Aislar tu casa evita la mitad de las pérdidas de calor


aislamiento-techo

¿La calefacción está al máximo pero aún así tienes frío? Aislar tu casa, ahora que las nevadas y bajas temperaturas acechan toda España, es primordial para evitar que los euros que estás gastando en tu sistema de calefacción se evapore por paredes y techos. Empieza por aislar de forma correcta las puertas y ventanas, lugares por donde se escapa entre el 25% y el 30% de la calefacción. Si aislas bien paredes y techos puedes lograr que tu aislamiento reduzca tu factura eléctrica un 50% al evitar las pérdidas de calor.

Cómo aislar una vivienda

¿Hace frío? En los últimos días la mayoría de las provincias españolas se han visto afectadas por las bajas temperaturas y la llegada de la nieve, algo que no solo trae a nuestros hogares el frío, sino también el miedo ante las posibles facturas derivadas del elevado consumo de calefacción y otros gastos energéticos del hogar. En época de austeridad, lo mejor es invertir en un buen aislamiento del hogar que nos ayude a conservar el calor e impedir la entrada de frío.

Tu casa, a prueba de bajas temperaturas

Frente las bajas temperaturas que todavía se prevén para el mes de febrero, es aconsejable acondicionar nuestros hogares para combatir el frío y evitar los problemas que pueda ocasionar la nieve. Hemos consultado a los expertos de la empresa de mantenimiento del hogar Reparalia, que recomiendan seguir los siguientes consejos:

  1. Maximiza el calor de tus radiadores

    Sin subir la calefacción: existe un truco que amplificará el poder calorífico de tus radiadores. Coloca un poco de papel de aluminio entre el radiador y la pared. Esto reflejará el calor hacia el ambiente y aumentará la temperatura sin tener que subir el termostato.

  2. Aísla puertas y ventanas

    Entre el 25% y el 30% de la calefacción se destina a cubrir pérdidas de calor. Una de las más baratas y eficientes formas de ahorrar energía en del edificio, es sellar los marcos de puertas y ventanas con espuma autoadhesiva o tiras de goma para evitar que se escape el calor o entren corrientes de aire. Si tu ventana es de las que no se abren, usa directamente silicona. Además, invertir en dobles ventanas, ahorrará en tu factura de la calefacción a largo plazo.

  3. Los suelos de madera

    Están muy de moda, sin embargo, el frío puede traspasarlos. Se puede disminuir la entrada de frío mezclando serrín y pegamento y rellenando los huecos entre las tablas o, incluso, fijando nuevos tramos de madera que combinen con la que tienes.

  4. Evitar el hielo del suelo y los jardines

    La arena de gato es una muy buena alternativa a la sal que también evita la formación de hielo en suelo y vegetación. Además, al contrario que la sal, no daña las plantas ni el asfalto.

  5. Aísla las tuberías

    Cuando las cañerías exteriores están expuestas a las bajas temperaturas, existe el riesgo de que se congelen. Para evitar que las tuberías estallen debido a la congelación, debes envolverlas en un material de espuma que aísle y refuerce, y que se puede adquirir en la mayoría de tiendas de bricolaje. Además, ahorrarás energía.

  6. Si tu calentador de agua está al aire

    Envolver el tanque de agua caliente bajo un acolchado de un mínimo de 80 milímetros te permitirá reducir la pérdida de calor un 75%, y recuperarás los costes de forma inmediata.

  7. Evita acumulaciones de nieve en el techo de tu casa

    Tras el temporal, la nieve acumulada en techos y rincones se convierte en hielo o se descongela, generando desbordamientos de agua y humedades en techo y paredes.

Materiales ecológicos para aislar las paredes de las viviendas

Entre los muros y techos del edificio y la zona de aprovechamiento energético hay una zona intermedia en la que se emplean aislantes. Una iniciativa innovadora pretende emplear materiales ecológicos para esta función. 

Daniel Valencia, investigador del Departamento de I+D de la empresa Onyx Solar explica que «hasta ahora se usa lana de roca como aislante, pero planteamos utilizar materiales más ecológicos con menor huella de carbono». La compañía explica que actualmente el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero se generan en ciudades, cuyos edificios son responsables de casi el 40% del consumo total de energía. Actuar sobre estas construcciones podría reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

La empresa abulense Onyx Solar destaca por el desarrollo de soluciones constructivas para la integración fotovoltaica en edificios. La idea es que la construcción genere energía aprovechando la radiación del Sol. Las soluciones remplazan materiales convencionales como el vidrio o la cerámica por otros con propiedades fotovoltaicas en fachadas, muros o suelos transitables.

Ahora, con ayuda de personal del Departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Valladolid, la compañía ha comenzado un proyecto de I+D con el que pretende complementar estas soluciones.

En este caso, los investigadores plantean sustituir aislantes térmicos convencionales por fibras de madera, celulosa, lana o corcho. Proceden de la reutilización de elementos dedicados a otros usos.

En la fase experimental están ensayando la mezcla de estos materiales reciclados, con otros construidos ex profeso para aislamientos de paredes y muros. Además, en el caso del corcho, apunta Valencia, «se permitiría la estimulación y un mayor aprovechamiento económico de los bosques de alcornoque».

Los investigadores están finalizando el proyecto de I+D en su fase de laboratorio y en unos meses esperan aplicarlo a proyectos concretos, por lo que se infiere que los desarrollos están alcanzando resultados positivos. Los servicios de laboratorio han sido prestados por la Universidad de Valladolid.

Otros proyectos de I+D

Además de esta iniciativa, Onyx Solar mantiene abiertas otras líneas de I+D en estos momentos. «Se trata de buscar mejoras las soluciones fotovoltaicos, siempre orientándolas hacia una arquitectura sostenible», resume Valencia. Así, los técnicos de la empresa abulense estudian mejoras estructurales, en el terreno mecánico, en el vidrio fotovoltaico que han desarrollado o investigan la implementación de iluminación por ledes en suelos fotovoltaicos transitables.

El aislamiento térmico ahorra un 30% de energía en la vivienda

La mejora del aislamiento térmico de los edificios puede suponer ahorros energéticos, económicos y de emisiones de dióxido de carbono del 30%, por un menor consumo de energía en las instalaciones térmicas de los edificios. Aislar térmicamente una vivienda consiste en lograr que sus elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor, lo que se consigue incorporando materiales aislantes en: muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos.

En el marco de la celebración del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) el próximo día 9 de abril, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y la  Asociación Nacional de  Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT) presentarán al sector la «Guía Práctica de la Energía para la Rehabilitación de Edificios. El Aislamiento, la mejor Solución».

La Guía, de la que se ha hecho una primera edición de 5.000 ejemplares,  está  dirigida a presidentes de comunidades de vecinos y administradores de fincas; en definitiva, a todos ciudadanos que, como usuarios de viviendas, tenemos una percepción del confort en su interior y asumimos el coste que suponga conseguir este bienestar térmico.

El tono del texto pretende hacer cercanas ideas y propuestas en las que probablemente la mayoría de nosotros no se ha fijado, acerca de soluciones con aislamiento que pueden conseguir un gran beneficio en un plazo inmediato.

De hecho, la puesta en práctica de las medidas propuestas en la  guía, dirigidas a la mejora del aislamiento térmico de los edificios, puede suponer ahorros energéticos, económicos y de emisiones de dióxido de carbono del 30%, por un menor consumo de energía en las instalaciones térmicas de los edificios. Aislar térmicamente una vivienda consiste en lograr que sus elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor, lo que se consigue incorporando materiales aislantes en: muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos.

Desde 2006 la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT) y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) mantienen un convenio de colaboración con el objetivo de promover actuaciones encaminadas a mejorar la eficiencia energética de la envolvente térmica de los edificios de nueva construcción y de los existentes, así como del aislamiento de los equipos y redes de tuberías de las instalaciones de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria.

Aislar no es tan complicado
La idea fundamental que transmite la Guía es que: «rehabilitar térmicamente un edificio no es tan complicado ni tan caro como en principio pueda parecer y tiene beneficios muy notables; y aunque no se planifique expresamente, se puede pensar en ella siempre que se haya decidido acometer en el edificio una obra de cualquier otra naturaleza».

La rehabilitación de los edificios suele asociarse a una necesidad puntual debida a algún problema o deterioro de una parte de los mismos. Sin embargo, recientemente, las Administraciones Públicas están incorporando un nuevo concepto: la rehabilitación térmica. Si hay que rehabilitar, debe hacerse  con criterios energéticos. La razón es muy simple: en España más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada; es decir, sin el necesario aislamiento térmico.

Estos edificios son auténticos depredadores de energía y suelen ser, además, los que precisan de una rehabilitación por un determinado problema. Por ello, la Guía trata de dar una solución global: una vez sea necesaria la rehabilitación de un edificio, es el momento de incorporar  el aislamiento para reducir su consumo de energía.

El 20% del consumo total de energía
Tengamos en cuenta que el consumo de energía de las viviendas españolas supone alrededor del 20% del consumo total del país y que en los últimos 15 años se observa un crecimiento ascendente y sostenido.

Por otro lado, España tiene una dependencia energética del exterior superior al 80%, por lo que cualquier medida de ahorro de energía resulta muy beneficiosa, en primer lugar, para la factura energética del consumidor y, en segundo lugar, para la economía de todo el país.

La reciente entrada en vigor del Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación (CTE) pretende, entre otros objetivos, reducir el consumo energético de los edificios mediante una legislación más exigente.

El CTE transpone parcialmente la Directiva Europea de Eficiencia Energética de los edificios (2002/91/cE), que obliga a los estados miembros de la Unión Europea a desarrollar medidas concretas que garanticen la mejora de la eficiencia energética en los edificios: en los de nueva construcción y también en los existentes.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITyC) en el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2012 incluye una medida estratégica dirigida a mejorar el aislamiento. Cualquier rehabilitación lleva aparejado un coste que debe valorarse. Consciente de ello, el MITyC-iDAE ha habilitado una partida de ayudas económicas para aquellas rehabilitaciones que conlleven una disminución del consumo de energía de los edificios.

Toda la información en seis apartados
La información de esta guía práctica está estructurada en seis apartados. El apartado primero recoge las condiciones en las que un usuario/propietario de una vivienda puede o debe plantearse la rehabilitación de la misma mediante el aislamiento térmico.

El apartado segundo pone de manifiesto los beneficios que aporta al usuario/propietario de la vivienda la rehabilitación gracias al aislamiento térmico.

En el tercero se recogen los edificios que pueden ser rehabilitados.

En el cuarto se indica cómo realizar la rehabilitación, ya sea en la fachada, en la cubierta o en los suelos. Asimismo trata de la sustitución de los vidrios y ventanas y de otras medidas para el aislamiento de las instalaciones del edificio.

En el apartado quinto se incluye información sobre el proceso técnico-administrativo que debe seguir un usuario/propietario cuando decide acometer una rehabilitación térmica.

Por último, el apartado sexto ofrece algunos ejemplos, desarrollando un caso práctico y sencillo de una rehabilitación en una vivienda en bloque mediante el aislamiento en su fachada.

¿Frío yo? Nunca: así puedes proteger tu casa de las bajas temperaturas

Aunque la bajada de temperaturas propia de estas fechas no debería pillar desprevenido a nadie, muchos -por desidia o mala cabeza- no han puesto a punto los equipamientos de calefacción de sus viviendas, lo que no sólo les puede acarrear algún que otro resfriado y quebradero de cabeza sino también afectar seriamente a su bolsillo. Además de tener a punto los equipamientos, no está de más seguir los consejos de Luis Sancho, director general de Tenders, para contribuir a disminuir el gasto en calefacción:

Durante todo el día debemos evitar rebasar los 21 grados de temperatura en el interior de los hogares, ya que cada grado que consigamos bajar supone un ahorro de un 10%. Por la noche, se puede bajar la temperatura del termostato entre 2 y 3 grados.

Abrir las persianas y visillos durante el día para dejar entrar la luz del sol. Al anochecer y con el fin de reducir la pérdida de calor, es mejor bajar las persianas y cerrar las cortinas.

Hay que evitar cubrir los radiadores para no entorpecer la difusión del aire caliente.

Cerrar las puertas de los dormitorios nos ayudará a evitar que se pierda el calor. Con ventilar las habitaciones durante 10 ó 15 minutos al día es suficiente para renovar el aire de la estancia ya que, si se incrementa este tiempo, se enfría en exceso el ambiente.

Sistemas de aislamiento
En cuanto a los formas de calentar una estancia, el director general de Tenders.es asegura que no existe un sistema de calefacción único, pues «no sólo varía mucho según el tipo, edad y espacio de la vivienda y de sus inquilinos, sino también de la zona geográfica en la que está situada. Además es muy importante el estado en que se encuentren los sistemas de aislamiento, si los hemos descuidado necesitaremos bastante más producción de calor para mantenerla caliente».

Paredes: Cuantas más paredes externas tiene una casa, más riesgo existe de que se produzcan fugas de calor y de frío. Para muchos expertos, los ladrillos huecos siguen siendo el mejor aislante, aunque a día de hoy existen sistemas muy eficaces, como la instalación de una capa de corcho, fibra de vidrio o poliuretano.

Ventanas: Aunque el grosor de los muros es una de las partes más importantes en el aislamiento de un inmueble, otras partes de la casa que conviene cuidar para frenar la pérdida de calor son las ventanas. Una solución fácil y económica para cerrar herméticamente la vivienda son los burletes adhesivos. Con una pequeña reforma, podemos decantarnos por una solución mucho más eficaz y que a la larga nos ayudará a ahorrar: las ventanas de doble cristal o doble ventana o las ventanas de aluminio con rotura de puente térmico, que reducen hasta un 40% la pérdida de calor respecto al acristalamiento sencillo.

Techo: La superficie por la que más energía se pierde es por el techo, para evitarlo se puede optar por colocar láminas de fibra mineral, como lana de piedra o fibra de vidrio, o repasarlo con pinturas especiales que desvían el calor hacia otro punto.

Suelo: Si no contamos con mucho presupuesto y los suelos de nuestra casa son de baldosa o parquet, lo mejor es optar por el uso de alfombras, ya que ayudan a reducir la pérdida de energía calórica. Las moquetas son capaces de retener hasta un 12% más el calor de una habitación, aunque para muchos no son una opción por considerar que pueden contener sustancias alérgenas.

Sistemas de calefacción: de la chimenea al suelo radiante
Luis Sancho señala que los sistemas de calefacción han avanzado mucho en pocos años: «Además de las chimeneas y las mesas camilla con brasero (eléctrico, eso sí), muy comunes en las casas grandes o de ambientes rurales, existen otros elementos para calentar la vivienda como los radiadores, los sistemas de calefacción por aire y el suelo radiante, todos con sus pros y sus contras».

La suciedad, el humo y la dificultad para igualar la temperatura en toda la vivienda son las principales desventajas de las chimeneas, mientras que los braseros eléctricos consumen mucho. En cuanto a las soluciones más actuales, los radiadores son una opción muy buena, ya que su forma de transmitir el calor hace que el ambiente sea muy agradable. El espacio disponible y el balance térmico resultante de cada ambiente determinan las características del radiador, así como sus dimensiones. En cuanto a los sistemas de calefacción por aire son de baja inercia térmica, es decir, que conservan el calor poco tiempo después de desconectarlos.

Si no tenemos problemas de presupuesto, lo mejor es optar por el suelo radiante, que no sólo nos brindará un importante ahorro energético, sino que además es el más saludable (no en vano está recomendado por la Organización Mundial de la Salud), pues no levanta ni polvo ni microorganismos, no seca el aire ni las mucosas nasales y mantiene los pies calientes mientras se respira aire fresco.

Cómo calentar una casa sin abusar de la calefacción

Cómo calentar una casa sin abusar de la calefacción.

Con el frío del invierno y la bajada de temperaturas no es fácil calentar una casa. Sobre todo cuando el coste es elevado. De cara a realizar un ahorro energético y económico, te vamos a contar alternativas más que atractivas para no pasar frío en invierno incluso sin necesidad de encender la calefacción. ¿Es posible? Claro que sí, te lo explicamos:

Calentar una casa consiguiendo un ambiente agradable

No son pocas las comunidades de vecinos con calefacción central que la conectan en noviembre, haga frío o calor y la prolongan hasta la primavera, con el mismo criterio. Si tu caso es el de calefacción individual, lo tienes mucho más fácil para controlar el gasto. En primer lugar, debes tener claro que no se trata de mantener una temperatura permanentemente tropical en tu casa, sino de que el ambiente sea agradable.

Una temperatura alta en exceso va a perjudicar nuestra salud más que otra cosa. El calor reseca la piel y las mucosas, produce tos y picor de piel. Por eso no es conveniente tener la calefacción muy alta en el momento en que la encendamos. Pero hasta llegar a este punto, tenemos alternativas que podemos llevar a cabo para encontrarnos divinamente en casa sin necesidad de pasar nada de frío. Algunas de ellas, que te serán muy útiles, son las siguientes:

  • Mantita
  • Una de las cosas que más agradablemente se hace en casa en invierno es acurrucarse en el sofá a leer, ver la televisión, trabajar con el ordenador o escuchar música. Es muy reconfortante pasar una tarde de otoño en casa y no tienes por qué pasar frío. Ponte una mantita sobre las piernas o un chal sobre los hombros. Mantendrás tu cuerpo calentito sin necesidad de encender la calefacción.

  • Radiadores portátiles
  • Si te encuentras en un lugar determinado de la casa, el cuarto de estar, el salón, y sientes algo de fresco, puedes utilizar una fuente de calor alternativa. Las mejores son las de pequeño voltaje, estufitas de aire, por ejemplo, ideales para calentar estancias determinadas de tu casa.

  • Persianas
  • todos sabemos que conforme va cayendo el día, las temperaturas van bajando. Evitaremos, pues, que queden rendijas en puertas o ventanas, terrazas, balcones,… Del mismo modo, comprobaremos que nuestras ventanas tienen el aislamiento correcto para que no se cuele ni una brizna de aire.

  • Los electrodomésticos son fuentes de calor que no debemos desaprovechar
  • El televisor, la placa vitrocerámica, el ordenador, son aparatos que generan calor y que van a convertir la estancia en la que se encuentren en un lugar mucho más confortable.

  • Alfombras
  • Coloca formas de aislamiento en los suelos de las salas que más sueles utilizar en tu casa. Salón, cuarto de estar, dormitorio, te quedaran mucho más confortables y acogedores con alfombras, que además aislarán tus pies y el resto del cuerpo del frío del suelo.

  • Franela
  • Cuando llegue el momento de acostarte, puedes estrenar el otoño con unas maravillosas sábanas de franela. Te mantendrán calentito y confortable. Utiliza un pijama del mismo tejido y arrópate con un suave edredón, una manta o incluso también una manta eléctrica. El resultado será espectacular. Así recibirás los primeros cambios de tiempo con una sonrisa de satisfacción dentro de tu camita.

  • Bebidas calientes
  • Mmmmm, ¿hay algo más reconfortante y agradable que estar en casa los primeros días del otoño con una taza de café caliente, un chocolatito o una infusión? ¿Y qué tal una sopita o un consomé? Las bebidas calientes van a ayudarte a mantener el calor corporal y además, dan un calor de hogar en estos días fríos como pocas otras cosas.

  • Ventila la casa en las primeras horas de la mañana
  • Mientras estás haciendo limpieza. El movimiento hará que no tengas sensación de frío y tu casa renovará el ambiente, dejando entrar aire puro y limpio.

  • Muévete
  • ¿Y qué tal mantenerte en forma sin salir de tu propia casa? Hacer ejercicio te ayudará a mantener tu cuerpo elástico y sano, a la par que eliminarás el frío de tu interior.

Como puedes observar, son muchas las opciones que tienes de mantener tu casa y tu cuerpo calentitos y confortables ante la llegada del frío. Si además quieres saber cómo ahorrar en el consumo de calefacción, te proponemos que leas los siguientes consejos:

Cómo ahorrar en la calefacción un 10 por ciento con un correcto mantenimiento del circuito

calefaccion-programa

Llega el frío y ya toca empezar a encender la calefacción, se trate de las comunitarias o las individuales de cada vivienda. Por eso es importante que sepas que un mal mantenimiento del circuito de calefacción eleva el consumo energético hasta un 10%, dependiendo de la cantidad de aire que tengan los radiadores y de las veces que se purgen, de la temperatura marcada en el termostato, de la potencia de la caldera y de la situación y orientación de la vivienda. Te explicamos cómo ahorrarte este 10% de consumo gracias a las buenas prácticas que mejoran el rendimiento de las calderas y radiadores. El gasto de las familias en calefacción supone el de mayor desembolso económico en el hogar, puesto que supone el 47% de la energía utilizada a lo largo del año.

Para saber cómo ahorrar en el gasto de la calefacción, hemos consultado a los expertos de Reparalia, empresa de cuidado del hogar y reparaciones. «El gasto en calefacción supone, de media, un 47% del gasto total en energía que realiza un hogar medio a lo largo de todo un año según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía en España (IDAE)», explican desde la empresa de reparaciones. Por ello, para ayudar a las familias a contener la inversión en la climatización de sus hogares durante la temporada invernal, recapitulamos unos consejos que permitirán a los hogares españoles reducir su gasto en calefacción:

  • Comprueba que la caldera está correctamente conectada: para evitar averías posteriores, antes de poner en marcha la caldera, asegúrate de revisar todas sus conexiones. Comprueba tanto el enchufe a la red eléctrica como el conducto del gas y las tomas de entrada y salida de agua. Una vez que todo esté correcto, puedes proceder a encenderla.
  • Asegúrate de que la presión es adecuada: por lo general, la presión correcta del aparato estará entre 1,2 y 1,5 bares como máximo. Todas las calderas, tanto digitales como analogicas, tienen un indicador de presión. Comprueba que tu caldera se mueve en los parámetros normales y, si no es así, utiliza la llave de llenado de la caldera para corregirla.
  • Establece una temperatura de confort adecuada: la temperatura que fijas y cómo la mantienes son cruciales en el coste que tendrá caldear tu hogar. Procura mantener una temperatura de 18oC cuando no estás en casa, y no sobrepasar los 23oC cuando regreses. Está comprobado que mantener la caldera encendida entre estos parámetros optimiza el gasto en calefacción, ya que se evita el esfuerzo energético que supone volver a alcanzar la temperatura de confort desde un punto más bajo.
  • Comprueba que los radiadores calientan bien: para poder calentar bien la casa, es necesario purgar los radiadores al menos una vez al año. Se trata de eliminar el aire acumulado en el circuito de calefacción, de forma que el agua caliente se distribuya adecuadamente y llene los radiadores, evitando que estén más fríos por la parte superior y no rindan según su potencia total.
  • Pero, ¿cómo los purgo?: para conseguir retirar el aire sobrante en el circuito de calefacción, y evitar mal calentamiento de los radiadores y ruidos cada vez que el sistema se pone en marcha, los radiadores incorporan una válvula de purgado. Para utilizarla, recuerda que debes hacerlo con la caldera apagada durante al menos dos horas, utilizando un destornillador y un recipiente para recoger el agua, girando despacio el purgador para abrirlo y volver a cerrarlo cuando cese el silbido del aire acumulado dentro y comiencen a salir gotas de agua. Para hacerlo puedes solicitar ayuda a un profesional o, para que te resulte más sencillo, te presentamos un video-consejo:

Calefacción y aire acondicionado también con paneles solares

Los paneles solares se pueden usar también para tener calefacción y aire acondicionado, además del agua caliente habitual. Investigadores de las universidades Carlos III y Politécnica de Madrid plantean que también pueden proporcionar calor en invierno y frío en verano en las grandes oficinas. Su propuesta es incorporar captadores solares a un sistema de cogeneración por gas y máquina de absorción, lo que reduciría costes y emisiones de CO2.

Todavía son pocos, pero algunos centros comerciales y grandes estaciones, como la de Atocha en Madrid, cuentan con sistemas de trigeneración que producen electricidad, frío y calor. Un motor de gas genera la electricidad y el calor residual se aprovecha directamente en invierno para el circuito de calefacción o, en verano, para alimentar una máquina de absorción que enfría el agua del aire acondicionado.

Ahora ingenieros de la Universidad Carlos III (UC3M) y Politécnica (UPM) de Madrid han ideado un modelo que optimiza este sistema para reducir al máximo el gasto energético y las emisiones de CO2, y que, además, como novedad, puede incorporar captadores solares. El sistema, cuyos detalles se publican en la revista Applied Thermal Engineering, está pensado para complejos de oficinas.

Calefacción y climatización con energía solar
La idea es que parte de la calefacción en invierno y climatización en verano se atienda con energía solar
“La normativa obliga a colocar paneles solares en los edificios únicamente para atender la demanda de agua caliente sanitaria, pero en las oficinas apenas hay duchas ni cocinas, así que la idea es que parte de la demanda de calefacción en invierno y climatización –aire acondicionado– en verano se pueda atender con energía solar”, explica a SINC Pedro A. Rodríguez, profesor de la UC3M y autor principal del trabajo.

Para crear el modelo se han considerado los requerimientos energéticos de los edificios y los datos climatológicos mensuales –temperaturas e irradiación solar– del entorno de la Comunidad de Madrid. El sistema permite suministrar frío o calor según las necesidades particulares diarias de cada oficina, que pueden variar sobre todo en primavera y otoño.

Los investigadores aplican un ‘coeficiente de mérito’ como herramienta de decisión para ahorrar energía y operar la planta de trigeneración híbrida, que proporciona 1,7 MW de electricidad, 1,3 MW de calefacción y 2 MW de climatización. Se puede implantar en un parque de oficinas de 50.000 m2 unidas por dos anillos de un kilometro de longitud, para los circuitos de frío y calor, siguiendo el alcantarillado u otras líneas de servicio subterráneas.

Menos emisiones de CO2
“Esta solución híbrida aumenta el periodo de amortización –superior a 14 años– dado el coste de inversión de la planta solar, pero permite una mayor reducción en emisiones de CO2, de 1.527 T/año a 1.760 T/año, así como un ahorro en la energía primaria y una pequeña mejora en los beneficios anuales”, destaca Mª Carmen Rodríguez Hidalgo, investigadora de la UPM y coautora del trabajo.

La ingeniera recuerda que la necesidad de energía para calefacción y aire acondicionado de edificios en España “es primordial en el contexto de la hoja de ruta Europea hacia un medio ambiente sin emisiones de CO2, por lo que es altamente deseable un aumento de las redes de distrito para calefacción y climatización como la propuesta, muy escasas en nuestro país”.

¿Tienes tu casa preparada para la nieve? 4 consejos que no debes olvidar

Edificio de viviendas cubierto por la nieve.Han llegado las bajas temperaturas y previsión de nieve durante los próximos días en gran parte de la península. Según los datos registrados por Reparalia, empresa del cuidado del hogar, el número de llamadas por averías en los hogares aumentó en los últimos años hasta un 55% en época de nieves. En los inviernos de 2010 y 2011 tuvieron lugar dos fuertes temporales con un alto volumen de siniestros en todo el país. La llegada de los primeros copos de nieve obligan a acondicionar nuestros hogares para protegerlos del frío y evitar los problemas que se pueden ocasionar. Descubre cómo hacerlo, ¡prevenir es mejor que reparar!

Ante el temporal previsto, es aconsejable acondicionar las viviendas para combatir el frío, así como evitar posibles destrozos que pueda ocasionar la nieve. Por ello,

Aísla tu hogar para evitar las filtraciones

Durante un temporal, las puertas y ventanas son los principales focos de entrada de frío y nieve. Reparalia aconseja utilizar aislantes para las juntas, lo que ayudará a mantener una temperatura constante en el interior e impedir que se cuele el agua tras la descongelación. Además, es importante que solicites la ayuda de un profesional para examinar el tejado y arreglar todas las fisuras por las que pueda entrar la nieve. Las paredes exteriores de la vivienda tienen que estar bien aisladas para que no se formen grietas que puedan provocar humedades en el interior del hogar.

Protégete del frío

Las calderas más modernas tienen un termostato de protección contra heladas que se enciende automáticamente cuando la temperatura baja a niveles que provocarían el congelamiento de las tuberías. Por ello, es recomendable comprobar que funciona correctamente.

Aísla tus tuberías

Cuando las cañerías exteriores están expuestas a las bajas temperaturas, existe el riesgo de que se congelen. Para evitar que las tuberías estallen debido a la congelación, debes envolverlas en un material de espuma que aísle y refuerce, y que se puede adquirir en la mayoría de tiendas de bricolaje. Si vas a estar fuera de tu vivienda en época de frío y no vas a encender la calefacción durante un buen periodo de tiempo, es recomendable que drenes las tuberías para que el agua remanente no se congele y las rompa. Si tienes mangueras en el jardín, desconéctalas.

Evita acumulaciones de nieve el techo de la casa

Tras el temporal, la nieve acumulada en techos y rincones se convierte en hielo o se descongela, generando desbordamientos de agua y humedades en techo y paredes. En caso de que se produzca esta situación, Reparalia te recomienda pedir ayuda a un profesional para solucinarlo.

Si quieres leer más noticias como Aislar tu casa evita la mitad de las pérdidas de calor, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies