Los españoles carecemos de vitamina D, crucial para evitar muchos cánceres


Los españoles carecemos de vitamina D, crucial para evitar muchos cánceres

Aunque España sea un país cálido y con mucha luz solar, existe una carencia generalizada de vitamina D en toda la población, que se puede relacionar con un aumento del riesgo de sufrir cáncer de colon, cáncer de mama o cáncer de próstata. Los científicos exigen mayor atención de los profesionales sanitarios, sobre todo en atención primaria. Esta molécula reguladora de la biología del hueso se forma en una proporción del 90% por la radiación solar, y en el 10% restante, por la dieta. Contra todo pronóstico, los habitantes de países cálidos, como España, no tienen los niveles correctos de la vitamina. “Es el defecto nutricional más frecuente en los españoles”, ha asegurado Franco Sánchez, jefe del servicio de endocrinología del Hospital Carlos III (Madrid).

Falta de vitamina D

“El nivel crítico de vitamina D, según el Instituto de Medina de EE UU, es de 20 nanogramos por mililitro, aunque muchos médicos consideran que, para prevenir enfermedades, habría que elevarlo a 30”, ha explicado Michael F. Holick, director en el Centro Médico de la Universidad de Boston (EE UU).

Esta carencia de vitamina D está ligada, sobre todo, a la obesidad, al embarazo, a la diabetes tipo 1 o a las enfermedades autoinmunes, pero afecta a toda la población.

Alimentos para tener vitamina D

Otro factor que incide en el desarrollo de esta vitamina es la alimentación. Los pescados, la leche, las setas o el aceite de hígado de bacalao son alimentos ricos en vitamina D.

Pero ingerir demasiada leche no es recomendable debido a sus grasas saturadas y, “la cantidad de pescado que tendríamos que comer para aumentar la presencia de esta vitamina sería impracticable”, ha reconocido Franco Sánchez.

Aunque se puede mejorar con alimentos como lácteos o pescados azules, “no es suficiente”, ha subrayado Sánchez durante el simposio “Vitamina D y cáncer: promesa o realidad”.

Suplementos vitamina D

Desde su punto de vista, en España hacen falta nuevos medicamentos porque “no tenemos la suplementación óptima en los fármacos disponibles”. La misma opinión ha manifestado Alberto Muñoz, profesor de investigación del CSIC. “Los que tomamos vitamina D la compramos en EE UU o Inglaterra”.

En estos países y en los países nórdicos, sí existen medicamentos y suplementos destinados a aumentar los niveles de vitamina D. Según los expertos, en España sólo existen fármacos para mujeres postmenopáusicas (que también incluyen calcio), o tratamientos para bebés de vitamina D.

Precaución con la exposición al sol

Aunque la vitamina D se forma con la radiación solar, los científicos han recomendado precaución a los ciudadanos a la hora de tomar el sol. “La solución no es tomar más el sol porque aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel”, ha advertido el profesor del CSIC.

No obstante, una exposición de 10 a 15 minutos, entre las diez de la mañana y las tres de la tarde, en manos y piernas, durante los meses de verano, “podría ser beneficiosa”, ha apuntado Holick.

¿Cómo se miden estos niveles de vitamina D?

Sólo a través de análisis de sangre porque su carencia no tiene una sintomatología específica. “Algunas personas mayores presentan una leve debilidad muscular”, ha explicado el experto del Hospital Carlos III. Los endocrinólogos están concienciados de la importancia de esta molécula, pero no así los expertos de medicina primaria.

En cuanto a la investigación, ésta se centra sobre todo en la prevención, pero diferentes estudios empiezan a estudiar sus aplicaciones terapéuticas, como la combinación con diferentes terapias antitumorales.

“Estudios de laboratorio demuestran que altas dosis de vitamina D matan a células cancerígenas”, ha señalado Donald L. Trump, presidente del Instituto del Cáncer Roswell Park (EE UU).

La vitamina D frena el cáncer de colon

Los indicios de que la vitamina D y sus derivados (leche, grasas de pescados, tomar el sol…) ejercen un efecto protector contra diversos tipos de cáncer no son nuevos. En el ámbito del cáncer de colon, numerosos estudios experimentales y epidemiológicos señalan que la vitamina D3 (o colecalciferol) y algunos de sus derivados inhiben el crecimiento de las células cancerosas.

Un estudio realizado por investigadores del Insituto de Oncología Vall d’Hebron (VHIO) confirma que la carencia de vitamina D -que se obtiene a través de la ingesta de alimentos como la leche y las grasas de pescado, y la exposición a la luz solar – aumenta la agresividad del cáncer de colon. Los resultados se acaban de publicar en la revista PLoS One.

Investigadores del Vall d’Hebron Institut d’Oncologia (VHIO) en colaboración con el Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”-cSIC-uAB, han confirmado el papel esencial de la vitamina D, concretamente de su receptor (VDR), frenando la acción de una proteína clave en el proceso de transformación cancerígena de las células en el cáncer de colon.

Dicha proteína, llamada beta-catenina, que normalmente se localiza en los contactos entre células facilitando la cohesión del epitelio intestinal, se acumula en otros lugares de la célula en grandes cantidades cuando se inicia la transformación tumoral. Fruto de estos cambios, la proteína queda retenida en el núcleo de la célula, donde facilita el proceso cancerígeno y es en este punto donde interviene la vitamina D, o mejor dicho, el receptor de la vitamina D (VDR).

“Nuestro estudio ha confirmado el papel esencial del VDR en el control de la señal anómala que desata el crecimiento y la multiplicación incontrolada de las células del colon que, en última instancia, acaba provocando la aparición del tumor. la estimulación de este receptor reprime la acción de la proteína beta-catenina atajando así la serie de acontecimientos que transforman la célula intestinal en una célula tumoral maligna”, declara Héctor Palmer, coordinador de este estudio y responsable del Laboratorio de Células Madre y Cáncer del VHIO.

El estudio se realizó con ratones y células humanas de cáncer de colon. Los ratones empleados son un modelo que replica las fases iniciales del cáncer de colon. “Los resultados demuestran que los ratones de este tipo que además carecen del receptor VDR, y que, por tanto, no responden a la vitamina D, presentan tumores más grandes y agresivos que los ratones dotados del VDR”, aclara Palmer, y concluye: “El número de tumores no se ve influido por la carencia del VDR, lo que apunta a que este factor no protege frente a la aparición del tumor, pero sí interviene en la fase de crecimiento del mismo, limitando su agresividad”.

A continuación, los investigadores analizaron el efecto del VDR en cultivos de células de cáncer de colon humanas y observaron que la concentración de la proteína alterada, la beta-catenina, aumentaba en las células desprovistas del VDR. Este resultado se repitió en los tres tipos de células de cáncer de colon estudiadas y confirma el resultado observado en los roedores.

En dos tercios de los tumores de colon avanzados, el VDR escasea en las células cancerosas y esta circunstancia hace pensar que su pérdida podría contribuir a acelerar el crecimiento del tumor. Los resultados de este estudio confirman esta suposición.

Esencial en las fases iniciales del cáncer de colon

A la luz de estos resultados, la deficiencia crónica de vitamina D supone un factor de riesgo para desarrollar tumores de colon más agresivos. Los pacientes afectados por las etapas iniciales del cáncer de colon, momento en el que el VDR todavía se halla presente en las células de manera sustancial, podrían beneficiarse de la administración de la vitamina D3. En cambio, ésta no sería de utilidad en las fases avanzadas de la enfermedad, cuando la presencia del receptor VDR es mucho más reducida.

Los datos del estudio avalan el desarrollo de fármacos anti-tumorales basados en la estructura de la vitamina D, aunque su aplicación en pacientes requerirá más investigación durante los próximos años.

El organismo obtiene la vitamina D a través de los alimentos, sobre todo de la leche y las grasas de pescado, pero también la fabrica cuando se expone a la luz solar. No es necesario una exposición prolongada -basta con 10 minutos de sol diarios -, tomados en las horas menos cálidas del día, para estimular su fabricación. En estas fechas veraniegas en que solemos tomar el sol, es importante tener en cuenta las medidas de protección, imprescindibles para evitar las quemaduras solares y así futuras lesiones cutáneas. Usar protectores solares y no exponerse al sol en las horas centrales del día ayuda a prevenir tumores cutáneos.

Si quieres leer más noticias como Los españoles carecemos de vitamina D, crucial para evitar muchos cánceres, te recomendamos que entres en la categoría de Sabías Que....

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies