Esto hay que tener en cuenta antes de contratar un seguro médico privado

Contratar el seguro médico privado

¿Estás pensando en contratar un seguro de salud privado? La opción de elegir la sanidad privada como complemento de la sanidad pública está ganando cada vez una mayor popularidad.

Sin embargo, contratar un seguro médico privado y hacerlo bien, requiere tener en cuenta una serie de aspectos de forma previa a lanzarte a contratarlo. No todos los seguros privados cubren las mismas cosas ni ofrecen los mismos servicios.

En este artículo te contamos qué aspectos debes tener en cuenta antes de contratar un seguro de salud privado para que se ajuste a tus necesidades.

¿Qué estas buscando?

Uno de las primeras cuestiones que tienes que plantearte es qué tipos de servicios vas a necesitar. Existen muchos tipos de seguros médicos privados que cubren diferentes especialidades.

Por este motivo lo primero que hay que saber ante de contratar cualquier seguro médico privado es qué servicios va a ofrecerte y si vas a hacer uso de ellos.

Por norma general la mayoría de los seguros médicos privados cuentan con servicios de atención primaria, es decir, de medicina general como enfermería y pediatría y una serie de especialidades (reumatología, digestivo, neurología, rehabilitación, obstetricia…)

Es importante antes de decidirte por un seguro u otro que compruebes que servicios se incluyen en la póliza del seguro.

Tipos de seguro según el pago

Existen tres tipos de seguro en función de la forma en la que se pagan. Este hecho va relacionado de forma directa al tipo de uso que vas a hacer del seguro.

Seguros con copago

¿Vas a utilizar el seguro de forma muy esporádica? ¿Sólo ante situaciones muy puntuales? Quizá te interesen los seguros con copago.

De los tres tipos, los seguros con copago son los que cuentan con una cuota mensual más barata. Pero, cada vez que vayas a hacer uso de un servicio concreto del seguro vas a tener que pagar una parte proporcional del servicio, por eso se denomina copago. Tendrás que pagar una cuota por cada vez que hagas uso del servicio. Esta cuota añadida depende de la compañía con la que tengas el seguro contratado.

Por eso es fundamental que te plantees si vas a hacer un uso habitual del seguro o no. Este tipo de seguros salen rentables en aquellos casos en los que se hace uso de ellos de forma puntual.

Seguros sin copago

Los seguros privados sin copago son los que están dirigidos a personas que van a hacer un uso habitual y frecuente de los servicios. La principal diferencia con los seguros de copago es que en este tipo de seguros la cuota mensual es más alta pero no tienes que pagar nada por hacer uso de los servicios.

En las pólizas de seguros sin copago se incluyen todos los servicios médicos. Lo único que tienes que pagar es la cuota mensual prefijada.

Seguros contrareembolso

Como su nombre indica, en los seguros contrareembolso es el cliente el que paga la totalidad del precio por los servicios médicos que demanda y de forma posterior se le hace el reembolso de la cantidad que corresponda, que suele ser entre el 70 y el 100%.

La diferencia con los seguros anteriores es que en este caso además de la cuota mensual, cada vez que hagas uso de un servicio concreto deberás de pagar la cantidad exigida por el servicio y de forma posterior obtendrás la cantidad que te corresponda.

La ventaja de este tipo de seguros es que puedes acudir al médico que quieras independientemente de que tenga acuerdos o no con la compañía de seguros con la que tengas el contrato.

Periodos de carencia

Los periodos de carencia es el tiempo obligatorio que hay que esperar desde que contratas un seguro médico privado hasta que puedes hacer uso de sus servicios.

La finalidad de los periodos de carencia es evitar que las personas se den de alta para hacerse una prueba concreta y se den de baja de forma inmediata.

Depende del servicio del que quieras hacer uso, tendrás que tener en cuenta unos periodos de carencia diferentes. Los tiempos de espera más altos son los de las mujeres embarazadas de cara al parto y postparto que suelen variar en función de la compañía entre los 6 y los 10 meses.

Por este motivo es fundamental que tengas en cuenta a la hora de contratar un seguro privado los periodos de carencia. Si te urge hacerte un prueba concreta y vas a contratar un seguro de salud para ya tenerlo para futuras ocasiones, mira bien cuál es el periodo de carencia para hacerte esa prueba concreta.

Coberturas

Las coberturas de los seguros de salud privado a rasgos generales son de atención primaria y medicina general como pediatría o enfermería además de las diferentes especialidades como rehabilitación, neurología, digestivo, reumatología…

Aunque además de las especialidades que puedan llegar a cubrir los seguros, hay otros aspectos fundamentales a la hora de contratarlo:

¿Cubre la hospitalización?

Depende del tipo de seguro. Si no cubre la hospitalización será la persona la que debe asumir los gastos de estancia en el centro y los tratamientos. Es un punto fundamental porque las estancias en hospitales suelen ser caras.

¿Hay límites de las sesiones de terapia?

Si estás acudiendo a sesiones de una terapia concreta, tienes que analizar detenidamente este punto. Imagina que estás en pleno tratamiento y tienes que acudir a un total de 2 sesiones de terapia pero el seguro sólo te cubre 10. Las otras 10 terapias restantes las vas a tener que abonar de tu bolsillo.

Por eso si te encuentras en esta situación tienes que analizar con detalle cuántas sesiones te cubre en los casos de terapia o recuperación. Puede que si tiene un límite de sesiones y necesites dar muchas más, no te merezca la pena el seguro que estás mirando.

Pruebas diagnósticas

Existen infinidad de pruebas diagnósticas y en función de tus necesidades es fundamental que verifiques cuáles se incluyen y cuáles no.

No es lo mismo tener que hacerte una analítica completa que una resonancia magnética, una ecografía o un tac.

Por este motivo uno de los puntos más importantes a la hora de elegir el seguro es qué tipo de pruebas se incluyen para ante casos de emergencia, no tener que pagar de más.

Cobertura dental

El dentista no lo cubre la sanidad pública. Por este motivo si estás pensando en contratar un seguro médico privado, es importante que compruebes si te cubre los servicios dentales. De esta forma podrás beneficiarte de las visitas al dentista.

Aunque diferentes compañías incluyan servicios de cobertura dental, no todos incluyen las mismas coberturas. Por ejemplo, una compañía puede cubrir hasta 3 visitas al dentista en un año y otra cinco.

Es importante verificar estos puntos para poder sacarle el mayor partido al seguro.

¿Incluye asistencia a domicilio?

Es un valor añadido importante a la hora de contratar un seguro privado. En caso de ponerte muy enfermo en lugar de tener que hacer el esfuerzo de acudir al hospital tan sólo tendrás que solicitar al médico que vaya a tu casa.

¿Tiene servicio de urgencias?

Ante situaciones excepcionales de emergencia contar con un buen servicio de urgencias que te pueda atender en el momento es fundamental.

¿Ofrece consultas online?

En la actualidad los trámites online en sanidad se han vuelto muy comunes debido a la pandemia. Este es un factor añadido puesto que para transmitir los resultados de una prueba o para consultas informativas supone una gran ventaja que te llamen para comunicártelo y te eviten que tengas que desplazarte hasta el centro.

Con este tipo de consultas además ante caso de dudas puedes enviar contenido digital como imágenes o vídeos a tu médico para que te orienten con un diagnóstico y te digan si es necesario que acudas a una consulta presencial o no.

Lo que no cubren

Aunque cada compañía tiene establecidas sus coberturas y sus excepciones, a rasgos generales, las pólizas de los seguros médicos privados no suelen incluir los siguientes puntos:

Enfermedades preexistentes

Lesiones y enfermedades de accidentes laborales o de deportes de riesgo

O accidentes de coche por negligencia del cliente

Epidemias declaradas. No cubren los gastos por la pandemia 2020.

Daños provocados por fenómenos naturales como pueden ser terremotos o inundaciones

Asistencia a personas con adicciones

Enfermedades congénitas previas a contratar el seguro

Intervenciones quirúrgicas para fines estéticos

Cirugía de la vista para quitar miopía, hipermetropía o astigmatismo

Medicamentos salvo los que se suministren bajo periodo de hospitalización.

Enfermedades preexistentes

A la hora de contratar un seguro de salud privado, la compañía va a hacerte un cuestionario de salud para saber cuál es tu estado de salud. En muchos casos el seguro no va a cubrir enfermedades preexistentes, ya sean crónicas o patologías previas.

En aquellos casos en los que sí se incluyan puede que esto suponga un aumento de la cuota.

Por tanto si vas a contratar un seguro privado porque sufres alguna enfermedad crónica o patología previa, éste es el aspecto más importante que debes tener en cuenta antes de contratarlo.

Cuadro médico

Cada compañía tiene un cuadro médico diferente. El cuadro médico es el conjunto de médicos y de centros de salud que están asociados al seguro privado de salud que vas a contratar.

Si lo que quieres es tener un seguro privado pero que te atienda un especialista concreto o un centro concreto, tienes que mirar detenidamente que se incluye en el cuadro médico del seguro que vas a contratar.

Limitaciones de los seguros

Hay algunos seguros de salud que cuentan con limitaciones en términos de edad o de ámbito de actuación.

En cuanto a la edad, hay algunos seguros que a partir de los 65 o 70 años aumentan el precio si quieres contratarlos. Por otra parte, hay otros que directamente no hacen contratos con personas que superen esta barrera de edad.

En cuanto a los límites geográficos, normalmente los seguros de salud privado suelen tener un ámbito de actuación nacional. Sin embargo es conveniente que compruebes que puedes acudir y hacer uso de los servicios del seguro fuera de tu Comunidad Autónoma.

Si además eres una persona que viaja mucho, debes considerar si hay algún tipo de seguro que tenga cobertura también en el extranjero.

Ventajas de los seguros privados

Las ventajas de los seguros privados de salud frente a los servicios de la sanidad pública es que los tiempos de espera para poder visitar a los especialistas son mucho menores que si se solicita a través de la seguridad social.

Además los diagnósticos suelen ser más rápidos en los seguros privados puesto que puedes pedir cita directamente con el especialista sin tener que pasar de forma previa por el médico de cabecera a que te derive al especialista.

Los seguros médicos privados cuentan con un ámbito de actuación por norma general a nivel nacional mientras que para poder acceder a consulta médica en la seguridad social tienes que estar empadronado en ese lugar.

Aunque como principal desventaja, la sanidad pública en España es gratuita y los seguros privados tienes que pagarlos mes a mes.

Una buena opción es tener un seguro médico privado como complemento de la sanidad pública para en casos de emergencia poder tener acceso a los servicios.

¿Qué seguro elegir?

En resumen, después de haber detallado todos los aspectos a tener en cuenta, a la hora de tomar una decisión deberás anteponer tus necesidades a todo lo demás.

¿Qué uso vas a hacer del seguro? En función de la respuesta, será mejor que elijas uno u otro. Por ejemplo si vas a hacer uso de este seguro muy pocas veces lo más recomendable es que contrates un seguro con copago puesto que la cuota inicial es más barata. Aunque tendrás que abonar una cantidad cada vez que uses los servicios.

Sin embargo si por situaciones personales concretas vas a hacer un uso habitual de este seguro es mejor que lo contrates sin copago. La cuota mensual es algo más alta pero te evitas tener que pagar cada vez que uses el servicio una cantidad de dinero.

Esta norma debes aplicarla a todos los puntos que se han detallado en el artículo. Si tienes enfermedades preexistentes, cuáles son los servicios médicos que necesitas, si tienes que ir a terapia, las limitaciones de los seguros…

Comparador precio seguros

A continuación comparamos el precio y las coberturas de los principales tipos de seguros de cuatro compañías. En algunos tipos de seguro el precio va a variar en función de algunos parámetros. Por este motivo en cada página hay diferentes calculadoras que te ofrecen el precio exacto del seguro que tendrías que pagar.

Adeslas

Los principales seguros médicos de Adeslas son los siguientes:

Adeslas Go: Tarifa de 16,20 euros al mes por persona asegurada que cubre la medicina general, especialistas y pediatría. Además cuenta con servicios y medios diagnósticos de alta tecnología. El método de pago es con copago.

Adeslas Plena Vital son 35 euros al mes y cuenta con servicios de medicina general, especialistas y pediatría, cubre las urgencias y la hospitalización, cuenta con servicios de medios diagnósticos de alta tecnología, asistencia en el extranjero y el método de pago es con copago.

Adeslas Plena Plus que son 55 euros al mes y cubre medicina general, especialistas y pediatría, cubre urgencias y hospitalización, con medios diagnósticos de alta tecnología, asistencia en el extranjero y el método de pago es sin copagos.

Adeslas además cuenta con seguros médicos específicos para personas senior que tienen un coste de 60 euros al mes por asegurado y cubre la medicina general con asesor personal individualizado, urgencias y hospitalización, medicina preventiva y medios diagnósticos de alta tecnología, asistencia en el extranjero y la forma de pago es en las principales especialidades médicas sin copago.

Asisa

Los seguros médicos de Asisa son:

Asisa Momento con una cuota de 18,80 euros al mes con copago cubre las consultas en medicina primaria y especializada, las pruebas diagnósticas, el tratamiento especial, hospitalización, cirugía ambulatoria, traslado en ambulancia, prótesis e implantes, trasplantes e indemnización fallecimiento por accidente.

Asisa Activa: Con una cuota de 30,08 euros al mes con copago cubre consultas en medicina primaria y especializada, pruebas diagnósticas, tratamientos especiales, hospitalización, cirugía ambulatoria, traslado en ambulancia, prótesis e implantes, trasplantes e indemnización fallecimiento por accidente.

Asisa Activa Plus: Con una cuota de 38,32 euros al mes sin copago, cubre las consultas en medicina primaria y especializada, pruebas diagnósticas, tratamientos especiales, hospitalización, cirugía ambulatoria, traslado en ambulancia, prótesis e implantes, trasplantes e indemnización por accidente.

Sanitas

Estos son los principales seguros médicos de Sanitas:

Sanitas básico digital: Es un seguro que cuenta con consultas presenciales y ventajas digitales. Cuenta con una promoción de 20 euros por mes asegurado. Sin tener en cuenta los copagos. Los principales servicios que ofrece son atención primaria, especialidades médicas, pruebas diagnósticas simples, métodos terapéuticos simples, cobertura dental básica, videoconsulta con especialistas, programas de asesoramiento por videoconsulta, servicios a domicilio, programas digitales y cobertura en farmacia. Las tarifas con copagos van en función de la cantidad de servicios que utilices.

Sanitas más salud familias: Es un seguro médico para familias con una asistencia sanitaria completa. Cubre la atención primaria, especialidades médicas, pruebas diagnósticas simples y complejas, métodos terapéuticos simples y complejos, intervenciones quirúrgicas, hospitalización y programas de asesoramiento. Cuenta con cobertura dental, médico digital 24 horas y segunda opinión médica. Puedes contratarlo con copago y sin copago.

Sanitas más salud: Atención primaria, especialidades médicas, pruebas diagnósticas simples y complejas, métodos terapéuticos simples y complejos, intervenciones quirúrgicas, hospitalización y segunda opinión médica. Dos opciones, copago medio y copago bajo.

Axa

Los principales seguros médicos de Axa son los siguientes:

Óptima Joven: Cubre la orientación telefónica y pediátrica, la orientación psicológica y nutricional, los programas de medicina preventiva, consultas a especialistas, medios de diagnóstico y servicios franquiciados de bienestar. Este seguro puede pagarse mediante copago o sin copago.

Óptima Familiar: Cubre la orientación médica y pediátrica, la orientación psicológica y nutricional, los programas de medicina preventiva, la segunda opinión médica, servicios de planificación familiar, asistencia en viajes, prótesis y con opción de pago mediante copago o también sin copago. Con copago la cuota son 23,87 euros y sin copago son 44,65 euros.

Óptima Plus: Cubre medios de diagnóstico de alta tecnología, reproducción asistida, medicina complementaria, cirugía bariática, prótesis capilares y subsidio de hospitalización. Esta modalidad es sin copagos.

Si quieres leer más noticias como Esto hay que tener en cuenta antes de contratar un seguro médico privado, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


AUTOR
gravatar
Jessica Pascual es redactora en CasaCocheCurro.com. Periodista licenciada con estudios de postgrado y apasionada del entorno digital. "Disfruto aprendiendo cosas nuevas todos los días".
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp