La importancia de la rehabilitación de vivienda para la economía


La importancia de la rehabilitación de vivienda para la economía

En España existe un parque edificado de veinticinco millones de viviendas (unas 700.000 sin vender a finales de 2009). De ellas, la mitad tienen más de treinta años de antigüedad y cerca de seis millones superan los cincuenta años. En muchos casos estas viviendas presentan importantes carencias en su aislamiento térmico y acústico, en su eficiencia energética y en su accesibilidad y habitabilidad. De este modo, existe un margen importante de actuación para la rehabilitación residencial, teniendo en cuenta, además, que la rehabilitación representa en España sólo el 25 por 100 de la producción total en el sector de la construcción, cuando en la Unión Europea a quince el peso medio de este sector asciende al 37 por 100. El Gobierno quiere incentivar la rehabilitación como medida para la creación de empleo.

Motor económico tras la crisis inmobiliaria de 2007

Debido a la importancia de estos datos, el Ministerio de Vivienda se ha puesto el objetivo de crear una plataforma social para el fomento de la rehabilitación, la accesibilidad y la eficiencia energética de edificios y viviendas.

La actividad de esta plataforma estará basada en la colaboración entre las Administraciones y el sector privado para la creación de una importante red de oficinas técnicas de ayuda a los ciudadanos. Estas oficinas darán asistencia en la definición de obras a realizar y en el seguimiento y control de los trabajos de rehabilitación de los edificios y viviendas, lo que promoverá la formación de los agentes que participan en los procesos de rehabilitación, al tiempo que ayudarán a difundir entre los ciudadanos información sobre las ayudas que tienen a su alcance.

A través de esta plataforma se pretende, de manera compartida entre todos los agentes e instituciones involucrados, facilitar y fomentar las obras de rehabilitación del parque residencial existente; promover la innovación en el sector; agilizar la tramitación de las ayudas y de las licencias de obra, impulsar la formación de los trabajadores de la construcción en esta actividad; potenciar el ahorro de energía y la mejora de la accesibilidad de los edificios y, especialmente, mantener y generar empleo en la rehabilitación de los edificios y viviendas.

Tras el descalabro del sector de la construcción, la rehabilitación de edificios y viviendas es tradicionalmente el objeto del trabajo de pequeñas empresas, que emplean a más del 70 por 100 de las personas que trabajan en el sector de la edificación y es intensiva en mano de obra. Asimismo, para la ejecución de estas intervenciones se precisan materiales y sistemas constructivos adaptados pero, sobre todo, una formación específica de los trabajadores e instrumentos de gestión y de ayuda a los ciudadanos en la realización de obras que precisan sus viviendas.

El Gobierno está apoyando los procesos de rehabilitación con subvenciones directas, que en el Plan de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 ascienden a 1.767 millones de euros, los beneficios fiscales incluidos en el Real Decreto Ley 6/2010 y la financiación procedente del Fondo de la Ley de Economía Sostenible. Con esta plataforma, impulsa nuevos instrumentos que fortalecerán la actividad del sector y de sus industrias auxiliares, para que su actividad alcance en 2020 el 35 por 100 del total del sector de la edificación, que es el objetivo fijado en la Estrategia de Desarrollo Sostenible.

El PEVR se modifica para impulsar el alquiler y la rehabilitación de viviendas

El Gobierno ha modificado el Plan Estatal de Vivienda para impulsar el alquiler y la rehabilitación. El objetivo es facilitar el acceso a una vivienda o su rehabilitación al mayor número de ciudadanos y al mismo tiempo cumplir con los compromisos de reducción del déficit público. Así, se prorrogan durante los dos próximos años algunas de las medidas transitorias del Plan para la conversión de viviendas libres sin vender en protegidas.

El Consejo de Ministros ha aprobado la modificación del Real Decreto del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 (PEVR). El objetivo que se persigue es doble. Por una parte se da cumplimiento a la resolución del último Debate sobre el Estado de la Nación que establece como líneas prioritarias de la política de vivienda del Gobierno el impulso del alquiler y el fomento de la rehabilitación; y por otra parte, la reforma va en línea con los compromisos acordados por el Gobierno en el seno de la Unión Europea, para que el déficit en el conjunto de las Administraciones Públicas no supere el 3% del PIB en 2013.

Así, con el fin de que las ayudas para facilitar el acceso a una vivienda o su rehabilitación puedan llegar al mayor número de ciudadanos, se establecen una serie de medidas priorizando presupuestariamente el alquiler y la rehabilitación ya que se considera que son las líneas que necesitan un mayor apoyo público por el impacto social del alquiler y el efecto económico y de generación de empleo de la rehabilitación. Al mismo tiempo, coinciden con las líneas más demandadas por ciudadanos, promotores y Comunidades Autónomas en el primer año de ejecución del Plan.

La modificación que ahora se aprueba viene precedida o incluye nuevas medidas que, con menor impacto presupuestario, compensan a las líneas que se ven afectadas.

Las principales modificaciones que se incluyen en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 se refieren a algunas subvenciones dirigidas a promotores y las condiciones de los préstamos convenidos que obtengan o a la Ayuda Estatal Directa a la Entrada de viviendas protegidas.

Al mismo tiempo, se incrementa en un 50% el periodo en el que el adquirente de una vivienda protegida podrá disfrutar de la ayuda para pagar el préstamo convenido, que pasa de 10 años a 15 años. De esta forma la cuantía máxima de esta ayuda se incrementa en 4.000 euros hasta 14.500 euros.

Al mismo tiempo, se introduce un nuevo modelo intermedio entre la promoción de vivienda protegida para venta y para alquiler: la promoción para transmisión del derecho de superficie. El precio de estas viviendas será, al menos, un 20% más barato que las destinadas a la venta y sus adjudicatarios adquirirán el derecho de superficie por 99 años. Se trata de una medida solicitada por algunas empresas públicas de vivienda y su objetivo es aumentar el parque de vivienda protegida sin perder la propiedad del suelo.

Prorroga de las medidas transitorias para la conversión de viviendas libres en protegidas
El Consejo de Ministros ha aprobado, asimismo, prorrogar durante los dos próximos años algunas de las medidas transitorias contempladas en el PEVR. Las mismas persiguen facilitar el acceso a más familias a viviendas asequibles y ampliar el parque de vivienda protegida en compra y en alquiler aprovechando el excedente de viviendas libres.

Así, se mantiene la posibilidad de calificar viviendas del stock como viviendas protegidas; se permite, también durante 2011, la interrupción del pago del préstamo del adquirente en situación de desempleo si ya ha hecho frente al pago de una anualidad completa; se prorroga la posibilidad de que las personas jurídicas que adquieren promociones completas puedan subrogarse en la situación del promotor, con los mismo derechos y obligaciones y por último durante los dos próximos años también estará vigente la posibilidad de que se autorice la puesta en arrendamiento de viviendas de promociones destinadas a la venta como vivienda protegida.

Nuevas medidas para impulsar la rehabilitación y reforzar la seguridad jurídica en el sector inmobiliario

El Boletín Oficial de Estado publica en su edición de hoy, día 7 de julio de 2011, el Real Decreto-Ley aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes para fomentar la protección social de los ciudadanos, la sostenibilidad de las finanzas públicas y la actividad empresarial. Dicha norma incorpora, en materia de edificación y vivienda, una serie de medidas para impulsar la rehabilitación y reforzar la seguridad jurídica en el sector inmobiliario, además de las ya anunciadas de apoyo a los deudores hipotecarios.

Entre las medidas para el fomento de las actuaciones de rehabilitación, destaca la intención de mejorar la calidad y la sostenibilidad en el medio urbano, lo cual obliga a impulsar la rehabilitación complementando los contenidos de la Ley de Economía Sostenible.

En el Real Decreto-ley aprobado se promueven medidas para favorecer la viabilidad y eficacia de las actuaciones de rehabilitación de edificios y de regeneración urbana, suprimir las trabas que las dificultan, y promover la accesibilidad universal.

Así, se impulsa lo que se entiende por rehabilitación en el medio urbano, que engloba actuaciones de conservación, mejora y regeneración urbana. Para asegurar su buen estado y debida conservación, se establece como obligatoria una Inspección Técnica (ITE) de los edificios de uso residencial y más de 50 años, situados en los municipios de más de 25.000 habitantes, salvo que las Comunidades Autónomas fijen una antigüedad u estándares poblacionales distintos, así como en aquellos que las Administraciones incluyan en las áreas o entornos que delimiten.

También se impulsa la rehabilitación edificatoria a través de la mejora de la calidad y sostenibilidad de los edificios con bajas condiciones de habitabilidad, que podrán establecerse como necesarias en zonas concretas que así lo requieran, mediante planes y programas de rehabilitación municipales y autonómicos.

Asimismo, se establece la posibilidad de acometer actuaciones de regeneración urbana en áreas o ámbitos urbanos vulnerables, obsoletos o degradados, con la finalidad de lograr el cumplimiento de los principios de cohesión territorial y social.

Se facilitan las actividades de rehabilitación ofreciendo nuevos instrumentos de gestión y ampliando las facultades reconocidas a las comunidades de vecinos, agrupaciones de propietarios y cooperativas, para, por ejemplo, poder ser beneficiarias directas de ayudas o para poder actuar en el mercado inmobiliario con plena capacidad jurídica en toda clase de operaciones, incluidas las crediticias.

Seguridad jurídica en materia inmobiliaria
El Real Decreto-ley incluye nuevas medidas para reforzar la seguridad jurídica en el sector inmobiliario que complementan las aprobadas en los últimos años para racionalizar las actuaciones sobre el territorio, combatir la especulación con el suelo y luchar contra la corrupción y el fraude.

Entre las modificaciones que incorpora la nueva norma destacan, entre otras, las siguientes:

– El establecimiento del silencio negativo para que el retraso en la contestación por parte de la Administración municipal no permita a los particulares y promotores inmobiliarios obtener licencia para ejecutar parcelaciones, construcciones u ocupar edificios de nueva planta sin supervisión municipal previa. Con ello se trata de evitar que se consoliden actuaciones que tienen una gran repercusión en contra del interés general y de la legalidad urbanística. Los Ayuntamientos, por tanto, están obligados a resolver expresamente.

– El incremento de la protección de los adquirentes de vivienda cuando la compra se realice directamente al promotor inmobiliario ya que no será posible inscribir en el Registro ninguna obra nueva ya terminada si no consta, la licencia de primera ocupación además de los requisitos tradicionales de la licencia de obras y la certificación técnica de que la obra corresponde al proyecto que obtuvo la licencia.

– La inscripción en el Registro de la Propiedad, con carácter preceptivo, de la incoación de expediente sobre disciplina urbanística o de aquéllos que tengan por objeto el apremio administrativo para garantizar el cumplimiento de sanciones impuestas. En todo caso, la incoación de expedientes de disciplina urbanística que afecten a actuaciones por virtud de las cuales se lleve a cabo la creación de nuevas fincas registrales por vía de parcelación, reparcelación en cualquiera de sus modalidades, declaración de obra nueva o constitución de régimen de propiedad horizontal, la Administración estará obligada a acordar la práctica en el Registro de la Propiedad de la anotación preventiva. Con ello se evita que terceros adquirentes de buena fe deban soportar las consecuencias de actuaciones en las que no han sido parte.

– El acceso al Registro de la Propiedad de las situaciones de fuera de ordenación en las que quedan los inmuebles en los que han prescrito las infracciones urbanísticas correspondientes, manteniéndose el resto de limitaciones propias de este régimen de fuera de ordenación.

Alquiler y rehabilitación de pisos, apuestas del Gobierno en materia de vivienda

El Ministerio de Fomento llevará a cabo un Plan de Vivienda, Alquiler y Rehabilitación en materia de vivienda. Por un lado, priorizará los recursos disponibles del Plan para financiar ayudas al alquiler de vivienda libre para personas con bajos niveles de renta. Por otro, impulsará una reforma de la Ley de Expropiación Forzosa y se pondrá en marcha un Plan sobre el 1% cultural articulado en dos aspectos: el mantenimiento continuado de los monumentos restaurados, y su puesta en valor a través de un turismo cultural responsable y de calidad.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado hoy que, en materia de vivienda, el Ministerio que dirige centrará sus líneas clave de actuación en el alquiler y la rehabilitación, para lo cual se elaborará un nuevo Plan de Vivienda, Alquiler y Rehabilitación, que incorporará a su Plan de Infraestructuras, Transportes y Vivienda (PITVI) 2012-2024. Durante su comparecencia en la Comisión de Fomento, la ministra ha comenzado enumerado las medidas adoptadas hasta la fecha por el Consejo de Ministros orientadas a reimpulsar el sector, como el plan de saneamiento del sector financiero, que tendrá efectos directos sobre el mercado de la vivienda.

A ello habría que añadir, ha recordado, la prórroga de la aplicación del IVA reducido al 4%, así como la recuperación de la deducción del IRPF por la adquisición o rehabilitación de vivienda.

Vivienda protegida
Entre las actuaciones que tiene previsto poner en marcha Fomento, cabe destacar la definición de un plan de vivienda protegida para alquiler y con opción a compra, así como el fomento del alquiler como principal instrumento para el acceso a las mismas para las personas con menos recursos, y el impulso de la rehabilitación, por ser la actividad más eficiente desde el punto de vista socio-económico.

Viviendas para rehabilitar.El plan contempla la mejora y flexibilización del actual marco jurídico que regula el mercado de la vivienda en alquiler. Con este fin, se flexibilizará la duración de los contratos, como ocurre en la mayor parte de Europa, y se establecerán medidas que garanticen la seguridad jurídica.

Asimismo, se promoverá la mediación como medida de resolución de conflictos entre las partes y se estudiará, junto al Ministerio de Justicia y las Comunidades Autónomas, la implantación de juicios rápidos en esta materia.

Junto a ello, se priorizarán los recursos disponibles del plan para financiar ayudas al alquiler de vivienda libre para personas con bajos niveles de renta, y se analizará la oportunidad de establecer una deducción por alquiler de vivienda que facilite la movilidad de los trabajadores.

También se estudiará, en colaboración con el Ministerio de Hacienda, los impuestos que gravan la compraventa de vivienda, a fin de evitar que supongan un obstáculo al funcionamiento reciente del mercado. Se orientará, además, la rehabilitación para edificios o viviendas aisladas, y se modificarán y flexibilizarán los tipos de ayudas, en coordinación con las comunidades.

Otra de las medidas será la actualización de la Ley de Ordenación de la Edificación y la modificación del Código Técnico de la Edificación, así como el impulso de una reforma de la Ley de Expropiación Forzosa. Por último, otra de las medidas, que se adoptarán en colaboración con el Ministerio de Justicia, será la creación de una comisión que estudiará herramientas para mejorar la protección jurídica de los adquirientes de vivienda.

Ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios

Las ayudas a la rehabilitación de edificios y viviendas englobadas en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 se ajustan a la realidad social y económica de cada Comunidad Autónoma mediante los convenios de colaboración suscritos entre la Administración estatal y autonómica y la propia normativa regional reguladora de este tipo de actuaciones. Por tanto, las características de las ayudas que a continuación se describen, que no son otra cosa que las incluidas dentro del Plan Estatal, pueden sufrir las variaciones que reglamentariamente se hayan establecido y acordado en y con las Comunidades Autónomas.

Sin embargo, en casi todas ellas, las líneas generales que se señalan van a ser coincidentes, y van a constituirse como unos mínimos que las ayudas que concedan las Comunidades, que son las encargadas de gestionar y otorgar las mismas, van a contener.

Rehabilitación de viviendas
Las ayudas RENOVE a la rehabilitación de viviendas engloban las siguientes actuaciones protegidas:

– Actuaciones para mejorar la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente en las viviendas, y la utilización de energías renovables. Incluye el aislamiento térmico y acústico, la mejora o adaptación a la normativa vigente de las redes de agua, electricidad, gas o calefacción, etc.

– Actuaciones para mejorar la accesibilidad de las viviendas de personas con discapacidad o mayores de 65 años, es decir, obras para la adaptación de las viviendas a las necesidades específicas de estos colectivos.

Para acceder a estas ayudas los ingresos familiares de los solicitantes no podrán superar 6,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y la vivienda no debe estar situada dentro de un área protegida de rehabilitación.

Las ayudas consistirán en subvenciones de hasta el 25% del presupuesto protegido (coste total de la rehabilitación de las viviendas, hasta un máximo de 90 m2 útiles por vivienda), con un límite de 2.500 euros con carácter general, o de 3.400 euros cuando los propietarios u ocupantes sean personas con discapacidad o mayores de 65 años y las obras se destinen a la eliminación de barreras o a la adecuación de la vivienda a sus necesidades concretas. En el supuesto de que el propietario destinase la vivienda al alquiler durante, al menos, 5 años, la cuantía máxima de esta subvención será de 6.500 euros.

Rehabilitación de edificios
Las ayudas RENOVE a la rehabilitación de edificios engloban las siguientes actuaciones protegidas:

– Actuaciones para mejorar la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente en los edificios, y la utilización de energías renovables. Incluye la instalación de paneles solares, el aislamiento térmico, la mejora en los sistemas de agua, gas o calefacción, etc.

– Actuaciones para garantizar la seguridad de los edificios y su estanqueidad frente a lluvias y humedades. Incluye la rehabilitación de muros, pilares, vigas y forjados, instalaciones eléctricas, cubiertas y muros afectados por humedades, etc.

– Actuaciones para mejorar la accesibilidad de los edificios para personas con discapacidad o mayores de 65 años. Incluye la instalación o adaptación de ascensores o dispositivos de acceso, rampas, elementos de información para uso de escaleras o ascensores, etc.

Para acceder a estas ayudas el edificio no debe estar situado dentro de un área protegida de rehabilitación y las personas físicas residentes en el edificio tendrán que cumplir con las condiciones que determine cada Comunidad Autónoma. Además, para acceder a la financiación convenida, al menos el 25% del presupuesto de las actuaciones protegidas tendrá que estar dedicada a la utilización de energías renovables, la mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente, y la accesibilidad del edificio.

Las ayudas recibidas por las comunidades de propietarios consistirán:

• Préstamos convenidos de hasta el total del presupuesto protegido (coste total de las obras sobre los elementos comunes e instalaciones generales, incluidas las necesarias sobre las partes afectadas en viviendas y locales) a devolver hasta en 15 años. Podrán obtenerlo todos los propietarios u ocupantes de vivienda con independencia de sus ingresos.

• Subsidios a los préstamos:

– Para inquilinos y propietarios de una o varias viviendas con ingresos no superiores a 6,5 veces el IPREM, 140 euros anuales por cada 10.000 euros de préstamo.

– Para propietarios de una o varias viviendas alquiladas con contrato sujeto a prórroga forzosa celebrado antes de la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, 175 euros anuales por cada 10.000 euros de préstamo.

• Subvenciones:

– Para comunidades de propietarios: hasta el 10% del presupuesto protegido, sin superar los 1.100 euros por vivienda. Esta subvención será incompatible con la subsidiación.

– Además, para propietarios u ocupantes de las viviendas con ingresos no superiores a 6,5 veces el IPREM: hasta el 15% del presupuesto protegido, sin superar los 1.600 euros con carácter general, o los 2.700 euros cuando tengan más de 65 años o sean discapacitados y las obras se destinen a la eliminación de barreras.

Áreas protegidas de rehabilitación

Son áreas especialmente protegidas declaradas como tales por las Comunidades Autónomas, las cuales requieren de la remodelación y rehabilitación de sus edificios y viviendas con la finalidad de salvaguardar o mejorar el ámbito residencial delimitado. Pueden ser: Áreas de Rehabilitación Integral (ARI) y Áreas de Renovación Urbana (ARU).

El Programa de ARIs comprende actuaciones de mejora de tejidos residenciales en el medio urbano y rural, recuperando funcionalmente conjuntos históricos, centros urbanos, barrios degradados y municipios rurales que precisen la rehabilitación de sus edificios y viviendas, la superación de situaciones de infravivienda, y de intervenciones de urbanización o reurbanización de sus espacios públicos.

Los edificios y viviendas objeto de rehabilitación deberán tener una antigüedad superior a 10 años (salvo excepciones) y deben destinarse como domicilio habitual y permanente de su propietario, o al alquiler, durante al menos 5 años tras la finalización de las obras de rehabilitación. Cuando se trate de rehabilitación de viviendas para uso propio, los ingresos familiares de las personas beneficiarias no podrán superar 6,5 veces el IPREM.

Las ayudas consisten en:

• Préstamo convenido por la cuantía del presupuesto protegido (coste máximo de ejecución de la rehabilitación de las viviendas y edificios que incluirá, como tope, una superficie útil de 90 m2 por vivienda) a devolver en 15 años como máximo.

• Subvención para:

– Rehabilitación de edificios y viviendas y situaciones de infravivienda: por un importe de hasta el 40% del presupuesto protegido, con un máximo de 5.000 euros por vivienda rehabilitada (6.600 euros en centros históricos y municipios rurales, si la subvención no excede del 50% del presupuesto protegido total -incluidos los costes de las obras de urbanización del ARI y de la financiación de los equipos de información y gestión-).

– Obras de urbanización del ARI: por un importe de hasta el 20% de dichas obras, con un límite del 20% de la subvención del apartado anterior. En centros históricos y municipios rurales, la subvención será de hasta el 30% del presupuesto de las obras, con el límite 30% de la subvención anterior.

– Financiar los costes de los equipos de información y gestión: por un importe que no excederá el 5% del presupuesto protegido total del ARI ni el 50% del coste de estos equipos.

El Programa de ARUs permite la renovación de barrios o conjuntos de edificios que precisan de actuaciones de demolición y sustitución de edificios, de urbanización o reurbanización, de la creación de dotaciones y equipamientos, y de mejora de la accesibilidad de sus espacios públicos, incluyendo el realojo temporal de los residentes.

Los edificios y viviendas objeto de rehabilitación deberán tener una antigüedad superior a 30 años (salvo excepciones), y la situación en la mayoría de ellos debe estar por debajo de los estándares mínimos establecidos legalmente, estando la mayor parte de ellos en una situación que exija la demolición y reconstrucción de los mismos. Además, al menos el 60% de la edificabilidad existente debe estar destinada a uso residencial.

Las ayudas consisten en:

• Préstamo convenido por la cuantía resultante de la diferencia entre el presupuesto de construcción de las viviendas protegida en el ARU y la cuantía de las subvenciones concedidas. El presupuesto protegido será el coste máximo de la construcción de las viviendas protegidas a sustituir, que será el 85% del precio máximo de una vivienda protegida del mismo régimen, con una superficie útil máxima de 90 m2 (80% si la actuación afectara a más de 500 viviendas).

• Subvención para:

– Sustituir las viviendas existentes: por un importe máximo del 35% del presupuesto protegido, con un límite de 30.000 euros por vivienda renovada.

– Obras de urbanización del ARU: por un importe máximo del 40% del presupuesto, con un límite del 40% de la subvención establecida en el apartado anterior.

– Realojos temporales: de hasta 4.500 euros por unidad familiar a realojar, sin superar los 4 años.

– Financiar los costes de los equipos de información y gestión: por un importe que no excederá el 7% del presupuesto protegido total del ARU ni el 50% del coste de estos equipos.

– Promoción de nuevas viviendas protegidas que ampliaran las preexistentes: por las cuantías establecidas para cada vivienda protegida en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012.

Deducciones en el IRPF por la rehabilitación de vivienda
Para las Declaraciones de la Renta correspondientes a los años 2010, 2011 y 2012 existe una deducción aplicable a las cantidades satisfechas desde el 14 de abril de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2012 por las obras de rehabilitación realizadas en la vivienda habitual del contribuyente o en el edificio en que ésta se encuentre.

Esta deducción podrá ser practicada por los contribuyentes con base imponible inferior a 53.007,20 euros, cuyas obras de rehabilitación tengan por objeto, entre otros, la mejora energética de la vivienda, la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros, o favorezcan la accesibilidad al edificio o las viviendas.

La base de deducción son las cantidades satisfechas mediante tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuentas en entidades de crédito, a las personas que realicen tales obras. La deducción no será aplicable si el pago de la factura se hace en metálico.

La deducción aplicable será de hasta el 10% de las cantidades satisfechas, con un límite de 4.000 euros anuales para contribuyentes con base imponible igual o inferior a 33.077,20 euros, y de 4.000 euros menos el resultado de multiplicar 0,2 x (base imponible – 33.007,20 euros) si la base imponible del contribuyente se encuentra entre 33.007,20 y 53.007,20 euros anuales. La base acumulada de deducción correspondiente a todos los períodos impositivos en que se pueda realizar la misma, no podrá exceder de 12.000 euros por vivienda.

Te puedes ahorrar hasta 4.000 euros

Las ayudas, que permiten un ahorro de hasta 4.000 euros en la declaración de la renta, refuerzan el carácter incentivador de la rehabilitación y favorece la creación de empleo en este sector. La deducción es aplicable a las obras que se realicen en cualquier tipo de vivienda propiedad del contribuyente, ya sea la residencia habitual o cualquier otra. Se pueden deducir el 20% de las cantidades invertidas en obras y reparaciones domésticas, permitiendo un ahorro de hasta 4.000 euros en la declaración de la renta.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, y el ministro de Fomento, José Blanco, han presentado esta mañana la nueva campaña publicitaria «Mejora tu calidad de vida. Revaloriza tu vivienda» sobre las ayudas del Gobierno para la rehabilitación de viviendas.

Características de las ayudas
La deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por obras de mejora es aplicable a cualquier tipo de vivienda propiedad del contribuyente, ya sea la residencia habitual o cualquier otra, incluidas las que se ponen en alquiler, con la única excepción de que no estén afectas a actividades económicas por parte del contribuyente.

La deducción será del 20% de las cantidades invertidas en las obras efectuadas en la vivienda, con el límite de 6.750 euros anuales. Dicha base máxima de deducción se reducirá progresivamente para aquellos contribuyentes que tengan una base imponible superior a 53.007,20 euros anuales, hasta quedar a cero para los contribuyentes con una base imponible superior a 71.007,20 euros.

Las cantidades satisfechas en un ejercicio no deducidas por exceder de la base máxima anual de deducción podrán deducirse, con el mismo límite, en los cuatro ejercicios siguientes.

La cuantía máxima que un mismo contribuyente puede deducirse respecto de una vivienda queda fijada en 20.000 euros, pudiendo llegar hasta los 4.000 euros el ahorro derivado de la aplicación de esta deducción. En un solo ejercicio, la inversión máxima que un contribuyente puede someter a deducción es de 6.750 euros. Esto significa que el ahorro anual máximo del que se puede beneficiar un contribuyente es de 1.350 euros (el 20% de 6.750 euros), lo que permite equiparar el límite de esta deducción con la existente por inversión en vivienda.

Condiciones de aplicación

La deducción tiene carácter temporal y se podrá aplicar a las obras realizadas (cantidades satisfechas) hasta el 31 de diciembre de 2012.

El carácter finalista de las obras debe ser la mejora de la habitabilidad de la vivienda: eficiencia energética y del uso del agua, accesibilidad e instalación de infraestructuras para el acceso a Internet o a la TDT. Quedan excluidas las obras en garajes, jardines, parques, piscinas, elementos deportivos y análogos.

Los medios de pago están limitados a tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuenta en entidad de crédito. No se admiten los pagos en metálico. Esta deducción es incompatible con la deducción por inversión en vivienda cuando se trata de obras susceptibles de acogerse a ambos incentivos, de tal manera que solo se aplique uno de ellos.

IVA reducido al 8%

El derecho a la deducción en el IRPF exige factura detallada con todos los requisitos legales, incluyendo el desglose de IVA.

En este punto, cabe recordar que otra de las medidas puestas en marcha por el Gobierno para incentivar la actividad del sector ha sido reducir el tipo impositivo de IVA aplicable es del 8 % para la renovación y reparación de viviendas (incluye trabajos de albañilería, fontanería, electricidad, pintura, carpintería, etc.).

Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012

Todos estos incentivos fiscales vienen a sumarse, además, a la batería de medidas que el Ministerio de Fomento tiene en marcha. Concretamente, el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 prevé dos ejes específicos en este ámbito:

– Las «Ayudas Renove», que concede subvenciones para la rehabilitación de edificios y viviendas, que tengan por objetivo la mejora de eficiencia energética, protección ambiental, seguridad y accesibilidad.

– Las Ayudas para la rehabilitación de barrios a través de Áreas de Renovación Urbana (ARU) y Áreas de Rehabilitación Integral (ARI), según sea preciso derribar los edificios, o rehabilitarlos. En este caso, las ayudas directas a los propietarios oscilan entre 5.000 y 30.000 euros, según se incluya la propiedad en un área de Rehabilitación Integral, o en un Área de Renovación Urbana.

A través del Plan Estatal, con una inversión prevista de 1.700 millones de euros, se podrán realizar 470.000 actuaciones de rehabilitación. Entre 2009 y 2010 ya se han rehabilitado 160 mil viviendas. Entre 2011 y 2012, se rehabilitarán otras 200.000.

Si quieres leer más noticias como La importancia de la rehabilitación de vivienda para la economía, te recomendamos que entres en la categoría de Ayudas.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp