Es mentira que comer chocolate engorda, encima elimina grasas


Es mentira que comer chocolate engorda, encima elimina grasas

Cuanto más chocolate, menos grasa corporal, es decir, es mentira que comer chocolate engorda, según investigadores de la Universidad de Granada que han desmontado científicamente la vieja creencia de que comer chocolate engorda. Es más, un alto consumo de chocolate está asociado a niveles más bajos de grasa en todo el cuerpo, independientemente de si se practica o no actividad física o de la dieta que se siga.

El estudio

La revista Nutrition publica esta semana un trabajo que analiza cómo influye el consumo de chocolate en los niveles de grasa total (la grasa acumulada en todo su cuerpo) y central (abdominal). La conclusión desmonta la creencia popular de que comer chocolate engorda, tras analizar adolescentes que participaron en el estudio HELENA (Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence) sobre hábitos alimentarios de los jóvenes de nueve países europeos, entre ellos España.

Los resultados

Los resultados, en el que participaron 1.458 adolescentes de entre 12 y 17 años, mostraron que un mayor consumo de chocolate se asoció con niveles más bajos de grasa total y central, según lo estimado por el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa corporal (obtenido a partir de plicometría e impedancia bioeléctrica, dos técnicas de medición) y el perímetro de cintura.

Es importante destacar que estos datos fueron independientes del sexo, la edad, la madurez sexual, la ingesta energética total, la ingesta de grasas saturadas, fruta y verdura, el consumo de té y café, y la actividad física de los participantes.

El chocolate es un alimento rico en flavonoides

Como explica la autora principal de este artículo, Magdalena Cuenca García, aunque el chocolate está considerado como un alimento con un alto aporte energético (al ser rico en azúcares y grasas saturadas), “recientes estudios realizados en adultos sugieren que su consumo se asocia con un menor riesgo de trastornos cardiometabólicos”.

De hecho, el chocolate es un alimento rico en flavonoides (especialmente catequinas), que proporcionan múltiples propiedades saludables: “Es un gran antioxidante, anti-trombótico y anti-inflamatorio, tiene efectos anti-hipertensivos y puede ayudar a prevenir la cardiopatía isquémica”.

Asimismo, otro estudio de carácter transversal desarrollado en adultos por científicos de la Universidad de California (EE UU) observó que una mayor frecuencia en el consumo de chocolate también se asocia con un menor índice de masa corporal. Además, estas cifras se confirmaron en un estudio longitudinal en mujeres que siguieron una dieta rica en catequinas.

Según los expertos, este efecto podría deberse, en parte, a la influencia de las catequinas sobre la producción de cortisol y la sensibilidad a la insulina ambas, relacionados con el sobrepeso y la obesidad.

No solo importa el impacto calórico

Los científicos de la UGR han querido ir más allá, y analizar lo que ocurre con el consumo de chocolate en una edad tan crítica como la adolescencia. El estudio contempla un número elevado de medidas corporales, una medida objetiva de la actividad física y un detallado registro dietético.

Los autores destacan que el impacto biológico de los alimentos no debe ser evaluado solo en términos calóricos. “Las investigaciones epidemiológicas más recientes están centrando su atención en estudiar la relación entre determinados alimentos y los factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas, incluyendo el sobrepeso o la obesidad”.

Con todo, los investigadores insisten en la necesidad de ser moderados en el consumo de chocolate. “En cantidades moderadas, el chocolate puede ser bueno, como ha demostrado nuestro estudio. Pero un consumo excesivo resulta, sin duda, perjudicial. Como se suele decir: demasiado de algo bueno, ya no es bueno”.

Los científicos apuntan que sus hallazgos “tienen también importancia desde el punto de vista clínico, ya que contribuyen a entender los factores que subyacen en el control y mantenimiento del peso óptimo”.

El chocolate es bueno para la memoria

El chocolate es bueno para la memoria

Nuevas investigaciones aseguran que el chocolate es bueno, tanto como que dos tazas de chocolate diarias ayudan a mantener un cerebro sano, sobre todo entre los mayores. El estudio de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (EE UU), publicado en la última edición de la revista Neurology, realizado un experimento con 60 personas de una edad media de 73 años –sin indicios de demencia– para conocer los efectos del chocolate caliente en su cerebro.

El estudio

Los participantes en el trabajo de las instituciones estadounidenses bebieron dos tazas de chocolate por día durante 30 días, siendo este el único chocolate que podían consumir durante ese período, y se les sometió a pruebas y ensayos sobre sus habilidades de memoria.

«Hemos avanzado en el conocimiento del flujo sanguíneo en el cerebro y su efecto en las capacidades de memoria. A medida que las diferentes áreas necesitan más energía para realizar sus tareas, también necesitan un mayor flujo de sangre. Esta relación, llamada ‘acoplamiento neurovascular’ puede desempeñar un papel importante en enfermedades como el alzhéimer», afirma Farzaneh A. Sorond, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard que lidera el estudio y miembro de la Academia Americana de Neurología.

Los resultados

De los 60 participantes, 18 mostraban un flujo sanguíneo disminuido al comienzo del estudio. Estos sujetos tuvieron una mejoría del 8,3% en el flujo de sangre al finalizar el experimento –en las áreas del cerebro que se trabajaron–. Sin embargo, no se apreciaron mejorías para aquellos individuos que empezaron con un flujo sanguíneo normal.

El chocolate es bueno para el flujo sanguíneo y por los antioxidantes

“Las personas con problemas de flujo sanguíneo lograron mejoras en sus tiempos en una prueba de memoria, con puntuaciones que pasaron de 167 segundos al inicio del estudio a 116 segundos al finalizar. En las personas con un flujo sin alterar no hubo cambios”, señala la investigación.

Un total de 24 participantes se sometieron a una resonancia magnética del cerebro para buscar pequeñas áreas con daño cerebral. Dichas exploraciones revelaron que las personas con flujo sanguíneo disminuido también eran más propensas a tener estas áreas dañadas.

También es muy interesante: Chocolate contra el cáncer de colon
La mitad de los participantes en el estudio recibieron chocolate caliente rico en el antioxidante flavanol, mientras que la otra mitad recibió chocolate pobre en este compuesto natural. No hubo diferencias entre los dos grupos.

«Se necesitan más estudios para probar el vínculo entre el cacao y la mejora en los problemas de flujo sanguíneo y del deterioro cognitivo, pero este es un primer paso importante que podría orientar futuros trabajos», subrayó Paul B. Rosenberg, de la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore (EE UU).

Los huevos de Pascua pueden ser buenos para la salud

Los huevos de Pascua pueden ser buenos para la salud

El chocolate, como el que contiene los huevos de Pascua, puede tener efectos beneficiosos para su salud, al menos en cantidades pequeñas, según ha demostrado un estudio publicado hoy on line en el European Heart Journal. Tomar un trozo pequeño de chocolate al día puede ayudar a reducir la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular. El cacao de los huevos de pascua reduce el estrés oxidativo y favorece la función vascular.

Huevos de Pascua, buenos por el chocolate

Investigadores alemanes efectuaron un seguimiento mínimo de diez años de 19.357 individuos, con edades comprendidas entre 35 y 65 años, y descubrieron que los individuos que consumían una cantidad mayor de chocolate (una media de 7,5 gramos al día) presentaban una menor presión arterial y un 39% menos de riesgo de cardiopatía e ictus que los que consumían una cantidad menor (una media de 1,7 gramos al día).

Huevos de Pascua«Si los que toman la cantidad mínima de chocolate aumentan su ingesta en seis gramos diarios -el equivalente a menos de un cuadrado de una pastilla pequeña de 100 gramos-, cabe esperar que el número de cardiopatías e ictus por cada 10 000 individuos se reduzca en diez años en 85″, explica Brian Buijsse, responsable de la investigación y especialista en el Instituto de Nutrición Humana de Nuthetal (Alemania).

Calorías

No obstante, el experto avisa de la importancia de no aumentar el número total de calorías consumidas ni reducir el consumo de comida sana. «Pequeñas cantidades de chocolate pueden ayudar a prevenir cardiopatías, pero sólo si sustituyen a otros alimentos ricos en energía, como los snacks, a fin de mantener un peso corporal estable», añade.

Los investigadores clasificaron a los participantes en cuatro grupos en función de su consumo de chocolate. A lo largo de los ochos años de estudio, se dieron 166 casos de cardiopatías (de los cuales 24 resultaron mortales) y 136 de ictus (de los cuales 12 resultaron mortales). Los resultados muestran que los individuos que pertenecían al cuartil superior presentaron un 27% menos de riesgo de cardiopatía y casi la mitad (un 48%) de padecer ictus, si se comparaba con los del cuartil inferior.

Se observó que el consumo de chocolate al principio del estudio conllevaba una menor presión arterial, lo que explicaba que hubiera un 12% menos de riesgo de sufrir cardiopatías o ictus. Es más, los individuos del cuartil superior presentaban aún un riesgo tres veces menor (un 32%).

«Teniendo en cuenta estos y otros efectos saludables del cacao, comer chocolate resulta ahora más tentador. Es posible que se considere introducir pequeñas cantidades de chocolate en dietas diseñadas para impedir enfermedades cardiovasculares pero, para ello, es necesario más estudios», concluyen los autores.

El mejor, el chocolate negro

«Las investigaciones científicas básicas han demostrado de manera convincente que el chocolate, el negro en especial, reduce el estrés oxidativo y favorece la función vascular, así como la actividad de las plaquetas», afirma Frank Ruschitzka, director de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca y Transplante en el Hospital Universitario de Zurich (Suiza).

Aunque aún es necesario llevar a cabo muchas más investigaciones, se piensa que los flavonoles del cacao son los responsables de que el chocolate tenga un efecto positivo sobre la presión arterial de los individuos, así como en su salud cardiaca. Y puesto que el chocolate con mayor porcentaje de cacao es el negro, es éste el que aporta las mayores ventajas.

«Los flavonoides mejoran la biodisponibilidad del óxido nítrico en las células que recubren la pared interna de los vasos sanguíneos», apunta Buijsse. «El óxido nítrico favorece la función de las plaquetas, la sangre se vuelve menos viscosa y los leucocitos no se adhieren con tanta facilidad al endotelio vascular».

Eso sí, los expertos advierten que antes de apresurarse a introducir chocolate negro en la dieta, es importante tener en cuenta que 100 gramos contienen aproximadamente 500 calorías, por lo que quizá se debería reducir la ingesta de otro tipo de alimentos para evitar aumentar de peso.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies