>
Compartir
WhatsApp

Los GPS “no entienden” de Memoria Histórica y reconocen más de 260 calles franquistas en España

Los GPS "no entienden" de Memoria Histórica y reconocen más de 260 calles franquistas en España
NOTICIA de Javi Navarro
29.01.2008 - 12:28h    Actualizado 28.02.2023 - 11:15h


Las comunidades de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura son las regiones que concentran un mayor número de calles franquistas, según revela un estudio elaborado por Tele Atlas, compañía de cartografía digital.

A pesar de que los tiempos han cambiado al igual que la denominación de muchas de las calles, los sistemas de navegación aún resucitan el franquismo manteniendo la nomenclatura de aquellas vías cuyo nombre, en el pasado, guardaba una estrecha relación con la época. Así como la calle de la Constitución del municipio murciano de Alcantarilla comparte registro y es reconocida por muchos como la calle del Generalísimo, también en Cantabria y en Asturias mantienen vivo nombres de alcaldes y políticos que tuvieron mucho que ver con la Dictadura como Carrero Blanco o Fernández Ladreda.

A pesar de esta ley, aprobada recientemente con el fin de reconocer a las víctimas y retirar los símbolos franquistas de las vías españolas, el estudio de Tele Atlas pone de manifiesto que los sistemas de navegación ‘no entienden’ de memoria histórica. Así, la cartografía actual sigue reconociendo nombres de calles relacionadas con el franquismo con el fin de proporcionar información que haga más fácil a los viandantes y conductores la localización de aquellos lugares que hicieron referencia a personalidades y emblemas del pasado. De esta forma, las calles que hoy rinden homenaje a escritores, poetas, pintores y feministas del siglo XIX y XX conviven todavía con los nombres franquistas que anteriormente las precedieron. Así, las calles de Antonio Machado en Castilla y León, Rafael Alberti en Extremadura, Carlos Maside en Galicia y Clara Campoamor en Andalucía, son reconocidas también por los GPS con sus antiguos nombres: General Varela, Calvo Sotelo, General Mola y Calvo Sotelo, respectivamente. Además del nombre de Francisco Franco o “El Generalísimo” que aparece en muchas de las vías del callejero de la región, todavía tienen cabida en el GPS otros de sus “compañeros de batalla”, como los generales, coroneles y capitanes Yagüe, Queipo de Llano, Moscardó, Astray, Cortés, Aranda y el falangista José Luis Arrese, cuya denominación traslada a los viandantes a la España dictatorial. La historia se repite

El estudio de Tele Atlas, realizado a partir de un sistema propio de gestión y detección de datos basado en más de 50.000 fuentes diversas y 200.000 actualizaciones cartográficas anuales, muestra que no sólo el callejero del norte y sur de España recuerdan el franquismo a través de su denominación ya que también el doble reconocimiento llega a los GPS de las islas. Por ejemplo, el municipio de Petra en las Islas Baleares reconoce también la Calle de Marge como la del General Franco. A su vez, los madrileños pueden caminar por el Paseo de la Castellana sabiendo que están paseando por la antigua Avenida del Generalísimo, así como los gallegos pueden disfrutar de un café en la calle del pintor Carlos Maside de Ourense sabiendo que están en la antigua calle General Mola. Al mismo tiempo, el comunista Fernández Ladrea, Calvo Sotelo y Carrero Blanco -políticos también sumergidos en la época dictatorial y asesinados por sus contrincantes políticos- siguen perviviendo en el callejero español gracias a los navegadores, los cuales, a su vez, reconocen lugares con nombres tan característicos de la época como son las calles dedicadas a los Mártires, los Caídos y a los Héroes del Alcázar. De esta manera, así como los caminantes pueden acercarse a la Plaza de Francesc Maciá de Barcelona recordando al político y líder monárquico Calvo Sotelo, al que previamente se le dedicó la denominación de la plaza, o los valencianos de Benejúzar pueden recorrer actualmente la Avenida del Segura sabiendo que su mención rendía homenaje hace tiempo a los Caídos, los sistemas GPS y los mapas digitales también cuentan con la posibilidad de recordar ambos nombres. Una vuelta al pasado

Por otro lado, el estudio de Tele Atlas muestra curiosamente cómo en algunas comunidades como Aragón, Cantabria y La Rioja, la “Memoria Histórica” no ha influido para cambiar la denominación y teñir de franquismo algunas de sus calles sino, por el contrario, para hacer valer el pasado. Así, el municipio riojano de Entrena cambió la denominación de la Avenida Villa Alfovare para dedicársela a Francisco Franco, al igual que sucede en Cantabria con la calle de Muelle de San Martín, que se modificó con el nombre del político asesinado Carrero Blanco. El callejero aragonés también cuenta con calles en las que el franquismo está presente. Las vías Hermanos Buisán, Castejón y Altero fueron modificadas en los municipios de Villanueva de Gállego, Tauste y Samper de Calanda asignando su denominación al General Yagüe, al Capitán Cortés y al General Franco, respectivamente. El estudio de Tele Atlas prueba que a pesar de la Ley de la Memoria Histórica y la modificación de los nombres de estas calles, las denominaciones alternativas permanecerán, junto a las nuevas, en la memoria de los GPS, para facilitar su orientación a los ciudadanos, muchos de los cuales vivieron aquella época.

Si quieres leer más noticias como Los GPS “no entienden” de Memoria Histórica y reconocen más de 260 calles franquistas en España, te recomendamos que entres en la categoría de Recambios y Mantenimiento.