Cuidado en playa y piscinas, consejos sobre seguridad en el agua


Cuidado en playa y piscinas, consejos sobre seguridad en el agua

Disfrutar de un verano sin sobresaltos. Es lo que nos brindan los siguientes consejos sobre seguridad en el agua que nos recuerda CECU, prácticos y sencillos, para reducir los riesgos de sufrir un accidente en la playa o en la piscina. Especial atención con los más pequeños.


Con la llegada del verano, lógicamente, aumentan los riesgos de sufrir un percance o accidente en el agua. Playas y piscinas se convierten en uno de los lugares más buscados para paliar las altas temperaturas. Pero, cuidado, porque para disfrutar del verano, y del agua, sin contratiempos no hay que perder de vista ciertas medidas preventivas.

Consejos para evitar riesgos innecesarios

Respetar las indicaciones de los responsables

Ya sea en la piscina o en la playa, hay que respetar siempre las indicaciones de los responsables de la zona de baño (socorristas, vigilantes, monitores). Así, por ejemplo, en las playas hay que comprobar el color de la bandera; respletar las prohibiciones de baño en determinadas zonas de pantanos o lagos; y en los parques acuáticos no saltarse las indicaciones que limitan su uso por edad o altura.

Comprobar la profundidad del agua

Antes de saltar al agua, hay que comprobar siempre su profundidad. Y muy importante, asegurarnos de que no hay ningún otro usuario demasiado cerca como para caer encima. Si la zona de baño es de escasa profundidad, corremos el riesgo de golpearnos contra alguna roca o contra el fondo.

No perder de pista a los menores

Especial atención a los más pequeños, sobre todo si todavía no saben nadar. Hay que procurar que eviten jugar alrededor de la piscina.

Verificar que flotadores y manguitos cumplan las medidas de seguridad

Comprobar los flotadores y manguitos antes de utilizarlos. Es muy importante que cumplan con todas las medidas de seguridad exigidos por la Unión Europea. Así, dos señales que nos pueden alertar de que el flotador no cumple los requisitos es que incluya piezas pequeñas o que el tapón de la válvula antirretorno se separe con facilidad. Todo este tipo de productos deben estar debidamente etiquetas. Precisamente, los flotadores y otros productos de flotación son habituales en las listas de artículos retirados por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición por no complir los requisitos de seguridad exigidos. A través de su web podemos consultar las alertas de productos, actualizadas. Un consejo más: elige modelos que no estén fabricados con PVC. Otra advertencia respecto a los flotadores, y las colchonetas, y es que hay que evitar dejarlas en cualquier sitio en la playa, ya que pueden volar o introducirse mar adentro.

Colocar una valla alrededor de una piscina particular

En el caso de las piscinas particulares, por seguridad hay que colocar una valla alrededor para que los más pequeños no tengan libre acceso. Alrededor de la piscina es más seguro colocar pavimento antideslizante.

Asegurarse de que el parque acuático es seguro

Si este verano tenemos pensado acudir a un parque acuático, recuerda que, por ejemplo, hay que vigilar que las atracciones tengan elemento de apoyo para asegurar el rescate y asistencia en caso de accidente.

Respetas las indicaciones de baño

En zonas de lagos, pantanos o ríos hay que respetar las indicaciones de las zonas de baño habilitadas, y respetar las prohibiciones o señales de peligro. En estas zonas hay un mayor riesgo de corrientes, por ejemplo. Antes de saltar, comprobar la profundidad. Llevar un calzado adecuado.

Cuidado con los niños: entre 70 y 150 menores se ahogan cada verano

Playas, parques acuáticos, balsas, ríos… Año tras año se suceden entre 70 y 150 fallecimientos de menores ahogados. Cuando la solución está al alcance de los padres, es evidente la necesidad de vigilarles y de educar a los menores; cuando la responsabilidad es de los encargados de instalaciones, hay que hacer más por respetar las condiciones legales que favorezcan un baño seguro.

Desde la CECU se ofrecen algunas precauciones para las zonas de baño, sobre todo para evitar que estos trágicos datos se sigan repitiendo. Por tanto, sería interesante observar y tener en cuenta las siguientes cuestiones:

No dejar nunca solos a los niños: si no saben nadar, deben llevar puesto un dispositivo (flotador, manguitos…) adaptado a su edad y que cumpla con los requisitos de seguridad exigidos por la Unión Europea. Los flotadores deben contar con una válvula antirretorno, cuyo tapón no pueda separarse fácilmente y no incluir piezas pequeñas que los niños puedan tragarse. Deben llevar un etiquetado completo en castellano, con las advertencias obligatorias y correspondientes. Es preferible que el artículo no contenga PVC.

Comprobar la profundidad de la piscina antes de introducirse en el agua. Vigile también que el niño, al tirarse a la piscina, no caiga sobre otros niños y evite que jueguen a darse empujones o correr alrededor de la misma.

Está prohibida la existencia de palancas de salto, deslizadores y trampolines en todas las piscinas que no estén dedicadas a competición o bien destinadas a ese uso concreto. Si dispone de una piscina particular, es recomendable poner una valla o algún sistema que impida que los niños accedan a ella si no están acompañados o puedan caer dentro accidentalmente.

En las playas es importante verificar el color de la bandera, que nos avisa de la peligrosidad de las aguas (Verde-apta; Naranja-precaución; y Roja-peligro, no bañarse).

En el caso de ríos, lagos, pantanos… es conveniente preguntar antes a las autoridades municipales sobre la seguridad a la hora de bañarse y tener especial cuidado con las corrientes. Parques acuáticos

Existen unos requisitos básicos que han de reunir este tipo de atracciones para pasarlo bien y sin ningún percance, como que  las atracciones del parque acuático deben estar construidas de forma que su correcta utilización no comporte peligro al usuario. Las características de las instalaciones deben tener por objeto prevenir accidentes y evitar cualquier riesgo sanitario.

El parque también deberá contar con número suficiente de personal especializado con titulación adecuada y oficial que desempeñe las labores de vigilancia y de auxilio a los visitantes si es necesario y, en concreto, con socorristas que tengan los conocimientos suficientes en materia de salvamento y prestación de primeros auxilios. El personal tiene que informar a los usuarios de la correcta utilización de las instalaciones y deberá haber una adecuada asistencia sanitaria debidamente señalizada y con una dotación de equipo sanitario mínimo.

Vallas y barandillas que protegen a los menores de caerse

La Confederación de Consumidores y Usuarios se hace eco de un estudio llevado a cabo por ANEC (Asociación Europea de Consumidores para la Normalización), entidad de la que CECU es miembro, en el que se manifiesta que las vallas de las piscinas y las barandillas de las terrazas y balcones son ineficaces a la hora de impedir que los niños las escalen.

El objetivo del estudio era valorar la efectividad de distintos diseños de vallas y barandillas a fin de prevenir posibles accidentes y los datos mostraron que las barandillas de barras verticales con una altura de entre 110 y 120 cm. pueden ser escaladas por la mitad de los niños de entre 4 y 6 años en menos de 30 segundos. La barandilla más eficaz fue la de 120 cm. de altura con cierto ángulo de inclinación hacia el niño, que no pudo ser superada por el 90%.

Dado que esta época es especialmente dada a disfrutar en familia en piscinas, terrazas y balcones, CECU quiere hacer hincapié en algunos aspectos para hacerlo de manera segura:

• Los barrotes de las vallas o barandillas en puertas, ventanas y balcones no deben tener una separación mayor de 12 cm. para evitar que los niños introduzcan el cuerpo entre ellos.

• Las barandillas de los balcones y las vallas de las piscinas deben tener una altura mínima de 120 cm., siendo aconsejable que tengan un cierto ángulo de inclinación hacia el niño y que no incorporen elementos de vidrio o cristal.

• Se debe evitar la proximidad a la barandilla de objetos a los que puedan subirse los niños, como mesas, banquetas, jardineras, maceteros y otros elementos decorativos.

• Hay que tener en cuenta que las mallas de protección y las mosquiteras no evitan posibles caídas de los más pequeños.

Consejos para los usuarios de piscinas sobre seguridad e higiene

Las piscinas de uso público deben cumplir una normativa dispuesta en cada caso por la comunidad autónoma pertinente. Por este motivo, los usuarios deben estar informados tanto de sus derechos como de sus obligaciones sobre las medidas de seguridad e higiene de estos recintos, así como de la vía para la tramitación de reclamaciones.

Dentro de las medidas que deben cumplir las instalaciones está que la piscina o vaso recreativo o de chapoteo el espacio disponible para cada usuario, deberá ser de dos metros cuadrados de superficie de agua y tres en el caso de las piscinas cubiertas.

En cuanto a los aseos, su limpieza deberá efectuarse tan frecuentemente como sea necesario para evitar riesgos sanitarios. Se establece además que los baños deben limpiarse al menos una vez al día y disponer en todo momento de papel higiénico, toallas monouso, dosificador de jabón y agua corriente. Por otra parte, los usuarios también deben en cuenta que tienen que ser responsables en cuanto a su higiene, limpieza y prestar atención al cuidado de niños o personas dependientes.

Decálogo de recomendaciones para los usuarios de piscinas:
1. La piscina y su agua, los aseos, vestuarios y el resto de las instalaciones, deben estar en perfectas condiciones higiénico-sanitarias. Los vestuarios y aseos deben estar bien ventilados y ser de material impermeable, liso y no resbaladizo, con paredes y suelos redondeados que permitan un completo y fácil lavado.

2. Los mareos y cortes de digestión son relativamente frecuentes en las piscinas, por lo que es conveniente esperar un tiempo después de comer y no cometer imprudencias que pudieran poner en peligro nuestra salud (un baño frío repentino después de un ejercicio violento o después de un acaloramiento).

3. Las piscinas públicas deben disponer de un botiquín de urgencia. Asimismo, debe haber una enfermería en las de aforo igual o superior a 450 personas y al menos un socorrista en las que tengan una superficie de agua de entre 200 y 500 metros cuadrados. A partir de esta superficie habrá un socorrista más por cada 500 metros cuadrados.

4. Debe haber al menos tantos salvavidas como escalerillas, nunca menos de dos. Deberán situarse en lugar visible y de fácil acceso para los bañistas.

5. No es conveniente entrar en la piscina si se padece o se ha padecido recientemente alguna enfermedad infecciosa. Tampoco deben introducirse en el agua personas con heridas, tiritas, infecciones en la boca, pelo sucio y, en general, cualquier infección cutánea. Hay que ducharse antes del baño.

6. Está prohibida la entrada al recinto de personas calzadas o en ropa de calle. Conviene utilizar unas chanclas playeras, ya que muchos de los hongos y herpes contraídos en los pies suelen venir por ir descalzos sobre el suelo sucio.

7. Si se tiene el cabello largo, conviene utilizar gorro de baño para evitar que se desprendan pelos que puedan molestar a otros bañistas.

8. Los alimentos no deben ser consumidos en el recinto de la piscina ni se deben arrojar desperdicios.

9. Si va acompañado de niños, présteles atención para evitar riesgos.

10. Si sufre algún problema y no le atienden correctamente, solicite una hoja de reclamaciones y, si en el plazo de diez días no obtiene respuesta o ésta no es satisfactoria, acuda a FACUA, donde le asesorarán sobre sus derechos y la tramitación de su denuncia.

FACUA- Córdoba ha elaborado este decálogo en relación a la normativa legal que regula lo relacionado con las piscinas, y que data del año 1999 (publicado en el BOJA nº 36 de 1999. Disposiciones Junta de Andalucía, Decreto 23/1999, de 23 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Sanitario de las Piscinas de Uso Colectivo). La asociación de consumidores no considera esta normativa del todo positiva, puesto que en la misma no se introdujeron medidas concretas encaminadas a la eliminación de barreras arquitectónicas, si bien es cierto que de la prohibición de la entrada de animales a las piscinas se excluyeron a los perros guías para invidentes.

FACUA Córdoba valora negativamente que en dicha normativa los vestuarios sólo se mencionen de pasada sin hacer referencia a su carácter individual, su capacidad o infraestructura. Tampoco se menciona en la normativa la disposición de taquillas para guardar los objetos personales ni guardarropa común y vigilado, ni sobre la instalación de grifos con cierre automático que permitan el ahorro de agua.

Bañarse en una simple piscina puede acabar en tragedia: consejos de seguridad para niños, uso de flotadores y otras 4 recomendaciones

La seguridad en las piscinas es clave, sobre todo si se trata de instalaciones privadas en las que no siempre se cuenta con la certeza de contar con un profesional socorrista que esté pendiente sobre todo de los más pequeños. No obstante y a pesar de las precauciones, cada verano ya sea en piscinas públicas como privadas hay que lamentar desgracias. Y aunque en muchas ocasiones la solución está al alcance de la mano, año tras año se siguen produciendo accidentes y, por desgracia, ahogamientos en piscinas de todo tipo. Para evitar que estos trágicos datos se sigan repitiendo, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) recuerda que hay tener en cuenta las siguientes recomendaciones para mejorar la seguridad:

– Seguridad infantil: hay que supervisar siempre a los niños y nunca dejarlos solos. También hay que evitar que jueguen a darse empujones o a correr alrededor de la piscina. Si los niños no saben nadar deben llevar puesto un dispositivo (flotador, manguitos…) adaptado a su edad y que cumpla con los requisitos exigidos por la Unión Europea.

Los flotadores deben contar con una válvula antirretorno cuyo tapón no pueda separarse fácilmente y no incluir piezas pequeñas. Todos los años, el Instituto Nacional del Consumo retira mediante su Red de Alerta algún dispositivo de flotación por presentar problemas de seguridad. Además, estos artículos deben llevar un etiquetado completo en castellano, con las advertencias correspondientes y se deben leer esas instrucciones con detenimiento. Es preferible que el artículo no tenga PVC.

En todo tipo de piscinas es fundamental que el pavimento alrededor de la misma no sea deslizante. En este sentido, muchos usuarios de piscinas públicas han denunciado a CECU la existencia de suelo muy resbaladizo en algunas de ellas que provocan caídas y heridas de forma habitual.

· Comprobar la profundidad de la piscina antes de introducirse en el agua y observar si hay otros usuarios cerca para no caer sobre ellos, así como otros consejos básicos para bañarse.

· Está prohibida la existencia de palancas de salto, deslizadores y trampolines en todas las piscinas que no estén dedicadas a competición o bien destinadas a ese uso concreto.

· Si dispone de una piscina particular, es recomendable poner una valla o algún sistema que impida que los niños accedan a ella si no están acompañados. Un estudio de ANEC (Asociación Europea de Consumidores para la Normalización) recuerda que las vallas de las piscinas suelen ser ineficaces para impedir que los niños las escalen. Los datos mostraron que las barandillas de barras verticales con una altura de entre 110 y 120 cm. pueden ser escaladas por la mitad de los niños de entre 4 y 6 años en menos de 30 segundos. La barandilla en piscinas más eficaz fue la de 120 cm. de altura con cierto ángulo de inclinación hacia el niño, que no pudo ser superada por el 90%.

Cumpliendo con las necesidades de seguridad
Protege a los niños: valla el perímetro de la piscina para impedir el paso a los más pequeños. En este sentido es aconsejable que las puertas se cierren por sí solas.

Cubre la piscina: con una lona homologada, que pueda soportar el peso de un adulto.

Equipo de salvamento: procura tener un botiquín y materiales de salvamento cerca de la piscina.

Higiene: lleva un control de la higiene y la calidad del agua de la piscina.

Consejos veraniegos para bañarse en playas y entornos acuáticos con seguridad

Durante el 2010 se ahogaron 432 personas en España. Otras 478 tuvieron que ser hospitalizadas por accidentes acuáticos. Y en en 2011 ingresaron siete personas con lesión medular por zambullida en el Hospital Nacional de Parapléjicos.

Por ello, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el marco de las recomendaciones de cara al período estival, pone a disposición de los ciudadanos la guía-cómic «Disfruta del agua y evita los riesgos» para prevenir lesiones graves en el medio acuático. El objetivo es recordar a la población las medidas que deben tomar para evitar situaciones que pueden poner en riesgo su salud y animar a adoptar una conducta segura para disfrutar de las actividades en el agua durante el verano.

La guía-cómic ‘Disfruta del agua y evita los riesgos’, editada por el Ministerio, está dirigida, principalmente, a los niños y niñas y a los adultos responsables de su cuidado. Su objetivo es advertir de los riesgos de sufrir lesiones en los distintos entornos acuáticos y recomendar las conductas de seguridad que se deben adoptar para evitarlos.

Estos son algunos de los mensajes contenidos en la guía:

Respetar las normas de seguridad y bañarse en zonas vigiladas por socorristas.

– Los padres, madres y cuidadores deben vigilar atentamente a los menores cuando están en el agua o jugando cerca de ella.

– El ahogamiento se produce de forma rápida y silenciosa, la mayoría de las veces la víctima se pierde de vista solo unos minutos.

– Muchos ahogamientos se producen en el entorno familiar: bañeras, piscinas privadas y piscinas hinchables. Un bebé puede ahogarse en pocos centímetros de profundidad.

– La mejor medida de seguridad en las piscinas privadas es el cercado perimetral de la piscina, aislándola de la vivienda y con una altura de 1,2 metros de altura y que no sea posible escalar.

– En la playa, hay que tener en cuenta el significado de las banderas y respetarlas.

Tirarse de cabeza desde balcones, árboles, o puentes o en zonas con poca profundidad puede provocar una lesión grave en la cabeza o en la espalda.

– Es necesario que los niños avisen a sus cuidadores cuando se vayan a meter en el agua y se bañen siempre acompañados.

Bañarse de noche o tras haber bebido alcohol es muy arriesgado, y el alcohol disminuye la capacidad de reacción ante el peligro. También el consumo de alcohol por los adultos responsables del cuidado de niños puede relajar la vigilancia.

– Si los pequeños aún no saben nadar deben usar chaleco salvavidas si se meten en el agua o van a estar jugando cerca de ella.

– Aunque sepan nadar, también deben usar el chaleco salvavidas cuando practiquen deportes acuáticos.

Ahogados en España
En España, durante el año 2010, tuvieron que ser ingresadas en un hospital a consecuencia de un conato de ahogamiento un total de 478 personas, de las cuales 324 fueron hombres (el 68 por ciento). En el mismo período fallecieron 432 personas a consecuencia de un ahogamiento por sumersión (el 77 por ciento varones), de acuerdo con los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los traumatismos craneoencefálicos pueden tener graves repercusiones tanto para el afectado como para su familia, y en algunos casos pueden ocasionar la muerte. En 2010, cuatro personas de entre 30 y 34 años fallecieron por esta causa.

Cada año fallecen por ahogamiento en Europa, más de 5.000 menores de 19 años. Los conatos de ahogamientos también provocan secuelas graves, ya que algunas de las personas que sobreviven a estos accidentes padecen un daño cerebral permanente.

Evitar lesiones por zambullidas
A la hora del baño, es aconsejable evitar los riesgos que representan las zambullidas. Los expertos recomiendan sencillos consejos que minimizan este peligro:

1. No se lance al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad o desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras, ramas o exceso de bañistas.

2. Compruebe con cuidado la profundidad del agua antes de sumergirse y evite bucear o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos.

3. Introdúzcase en el agua lentamente o tírese de pie varias veces antes de hacerlo de cabeza. En ese caso, recuerde que los brazos deben situarse en prolongación del cuerpo para proteger el cuello y la cabeza. Sobre todo hay que comprobar que la profundidad mínima sea de un metro y medio.

4. Si se produce un accidente, y ante la necesidad de traslado, hay que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando los vehículos utilitarios particulares.

En nuestro país se producen casi 1.000 lesiones medulares cada año. Un alto porcentaje se debe a accidentes de tráfico, pero una parte importante y evitable se produce por actividades deportivas y de ocio. En 2011, siete personas ingresaron en el Hospital Nacional de Parapléjicos (Toledo) como consecuencia de una lesión medular producida por una zambullida. El perfil de los afectados es de un joven de edad inferior a 30 años. Julio, agosto y septiembre son los meses que registran más accidentes por zambullidas.

Primeras dudas sobre si el agua de las piscinas públicas puede ser cancerígena

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Córdoba ha comprobado por primera vez el paso de contaminantes, posiblemente cancerígenos, al organismo de usuarios y trabajadores de piscinas públicas. Concretamente, los químicos de la UCO han detectado en orina la presencia de ácidos halocéticos, subproducto de la reacción de la materia orgánica con los productos de desinfección del agua. Estos contaminantes aparecen entre 20 y 30 minutos después del baño y se eliminan a través de la orina 3 horas después.

Los usuarios de las piscinas se exponen a la ingestión e inhalación de diversos componentes tóxicos, probablemente cancerígenos- según investigaciones del profesor Michael J. Plewa de la Universidad de Illinois-, tal y como ha podido comprobar por primera vez un equipo de científicos de la Universidad de Córdoba. En un estudio publicado por la prestigiosa revista Environmental Science & Technology, que publica la American Chemical Society, el equipo cordobés ha demostrado que los ácidos halocéticos (HAAs) – subproductos que aparecen por la reacción de la materia orgánica con los habituales productos de limpieza y saneamiento de este tipo de instalaciones- llegan al organismo de nadadores y empleados por la ingestión de agua (en el 90% de los casos), y por otras vías desconocidas hasta ahora: la inhalación y la absorción por la piel.

La investigación, dirigida por la profesora de Química Analítica Mercedes Gallego y la investigadora María José Cardador del grupo ‘Análisis cromatográfico de contaminantes’, estudió la presencia de los 9 HAAs existentes en 49 usuarios y trabajadores durante más de un año y concluyó que estos contaminantes aparecen en el organismo entre 20 y 30 minutos después de la exposición a los mismos y se eliminan a través de la orina 3 horas después. Además, las investigadoras detectaron también que la concentración de los contaminantes era 4 veces superior en los nadadores que en los empleados y más probable en los niños que en los adultos.

Los ácidos halocéticos aparecen cuando el cloro usado habitualmente en la desinfección del agua reacciona con otros componentes presentes en las piscinas (restos de orina, cabellos, etc.). Las autoridades sanitarias europeas y norteamericanas regulan su presencia sólo en el agua potable que distribuyen los servicios de suministros en las ciudades. Hasta ahora se desconocía cómo llegaban los HAAs al organismo y cómo éste los eliminaba. El estudio de la Universidad de Córdoba, seleccionado por la American Chemical Society como una de las investigaciones más relevantes del año (un resumen de la misma la han enviado a más de 2.500 revistas especializadas del mundo), abre una nueva línea de investigación recibida con bastante interés por la comunidad científica internacional.

Cumpliendo con las necesidades de seguridad
Protege a los niños: valla el perímetro de la piscina para impedir el paso a los más pequeños. En este sentido es aconsejable que las puertas se cierren por sí solas.

Cubre la piscina: con una lona homologada, que pueda soportar el peso de un adulto.

Equipo de salvamento: procura tener un botiquín y materiales de salvamento cerca de la piscina.

Higiene: lleva un control de la higiene y la calidad del agua de la piscina.

La mitad de los españoles quiere prohibir fumar en playas y piscinas

Según una encuesta de TripAdvisor, tirar basura, sacudir la toalla de arena cerca de otros bañistas y la música alta se consideran las peores faltas de protocolo en la playa. Además, más de un 40% de españoles cree que debería haber una zona nudista en las piscinas.

Música alta, niños, «vecinos» de toalla demasiado próximos, basura, tabaco, alcohol,… ¿cuántas veces una experiencia que debería ser relajante, como ir a la playa o a la piscina, se ha convertido en un suplicio? Lo cierto es que no todo el mundo respeta las normas, escritas o no. Rara vez se cumple el protocolo de piscina y playa, opina concretamente un 61% de los cerca de 700 españoles encuestados por TripAdvisor, la mayor web de viajes del mundo. En este análisis realizado para estudiar el comportamiento de los usuarios de piscinas y playas en verano, además, se concluye que el 52% prohibiría fumar en ambos lugares. No obstante, el tabaco no se considera de lo más molesto: tirar basura, sacudir la arena de la toalla sobre otros o la música alta destacan como lo peor en la playa, comportamientos a los cuales se suma escupir agua mientras se nada en la piscina.

Para evitar algunas situaciones incómodas, más del 60% de los encuestados opina que deberían habilitarse zonas sin animales tanto en playas como en piscinas, así como zonas sin niños (25% en playas y 36% en piscinas). Asimismo, un 43% estaría a favor de implementar zonas nudistas en las piscinas públicas. Y es que este tipo de prácticas se ve cada vez con mayor naturalidad. Incluso al 78% de los bañistas le es indiferente que se practique top-less tanto en piscinas como en playas.

Con el verano y el calor llegan las playas saturadas y colas en los accesos a piscinas públicas, y esto lleva a otra gran práctica anti-protocolaria: la reserva de espacio dejando toalla y pertenencias a primera hora. De hecho, casi el 60% de los españoles considera que es una muy mala costumbre y no lo hace, mientras que un 30% reconoce que lo hace solamente cuándo es imprescindible. Asimismo, en referencia al espacio vital del bañista, el 46% cree que la distancia mínima aceptable para sentarse junto a un desconocido en la playa o piscina es más de un metro.

Los británicos, los menos respetuosos
Según los datos arrojados por la encuesta, los españoles consideran que los europeos menos respetuosos en la piscina o la playa son los británicos (16%), mientras que dentro de nuestras fronteras opinan que son los andaluces los que menos cumplen las reglas (14%), seguidos de madrileños, con un 10%, y catalanes en tercer lugar, con un 4%. Con respecto a las edades menos respetuosas con el protocolo y las normas en piscinas y playas, según el 55% serían los adolescentes de entre 13 y 20 años.

Si quieres leer más noticias como Cuidado en playa y piscinas, consejos sobre seguridad en el agua, te recomendamos que entres en la categoría de Viaje.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp