22 alimentos para no envejecer


22 alimentos para no envejecer

A medida que pasa el tiempo, el cuerpo va perdiendo vitalidad, energía y fuerzas. Es decir, se produce, aunque no queramos, un envejecimiento paulatino que va desgastando nuestras funciones corporales. Es inevitable. No hay manera de que el organismo se mantenga siempre joven, ni las cirugías logran esconder completamente el paso del tiempo.

Pero lo que sí se puede evitar es el envejecimiento prematuro que se produce por el estrés o por algunas circunstancias especiales, como ciertas enfermedades. Y para ello te vamos a contar los alimentos que debes tomar para no envejecer o evitar envejecer retrasando el envejecimiento celular con estos productos antienvejecimiento.

Alimentos para no envejecer

Para empezar, lo ideal es mantener a raya la angustia: tomarse la vida con calma, practicar yoga y ejercicios. Y como parte de esta estrategia, se pueden incluir algunos alimentos en la dieta, que ayudarán a lograr un cuerpo saludable y a envejecer en el momento justo. Aquí están:

  1. Arándanos

    Esta pequeña fruta es muy poderosa para evitar el envejecimiento prematuro. En primer lugar, contiene antioxidantes, que son indispensables para mantener la salud del cabello y la piel, además de que contribuyen al correcto funcionamiento del cerebro. También ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, y fortalece el sistema inmunológico.

    Para evitar que la piel se vea arrugada, los arándanos pueden ser buenos aliados gracias a su alto contenido de antioxidantes. Los arándanos también ayudan a proteger la piel de los radicales libres. Esta fruta también es buena para mantener la salud del cerebro, además de que tiene efectos positivos en la salud por su contenido de fibras, minerales y vitaminas.

  2. Pistachos

    Son frutos secos con propiedades maravillosas para reducir las posibilidades de envejecimiento prematuro. Además de que son una buena fuente de fibra y energía, también ayudan a combatir las enfermedades cardiovasculares. Estos frutos secos son muy nutritivos, puesto que tienen fibra y ayudan a mantener la salud del corazón. Además, son buenos para las meriendas: como vienen en cáscaras, se consume menor cantidad que otras nueces, por lo que se traduce en menos ingesta de calorías.

  3. Yogur griego

    En una porción de este tipo de yogur se pueden conseguir más proteínas y menos azúcares que en los yogures convencionales. Por eso, ayudan a mantener el cuerpo saludable. Si se compran los que contienen probióticos, se contribuirá a mantener la salud de los intestinos. Además, como posee menos lactosa que los demás, es de mucha más fácil digestión.

    Este tipo de lácteo contiene más proteínas que un yogur normal, por lo que es ideal para llenarse de energía y salud. También posee menos azúcar que el resto de yogures, lo que lo convierte en la merienda perfecta para saciar el hambre y, al mismo tiempo, mantener un peso ideal.

  4. Avena

    Se trata de un producto que aporta muchísimos beneficios al organismo: es antioxidante, ayuda a reducir los niveles de colesterol y a disminuir la presión arterial, además de que fortalece el sistema inmunológico, brinda energía, favorece la salud de la piel y contribuye a disminuir los síntomas del asma. Hay muchas maneras de consumirla: se pueden preparar las aguas de avena, los atoles o también es posible agregarla directamente en ciertos alimentos.

  5. Espinacas

    Además de todas las vitaminas que ofrece esta verdura, también tiene propiedades antienvejecimiento: entre otras cosas, contiene luteína, una sustancia que ayuda a mejorar la salud del organismo.

  6. Maíz

    Este alimento posee un sinfín de nutrientes que contribuyen a mantener el cuerpo sano. Entre ellos, se cuentan las vitaminas del grupo B, Omega 3 y Omega 6. Además de sus propiedades diuréticas, es un buen aliado de la salud de la piel y el cabello, y se ha demostrado que puede ayudar a prevenir el cáncer.

  7. Chocolate negro

    Esta es una buena noticia para los amantes de este dulce: el chocolate negro tiene antioxidantes –lo que ayuda a retrasar el envejecimiento de las células–, además de que protege el corazón y mejora el ánimo. Es recomendable consumir aquellos que tengan 70% o más de cacao, y evitar los de leche y los blancos.

    Al consumir 31 gramos diarios de chocolate negro con más de 70 por ciento de cacao se podrán ver los efectos positivos en la salud. Los estudios han demostrado que el consumo de este dulce ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y a aumentar los de colesterol bueno.

  8. Té verde

    Además de su alto poder para reducir las grasas, desintoxicar el cuerpo y aportar energía, el té verde es una buena fuente de antioxidantes. De acuerdo con estudios chinos, se recomienda consumir tres tazas al día para evitar el envejecimiento antes de tiempo. Esta bebida no sólo nos puede dar calma y tranquilidad, sino que también tiene propiedades antienvejecimiento. ¿Cómo cuáles? Existen estudios en China que han demostrado que consumir té verde todos los días ayuda a mantener el vigor de la juventud.

  9. Sandía

    Esta fruta, además de ser muy sabrosa y fresca, ayuda a reparar las células de la piel, protege el corazón, mejora la vista, contribuye a bajar de peso y le aporta energía al cuerpo. Posee vitaminas que ayudan a proteger la piel y a repararla de los efectos del sol. También contribuye con la pérdida de peso y la salud cardiovascular.

¿Sabías que la dieta mediterránea también es muy buena para disfrutar de una excelente calidad de vida?

20 alimentos que son fuente de juventud

Envejecer es algo inevitable. No existe receta mágica para mantenerse siempre joven, por lo que, aunque no queramos, los años dejarán poco a poco su huella en nuestro cuerpo. Sin embargo, sí que podemos poner algo de nuestra parte para mantener a raya el envejecimiento prematuro con unos sencillos consejos sobre los alimentos que consumimos. Muchos de ellos son fuente de juventud.

13 alimentos contra el envejecimiento prematuro

Por ejemplo, podemos practicar ejercicios para mantener una vida sana y dejar a un lado el estrés. Además de eso, se debe cuidar la alimentación. Por eso, aquí presentamos otra lista de alimentos que deben estar en la dieta para evitar el envejecimiento prematuro.

Salmón

Este pescado es una muy buena fuente de ácidos grasos, como el Omega 3, que son indispensables para mantener las funciones del cerebro. Además, su consumo regular ayuda a la salud de los ojos, la piel, las articulaciones y el corazón. Se recomienda consumir poco más de 300 gramos a la semana de este tipo de pescado.

Barramundi

Es otro pescado ideal para obtener las dosis necesarias de Omega 3. Además de sus nutrientes, tiene menos calorías que el salmón.

Proteína de suero de leche

Se trata de un producto que ayuda a mantener la masa muscular, una propiedad que se pierde a medida que envejecemos. Sólo hay que combinar el consumo del suero de leche con ejercicios, para así mantener los músculos bien tonificados y fuertes.

Café

Aunque se piensa que consumir esta bebida trae más desventajas que beneficios, la realidad es muy distinta. Estudios han demostrado que consumir café de forma moderada y sin aditivos como azúcar o crema, puede ayudar a mantener la salud del corazón y a reducir las posibilidades de padecer de diabetes y mal de Parkinson.

Avena

Por su alto contenido de fibra, este alimento es indispensable para mantener la salud y reducir las posibilidades de envejecer de forma prematura. No sólo es bueno para mantener un peso adecuado, sino que también ayuda a combatir enfermedades cardiacas y a darle vitalidad a la piel.

Vino tinto

Se han demostrado los beneficios de esta bebida en la salud, especialmente por su contenido de resveratrol, un antioxidante que puede ayudar a las células del corazón y el cerebro. Pero claro, en su justa medida, no es una excusa para beber sin moderación. Como mucho, se recomienda que las mujeres tomen una copa al día y los hombres, dos.

Maíz

Contiene vitaminas y minerales indispensables para mantener la salud de la piel y el cabello. También los investigadores encontraron que su consumo puede contribuir a evitar la reproducción de células cancerígenas.

Granos

Siempre que se consuman con moderación, este alimento ayuda, entre otras cosas, a reducir el colesterol en las arterias.

20 alimentos que son fuente de juventud-1

Canela

Tiene grandes propiedades antioxidantes, es decir, que ayuda a combatir el envejecimiento prematuro. Además, su consumo permite reducir la cantidad de insulina después de cada comida, por lo que es una gran aliada para reducir la grasa del cuerpo.

Curcumina

Se trata de una especia de origen indio que le da el color amarillo al curry. Su consumo regular ayuda a reducir los movimientos de las células cancerígenas, por lo que podría ser beneficioso para atacar esta enfermedad.

Batatas

Se trata de una verdura con grandes beneficios para la salud. No sólo protege a la piel de los rayos ultravioleta, gracias a su contenido de licopeno, sino que también es una fuente de colágeno, pues posee vitamina C.

Cáñamo

Es una buena fuente de Omega 3, por lo que ayudan a reducir las posibilidades de envejecimiento prematuro. Se pueden consumir las semillas crudas o mezclar el aceite de cáñamo con los jugos naturales.

Trucha

Este pescado, cocinado con aceite de oliva, es ideal para mantener una apariencia sana y joven. Contiene EPA, un ácido graso que acaba con la hormona del estrés, denominada cortisol. De esta manera, se evitan los efectos que tiene una vida agitada en el organismo.

Cómo vivir el doble de años y frenar el envejecimiento

Cómo vivir el doble de años y frenar el envejecimiento

Vivir el doble de tiempo y sano puede depender de unos pocos genes. Cuando esto se descubrió en gusanos hace tres décadas, comenzó una era dorada para el estudio del envejecimiento que ha proporcionado muchos resultados, pero en la que también hay mucha confusión. La revista Cell acaba de publicar un exhaustivo informe que define por primera vez todos los indicadores moleculares del envejecimiento de los mamíferos y las nueve firmas que marcan el avance del proceso. Además, el estudio combate algunos mitos, como el de que los antioxidantes frenan el envejecimiento y revisa las actuaciones que sí pueden funcionar para frenar el envejecimiento.

Manos de un anciano.

Casacochecurro.com Los autores del informe, Maria Blasco y Manuel Serrano (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, CNIO); Carlos López-otín (Universidad de Oviedo); Linda Partridge (Instituto Max Planck para la Biología del Envejecimiento) y Guido Kroemer (Universidad de París Descartes) llegaron a la conclusión de que era necesario un análisis y decidieron compartir esfuerzos para abordar el proyecto.

«La situación actual de la investigación en envejecimiento se parece mucho a la del cáncer en décadas pasadas», afirman los expertos. «En el campo del envejecimiento era notorio que había más teorías que evidencias experimentales», dice Blasco, y añade: «Esta revisión no habla de teorías, sino de evidencias moleculares y genéticas».

Para López-otín, «había llegado el momento de presentar de manera organizada y comprensible las claves moleculares de un proceso todavía muy incomprendido, pese a los miles de artículos científicos publicados cada año sobre él».

Principales resultados
Uno de los resultados de esta revisión es que entendiendo y combatiendo el envejecimiento se lucha también contra el cáncer y las demás enfermedades de mayor incidencia en el mundo desarrollado.

La relación está clara: el envejecimiento resulta de la acumulación de daño en el ADN a lo largo de la vida, y ese proceso es también lo que origina el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y las neurodegenerativas, como el alzhéimer.

«El envejecimiento es la causa de las enfermedades que ocurren cuando nos hacemos mayores», explica Blasco. «ldentificar los marcadores moleculares del envejecimiento ayuda a encontrar la causa de otras patologías, como el cáncer. Esto es muy relevante», precisa.

En el artículo se afirma que «el cáncer y el envejecimiento pueden compartir un origen común», y se explica que pueden ser considerados «dos manifestaciones diferentes del mismo proceso subyacente».

«No se trata de no tener arrugas»
Para Serrano, este aspecto elimina la «frivolidad» con que a menudo se aborda la investigación del envejecimiento: «No se trata de no tener arrugas ni de vivir cien años a cualquier coste, sino de prolongar la vida sin enfermedad».

De hecho, en el artículo publicado en Cell, los investigadores son explícitos al declarar su objetivo último: contribuir a «identificar dianas farmacológicas que mejoren la salud humana durante el envejecimiento».

«No se trata de no tener arrugas ni de vivir cien años a cualquier coste, sino de prolongar la vida sin enfermedad»
Otro de los hitos del trabajo es que no solo define los nueve indicadores moleculares del envejecimiento, sino que los ordena en primarios —la causa desencadenante—; los que conforman la respuesta del organismo a esas causas; y los fallos funcionales resultantes.

Para los expertos, la jerarquía es importante, porque el efecto que se consigue actuando sobre un tipo de proceso u otro es diferente. Incidiendo sobre un único mecanismo, si es de los primarios, es posible retrasar el envejecimiento de muchos órganos y tejidos.

Cuatro causas primarias del envejecimiento
Las causas primarias del envejecimiento son cuatro: la inestabilidad genómica; el acortamiento de los telómeros; las alteraciones epigenéticas; y la pérdida de la proteostasis. La inestabilidad genómica se refiere a los defectos que se van acumulando en los genes con el tiempo, por causas intrínsecas o extrínsecas.

El acortamiento de los telómeros —los capuchones que protegen los extremos de los cromosomas— es uno de estos defectos, pero su importancia es tal que se destaca como contraste independiente. Las alteraciones epigenéticas resultan de la experiencia vital —la exposición al ambiente—.

Por su parte, la pérdida de proteostasis tiene que ver con la no eliminación de proteínas defectuosas, que al acumularse causan patologías asociadas al envejecimiento —en el alzhéimer, por ejemplo, las neuronas mueren porque se forman placas de una proteína que debía haberse eliminado—.

Las respuestas del organismo a las causas desencadenantes son mecanismos que intentan corregir los daños, pero que, si se cronifican o exacerban, también se vuelven dañinos. Es el caso de la senescencia celular: induce a la célula a dejar de dividirse cuando acumula muchos defectos y así previene el cáncer, pero si se da en exceso los tejidos —y el organismo— envejecen.

Controlar estos procesos
También tienen este doble filo otros dos procesos muy presentes en las discusiones sobre teorías del envejecimiento: el llamado daño oxidativo, relacionado con los famosos radicales libres; y mecanismos derivados del metabolismo, relacionados a su vez con las evidencias —todavía no confirmadas en humanos— de que la restricción calórica prolonga la vida.

Todo apunta a que la realidad es más compleja que simplemente tomar antioxidantes y dejar de comer para vivir más. Los radicales libres pueden ser dañinos en grandes cantidades, pero su presencia también desencadena una respuesta protectora.

Los autores son contundentes al hablar de antioxidantes: no hay evidencia genética de que aumentar las defensas antioxidantes retrase el envejecimiento. Y, si es cierto que ante la escasez de nutrientes el organismo pone en marcha estrategias protectoras —presumiblemente, la razón de que la restricción calórica parezca dar resultado—, «con el tiempo y en exceso, pueden ser patológicas», afirman.

El tercer grupo de indicadores emerge cuando los daños causados por los dos precedentes no pueden ser compensados. Es el caso del agotamiento de las células madre de los tejidos, que dejan de ejercer su función regeneradora; o de los errores en la comunicación intercelular, que dan lugar por ejemplo a la inflamación —un proceso que cuando ocurre de forma crónica se asocia al cáncer—.

Estrategias para frenar el envejecimiento
Para los autores, uno de los retos ahora es entender las conexiones entre todos los hallmarks y, por supuesto, investigar la forma de controlar estos procesos.

Una de las estrategias terapéuticas ya probadas con éxito en ratones es evitar el acortamiento de los telómeros. «Es un proceso que se puede frenar e incluso revertir en estos animales», afirma Blasco, experta en el área. Ella cree que, en general, «tenemos aún mucho margen de maniobra para combatir el envejecimiento y lograr vivir más años de forma saludable».

Para López-otín señala que «las intervenciones dirigidas a disminuir o corregir los daños genómicos inherentes al paso del tiempo son todavía lejanas, pero las relacionadas con los sistemas de regulación metabólica pueden ser mucho más accesibles». Y concluye: «No podemos aspirar a la inmortalidad, sino a la posibilidad de que la vida sea un poco mejor para todos».

A continuación, más consejos para llegar a centenario, como dormir y comer poco:

Si quieres leer más noticias como 22 alimentos para no envejecer, te recomendamos que entres en la categoría de Alimentación.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies