Las españolas tienen un hijo único y a partir de los 30 años


padre-hijos

Se consolida la tendencia del hijo único. Ya son 3 de cada 10 los españoles que crecen sin hermanos, según un estudio de la Fundación ”la Caixa” que analiza las peculiaridades de la tardía y baja natalidad en España. España está a la cola de Europa en natalidad, con 1,3 hijos por mujer de media. No obstante, a diferencia de otros países con baja natalidad como Italia o Alemania, las españolas cada vez más retrasan la maternidad, una tendencia universal que en España se da de forma generalizada. En el periodo 1980-2011, la edad media de los padres a la hora de tener el primer hijo ha aumentado de 25 a 30,1 años entre las mujeres, y de 30,1 a 33,3 años entre los hombres. Los nacimientos en mujeres mayores de 35 años representan en la actualidad el 18% del total.

¿Cuántos hijos tienen los españoles?

Jaime Lanaspa, director general de la Fundación ”la Caixa”; Gosta Esping-Andersen, coordinador y coautor del estudio, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra e investigador de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA), y Teresa Castro, coautora del estudio y profesora de Investigación en Demografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han presentado en CaixaForum Madrid el volumen 36 de la colección Estudios Sociales de la Fundación ”la Caixa”: El déficit de natalidad en Europa. La singularidad del caso español.

En el último medio siglo, todos los países han experimentado una importante caída de su fecundidad, con la consiguiente preocupación de gobiernos y expertos sobre qué efectos puede llegar a tener este fenómeno en el envejecimiento poblacional y sus consecuencias en el crecimiento económico. En este contexto, España constituye un caso extremo: las previsiones afirman que la ratio de dependencia se incrementará en el 140% en 2050. Buena parte de este incremento se debe a que España se encuentra a la cola de Europa en natalidad. La tasa de fecundidad en 2012 fue de 1,3 hijos por mujer, frente a la media de 1,6 en la Unión Europea.

En España, en cambio, mientras que las mujeres nacidas en 1900 tuvieron una media de 3,4 hijos, las nacidas en 1965 — la última generación que había completado su ciclo reproductivo en 2011— tuvieron una media de 1,6 hijos a lo largo de su vida. Además, una previsión reciente apunta que el número final de hijos de la generación de españolas nacidas en 1975 seguirá siendo muy bajo (1,4 hijos).

La casuística en el caso español difiere del resto de países porque la baja natalidad se da de forma más generalizada y homogénea que en el resto. El nuevo estudio social de la Fundación ”la Caixa” analiza la singularidad del caso español realizando un análisis comparativo a nivel europeo e identifica posibles estrategias de recuperación.

El hijo único, de excepción a norma

El presente estudio concluye que el hecho de no tener hijos en España se da, en términos comparativos, en un porcentaje reducido. En España, el porcentaje de mujeres que no tienen hijos en todo su ciclo reproductivo ha aumentado en las generaciones recientes, pero solo moderadamente, a diferencia de otros países europeos. De hecho, la cifra de mujeres que no tienen hijos en toda su vida es más baja que en cualquier otro país. Alrededor del 13% de las mujeres nacidas en 1965 no han tenido hijos al final de su ciclo reproductivo, en comparación con el 9% de las nacidas en 1940. Aun así, este porcentaje se mantiene por debajo del 20% observado en Austria o el Reino Unido, donde la falta de hijos es un fenómeno muy concentrado entre mujeres de alto nivel educativo.

Por lo tanto, el hecho de que la fecundidad de España sea muy baja no puede ser atribuido a un creciente rechazo de la maternidad, sino que hay que buscar la explicación en los bajos índices de progresión hacia el segundo hijo e hijos posteriores.

La proporción de familias numerosas ha caído en picado

Apenas el 12,5% de las mujeres nacidas en 1965 tiene tres o más hijos, comparado con el 60,7% de las mujeres nacidas en 1940. Por otro lado, el porcentaje de las mujeres nacidas en 1965 con un solo hijo (27,6%) casi cuadruplica el de las nacidas en 1940 (7,4%). Las familias con un solo hijo —y, por lo tanto, el número de niños que crecen sin hermanos— han aumentado mucho más en España que en otros países. En Inglaterra, por ejemplo, la proporción de las mujeres que no tienen hijos es relativamente elevada, pero en cambio son pocas las que solo tienen uno. En este país, la progresión hacia un segundo y un tercer hijo sigue siendo un hecho frecuente.

En España, la progresión de no tener hijos a tener uno se mantiene relativamente alta (el 87% de las mujeres de la generación de 1965), y no ha variado demasiado en las últimas décadas. En cambio, la progresión al segundo y al tercer hijo ha pasado a ser cada vez menos frecuente. Entre las mujeres que tenían un hijo, solo el 68% pasaron a tener el segundo, y entre las que tenían dos, apenas el 21% pasaron a tener el tercero.

Maternidad tardía

El aplazamiento de la transición a la paternidad ha sido notable en España: en el periodo 1980-2011, la edad media de los padres a la hora de tener el primer hijo ha aumentado de 25 a 30,1 años entre las mujeres, y de 30,1 a 33,3 años entre los hombres. España, junto con Italia, Alemania y el Reino Unido, se encuentra actualmente entre los países donde las mujeres se convierten en madres a una edad más avanzada (OCDE, 2011).

En ese periodo, la maternidad adolescente ha pasado a ser marginal y la tasa de fecundidad de las mujeres menores de 25 años ha caído en picado. La edad en la que se concentran más nacimientos se sitúa en 32-34 años, y los nacimientos entre las mujeres mayores de 35 años ahora representan el 18% del total. Aunque la tasa de fecundidad de las mujeres de más de 40 años sigue siendo baja, la proporción de primeros nacimientos de madres de más de 40 años se ha multiplicado por más de 4: del 0,9% en 1996 ha pasado al 3,9% en 2011.

El aplazamiento de la maternidad fue un fenómeno inicialmente encabezado por las mujeres de alto nivel educativo. Pero en España el retraso se ha extendido a todos los estratos sociales y es cada vez más generalizado: en 2010, la edad media del nacimiento del primer hijo era de 32,9 años para las mujeres con estudios universitarios, de 30,8 para las que habían completado el segundo ciclo de estudios secundarios y de 28,2 para las que tenían el primer ciclo.

La cohabitación, un equivalente funcional al matrimonio

España llegó tarde al proceso global de cambio familiar. A finales del siglo xx, era el país de Europa donde las parejas se casaban más tarde. El porcentaje de mujeres españolas entre 20 y 34 años (es decir, en las edades más fértiles) que aún no habían formado su primera unión conyugal se encontraba entre los más altos de Europa en el año 2001: el 62%. Pero desde entonces los cambios han sido muy rápidos, extendiéndose la práctica de la cohabitación, que representa un equivalente funcional al matrimonio.

En este sentido, un hecho sorprendente que se desprende del presente estudio es que el comportamiento de las parejas de hecho en materia de fecundidad es similar al de las de derecho. La cohabitación se ha convertido en una opción de emparejamiento cada vez más común: a los 35 años, la primera unión conyugal del 39% de las mujeres nacidas en los años setenta había empezado en régimen de cohabitación, en comparación con el 17% de las mujeres nacidas en los años sesenta y el 6% de las nacidas en los cincuenta. Este estudio también muestra que, si bien las mujeres con estudios universitarios fueron las claras precursoras de la cohabitación a mediados de los años noventa, las diferencias por nivel educativo ya no son estadísticamente significativas. El efecto decreciente de la educación puede interpretarse como un indicador de la difusión de la cohabitación en todos los estratos sociales.

El porcentaje de nacimientos fuera del matrimonio pasó del 4% en 1980 al 11% en 1995, y desde entonces el aumento ha sido muy rápido, llegando hasta el 37% en 2011. En 2011, la natalidad entre familias cohabitantes suponía el 23% de todos los nacimientos.

La participación de la mujer en el mercado laboral, ¿obstáculo o requisito?

A partir de los años ochenta, la participación femenina en el mercado laboral aumenta con rapidez. Una incorporación que ha ido acompañada de un descenso continuo de la fecundidad por la difícil conciliación de roles laborales y familiares.

En la última década, esta tendencia se había visto frenada, y el hecho de contar con dos sueldos en casa también facilitó ampliar la familia. De hecho, en países con la natalidad más elevada también lo es la tasa de participación laboral femenina. En 2012, el 51% de las mujeres españolas entre 16 y 64 años trabajaba, en comparación con el 60% en Francia, el 65% en el Reino Unido, el 68% en Alemania y el 72% en Suecia (Eurostat, 2013).

Sin embargo, la difícil situación económica y unos niveles de paro que se han disparado en los últimos años, pasando del 17% en los años ochenta al 26% en 2013, y que han afectado especialmente a los adultos jóvenes, han provocado un nuevo factor de riesgo en la maternidad. El hecho de que uno o ambos miembros de una pareja esté en el paro contribuye actualmente a frenar la natalidad.

Pese a ello, tampoco las mujeres que trabajan lo tienen fácil, ya que se mantienen las dificultades de conciliación de la vida familiar y laboral en las familias donde los dos miembros de la pareja trabajan. En este sector se encuentran las mujeres con estudios universitarios, un tercio de la población femenina total, que, contrariamente a la creencia habitual, es un colectivo crucial para el índice de natalidad de nuestro país, según descubre el informe. Por ello los expertos proponen la puesta en marcha de políticas y recursos para facilitar la maternidad de las mujeres trabajadoras.

Conclusiones

En conclusión, los expertos indican que los hijos deberían ser reconocidos como un bien social y, por lo tanto, los costes de tenerlos deberían ser compartidos por todos. Independientemente de si se tienen hijos o no, los autores del estudio consideran que todo el mundo sale ganando si los niños y niñas de una determinada sociedad crecen sanos, bien alimentados y con una buena educación, porque no hay que olvidar que los niños de hoy pagarán las pensiones de mañana.

Aunque no existe un remedio claro e inequívoco para resolver el problema de la baja fecundidad, los expertos identifican una serie de políticas públicas con una influencia positiva en la fecundidad, en torno a las cuales existe un amplio consenso entre los demógrafos: políticas de conciliación de la vida familiar y laboral (duración y organización de la jornada laboral, flexibilidad horaria y condiciones laborales), políticas de bienestar (priorizando la inversión en escuelas infantiles de 0 a 3 años) y políticas que impulsen la igualdad de género. Es importante reconocer que el compromiso de las mujeres con su formación y con su trayectoria profesional es irreversible, por lo que la sociedad debe adaptarse a dicha realidad.

Analizando otros países, se detectan dos posibles vías para que las tasas de fecundidad sean moderadamente elevadas: el modelo nórdico, basado en el apoyo público a la familia de doble sueldo y políticas favorables a la familia que faciliten la conciliación de trabajo y vida familiar para madres y padres, y el modelo anglosajón, basado en la persistencia de nichos de alta fecundidad, que en España, como demuestra el estudio, prácticamente no existen.

¿Cómo evolucionará la tasa de fecundidad en España? Si no se abordan con éxito los problemas del paro, la precariedad laboral, la conciliación laboral y familiar, y las desigualdades de género, el pronóstico es simple: la tasa de fecundidad muy baja se mantendrá indefinidamente. Únicamente si se redefinen las responsabilidades privadas y colectivas, o, dicho de otro modo, se redistribuyen los costes de los hijos entre familia, sociedad y Estado, y también equitativamente entre ambos progenitores, es probable que la diferencia entre el número de hijos deseados y reales vaya reduciéndose.

Tenemos 1,38 hijos de media y la edad de la madre en la maternidad sube hasta los 31,2 años

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar la estadística sobre el Movimiento Natural de la Población e Indicadores Demográficos Básicos del año 2010, que recoge datos sobre la natalidad, mortalidad y nupcialidad de los españoles. Así, el número anual de nacimientos se redujo un 1,96% en 2010 al alcanzar los 484.055. Se trata del segundo año consecutivo de descenso, tras un periodo de continuo incremento durante los 10 años anteriores. La Tasa Bruta de Natalidad, entendida como los nacimientos por cada 1.000 habitantes, se situó en 10,51, su nivel más bajo desde 2003.

El descenso en el número de nacimientos fue resultado, principalmente, de una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil, ya que el Indicador Coyuntural de Fecundidad (o Número Medio de Hijos por Mujer) apenas varió respecto a 2009, situándose en 1,38.

Cuadro del crecimiento vegetativo en España.Por nacionalidad, la fecundidad se redujo ligeramente tanto entre las mujeres españolas (cuyo indicador bajó a 1,32 en 2010), como entre las extranjeras (1,64). El porcentaje de nacimientos de madre extranjera se estabilizó en niveles similares a los observados en los dos últimos años (20,3% del total).

Por su parte, la Edad Media a la Maternidad mantuvo una suave tendencia creciente, alcanzando los 31,2 años. Las mujeres extranjeras siguen teniendo a sus hijos en edades más tempranas (28,7 años de media en 2010) que las españolas (31,9).

Mortalidad

La esperanza de vida al nacimiento aumentó en 2010 hasta los 82 años. Por sexo, alcanzó los 78,9 años en los varones y los 84,9 en las mujeres, con un incremento de 0,4 y 0,3 años, respectivamente, respecto al año anterior.

La esperanza de vida a los 65 años se sitúa en 18,4 años para los hombres y 22,3 para las mujeres. Esta cifra es el número de años que, de acuerdo a las condiciones de mortalidad observadas en 2010 espera vivir, de media, una persona que alcance los 65 años El número total de fallecidos se redujo ligeramente respecto a 2009, hasta los 378.667, lo que contribuyó a que la Tasa Bruta de Mortalidad (fallecidos por cada 1.000 habitantes) también disminuyera (de 8,34 a 8,22).

Del total de fallecidos, tan sólo un 2,8% era de nacionalidad extranjera a pesar de que este colectivo supone más del 12% de la población residente. Esta circunstancia se debe a que la estructura por edades de la población extranjera es más joven que la de los españoles al concentrarse en torno a edades relacionadas con el mercado laboral. Siete de cada 10 de estos fallecimientos correspondieron a nacionales de países miembros de la Unión Europea, que son los extranjeros residentes en España con edades medias más avanzadas.

Crecimiento vegetativo

A pesar de registrase un menor número de defunciones, el descenso de la natalidad ha conseguido reducir el crecimiento vegetativo de la población de España hasta las 105.388 personas, el nivel más bajo desde 2005.

Nupcialidad

El número de matrimonios se situó en 169.020 en el año 2010, un 3,6% menos que el año anterior. Con ello, la Tasa Bruta de Nupcialidad se redujo hasta 3,67 matrimonios por cada 1.000 habitantes, frente a 3,82 del año 2009.

En el 21,5% de los matrimonios celebrados al menos uno de los cónyuges era extranjero, frente al 21,8% de 2009. Y en tres de cada cuatro de estos matrimonios, uno de los cónyuges era español y el otro extranjero.

Los matrimonios registrados entre personas del mismo sexo representaron el 2,1% del total, frente al 1,7 % de 2009.

Datos por comunidades autónomas

El crecimiento vegetativo de la población fue negativo en Galicia, Castilla y León, Principado de Asturias, Extremadura y Aragón en el año 2010. En estas cinco comunidades el número de defunciones superó al de nacimientos.

La tasa de natalidad se redujo durante el año 2010 en todas las comunidades autónomas, salvo en Aragón, Castilla y León, País Vasco y la ciudad autónoma de Ceuta. Principado de Asturias (7,39 nacidos por 1.000 habitantes), Galicia (8,07) y Castilla y León (8,24) registraron las tasas de natalidad más bajas. Estas tres comunidades, que se encuentran entre las regiones de población más envejecida, también presentaron las tasas de mortalidad más elevadas. Así, Principado de Asturias tuvo 12,06 defunciones por cada 1.000 habitantes, Galicia 10,89 y Castilla y León 10,77.

La tendencia a la reducción del número de matrimonios, en términos relativos, también fue un fenómeno común a la mayoría de comunidades autónomas durante el pasado año. De hecho, la tasa de nupcialidad sólo se incrementó, y muy ligeramente, en Galicia y en la ciudad autónoma de Melilla.

Si quieres leer más noticias como Las españolas tienen un hijo único y a partir de los 30 años, te recomendamos que entres en la categoría de Embarazo y Bebés.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies