Vivienda habitual: qué es y qué implica para Hacienda

Quién puede seguir desgravándose la compra de vivienda habitual en la Renta
NOTICIA de Jessica Pascual
28.12.2022 - 08:06h    Actualizado 28.12.2022 - 08:06h

Tener una vivienda habitual a ojos de Hacienda permite a los contribuyentes acceder a una serie de beneficios fiscales, en concreto, a la desgravación por la inversión de su adquisición. Precisamente, la deducción por vivienda habitual es uno de los beneficios fiscales que muchos contribuyentes siguen disfrutando a día de hoy, a pesar de que esta se suprimió hace años. Pero siempre y cuando se ajusten a los requisitos marcados por el fisco y lo ejecuten correctamente en la declaración de la Renta.

Quién puede seguir deduciéndose la inversión

Para empezar, lo primero que hay que tener en cuenta es que esta es una deducción que se suprimió desde el 1 de enero de 2013. A efectos prácticos, esto significa que cualquier contribuyente que se compre una casa con posterioridad a esta fecha no puede aplicar la deducción. Pero sí pueden seguir desgravándose la inversión aquellas personas que adquirieron su casa antes de 2013 y se ajusten a los requisitos marcados por Hacienda, que son los siguientes:

  • Personas que han comprado una casa y es su domicilio habitual antes del 1 de enero de 2013
  • Personas que han pagado con anterioridad a 2013 obras de rehabilitación o ampliación de vivienda, siempre que estas finalizaran antes del 1 de enero de 2017.
  • Lo mismo en el caso de realizar las adecuaciones necesarias para personas con discapacidad.

Además, como condición aplicable a todos los casos, es obligatorio que para seguir deduciéndote hayas aplicado la desgravación en esa misma vivienda con anterioridad a 2012.

Cómo tiene que ser la vivienda para poder desgravarla

Para poder optar a todos los beneficios fiscales, a ojos de Hacienda, una vivienda debe ajustarse a los siguientes requisitos para considerarse domicilio habitual. En concreto, desde la propia web de la Agencia Tributaria, definen como vivienda habitual la que se ajusta a las siguientes condiciones:

  • Que la vivienda sea el domicilio habitual del contribuyente durante un periodo continuado de mínimo 3 años. Aunque se establecen algunas excepciones a la norma general, como sucede en el caso del fallecimiento del titular o de otras circunstancias que obliguen al cambio de domicilio, como la separación, matrimonio o traslado laboral. En estos supuestos se entiende que la vivienda tuvo carácter habitual y se permite la desgravación por la nueva.
  • El contribuyente tiene que entrar a vivir de manera permanente en la casa antes de que transcurran 12 meses a contar desde la fecha de adquisición de la misma.

De estas condiciones se deduce que Hacienda no contempla la posibilidad de considerar ninguna segunda residencia como vivienda habitual.

Cuánto me puedo deducir por la vivienda habitual en la Renta

En la web de la Agencia Tributaria señalan las dos cantidades específicas a las que pueden optar los contribuyentes en términos de la deducción por esta inversión:

  • Hasta 9.040 euros anuales para inversiones en compra, rehabilitación, construcción o ampliación de la vivienda habitual.
  • Hasta 12.080 euros anuales para cantidades de obras e instalaciones adecuación por discapacidad.

Qué ocurre si me he desgravado la vivienda y no me corresponde

En el caso de haber aplicado deducciones y no ajustarse a los requisitos mencionados, el contribuyente tendrá que devolverlas. El proceso para ello tiene que hacerse mediante la realización de una declaración complementaria en la que se proceda al pago de las cantidades deducidas de forma indebida.

Si quieres leer más noticias como Vivienda habitual: qué es y qué implica para Hacienda, te recomendamos que entres en la categoría de Hipotecas.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >