despidos. Sin embargo, a pesar de ser el sector más afectado en cuanto a empleados, estas cifras suponen un 5,35% menos que el año anterior, en el que se registraron 162.261 trabajadores afectados por expedientes. Las empresas del sector de la Construcción despidieron a un total de 32.686 trabajadores, aumentando su cifra notablemente con respecto a 2010, que contabilizó en 22.827. En cuanto al sector Servicios, el número de despidos se incrementó en 26.447 trabajadores (un 42,26% más que en el año anterior), siendo la actividad que más sufrió los efectos devastadores de la crisis.

Según Nekane Rodríguez de Galarza, Directora General de Lee Hecht Harrison, estas estadísticas demuestran la utilidad de los servicios de Recolocación en la búsqueda de empleo. En un mercado como el actual, en el que la oferta es inferior a la demanda de empleo, se hace indispensable contar con la mejor estrategia de acercamiento al mercado laboral para tener éxito en la búsqueda. Nuestros resultados demuestran que a pesar de la dureza del entorno es posible encontrar trabajo, si cuentas con el apoyo necesario. Aspecto que el actual gobierno ha tenido en cuanta al aprobar en la reforma laboral la obligatoriedad de contratar los servicios de recolocación en los EREs superiores a 100 personas.

Así a pesar de los efectos negativos que la crisis está dejando notar en todas las parcelas del mercado laboral, el outplacement ha mantenido su efectividad a lo largo del pasado año, en el que un 83% de los candidatos atendidos por Lee Hecht Harrison en 2011 encontraron una nueva alternativa profesional en menos de un año.

Sin embargo, lo especialmente relevante es que el 53% de ellos consiguió recolocarse con un contrato indefinido y el 59% lo hizo antes de los 6 meses.

Esta cifra cobra más importancia si cabe, si se tienen en cuenta las condiciones del mercado laboral en 2011, donde la tasa de paro se situó al cierre del año en un 22,85%, alcanzando a 5.273.600 desempleados, según la última Encuesta de Población Activa.

Aumenta el tiempo medio de recolocación
Según Lee Hecht Harrison, el tiempo medio de recolocación de los candidatos que han atendido durante el año 2011, se ha incrementado ligeramente en 0,1 meses con respecto a 2010, pasando de 5,8 meses de media a 5,9 meses. Este dato refleja una tendencia al alza derivada de una mayor incertidumbre en el mercado de trabajo y la ralentización en la toma de decisiones de las contrataciones.

Si se desglosa este tiempo de recolocación por periodos, se observa que el 24% de los candidatos accedieron a su nuevo puesto de trabajo en un plazo inferior a 3 meses, 6 puntos menos con respecto al año anterior. Aquellos que lo consiguieron en un tiempo comprendido entre los 3 y los 6 meses, conforman el 35% de los atendidos, con un de 3 puntos en relación a 2010. El 32% alcanzó su objetivo en un plazo de entre 6 y 12 meses y sólo un 9% tardó más de un año en recolocarse, porcentajes que el año anterior se situaban en el 31% y el 7%, respectivamente.

Si se analiza cada posición profesional de forma individualizada, el mejor tiempo de recolocación lo obtiene el área comercial, con 5,5 meses de programa de media. 6,6 meses tardan en recolocarse los mayores de 45 años.

La explicación a este nuevo aumento del tiempo medio de recolocación vendría dada por la tendencia que se está instalando en el mercado laboral en los últimos meses y que afecta principalmente a dos puntos recogidos por Lee Hecht Harrison:

• La escasez de procesos de selección hoy en día: la tendencia actual pasa por la destrucción de empleo diaria, por lo que se hace difícil encontrar oportunidades laborales.

• La lentitud en la toma de decisiones: hoy por hoy, y a todos los niveles, las empresas demoran la toma de decisión a la hora contratar, y en algunos casos incluso, cierran el proceso de selección sin haber efectuado ninguna contratación.

Tipo de contrato
Un año más, en los programas de recolocación prima, por encima del resto de opciones, el contrato indefinido. Este año, esta tendencia han aumentado significativamente: el 53% de los candidatos encuentra un nuevo empleo con carácter indefinido. Este dato supone una notable mejora con respecto a 2010, cuando sólo el 36% de los atendidos conseguía recolocarse en el mercado con un contrato indefinido. No obstante, cabe destacar que lo habitual suele ser que tras un primer contrato de carácter temporal, los trabajadores pasen a incorporarse de forma indefinida a la nueva empresa.

En segundo lugar, el 21% de los desempleados consiguió firmar un contrato por obra y servicio, opción que en 2010 suponía un 27% de los contratos realizados. Con un 10% se sitúan quienes consiguen un contrato autónomo y los que firman un contrato de más de 6 meses de duración, respectivamente. Finalmente, un 6% de los candidatos obtiene un contrato inferior a los 6 meses de duración.

Por último, cabe destacar que no todos los candidatos se recolocan por cuenta ajena. Así, los candidatos que optan por un empleo por cuenta propia como vía de recolocación, suponen el 10% de los casos (aumentan en un 25% con respecto al año 2010).

El 31% iguala o mejora su salario anterior
Una de las principales consecuencias de la crisis económica fue que muchos de los candidatos que participaron en programas de recolocación optaran por disminuir hasta en un tercio sus requisitos a la hora de optar a un nuevo empleo. Las expectativas de los candidatos han ido disminuyendo para mostrarse más flexibles a la hora de plantearse otras opciones para encontrar un nuevo empleo (salarios, puesto, sector, movilidad geográfica…).

Uno de esos requisitos modificables fue la retribución salarial. Así, en 2011 un 69% de los candidatos que consiguieron recolocarse vieron reducido su salario cuando optaron a un nuevo empleo, frente al 65% que lo hizo en 2010.

Pese a lo negativo de los datos, la explicación vendría justificada porque antes del inicio de la crisis económica muchos trabajadores recibían remuneraciones muy por encima del mercado. El inevitable ajuste de los salarios experimentado tras la irrupción de ésta en el mercado laboral ha dado lugar a que muchos trabajadores reciban remuneraciones inferiores a las que tenían.

No obstante, un 31% de los candidatos atendidos por Lee Hecht Harrison consiguieron aumentar o igualar las condiciones económicas que tenían en su trabajo de origen.

Sectores de procedencia
Durante el pasado 2011 y según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Trabajo a fecha del 1 de diciembre, el Gobierno autorizó 17.919 expedientes de regulación de empleo. Esta cifra constituye un aumento con respecto a los valores del pasado año en el que se aprobaron 15.248 EREs en el mismo periodo, y hace que el número de expedientes siga siendo muy superior a los datos de antes de la crisis.

Respecto a los sectores, el que ha sufrido un mayor aumento en este periodo ha sido el de los Servicios, con un 41,54% más de EREs, pasando en sólo 12 meses de 5.944 a 8.413. En la misma línea se movió el número de trabajadores afectados, 89.029, mientras que en 2010 representaron 62.582, siendo el sector que más sufrió los efectos devastadores de la crisis. Además, también fue el sector que mayor número de EREs acometió en 2011.

Por su parte el sector de la Construcción, el que más sufrió en 2010, fue el segundo más golpeado por los EREs este año, con 2.967 expedientes aprobados, un 31,4% más que en 2010 y casi 10.000 trabajadores más despedidos –un total de 32.686- con respecto a las cifras anteriores.

En lo que se refiere al sector Industrial, este año ha disminuido el número de EREs aprobados en un 5,98%, habiéndose autorizado un total de 5.901. Sin embargo, cuando traducimos las cifras a número de trabajadores afectados, el porcentaje es algo menor, habiéndose reducido en un 5,35% los empleados del sector industrial que se han visto afectados por estos procesos (153.574 trabajadores despedidos).

Teniendo esto en cuenta, podemos analizar los sectores de procedencia de los trabajadores recolocados por Lee Hecht Harrison a lo largo de 2011, siendo conscientes de que esos sectores no sólo son los que más EREs están registrando, sino aquellos que están acompañando sus expedientes de regulación con programas de recolocación que minimicen el impacto de un importante número de despedidos.

El sector farmacéutico se sitúa a la cabeza de los que más han invertido en recolocar a sus trabajadores, un 27% de los participantes en programas de recolocación atendidos por Lee Hecht Harrison procedían de él.

El 26% de candidatos los aportó el sector de los Servicios Financieros, seguido en el ranking por el sector Industrial, que aporta otro 16% a los programas, Gran Consumo con el 13%, Informática con el 9% y Otros con el 9% también y que aglutina sectores como el de la Automoción, que tradicionalmente más acompañaba los despidos de programas de recolocación.

Distribución de los recolocados por posición profesional
Al estudiar los datos de recolocados por la consultora Lee Hecht Harrison según la posición profesional de la que proceden, se observa que la posición de técnico especializado es la que más se ve afectada por procesos de recolocación (42%).

Los perfiles técnicos englobarían a todos aquellos que no tienen empleados a su cargo pero que desempeñan funciones como ingenieros, consultores, o técnicos de diferentes áreas (calidad, marketing, gestión, etc.).

Esta es una tendencia cada vez más en alza puesto que el aumento de este tipo de profesionales en los programas de Lee Hecht Harrison ha sido una variable continua a lo largo de los años. Así, en 2008, el porcentaje de técnicos que participaban en estos programas era sólo un 25%, en 2009 la cifra se incrementó hasta el 31%, en 2010 se alcanzó el 45% y este año vuelven a retroceder ligeramente pero sin perder su hegemonía. El tiempo medio de recolocación para estos profesionales es de 5,6 meses, por debajo de la media general.

Tras este perfil, la posición profesional más atendida es el de staff, que representa un 18% del total atendido, seguido por la llamada mano de obra directa, con un 16%. Estos porcentajes reflejan la práctica, cada vez más generalizada en las empresas, de extender el uso de programas de recolocación en sus plantillas, y no sólo aplicarlo a posiciones directivas o técnicos especializados. Por último, los mandos representan el 15% del total atendido, mientras que el directivo representa un 9%.

Distribución de los participantes por sexo y edad
Al analizar la distribución por sexo de los candidatos atendidos por Lee Hecht Harrison en 2011, se mantiene la tendencia de años anteriores. Existe una mayoría de hombres participantes que de mujeres, aunque la brecha se acorta cada vez más. Un 54% de los candidatos fueron varones frente al 46% de mujeres (en 2010 estos porcentajes eran del 57% de hombres frente al 43% de mujeres).

En lo que a la edad se refiere, se mantiene la tendencia iniciada en 2009: la crisis ha equiparado la edad de los candidatos de los programas. Así, el grupo de edades comprendidas entre los 35 y 45 años se posiciona el primero en tamaño con el 39% de las candidaturas.

Los candidatos menores de 35 años ocupan un 29% del total siendo poca la diferencia que los separa del siguiente grupo de edad, los que se sitúan entre los 45 y los 55 años y que representan un 27%. Tan sólo el 5% corresponde a candidatos mayores de 55 años. Observamos que el segmento de candidatos con edad superior a los 55 años tiende a aumentar derivado del retraso de la edad de jubilación que se fijó el pasado año y a que las empresas cada vez se encuentran más limitaciones a la hora de negociar prejubilaciones.

Estos datos ponen de manifiesto que a lo largo de 2011 la crisis económica afectó por igual a todos los colectivos de trabajadores, dando lugar a una equiparación entre los mismos.

Por último, en 2011, la edad media al inicio de los procesos de recolocación se ha situado en los 42 años, un año más que en 2010, cuando la edad media de inicio eran los 41 años.

En auge el networking
Según el informe anual de recolocación elaborado por la consultora Lee Hecht Harrison correspondiente al pasado año, la difícil coyuntura económica condujo a 2.866 candidatos hacia la búsqueda de una nueva alternativa profesional, que consiguieron alcanzar con el apoyo de los servicios de la agencia. El 15% de ellos, a través de acciones de prospección de mercado que la agencia tiene en funcionamiento para tal fin.

La escasez de ofertas de trabajo disponibles en la actualidad y el auge de las llamadas ofertas del mercado oculto de trabajo –aquellas que no llegan a publicarse en canales oficiales sino que se cubren con vacantes del entorno- además del uso cada vez más generalizado de las redes sociales, ha tenido como consecuencia directa la creación de amplias redes de contactos o networking por parte de los desempleados. Esto se ha traducido en que un 58% de los candidatos acceda a un nuevo puesto gracias a conocidos de su entorno personal y profesional con mayor facilidad que en épocas anteriores (2 puntos porcentuales más que en 2010).

Como curiosidad, un grupo de edad destaca sobre la media: el 66% de los mayores de 45 años que consiguieron recolocarse durante 2011 lo hicieron a través de las redes de contacto, opción que para este colectivo ha crecido siete puntos porcentuales con respecto a los datos anteriores.

El 14% accede a un empleo a través de Internet y las redes sociales, una práctica que gana posiciones año tras año. El 10% de los participantes consigue una nueva alternativa profesional gracias a intermediarios como empresas de selección o headhunters, mientras que sólo el 3% obtiene un trabajo mediante la candidatura espontánea.

Desaparecen opciones tradicionales como la búsqueda de empleo a través de anuncios en prensa que, por primera vez, no aparece reflejada en las estadísticas.

El 65% de los trabajadores que se recoloca lo hace con menos sueldo

Una de las principales consecuencias de la crisis económica fue que muchos de los candidatos que participaron en programas de recolocación optaran por disminuir hasta en un tercio sus requisitos a la hora de optar a un nuevo empleo. Las expectativas de los candidatos han ido disminuyendo para mostrarse más flexibles a la hora de plantearse otras opciones para encontrar un nuevo empleo (salarios, puesto, sector, movilidad geográfica…). Uno de esos requisitos modificables fue la retribución salarial. Así, en 2010 un 65% de los candidatos que consiguieron recolocarse vieron reducido su salario cuando optaron a un nuevo empleo, según Creade Lee Hecht Harrison, la consultora de recolocación del Grupo Adecco. A pesar de seguir siendo una cifra elevada, supone un descenso frente al 71,5% de los candidatos que vieron disminuir su sueldo en 2009.

>> Cómo negociar el sueldo

Pese a lo negativo de los datos, la explicación vendría justificada porque antes del inicio de la crisis económica muchos trabajadores recibían remuneraciones muy por encima del mercado. El inevitable ajuste de los salarios experimentado tras la irrupción de ésta en el mercado laboral ha dado lugar a que muchos trabajadores reciban remuneraciones inferiores a las que tenían.

No obstante, un 35% de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison consiguieron aumentar o igualar las condiciones económicas que tenían en su trabajo de origen.

Sectores de procedencia
Durante el pasado 2010, el Gobierno autorizó 17.175 expedientes de regulación de empleo, según datos oficiales del Ministerio de Trabajo. Esta cifra constituye un descenso con respecto a los valores del pasado año en el que se aprobaron 19.434 EREs, aunque el número de expedientes siga siendo muy superior a los datos de antes de la crisis.

Respecto a los sectores, el que ha sufrido un mayor aumento en este periodo ha sido el de la construcción, con un 36,89% más de EREs, pasando en sólo 12 meses de 1.865 a 2.553. En la misma línea se movió el número de trabajadores afectados, 25.582, mientras que en 2009 representaron 20.223, siendo el sector más sufrió los efectos devastadores de la crisis.

Sin embargo, el sector que mayor número de EREs acometió fue el industrial, donde se llevaron a cabo 7.064 de ellos. Aún así, la cifra supone un descenso del 30,09% con respecto a 2009, cuando se contabilizaron 10.104. Si el descenso de EREs en este sector ha sido notorio, aún más lo ha sido el número de trabajadores afectados: 198.640 despedidos, frente a los 429.699 de 2009, lo que supone un 53,27% interanual menos.

Por su parte el sector servicios fue de nuevo el segundo más golpeado por los EREs, con 6.708 expedientes aprobados, un 2,16% más que en 2009. Sin embargo, en términos de despidos, en 2010 el sector servicios ha contabilizado 70.448 puestos menos frente a los 91.984 del periodo anterior.

Teniendo esto en cuenta, podemos analizar los sectores de procedencia de los trabajadores recolocados por Creade Lee Hecht Harrison a lo largo de 2010, siendo conscientes de que esos sectores no sólo son los que más EREs están registrando, sino aquellos que están acompañando sus expedientes de regulación con programas de recolocación que minimicen el impacto de un importante número de despedidos.

El sector de la automoción se sitúa a la cabeza de los que más han invertido en recolocar a sus trabajadores, un 28% de los participantes en programas de recolocación atendidos por Creade LHH procedían de él.

El 15% de candidatos los aportó el sector de Logística y Transporte, seguido en el ranking por el sector de la Informática y Telecomunicaciones, que aporta otro 13% a los programas, y Servicios (13% frente al 39% de 2009), quien tradicionalmente más acompañaba los despidos de programas de recolocación.

Gran consumo (12%), Químico-farmacéutico (11%) y el sector Industrial (6%) son las áreas que menos trabajadores aportaron a lo largo de 2010 a los programas de recolocación de la consultora.

Tipo de contrato
Un año más, en los programas de recolocación prima, por encima del resto de opciones, el contrato indefinido. Así, el 36% de los candidatos encuentra un nuevo empleo con carácter indefinido. Esta cifra sufre un gran retroceso con respecto a 2009, cuando el 50% de los atendidos conseguía recolocarse en el mercado con un contrato indefinido. No obstante, lo habitual suele ser que tras un primer contrato de carácter temporal los trabajadores pasen a incorporarse de forma indefinida a la nueva empresa.

En segundo lugar, el 27% de los desempleados consiguió firmar un contrato por obra y servicio, opción que en 2009 tan sólo suponía un 17% de los contratos realizados, 10 puntos porcentuales menos. También aumentaron los casos de aquellas personas que obtuvieron un contrato con una duración superior a los 6 meses (18%) y que en el año anterior suponían el 12% de los casos.

La cuarta modalidad de contratación a la que más están optando los recolocados es el contrato autónomo. Esta opción es la escogida por el 11% de los participantes en los programas (14,5% en 2009). Finalmente, un 8% de los candidatos obtiene un contrato inferior a los 6 meses de duración.

Por último, cabe destacar que no todos los candidatos se recolocan por cuenta ajena. Así, los candidatos que optan por un empleo por cuenta propia como vía de recolocación, suponen el 8% de los casos (sólo un punto porcentual menos que en 2009). Además, el 87% de estos emprendedores tiene menos de 45 años.

Distribución de los recolocados por posición profesional

Al estudiar los datos de recolocados por la consultora Creade Lee Hecht Harrison según la posición profesional de la que proceden, se observa que la posición de técnico especializado es la que más se ve afectada por procesos de recolocación (45%).

Esta es una tendencia cada vez más en alza puesto que el aumento de este tipo de profesionales en los programas de Creade LHH ha sido una variable continua a lo largo de los años. Así, en 2008, el porcentaje de técnicos que participaban en estos programas era sólo un 25%, en 2009 la cifra se incrementó hasta el 31% para finalmente alcanzar el 45% actual.

Este hecho vendría explicado por la cada vez mayor concienciación por parte de las empresas de extender sus planes de recolocación a todo el personal de su estructura, y no sólo a mandos altos y directivos. Los perfiles técnicos englobarían a todos aquellos que no tienen empleados a su cargo pero que desempeñan funciones como ingenieros, consultores, administrativos o técnicos de diferentes áreas (calidad, marketing, gestión, etc.).

Tras este perfil, la posición profesional más atendida es la de los operarios, que representan un 26% del total, seguidos por los managers (14%), el staff (9%) y, en último lugar, los mandos directivos, que sólo suponen el 6% de los participantes.

Distribución de los participantes por sexo y edad
Al analizar la distribución por sexo de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison en 2010, se mantiene la tendencia de años anteriores. Existe una mayoría de hombres participantes que de mujeres, aunque la brecha se acorta cada vez más. Un 57% de los candidatos fueron varones frente al 43% de mujeres.

En lo que a la edad se refiere, se mantiene la tendencia iniciada en 2009: la crisis ha equiparado la edad de los candidatos de los programas. Así, el grupo de edades comprendidas entre los 35 y 45 años se posiciona el primero en tamaño con casi la mitad de los trabajadores inscritos (47%).

Los candidatos menores de 35 años ocupan un 23% del total siendo poca la diferencia que los separa del siguiente grupo de edad, los que se sitúan entre los 45 y los 55 años y que representan un 27%. Tan sólo el 3% corresponde a candidatos mayores de 55 años.

Estos datos ponen de manifiesto que a lo largo de 2010 la crisis económica afectó por igual a todos los colectivos de trabajadores, dando lugar a una equiparación entre los mismos.

Por último, al igual que ocurrió en 2009, la edad media al inicio de los procesos de recolocación se ha situado en los 41 años.

Medios de acceso al nuevo puesto de trabajo
Según el informe anual de recolocación elaborado por la consultora Creade Lee Hecht Harrison correspondiente al pasado año, la difícil coyuntura económica condujo a 1.514 candidatos hacia la búsqueda de una nueva alternativa profesional, que consiguieron alcanzar con el apoyo de los servicios de la agencia. El 15% de ellos, a través de acciones directas de la Unidad de Servicio al Candidato que la consultora tiene en funcionamiento.

Con la aparición y expansión de la Web 2.0, los desempleados están ampliando su red de contactos a través de las redes sociales. Esto se ha traducido en que un 56% de los candidatos acceda a un nuevo puesto gracias a conocidos de su entorno personal y profesional con mayor facilidad que en épocas anteriores. El 14% accede a un empleo a través de los anuncios de trabajo, uno de los métodos tradicionales de acceso a las ofertas que, sin embargo, pierde puntos frente a otras opciones como la red de contactos. El 10% de los participantes consigue una nueva alternativa profesional gracias a intermediarios, mientras que sólo el 5% obtiene un trabajo mediante la candidatura espontánea.

Como curiosidad, un grupo de edad destaca sobre la media. El 59% de los mayores de 45 años que consiguieron recolocarse durante 2010 lo hicieron a través de las redes de contacto o la llamada networking mientras que la publicación de anuncios ha bajado hasta situarse en el 7% de este colectivo.

Los menores de 35 años, los que antes se recolocan

La alta tasa de paro y el miedo a agotar la prestación por desempleo, está provocando que muchos parados activen antes la búsqueda de una nueva alternativa profesional, lo que, a su vez, está dando lugar a una reducción del tiempo medio de recolocación. Además, esta reducción en el tiempo de consecución de un nuevo empleo se está viendo reforzada por el aumento del número de parados en proceso de búsqueda que están recurriendo a la formación para aumentar su empleabilidad y, por lo tanto, facilitar su recolocación. Los menores de 35 años son el grupo que más rápidamente se recoloca, seguidos por aquellos con edades entre los 35 y 45 años. Los mayores de 54 años se muestran especialmente abiertos a trabajar como profesionales independientes (o flexibles en cuanto a las condiciones salariales, contractuales y de jornada).

Según Creade Lee Hecht Harrison, la consultora de recolocación del Grupo Adecco, el tiempo medio de recolocación de los candidatos que han atendido en el primer semestre de 2010, ha descendido en casi un mes, pasando de los 7,2 meses de media que tardaban en 2009, a los 6,3 tan sólo seis meses después.

Para Nekane Rodríguez, Directora General de Creade Lee Hecht Harrison, «dada la situación actual, muchos candidatos que antes iniciaban la búsqueda de empleo meses después de haberse quedado sin trabajo o, incluso, hasta agotar la prestación por desempleo, en estos momentos inician mucho antes la búsqueda, ya que entienden que cada vez la competencia por un trabajo es mucho mayor o porque el periodo de prestación o la cuantía de la misma son muy reducidos».

Pero no sólo la proactividad de los parados ha contribuido a la reducción del tiempo medio de recolocación, sino que empresas especializadas en outplacement como Creade Lee Hecht Harrison vienen desde hace tiempo adaptando sus programas de recolocación a las actuales circunstancias del mercado.

En concreto, los consultores de Creade Lee Hecht Harrison incluyen técnicas de búsqueda de alertas de empleo a través de redes sociales en sus programas de outplacement, crean itinerarios de formación adaptados a los candidatos para aumentar el nivel de su empleabilidad y, por lo tanto, facilitar su recolocación y conocen los cambios repentinos en los núcleos de trabajo a través de la red de delegaciones del Grupo Adecco, lo que permite ser más rápidos a la hora de captar las necesidades del mercado local.

No en vano, la Reforma Laboral aprobada el pasado mes de septiembre por el Congreso de los Diputados reconoce la labor de este tipo de empresas permitiéndolas colaborar en la intermediación laboral, ya que cuando entre en vigor el reglamento que las regula podrán convertirse en agencias privadas de colocación con ánimo de lucro y aportar su experiencia y conocimiento del mercado laboral para ayudar en la recolocación de desempleados.

Además, el apartado 4 del artículo 51 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, supone un refuerzo adicional a la labor de las empresas de recolocación al referirse a los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs), donde versa sobre «las medidas necesarias para atenuar sus consecuencias para los trabajadores afectados, tales como medidas de recolocación que podrán ser realizadas a través de empresas de recolocación autorizadas o acciones de formación o reciclaje profesional para la mejora de la empleabilidad, y para posibilitar la continuidad y viabilidad del proyecto empresarial».

Precisamente, el número de EREs registrados en el primer semestre de 2010 ascendieron a un total de 8.718, lo que representa un 16,39% menos con respecto al mismo periodo del año anterior. Además, el número de trabajadores afectados por dichas Regulaciones de Empleo se han reducido a la mitad, pasando de 326.379 trabajadores afectados en el primer semestre de 2009 a 147.016 doce meses después (54,95% menos).

En una consonancia similar, aunque ligeramente más atenuada, los 2.797 candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison y su Fundación durante el primer semestre de 2010 han representado un 46,32% menos con respecto al mismo periodo del año anterior. Pese a ello, estos datos siguen mostrando la efectividad de los programas de recolocación, ya que un 83% de ellos consigue recolocarse en los primeros 12 meses, siendo el tiempo medio de recolocación de 7,1 meses en el caso de los programas individuales (aquellos que requieren una consultoría individual y destinados a mandos medios y directivos) y de 5,7 en los grupales (personal de base y staff).

Tiempo medio de recolocación
Por primera vez en los últimos dos años, el tiempo medio de recolocación, tanto de los programas individuales como del de los grupales, se ha visto reducido, y en el caso de los grupales, en algo más de un mes de media. Concretamente, en los programas individuales el tiempo medio de recolocación se ha situado en los 6,9 meses (un tiempo estable frente a los 7 meses que tardaban en 2009). Por su parte, los recolocados que han participado en programas grupales no sólo han visto reducido su tiempo de recolocación, situándose en 5,7 meses (frente a los 7,4 meses de 2009), sino que además, por primera vez, su recolocación es más rápida que la de los programas individuales.

Ello se debe a que empieza a constatarse un ligero aumento en la contratación de perfiles de base, principalmente mozos, peones, manipuladores, operarios, etc. lo que ha provocado un vuelco en la recolocación en función de participar en un programa y otro.

Sin embargo, esta reducción en el tiempo medio de recolocación no se debe tanto a una recuperación del mercado laboral, sino más bien a una mayor participación y proactividad por parte de los desempleados que, conscientes de la mayor competencia que hay en estos momentos por un puesto de trabajo y viendo cómo el periodo de percepción del subsidio por desempleo se reduce, han optado por iniciar antes su búsqueda de empleo y, por lo tanto, inscribirse antes en programas de recolocación, a diferencia de meses atrás cuando su inscripción tardaba más tiempo o esperaban a la finalización de la percepción de su subsidio. Además, desde Creade Lee Hecht Harrison también se está constatando un mayor interés por la formación por parte de los candidatos, consciente de que resulta clave en el aumento de su empleabilidad.

Tiempo medio de recolocación por edad
Si atendemos al tiempo medio de recolocación en función de la edad de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison un año más los menores de 35 años son el grupo que más rápidamente se recoloca, seguidos por aquellos con edades comprendidas entre los 35 y 45 años.

Los menores de 35 años son el grupo que antes consigue recolocarse ya que el 76% de los candidatos de programas individuales y el 72% de los grupales consigue su objetivo en un plazo inferior a 6 meses. Estos datos vendrían explicados porque en estos momentos las empresas buscan más el potencial que la experiencia de los trabajadores, teniendo en cuenta, además, que este grupo de edad suele dominar mejor los idiomas y cuenta con una mejor formación.

En segundo lugar, el 60% de los trabajadores con edades entre los 35 y 45 años de los programas individuales y el 61% de los individuales consigue recolocarse en menos de 6 meses. Sin embargo, la diferencia viene dada porque mientras que el siguiente grupo de edad que antes se recoloca en los programas individuales es el de los desempleados con edades entre los 45 y 55 años (57% antes de los 6 meses) en el caso de los programas grupales son los mayores de 55 años (49% en el mismo periodo).

El motivo que explica la creciente facilidad de inserción laboral de los mayores de 55 años responde a que este colectivo de trabajadores cuenta con una dilatada trayectoria y experiencia profesional que les hace ser más polivalentes que otras franjas de edad a la hora de optar a un nuevo empleo por cuenta propia.

Creade Lee Hecht Harrison cuenta con programas específicos para este colectivo, dirigidos por un equipo especializado en la materia, y cuenta con el soporte de consultores en las áreas mercantil y laboral, y en la tramitación y concesión de apoyos financieros y subvenciones a la creación de empresas.

Sectores de procedencia y destino
Hasta el tercer trimestre de 2010, el Gobierno autorizó 8.178 expedientes de regulación de empleo, según datos oficiales del Ministerio de Trabajo. Esta cifra constituye una disminución de un 44,83% con respecto a los valores del pasado año en el que se autorizaron 14.823 EREs durante el mismo periodo. Más positivos aún son los datos referentes al número de trabajadores que se han visto afectados por estas regulaciones. Entre 2009 y 2010 se ha reducido en un 54,95% la cifra de trabajadores que han perdido su empleo debido a la aprobación de un expediente de regulación: de los 326.379 afectados en los seis primeros meses de 2009 a los 147.016 del mismo periodo de 2010.

Por sectores, hasta el tercer trimestre de 2010 sólo el de la construcción ha visto aumentar el número de Expedientes de Regulación aprobados, de los 840 del primer semestre de 2009 a los 1.254 autorizados en el mismo periodo de 2010, lo que significa un 49,28% más interanual. Traducidas las cifras a trabajadores, observamos que un 36,64% más de empleados de la construcción han perdido su puesto, un total de 12.433 afectados, frente a los 9.099 del mismo periodo de 2009.

En cambio, industria y el sector servicios han reducido el número de expedientes aprobados en estos meses. En el sector industrial se ha pasado de los 5.570 EREs de 2009 (primer semestre) a los 3.757 de 2010. Esto supone un descenso de un 32,55% con respecto al mismo periodo del año anterior. Menor ha sido la disminución en el sector servicios, donde los expedientes reguladores han disminuido en un 3,58%, pasando de los 3.381 en 2009 a los 3.260 de 2010. En cuanto al número de trabajadores implicados, en el sector industrial ha disminuido un 62,89% el número de empleados despedidos, un total de 97.076 trabajadores en 2010 frente a los 261.589 del mismo periodo del año anterior (más del doble). En el sector servicios, se ha reducido la cifra de despedidos en un 34,21%, un total de 34.211 puestos en el presente año frente a los 52.000 de 2009.

Teniendo en cuenta estas cifras, podemos analizar los sectores de procedencia de los trabajadores recolocados por Creade Lee Hecht Harrison hasta el tercer trimestre de 2010, este último incluido. Es importante tener en cuenta en este análisis que estos no son los sectores que más ERE están registrando, sino que son aquellos que están acompañando sus expedientes de regulación con programas de recolocación que amortigüen el impacto del número de despedidos.

En este periodo, el sector químico-farmacéutico ha superado al de servicios en cuanto a la inversión dedicada a recolocar a sus trabajadores. Un 31% de los participantes en programas de recolocación individuales procede de él, frente a un 30% que lo hace del sector servicios, un 26% del gran consumo-distribución y un 13% del sector industrial.

Sin embargo, en el caso de programas de recolocación grupales, la tendencia se invierte. Los sectores de industria y gran consumo-distribución son los que más invierten en recolocar a sus trabajadores, en ambos casos un 37% de ellos procede de estos sectores. Por su parte, el 22% de los trabajadores procede del sector industrial y sólo un 4% lo hace del sector químico-farmacéutico.

Sabiendo los ámbitos de procedencia de los recolocados por Creade Lee Hecht Harrison, es interesante conocer la migración entre los diferentes sectores de los trabajadores que se han visto afectados por un Expediente de Regulación de Empleo.

El sector más estricto sobre la procedencia del candidato recolocado es el de servicios, puesto que un 71% de los participantes en programas individuales y un 86% de los grupales consiguen un nuevo trabajo en este mismo sector. La industria es la otra actividad en la que más se recolocan los profesionales del sector servicios, aunque tan sólo suponen un 10% de los recolocados en los programas individuales y un 6% en los grupales. Sin embargo, sólo el 6,3% de los despedidos procedentes de otros sectores han sido recolocados en el sector servicios a través de programas individuales, siendo aún menor la cifra si hablamos de recolocación colectiva (2,7%).

Por otro lado, gran consumo y distribución es el sector que más trabajadores despedidos de otros sectores acoge (64%) cuando de programas individuales se trata. En los programas grupales es la industria quien más acoge a trabajadores de otros sectores, en total a un 67%.

Distribución de los recolocados por posición profesional
Según el informe de recolocación de la consultora Creade Lee Hecht Harrison, existen diferencias importantes entre los programas individuales y los grupales en relación a la posición profesional de la que proceden los trabajadores. Mientras que en los grupales un 59% pertenece a personal base o staff de la empresa, en los individuales un 45% son directivos o managers.

Estos perfiles directivos suelen ser atendidos de forma individual ya que requieren una consultoría más específica y particular dado su grado de cualificación y experiencia. Por el contrario, el desarrollo de los programas para perfiles de baja cualificación suele hacerse de manera grupal; de hecho sólo un 8% de managers y un único 1% de directivos participaron en estos programas colectivos.

Sin embargo, es notable el porcentaje de técnicos que en los últimos años han participado en programas de recolocación individuales, situándose en 2010 en un 47%. Este hecho viene explicado por la concienciación de las grandes empresas de hacer extensibles sus planes de recolocación a toda su estructura y no solamente a los altos cargos y directivos de la compañía. Los perfiles técnicos englobarían a todos aquellos que no tienen empleados a su cargo pero que desempeñan funciones como ingenieros, consultores, o técnicos de diferentes áreas (calidad, marketing, gestión, etc).

Salario de destino
A pesar de la difícil coyuntura económica, todavía un 32% de los participantes en programas individuales y un 27% de los grupales atendidos por Creade Lee Hecht Harrison, consiguen encontrar un empleo con un salario igual o mayor al que tenían originariamente. Por el contrario, un 69% de los candidatos individuales y un 73% de los grupales vieron reducido su salario en el nuevo puesto de destino.

Pese a que la tendencia general sea la de optar a un sueldo menor, la explicación vendría justificada porque antes del inicio de la crisis económica muchos trabajadores recibían remuneraciones muy por encima del mercado. El inevitable ajuste de los salarios experimentado tras la irrupción de ésta en el mercado laboral ha dado lugar a que muchos trabajadores reciban remuneraciones inferiores a las que tenían.

Tipo de contrato
Otro año más, la tendencia se repite en cuanto al tipo de contrato que los recolocados de programas individuales consiguen. Un 62% de estos trabajadores firma un contrato indefinido con su nueva empresa. Con respecto al mismo periodo de 2009, en los programas de recolocación individuales el porcentaje de contratos indefinidos ha aumentado en 2 puntos porcentuales (p.p.), así como los recolocados que encaminan su carrera hacia la creación de negocios propios (de un 11% de autónomos a un 18% actual). Disminuyen las contrataciones por obra y los contratos con una duración mayor y menor de 6 meses.

En cambio, cuando de programas grupales se trata, se han producido modificaciones y ahora prima el contrato por obra (39%) frente a otro tipo de contrataciones: más de 6 meses (21%), indefinido (20%), menos de 6 meses (10%) y autónomo (10%).

Esto se debe, principalmente, a que a mayor cualificación, más fácil resulta encontrar un puesto de trabajo de carácter indefinido por las propias características del mismo, sin embargo, en aquellos de menor cualificación es más difícil que su primer contrato sea indefinido. No obstante, lo habitual en estos casos es que tras un primer contrato de carácter temporal pasen a incorporarse indefinidamente en su puesto de trabajo.

Por último, a la hora de analizar la tipología del nuevo empleo del participante en un programa de recolocación, no se aprecian casi diferencias entre los candidatos de programas grupales y los individuales. Así, en el primer caso el 82% de los candidatos encontraron una nueva ocupación por cuenta ajena, mientras que los talleres específicos sobre autoempleo que reciben los candidatos lograron que el 18% de ellos optara por un trabajo por cuenta propia. Si tenemos en cuenta a los recolocados a través de programas individuales, los porcentajes son del 88% y 12%, similares a los anteriores. De los que deciden montar un negocio por cuenta propia, hay que valorar que un 47% son menores de 45 años.

Distribución de los participantes por sexo y edad
Si analizamos la distribución de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison en función del sexo, existen diferencias entre los dos tipos de programas de recolocación que realiza la consultora: los grupales y los individuales. Sin embargo, si tenemos en cuenta la edad, la tendencia sigue mostrando datos similares entre los candidatos atendidos en cada programa.

En lo que al sexo se refiere, en los programas grupales se observa una mayor presencia de hombres, en total un 65% frente al 35% que representan las mujeres, dando un nuevo impulso a los datos que hasta ahora venían registrándose, donde los varones estaban acortando las diferencias por sexo en estos programas (un 57% en 2009). En cambio, en los programas individuales, donde la brecha entre sexos era más patente otros años, se ha visto este semestre reducida. Ahora, los hombres que participan en programas individuales representan el 58% del total, frente al 42% de las mujeres. Esta mayor presencia femenina en los programas individuales está directamente relacionada con el acceso de las mujeres a posiciones de mandos intermedios y directivos.

Centrándonos en la edad de los participantes, observamos que la mitad de los candidatos tienen entre 35 y 45 años, tanto en los programas individuales como en los grupales. Sin embargo, cambian las tendencias en el resto de grupos de edad dependiendo del programa en el que participen. Así, en los individuales, los candidatos menores de 35 años se han reducido notablemente en el último año representando ahora un 15% de los mismos (7 p. p. menos que en 2009) y han aumentado ligeramente los participantes mayores de 55 años que ahora representan un 6%, al igual que los trabajadores de entre 46 y 55 años que pasan a ser el 29%. Si nos fijamos en los programas grupales vemos que los participantes menores de 35 años representan un 36% de los candidatos, más del doble de lo que representan en los programas individuales. Los candidatos de edades comprendidas entre los 46 y los 55 años pasan a representar el 14%, la mitad de lo que suponían en el primer semestre de 2009, y desaparecen los candidatos mayores de 55 años.

Entre ambos tipos de programas también existen diferencias a la hora de contabilizar la edad media de inicio del proceso de recolocación. Diferencia que en este semestre se ensancha más que en el del año precedente. Ahora, la edad media de inicio de los procesos en los programas individuales de recolocación es de 43 años, frente a los 38 años en los grupales. Edad media que baja en este primer semestre de 2010: 44 y 42 años respectivamente, en el mismo periodo de 2009).

Los parados tardan 7 meses en recolocarse

¿Cuanto se tarda en encontrar empleo? El tiempo medio de recolocación de los parados ha vuelto a verse ampliado con motivo de la crisis, aunque a menor ritmo: 7 meses para los participantes en programas individuales de recolocación y de 7,4 para los de grupales. Estos programas que persiguen reubicar a los desempleados es más efectivo entre los menores de 35 años, que son el grupo que más rápidamente se recoloca, seguidos por los trabajadores con edades comprendidas entre los 45 y 55 años. No obstante, la utilización de servicios de outplacement o recolocación en España es muy inferior a la de otros países de nuestro entorno europeo. Sin embargo, cada vez más las empresas de nuestro país vienen concienciándose sobre su utilidad a la hora de mantener el equilibrio de sus plantillas y de garantizar una nueva oportunidad laboral a los trabajadores que se desvinculan de ellas.

Pese a esta concienciación, los planes de recolocación no experimentaron en 2009 el mismo crecimiento exponencial que los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) ya que según el Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, el número de EREs registrados en 2009 ascendió a 19.434, triplicando la cifra correspondiente al mismo periodo del pasado año, cuando el número de EREs era de 6.249, o lo que es lo mismo, en tan sólo 12 meses se ha incrementado en un 211% el número de EREs autorizados.

En otras palabras, el número de afectados por ERE en España en 2009 superó en 401.194 trabajadores a los registrados tan sólo 12 meses antes, o lo que es lo mismo: en un año se ha incrementado en un 271% el número de trabajadores que ha formado parte de un ERE, pasando de 148.088 a finales de 2008 a 549.282 en el mismo periodo de 2009.

Afortunadamente, tal y como ya sucedió en 2008 y se constató en el primer semestre de 2009, el número de ERE ha ido acompañado de un mayor número de programas de recolocación. Así lo demuestra el Informe de Recolocación elaborado por Creade Lee Hecht Harrison, la consultora de recolocación del grupo Adecco. En concreto, si en 2008 el total de candidatos atendidos por la consultora en programas de recolocación fue de 5.253, tan sólo un año después la cifra ha ascendido a los 6.445, o lo que es lo mismo, los programas de recolocación de Creade Lee Hecht Harrison y la Fundación Altedia Creade experimentaron en 2009 un incremento del 20%. Esta evolución pone de manifiesto que ha habido una mayor concienciación por parte de las empresas a la hora de ejecutar sus ERE en un periodo de tanta incertidumbre y destrucción de empleo.

Según Nekane Rodríguez, Directora General de Creade Lee Hecht Harrison, «la recolocación, además de una responsabilidad para con los trabajadores, puede enmarcarse dentro de la verdadera responsabilidad social corporativa, sirviendo también para mantener la motivación de los que se quedan en la empresa. Por ello, su utilización es más importante si cabe en estos momentos que nunca, cuando el número de EREs sigue creciendo exponencialmente al igual que el número de trabajadores afectados».

Recolocarse en un año
A pesar de esta mayor concienciación por parte de las empresas sobre la efectividad de los programas de recolocación, lo cierto es que esta actividad tampoco ha sido ajena a los efectos de la crisis económica y durante 2009 se ha visto reducida sensiblemente su efectividad: un 57% de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison en 2009 encontraron una nueva alternativa profesional, frente al 65% en 2008. Sin embargo, lo especialmente relevante es que si tomamos como referencia el periodo de un año natural (12 meses), el 76% consigue recolocarse antes de un año.

Esta cifra cobra más importancia si cabe, si se tienen en cuenta las condiciones del mercado laboral en 2009, donde la tasa de paro se situó en el 18,3%, alcanzando a 4.326.500 desempleados.

Para Creade Lee Hecht Harrison el reto en estos momentos es dónde recolocarlos. En un panorama en el que la destrucción de empleo es la tónica del mercado laboral, no es de extrañar que la recolocación vaya a ser una tarea ardua. De hecho, este informe viene a resaltar las consecuencias que la actual crisis está teniendo sobre estos procesos, entre las que resaltan: un nuevo aumento del tiempo de recolocación y una nueva caída del salario en el nuevo puesto de trabajo, aunque en ambos casos se trata de crecimientos mucho más sostenidos que los que se venían produciendo hasta ahora.

Tiempo medio de recolocación
La crisis económica y del mercado laboral sigue haciendo mella en el tiempo medio de recolocación de los trabajadores. Así, en los programas individuales se ha pasado de un tiempo medio de recolocación de 5,9 meses en 2008 y 6,7 meses en el primer semestre de 2009, a 7 meses en el conjunto de 2009. Lo mismo sucede en el caso de los programas grupales, que en 2008 situaban su recolocación en un tiempo de 6 meses, para incrementarlo hasta los 7,2 meses en el primer semestre de 2009 y cerrar el año en los 7,4 meses. Pese a ello, se trata del menor incremento en la serie histórica desde el inicio de la crisis: de 3 décimas en los programas individuales y de tan sólo 2 en los grupales.

Además, resulta importante resaltar que un 76% de los candidatos que participa en programas de recolocación encuentra un nuevo empleo en menos de 12 meses, lo que da muestra de la eficacia de este tipo de programas pese a la situación por la que atraviese el mercado laboral y se convierte en una de las pocas garantías en la actualidad para acceder a una nueva alternativa profesional.

Tiempo medio de recolocación por edad
Los trabajadores menores de 35 años continúan siendo los que más rápido consiguen una nueva alternativa profesional, aunque en menor porcentaje que hace tan sólo un año. Les siguen, por primera vez, los trabajadores con edades entre los 45 y 55 años, que desbancan a los mayores de 55 años y se colocan en segundo lugar.

Así, los menores de 35 años son el grupo que antes consigue recolocarse ya que el 59% de los candidatos de programas grupales y el 60% de los individuales logra su objetivo en un plazo inferior a 6 meses, frente al 68% y 77% que lo conseguía en 2008 respectivamente. Esto podría explicarse porque en estos momentos las empresas buscan más el potencial que la experiencia de los trabajadores, teniendo en cuenta, además, que este grupo de edad suele dominar mejor los idiomas y cuenta con una mejor formación.

En segundo lugar, el 49% de los trabajadores con más de 54 años de los programas grupales y el 54% de los individuales consigue recolocarse en menos de 6 meses, frente al 89% y el 88% que lo consigue en menos de un año, respectivamente.

Si bien es cierto, que en una primera etapa los trabajadores de este grupo de edad fueron de los más afectados por los despidos masivos y, por lo tanto, su recolocación resultaba más difícil, en estos momentos consiguen recolocarse antes que el resto de grupos al contar con una dilatada trayectoria y experiencia profesional que les hace ser más polivalentes que otras franjas de edad, lo cual es un requisito imprescindible para las empresas en estos momentos. Además, resulta determinante su red de contactos, ya que la mayoría de ellos consigue un nuevo empleo gracias a esta vía.

Más trabajadores con salario inferior al que tenían

Una de las principales consecuencias de la crisis económica en los programas de recolocación fue la reducción del salario en el nuevo puesto de trabajo de los recolocados. Así, en 2009 un 69% de los candidatos de programas individuales y un 74% de los grupales, vieron reducido su salario cuando optaron a un nuevo empleo.

Pese a lo negativo de los datos, la explicación vendría justificada porque antes del inicio de la crisis económica muchos trabajadores recibían remuneraciones muy por encima del mercado. El inevitable ajuste de los salarios experimentado tras la irrupción de ésta en el mercado laboral ha dado lugar a que muchos trabajadores reciban remuneraciones inferiores a las que tenían.

No obstante, un 31% de los candidatos de programas individuales y un 26% de los individuales atendidos por Creade Lee Hecht Harrison consiguieron aumentar o igualar las condiciones económicas que tenían en su trabajo de origen.

Sectores de procedencia y destino
Durante el pasado 2009, el Gobierno autorizó 19.434 expedientes de regulación de empleo, según datos oficiales del Ministerio de Trabajo. Esta cifra constituye un aumento significativo con respecto a los valores del pasado año (6.249 EREs), ya que en tan sólo 12 meses se ha triplicado el número de Expedientes autorizados.

Respecto a los sectores, el que ha sufrido un mayor aumento en este periodo ha sido el de la construcción, con un 236,6%, pasando en sólo 12 meses de 554 EREs a 1.865. Más significativo resulta el número de trabajadores afectados, 20.223, mientras que en 2009 representaron 7.307. En otras palabras: se ha producido un incremento del 176,7% de trabajadores afectados por EREs en el sector de la construcción en 2009.

Sin embargo, el sector que mayor número de EREs acometió fue el industrial, que pasó de los 3.124 en 2008 a los 10.104 en 2009 (incremento del 223,4%). Si el aumento de EREs en este sector ha resultado elevado, aún más lo ha sido el número de trabajadores afectados: 429.699 despedidos, frente a los 114.459 de 2008, lo que supone un 275,4% interanual más.

Por su parte el sector servicios es el segundo más golpeado por los EREs, con 6.566, más del triple que un año antes, cuando se autorizaron 2.082. Sin embargo, es el sector que ha experimentado el mayor incremento del número de trabajadores afectados, del 303,5%, con 91.984 despedidos frente a los 22.796 de un año antes.

Teniendo esto en cuenta, podemos analizar los sectores de procedencia de los trabajadores recolocados por Creade Lee Hecht Harrison en el primer semestre de 2009, siendo conscientes de que esos sectores no sólo son los que más ERE están registrando, sino aquellos que están acompañando sus expedientes de regulación con programas de recolocación que minimicen el impacto de un importante número de despedidos.

El sector servicios sigue siendo el que más ha invertido en recolocar a sus trabajadores a través de programas individuales, incluso, ha incrementado dicha inversión en 5 puntos porcentuales con respecto al año anterior y al semestre precedente (un 34% en ambos casos). El 39% de este tipo de recolocados por Creade Lee Hecht Harrison provienen del sector servicios, seguido por el sector gran consumo-distribución, con un total del 24%. El cambio se produce en el tercer lugar, donde el sector industrial representa el 19% del total, en detrimento del químico-farmacéutico que ha descendido hasta el 16%.

Sin embargo, en el caso de programas de recolocación grupales, es el sector industrial el que más ha invertido en este tipo de servicios, suponiendo un 39% del total de recolocados por la marca, seguido muy de cerca por el sector servicios, que representó el 38% del total. En el lado opuesto encontramos al sector gran consumo-distribución y al químico farmacéutico como los que menos invirtieron en la recolocación de sus trabajadores despedidos, con un 14% y 9% respectivamente.

Si interesante resulta conocer la procedencia de los trabajadores recolocados, también lo es la migración de sectores que se ha producido como consecuencia de los despidos que han tenido lugar en los mismos. Así, el sector más estricto sobre la procedencia del candidato recolocado es el químico-farmacéutico, ya que el 80% de los participantes en programas grupales y el 55% de los individuales consiguen un nuevo trabajo en este mismo sector. Esto se debe a la elevada especialización de estos profesionales, que cuya experiencia supone un valor añadido que les facilita encontrar un empleo en su mismo sector. El sector servicios es la otra actividad en la que más se recolocan los profesionales que trabajaban en el sector químico-farmacéutico (29% en el caso de los programas individuales y 12% en los grupales) desbancando al sector industrial que hasta ahora ocupaba la segunda posición y en la actualidad representó el 5%.en los programas individuales y el 1% en los grupales.

Por otro lado, servicios sigue siendo el sector que más acoge tanto a sus propios trabajadores despedidos como a los desempleados del resto de actividades, al presentar menos exigencias. Haciendo la media de los recolocados grupales e individuales, en torno al 77,5% de los despedidos por el sector servicios se recolocaron en esa misma actividad. De igual modo, este sector también es el que más emplea a los desempleados de otros sectores, ya que el 34,5% del total de sus recolocados proceden de otras actividades.

Tipo de contrato
Un año más, tanto en los programas individuales como en los grupales prima, por encima del resto de opciones, el contrato indefinido. Así, el 63% de los candidatos de programas individuales y el 37% de los grupales encuentra un nuevo empleo con carácter indefinido. Esta diferencia en el porcentaje entre uno y otro programa viene explicada porque a mayor cualificación, más fácil resulta encontrar un puesto de carácter indefinido por las propias características del puesto, sin embargo, en aquéllos de menor cualificación es más difícil que su primer contrato sea indefinido. No obstante, lo habitual suele ser que tras un primer contrato de carácter temporal pasen a incorporarse de forma indefinida.

Además, hay que resaltar que es la primera vez en los últimos dos años en la que estos porcentajes no se han visto reducidos. Así, en el caso de los programas individuales el porcentaje de trabajadores con contrato indefinido ha aumentado en 3 puntos porcentuales con respecto al primer semestre del año, aunque lejos del 74% que representaban al comienzo de la crisis. En el caso de los programas grupales, se ha mantenido el mismo porcentaje que en el primer semestre del año, rompiendo la tendencia a la baja que venía experimentando desde hace dos años, cuando representaban un 46%.

En segundo lugar, el 18% de los candidatos de programas individuales obtiene un contrato como autónomo (incremento de 5 puntos porcentuales), el 9% con una duración superior a 6 meses y los que obtienen un contrato por obra y servicio o con una duración inferior a 6 meses representan el 7% y el 3% respectivamente.

En lo que a los programas grupales respecta, el 27% obtiene un contrato por obra y servicio, seguidos por aquellos con una duración superior a 6 meses, que representan el 15%. Por último, el 11% de estos candidatos obtiene un contrato como autónomo y el 10% con una duración inferior a 6 meses.

Por último, a la hora de analizar la tipología del nuevo empleo del participante en un programa de recolocación, conviene destacar algunos aspectos: continúan siendo más los candidatos que optan por un empleo por cuenta propia en los programas individuales que en los grupales, suponen exactamente el doble: 12% en el primer caso, frente al 6% en el segundo. Sin embargo, mientras que el porcentaje de estos candidatos se ha mantenido estable en los programas grupales, en el caso de los individuales se ha incrementado en 4 puntos porcentuales. Además, el 56% de los emprendedores tiene menos de 45 años.

Estas cifras ponen de manifiesto la importancia de los talleres específicos sobre autoempleo que reciben los candidatos por parte de Creade Lee Hecht Harrison ya que, en un año donde la creación de empresas cayó un 25,6% con respecto a 2008, dichos talleres consiguieron incrementar el número de emprendedores que constituyeron su propia empresa.

Distribución de los recolocados por posición profesional
Al estudiar los datos de recolocados por la consultora Creade Lee Hecht Harrison según la posición profesional de la que proceden, también se encuentran diferencias en ambos programas. Mientras que en los grupales un 69% pertenece a personal base o staff de la empresa, en los individuales un 36% son directivos o managers.

Estos perfiles directivos suelen ser atendidos de forma individual ya que requieren una consultoría más específica y particular dado su grado de cualificación y experiencia. Por el contrario, el desarrollo de los programas para perfiles de baja cualificación suele hacerse en grupo; de hecho sólo un 5% de managers y un 1% de directivos participaron en estos programas. Sin embargo, conviene destacar el aumento paulatino que viene experimentando el porcentaje de técnicos que han participado en programas individuales. Así, si el pasado año sólo un 25% de éstos participaban en el área de carreras, en 2009 la cifra se incrementó hasta el 31%. Este hecho vendría explicado por la cada vez mayor concienciación por parte de las empresas de extender sus planes de recolocación a todo el personal de su estructura, y no sólo a mandos altos y directivos. Los perfiles técnicos englobarían a todos aquellos que no tienen empleados a su cargo pero que desempeñan funciones como ingenieros, consultores, administrativos o técnicos de diferentes áreas (calidad, marketing, gestión, etc.).

Distribución de los participantes por sexo y edad
Al analizar la distribución por sexo de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison en 2009, se mantiene la tendencia de años anteriores. Existe una mayoría de hombres que de mujeres, aunque en el caso de los programas individuales esta brecha es más equitativa.

Así, mientras que las mujeres representan el 37% del total de candidatos atendidos en los programas individuales, frente a un 63% de los hombres, la cifra asciende al 45% en los grupales. Esta tendencia está relacionada directamente con la presencia de mujeres en posiciones de mandos intermedios y directivos, en donde éstas representan una proporción inferior a los hombres.

En lo que a la edad se refiere, se confirma la tendencia iniciada en el primer semestre del año: la crisis ha equiparado la edad de los candidatos de ambos programas. Así, si hace sólo un año los mayores de 45 años representaban un porcentaje mayor en el área de carreras (programas individuales), que en la de Reestructuración (programas grupales), ahora dichos porcentajes se han equiparado, suponiendo un 28% en los individuales y un 27% en los grupales. Del mismo modo, también es muy similar el porcentaje de candidatos de ambos grupos menores de 35 años y mayores de 55: 18% y 4% respectivamente en los de carácter individual frente al 23% y 3% respectivamente en los de carácter grupal.

Estos datos ponen de manifiesto que a lo largo de 2009 la crisis económica afectó por igual a todos los colectivos de trabajadores, dando lugar a una equiparación entre los mismos.

Pese a todo, la tendencia sigue siendo que los trabajadores entre los 35 y 45 años son los mayoritarios en los programas de recolocación: representan exactamente la mitad del total en los programas individuales y el 47% en los grupales.

Por último, la edad media al inicio de los procesos también se ha equiparado en ambos tipos de programas, situándose en los 41 años (descenso interanual de dos años en el caso de los individuales, frente a un aumento de un año en los grupales).

Cómo recolocar directivos y ejecutivos

La escuela internacional de negocios ESCP Europe acaba de poner en marcha un «paquete formativo» de recolocación de directivos y ejecutivos, dirigido a aquellas empresas que están inmersas en procesos de reorganización de sus plantillas, desde Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) hasta nuevas estrategias empresariales que pasan por la renovación de la cúpula directiva. El objetivo es aportar una solución a aquellas compañías que tienen que reubicar a su personal más cualificado, ofreciéndoles completar su indemnización con un programa que les permita reengancharse al mercado laboral en el futuro con más garantías.

Según la directora de Executive Education de ESCP Europe, Olga Alonso, «los programas de recolocación constituyen una excelente solución a la hora de completar la indemnización del ejecutivo o directivo, ya que demuestran, tanto al profesional que se va como al resto de la plantilla, que la empresa se preocupa de principio a fin por sus empleados, ofreciéndoles herramientas externas para repensar su proyecto laboral».

Outplacement en tres fases
Así, ESCP Europe propone un proceso de «outplacement» o recolocación en tres fases diferenciadas, pero interdependientes, como son la formación y el reciclaje, el coaching y orientación personal y, por último, la creación y mantenimiento de una red estable de contactos (networking). De esta forma, como primer paso, cada profesional pasará a integrarse en el programa internacional de ESCP Europe, General Management Programme, diseñado para perfiles ejecutivos con un mínimo de cinco años de experiencia, que buscan una reorientación en sus carreras o bien necesitan reciclarse y conocer las últimas técnicas en gestión eficaz.

En este sentido, el programa que se imparte en inglés y español, permitirá a cada participante desarrollar su visión sobre estrategia empresarial y liderazgo, adquirir habilidades directivas y nuevas competencias, así como trabajar con una red selecta de profesionales con los que compartir conocimientos y experiencias.

Además, cada participante profundizará en las áreas económico-financieras de las empresas -contabilidad, finanzas corporativas, control de gestión-, en estrategia corporativa, marketing, comportamiento organizacional y sistema legal internacional, entre otras.

Una vez finalizado el programa, que se realiza en formato de fin de semana, aquellos que lo deseen podrán dar un paso más en su formación y acceder a la titulación del European Executive MBA, completándolo con varios cursos de especialización, seminarios internacionales y un proyecto de consultoría.

Formación y estrategia
Según ESCP Europe, la clave de la recolocación se encuentra, por un lado, en recibir una formación adecuada que facilite a los candidatos el acceso a un nuevo mercado laboral ya que no podrán seguir haciendo lo mismo que hasta ahora y, por otro, en el diseño de una estrategia que refleje fielmente cuáles son sus objetivos profesionales y personales.

Así, en paralelo, el programa de recolocación de ESCP Europe contempla cuatro sesiones individuales de coaching con un consultor de carrera, que guiará a cada participante en el diseño de un plan de acción individual para abrirse hueco en el mercado laboral, y dos talleres profesionales orientados a entrenar a los candidatos en la generación y mantenimiento de una red de contactos eficaz.

Programa de recolocación de ESCP Europe
– Fechas: Desde enero a diciembre de 2010 – General Management Program (GMP) : 180 horas – Seminarios de Networking: 16 horas cada uno – Sesiones de coaching: cuatro sesiones individuales por participante y diseño de un plan de acción Horario:formato en fin de semana de jueves a sábado Precio: 16.500 euros.

La crisis aumenta en un mes el tiempo medio de recolocación de los trabajadores con poca cualificación

Sin embargo, el de los candidatos de programas individuales, correspondientes a perfiles altos y directivos, se ha reducido en medio mes porque en periodos de crisis hay menos movilidad de estos cargos y por lo tanto menos competencia. El tiempo medio en el que un candidato encuentra un nuevo empleo se sitúa entre los cinco y seis meses. La crisis ha provocado también que los directivos y altos cargos recolocados tengan que aceptar un salario inferior al que tenían.

Cada semana, si no cada día, una nueva empresa anuncia un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) como consecuencia de la actual crisis. La avalancha de despidos colectivos es otro de los síntomas más evidentes del deterioro del mercado laboral español y de la productividad de nuestras empresas. La sucesión de ERE supone también la mayor inyección posible para que la tasa de paro crezca a ritmos exponenciales, y por ende, un ERE supone además el mayor varapalo que puede llevarse una determinada zona geográfica al quedarse sin trabajo un porcentaje importante de su población.

Es por ello por lo que, si habitualmente es aconsejable acompañar a un ERE de un programa de recolocación, en estos momentos de crisis, este consejo toma un cariz aún más importante al ser un pieza clave para amortiguar los duros efectos de este conflicto. Según Nekane Rodríguez, Directora General de Creade Adecco Human Capital Solutions, éste es el reto para las empresas que tengan que reestructurar sus plantillas: «actualmente los ERE que están siendo acometidos por las compañías se deben a razones económicas, más que organizativas como en los años anteriores. Pero a pesar de eso, deberían de considerar la recolocación de sus despedidos como un elemento más de su responsabilidad social para amortiguar el impacto tanto dentro como fuera de la empresa».

Sin embargo, la experiencia demuestra que el crecimiento de los ERE es inversamente proporcional al crecimiento del los programas de recolocación, es decir, que cuantos más ERE se producen, menos programas de recolocación los acompañan. Teniendo esto en cuenta, el panorama que se avecina será muy complicado para los españoles que se vean afectados por los ERE ya que irán directamente a engrosar la lista del paro, encontrándose, muchos de ellos desorientados, con una larga experiencia en un sector arrastrado por una corriente de destrucción de empleo.

Por eso, una de las medidas principales que deberían amortiguar los efectos de la actual crisis sobre la sociedad sería que los ERE tuvieran que ir acompañados por programas de recolocación. La actual legislación española obliga a las empresas a incluir en estos expedientes un plan social de acompañamiento, pero sólo aconseja que este plan incluya un proceso de recolocación.

Esta medida ayudaría de forma muy importante a mitigar las consecuencias que pueden acarrear los despedidos masivos tanto en la economía como en la sociedad de una zona geográfica, y por extensión, en la economía y sociedad española. Creade, desde el primer semestre de 2008, está atendiendo en sus programas de recolocación a un total de 4.265 candidatos. De los programas ya finalizados en este periodo, en los que han participado 524 personas, se ha logrado encontrar un nuevo empleo al 77% de éstas. Esta cifra revela la eficacia de los programas de recolocación y el importante papel que podrían desempañar en el plan de medidas que se está estudiando para contrarrestar los efectos de la crisis.

Y los datos ya advierten la necesidad de que esta propuesta sea tomada en cuenta: de enero a julio de 2008, el Gobierno ha autorizado un 3,84% más de ERE que en el mismo periodo del año pasado, hasta firmar 3.321 regulaciones de empleo. Aunque este aumento no ha ido acompañado de un incremento de trabajadores despedidos en todos los sectores, en algunos, como la construcción, se ha quintuplicado, y en otros como la industria, sus despedidos crecen mes a mes sin atisbos de frenar, arrastrada principalmente por el sector del automóvil y sus empresas auxiliares, a los que parece haberles llegado su turno.

Del total de los 34.865 despedidos en los siete primeros meses de este año, la industria ha sido la actividad que más personas ha dejado sin empleo, 23.052, pero la construcción ha sido la que ha aumentado más su número de despedidos, de 441 de enero a julio de 2007 a 2.617 en el mismo periodo de 2008, es decir, ha multiplicado por cinco los despidos. Para Creade el reto en estos momentos es dónde recolocarlos. En un panorama en el que la destrucción de empleo es la tónica del mercado laboral, no es de extrañar que la recolocación vaya a ser una tarea ardua. De hecho, este informe viene a resaltar las consecuencias que la actual crisis está teniendo sobre estos procesos, entre las que resaltan: al aumento del tiempo de recolocación, la caída del salario en el nuevo puesto de trabajo y el incremento de la edad media de los recolocados. Como última conclusión, destacar que los máximos afectados a estos efectos son los trabajadores de menor cualificación, ya que su baja formación y especialización aporta menos valor añadido a las empresas y son precisamente los que más están sufriendo el paro, de forma que su recolocación se antoja aún más complicada.

Tiempo medio de recolocación
Una de las principales novedades que se aprecia en el III Informe de Recolocación realizado por Creade es que, como consecuencia de la crisis que afecta al mercado laboral español, el tiempo medio de recolocación de los trabajadores con menor cualificación ha aumentado en casi un mes, mientras que, por el contrario, el tiempo medio de recolocación de los candidatos de programas individuales, correspondientes a perfiles altos y directivos, se ha reducido en casi medio mes.

Estos datos demuestran que la actual situación del mercado laboral está afectando más a los perfiles de menor cualificación, en los que en estos momentos hay mayor número de parados y menor número de ofertas laborales. Por el contrario, en periodos de crisis los puestos directivos tienden a una menor rotación, reduciéndose el número de aquéllos que buscan un nuevo empleo, lo que provoca una menor competencia por esos puestos y una mayor facilidad de recolocación de directivos.

Por ello, en el primer semestre de 2008 se ha reducido considerablemente la brecha en el tiempo medio de recolocación entre los candidatos de programas individuales y grupales recolocados por Creade. Así, el tiempo medio en el que un candidato de programas grupales (personal de base) encuentra un nuevo empleo se sitúa en los 5,6 meses, mientras que uno de un programa individual (mandos altos e intermedios) se sitúa en los 6 meses.

Esta diferencia en el tiempo medio de recolocación, que cada vez es menor y que tiende a igualarse, viene explicada porque hasta ahora las propias características del mercado laboral hacían que la oferta de puestos de trabajo para perfiles de alta cualificación fuera sensiblemente inferior a la de trabajadores con una menor preparación. Esto provocaba que la búsqueda de empleo se prolongara con procesos de selección de mayor duración, lo que conllevaba un mayor tiempo de espera. Sin embargo, como se ha comentado, esta tendencia está cambiando y en los próximos meses se espera una equiparación en el tiempo medio de recolocación de ambos grupos, ya que la crisis actual provocará también que los mandos altos e intermedios sufran un aumento de su tiempo medio de recolocación.

Recolocación por edad
Otra importante diferencia con respecto a años anteriores se produce a la hora de analizar el tiempo medio de recolocación de los trabajadores en función de su edad. Así, durante el primer semestre de 2008 se ha producido un cambio de tendencia ya que los trabajadores que antes han encontrado un empleo, tanto en los programas grupales como individuales, son aquellos con más de 50 años, en detrimento de los trabajadores menores de 35 años, que han experimentado un retroceso de 11 puntos porcentuales en el caso de los programas individuales y de 21 puntos en el de los grupales.

Así, el 53% de los trabajadores menores de 35 años de los programas individuales encuentran un nuevo empleo en menos de 6 meses, frente al 64% de hace un año, mientras que el 55% de los trabajadores de los programas grupales encuentran una nueva alternativa profesional en el mismo periodo frente al 76% de doce meses antes.

Estos datos están directamente relacionados con la actual tasa de paro juvenil, que en el segundo trimestre de 2008 creció 5,7 puntos con respecto al año pasado, situándose en el 23,9%, su valor más alto en los últimos ocho años. Además, las previsiones indican que la pérdida de empleo juvenil se prolongará al menos durante los dos próximos trimestres. En el último cuarto del año, la reducción interanual en el número de menores de 25 años con empleo será de 102.600 (lo que supone un 5,3% menos que un año antes), mientras que los adultos ganarán 146.700 puestos (con un incremento del 0,8%), obteniendo, por tanto, la totalidad de los empleos que se creen.

Por su parte, el 80% de los trabajadores recolocados por Creade mayores de 50 años de los programas individuales encuentran empleo antes de 6 meses, frente al 51% que lo conseguían el año pasado; mientras, el 77% de los candidatos de los programas grupales encuentran un empleo en ese mismo plazo de tiempo. No obstante, ha registrado una caída de 5 puntos porcentuales respecto al año anterior, pero sigue siendo, pese a ello, el grupo que más rápido encuentra una nueva alternativa profesional.

Nuevo salario respecto al anterior
Si el impacto de la crisis económica se ha visto reflejado en el incremento del tiempo medio de recolocación de los trabajadores con menor cualificación, como efecto de ella también se ha producido otra novedad en el análisis de los datos correspondientes al primer semestre de 2008: el salario de los trabajadores de los programas individuales que encuentran una nueva alternativa profesional se ha visto ligeramente reducido con respecto al año anterior. Las nuevas condiciones del mercado laboral han provocado que la mitad de dichos candidatos consigan una retribución igual o superior a la que disfrutaban, exactamente el mismo porcentaje que los que ven disminuir su salario. Con respecto al año anterior, el primer grupo sufre un retroceso de 3 puntos porcentajes, precisamente los mismos en los que se ve incrementada la segunda opción.

En el caso de los trabajadores con menor cualificación, pertenecientes a los programas grupales, esta diferencia es aún más acentuada, ya que han aumentado en 10 puntos porcentuales aquéllos que encuentran un nuevo empleo con un salario menor al que disfrutaban, pasando del 55% que representaban el año anterior al 65% en el primer semestre de 2008. Del mismo modo, aquellos candidatos que consiguen mantener o aumentar su salario han pasado del 45% de hace doce meses al 35% actual.

No obstante, hay que tener en cuenta algunos factores que pueden explicar esta situación, a parte de la propia crisis económica, como pueden ser las dificultades para encontrar empleo, que en muchos casos conlleva aceptar unas condiciones diferentes a las disfrutadas con anterioridad.

Sectores de procedencia y destino
Como ya se ha analizado en la introducción, los ERE autorizados por el Gobierno han crecido un 3,8%  en los siete primeros meses de 2008 comparado con el mismo periodo de 2007. Pero por sectores, la evolución de los expedientes de regulación está siendo muy diferente: el sector de la construcción es el más afectado por la crisis y se ha visto obligado a triplicar hasta julio de 2008 el número de ERE realizados con respecto al mismo periodo del año pasado, hasta alcanzar la cifra de 162; los demás sectores están sufriendo, por el momento, un impacto menos severo y los incrementos de la industria y de los servicios son del 68,6% y 69,12% interanual, respectivamente, teniendo en cuenta además, que el aumento del número de ERE en estos dos sectores no está soportando un incremento del número de trabajadores afectados, que han caído un 5,7% interanual en la industria y un 15,3% en los servicios.

No obstante, esta caída de los empleados afectados por ERE hasta julio de 2008 en comparación con el mismo periodo del año pasado ha estado reduciéndose mes a mes en el caso del sector industrial, dándose el caso de que cada mes de 2008 se han registrado un mayor número de trabajadores afectados, hasta llegar al punto de que los empleados que han sufrido un ERE en julio de 2008 fueron 5.690, frente a los 2.196 que lo hicieron en ese mismo mes de 2007. Esta evolución preocupante desvela unas previsiones que apuntarán hacia el aumento de ERE en el sector industrial, arrastrado principalmente por la rama del automóvil, a la que parece que le ha llegado su turno, después de la construcción.

Mientras, el sector servicios no parece dibujar una tendencia al alza en su número de trabajadores afectados por ERE mes a mes, y, por su parte, la agricultura se desmarca totalmente de la tendencia al presentar una caída muy importante tanto del número de ERE como de afectados entre enero y julio de 2008, con respecto al mismo periodo de 2007, siendo del 60,2% y 76,2%, respectivamente.

Teniendo esto en cuenta, podemos analizar los sectores de procedencia de los trabajadores recolocados por Creade en el primer semestre de 2008, siendo conscientes de que esos sectores no sólo son los que más ERE están registrando, sino aquellos que están acompañando sus expedientes de regulación con programas de recolocación que amortigüen el impacto de un importante número de despedidos.

El sector servicios es el que más ha invertido en recolocar a sus trabajadores a través de programas individuales, ya que el 30% de este tipo de recolocados por Creade provienen de él, seguido por el sector químico-farmacéutico, con un 27% del total, y gran consumo-distribución, con un 24%.

Sin embargo, es la industria la que más ha desarrollado programas de recolocación grupales para sus despedidos: un 52% del total de los recolocados en este tipo de programas procedían de este sector, seguido por el químico-farmacéutico, con un 32%, y servicios con un 13%.

Una vez vistos las actividades de procedencia de los recolocados por Creade, es interesante analizar la migración en los distintos sectores de los trabajadores que se han visto afectados por un ERE.

El sector más estricto sobre la procedencia del candidato recolocado a través de programas individuales es el químico-farmacéutico, ya que el 47% de éstos consiguen un nuevo trabajo en este mismo sector. Esto se debe a la alta especialización de los participantes en este tipo de programas, que suelen ser mandos intermedios y directivos. Su elevada especialización y experiencia suponen un valor añadido que les hace más fácil encontrar un empleo en su mismo sector. En cambio, sólo el 22% de los recolocados a través de programas grupales procedentes de la actividad química-farmacéutica se quedan en ella, ya que la especialización de este tipo de trabajadores no es tan alta, por lo que su experiencia le puede valer para encontrar empleo en otros sectores, en especial, en la industria, a la que van a parar un 55% de los recolocados del sector químicofarmacéutico.

Por otro lado, servicios es el sector que más emplea a sus propios trabajadores despedidos, al mismo tiempo que es el que más acoge a trabajadores recolocados de otros sectores. Así, tres de cada cuatro recolocados en el sector servicios provenían de éste. En cambio, cuando se analiza la procedencia del resto de recolocados en este sector, se observa una diferencia entre los programas grupales e individuales. Así, el sector servicios acoge a una media del 44% de éstos, frente al 22% de los recolocados en programas grupales. De modo que mientras que es el sector servicios el que más emplea a los mandos intermedios y altos de otros sectores, en el caso de los trabajadores de staff, el sector que más permite recolocarlos es el industrial. En concreto, la industria ocupa al 44% de los recolocados que procedían de otras actividades, además de absorber al 51% de los despedidos de su sector. Esto refleja la capacidad de la industria de generar muchos puestos de trabajo de menor cualificación, atrayendo a los desocupados de otros sectores.

Por último, el sector gran consumo-distribución presenta un alto índice de recolocaciones en su mismo sector, siendo del 43% en el caso de los trabajadores recolocados a través de programas individuales, y hasta el 51% en el caso de los grupales. El siguiente sector en el que más se recolocan los despedidos de este sector es la industria, en un 38% de los casos individuales y un 34% de los grupales.

Distribución de los recolocados por posición profesional
Si se estudian a los recolocados por la consultora Creade según la posición profesional de la que proceden, también se encuentran diferencias en ambos programas. Mientras que en los grupales un 69% pertenece al personal base o staff de la empresa, en los individuales un 54% son directivos o managers. Estos perfiles suelen ser recolocados de forma individual ya que requieren una consultoría más específica y particular dado su grado de cualificación y experiencia. Por el contrario, la recolocación de la plantilla con baja cualificación se suele hacer en grupo; de hecho sólo un 5% de managers y un 0% de directivos participaron en estos programas.

Tipo de contrato
Si importante resulta la remuneración que el nuevo puesto de trabajo pueda conllevar, no lo es menos el tipo de contrato realizado al trabajador recolocado. Un año más, tanto en los programas individuales como en los grupales prima, por encima del resto de opciones, el contrato indefinido; es más, este año se observa un notable incremento de esta modalidad contractual.

Así, el 77% de los candidatos de programas individuales y el 38% de los grupales encuentran un nuevo empleo con carácter indefinido, experimentando una subida con respecto al año anterior de 6 y 12 puntos porcentuales respectivamente. Esta diferencia en el porcentaje entre uno y otro programa viene explicada porque a mayor cualificación, más fácil resulta encontrar un puesto de carácter indefinido por las propias características del puesto, sin embargo en aquéllos de menor cualificación es más difícil que su primer contrato sea indefinido, no obstante, lo habitual suele ser que tras un primer contrato de carácter habitual pasen a incorporarse indefinidamente en su puesto de trabajo.

En segundo lugar, el 13% de los candidatos de programas individuales obtiene un contrato por cuenta propia, el 6% con una duración superior a 6 meses y los que obtienen un contrato por obra y servicio o con una duración inferior a 6 meses representan el 2% en ambos casos.

En el caso de los programas grupales, el 30% obtiene en segundo lugar un contrato con una duración superior a los 6 meses, seguidos del 17% por obra y servicio, el 8% por cuenta propia y, finalmente, el 7% con una duración inferior al medio año.

Por último, a la hora de analizar la tipología del nuevo empleo del participante en un programa de recolocación, en el primer semestre de 2008 el 93% de los candidatos encontraron un nuevo empleo por cuenta ajena, mientras que los talleres específicos sobre autoempleo que reciben los candidatos lograron que el 7% de ellos optara por un trabajo por cuenta propia.

Distribución de los recolocados por sexo y edad
Del total de las personas recolocadas en el primer semestre de 2008 por Creade, un 61% han sido hombres, frente al 39% de mujeres. Si analizamos la distribución de los recolocados según la edad, se puede observar diferencias entre los dos programas de recolocación que realiza Creade, los grupales e individuales.

Aunque en los dos tipos de programas, prácticamente la mitad de los participantes tienen entre 35 y 45 años, la edad de los trabajadores recolocados a través de programas individuales es ligeramente mayor: un 38% de ellos son mayores de 45 años, frente al 33% de los candidatos de procesos grupales. Además, la edad media de inicio de los procesos es también ligeramente mayor en el caso de los grupales, al ser de 44 años frente a 42.

De esta forma, la distribución de los recolocados en programas grupales está más repartida según la edad, ya que cuando una empresa sufre un proceso de reestructuración, el ERE afecta a toda la plantilla. Sin embargo, el perfil que más participa en los programas individuales es el de managers, lo que conlleva una experiencia adquirida con el tiempo, y por eso, la mayoría de ellos tienen entre 35 a 45 años.

Por último, las personas mayores de 50 años son las que participaron en menos recolocaciones, sólo un 12% y 15% del total de recolocados pertenecen a este grupo de edad.

Si quieres leer más noticias como Tres de cada 10 recolocados consigue igualar o mejorar su anterior sueldo, te recomendamos que entres en la categoría de SEPE y Paro.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp