Rebajas de enero, empiezan en algunas tiendas y gastaremos 80 euros sobre todo en ropa

Rebajas de enero: empiezan en algunas tiendas y gastaremos 80 euros sobre todo en ropa
NOTICIA de Javi Navarro
07.01.2020 - 11:10h    Actualizado 24.08.2021 - 10:31h

¿Eres de los que espera a la época de rebajas para comprar todo lo que te hace falta? Si sueles comprar ropa en estos momentos para aprovechar las diferentes ofertas, a continuación te explicamos algunos trucos para diferenciar las mejores ofertas de entre todas las que hay y todo lo que tienes que saber para hacer una buena compra en rebajas.

Dudas sobre las rebajas, reclamaciones, devoluciones y precios

Hemos consultado a los expertos de la Asociación de Consumidores FACUA algunas dudas con respecto al periodo de rebajas con la intención de dar respuesta a las dudas que algunos lectores de CasaCocheCurro.com nos habían mandado. A continuación, las respuestas:

¿Puede una tienda negarse a arreglarme una prenda que he comprado en rebajas si realiza arreglos durante el resto del año?
La Ley no especifica nada al respecto, por lo que quedaría a la voluntad del establecimiento. En todo caso, el consumidor debe ser informado de manera clara a este respecto, por lo que si el establecimiento cambia la política de arreglos en periodo de rebajas debe indicarlo claramente a través de carteles en el establecimiento.

¿Es lo mismo liquidación que rebajas?
No, la liquidación es una venta con la finalidad de extinguir las existencias de determinados productos, motivado por el cese total o parcial de la actividad comercial, reforma del negocio o cambio de local. Son productos que no están afectados por ninguna causa que reduzca su valor. La liquidación sólo puede efectuarse en el establecimiento que experimenta la reforma o cierre y siempre deben indicar las causas de la liquidación, especificando la fecha de comienzo y duración del periodo de liquidación.

Las rebajas consisten en una oferta a los consumidores de una reducción de los precios habituales o de unas condiciones especiales de venta que abaratan el producto. Esta oferta sólo está vigente durante unos periodos regulados por Ley y es común para todos los comercios de una misma comunidad autónoma. Actualmente existen dos periodos de rebajas legalmente establecidos al año: las rebajas de enero y las de verano.

Me regalaron unos pantalones y no me gustaban, así que decidí ir a cambiarlos. Las rebajas habían comenzado y me indicaron que el cambio se hacía por el importe del precio de los pantalones rebajados. ¿Es eso legal?

No. La Ley establece que si el vendedor reconoce al cliente el derecho a devolver un producto no puede pedirle una indemnización por el desgaste que éste sufra mientras se prueba el producto lo justo para decidir si se devuelve o no. De ahí parece desprenderse que los establecimientos que admiten devoluciones deben reembolsar el precio que el producto tenía en el momento de la compra (o su equivalente en otros productos de la tienda) y no un precio inferior, pues si se quedan con la diferencia obtienen un beneficio que va en contra de lo dispuesto en la Ley. Así pues, si se compra algo antes de que comiencen las rebajas y se devuelve cuando ya han comenzado, no es legal que reembolsen menos dinero del que se pagó en su día.

Decidí comprar una camisa en una tienda en periodo de rebajas, pero cuando fui a pagar me indicaron que el importe de la misma era mayor que el marcado, que había un error. ¿Puedo exigir que me cobren el importe que indicaba?

Sí, puesto que es el importe que aparece en el etiquetado de la prenda, y por ello se considera el correcto a efectos de información al consumidor.

He lavado por primera vez una prenda que había comprado en las rebajas y ha encogido. He seguido todas las instrucciones de lavado. ¿Tengo derecho a que me la cambien?
Ante todo hay que tener en cuenta que en rebajas lo que se rebaja es el precio y no la calidad, de forma que si siguiendo las instrucciones de lavado de la prenda ésta encoge, se puede decir que es un producto defectuoso y la devolución debe ser admitida por el establecimiento.

He comprobado que una vez finalizado el periodo de rebajas algunos establecimientos siguen anunciando rebajas en prendas de otras temporadas. ¿Pueden hacer esto?
No, los establecimientos podrán vender a un precio inferior estos productos, pero no se estaría hablando de una venta en rebajas. En este caso se trataría de saldos, que es la venta de productos a un pecio inferior al habitual por presentarse algún deterioro, desperfecto o pérdida de actualidad. La publicidad de la venta de saldos debe especificar las circunstancias concretas de su deterioro. El producto en saldo nunca puede suponer un riesgo o engaño para el consumidor.

Los productos en saldo deben estar diferenciados de los que no lo están, fijando en las etiquetas identificativas el precio original junto al precio de saldo. Si el comercio publicita rebajas es una clara infracción en materia de consumo, y por supuesto denunciable.

Empiezan las rebajas.
Justo antes de que empezaran las rebajas me di cuenta de que los precios de la tienda habían subido y cuando empezaron las rebajas los volvieron a bajar. ¿Es esto legal?

Los artículos ofertados en rebajas deben haber estado a la venta con anterioridad a las mismas, y el precio rebajado debe aparecer junto al precio anterior. Si esto es así no se estaría infringiendo la normativa, por lo que si puedes probar que el comercio lleva a acabo estas prácticas para dar apariencia de legalidad a sus rebajas puedes denunciarlo en el Servicio de Consumo para provocar una inspección.

Me han cobrado un recargo al pagar por un artículo rebajado con la tarjeta de crédito. ¿Es legal?
Cuando se compra en una tienda un artículo y se paga con tarjeta de crédito, cabe la posibilidad de que el establecimiento te pueda cobrar por utilizar este medio de pago. A pesar de esto, los comerciantes no pueden diferenciar este aspecto durante el periodo de rebajas ya que debe mantener los mismos medios de pago y sus condiciones con respecto a la temporada habitual.

En la publicidad de una tienda aparecían ciertos artículos con un precio determinado y cuando llegué a la tienda no tenían ninguno de esos artículos. ¿Puedo exigir que los tengan?

La publicidad tiene valor contractual, por tanto permite a los consumidores exigir las condiciones expuestas en un anuncio, incluso aunque la oferta esté agotada, si no se concretan sus limitaciones. La obligación del vendedor no se limita solo al precio del producto, sino también a las características.

Según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, el contenido de la publicidad puede ser exigido por los consumidores. Estas prestaciones, condiciones o garantías indicadas en la publicidad se pueden reclamar incluso aunque no figuren expresamente en el contrato.

He visto tiendas que han terminado sus rebajas antes de la fecha oficial de finalización de las mismas. ¿Hay un periodo mínimo obligatorio?
Las ventas en rebajas sólo podrán tener lugar como tales en dos temporadas anuales, una iniciada al principio de año y la otra en torno al período estival de vacaciones. La duración de los mismos será como mínimo de una semana y como máximo de dos meses, dentro de las fechas concretas que fijan las comunidades autónomas.

En mi barrio hay tiendas que no tienen rebajas. ¿Es obligatorio que todas las tiendas tengan un periodo de rebajas?

No, es una elección del comerciante.

Al pagar lo que había comprado en rebajas, se negaron a aceptar la tarjeta de crédito. ¿Tengo que pagar con efectivo?
Durante el periodo de rebajas, el comercio está obligado a admitir las mismas formas de pago que admita durante el resto del año. Los establecimientos deben ofrecer en época de rebajas los mismos servicios que el resto del año. Es decir, puedes utilizar las tarjetas si este medio de pago es aceptado el resto del año y sin ningún tipo de cargo adicional por realizar el pago en época de rebajas.

En una tienda anunciaban con un gran cartel rebajas del 50% y cuando entré no encontré ningún artículo con este descuento. ¿Puedo reclamar?
Sí, puesto que el establecimiento está obligado a tener en el mismo los productos publicitados y por el periodo de tiempo que haya establecido en su publicidad; en caso de no ser así estaría infringiendo la normativa al respecto y su conducta sería sancionable.

Fui a una tienda a comprar en periodo de rebajas, pero la mayoría de los artículos tenían fallos. ¿No deberían ser de la misma calidad que el resto de las prendas?
La venta en rebajas supone una rebaja en el precio y no en la calidad, de forma que cuando se está vendiendo un producto con fallos no estamos ante una venta en rebajas, sino de saldos y debe anunciarse como tal. Los artículos rebajados han de tener la misma calidad que tenían cuando se vendían a su precio original.

Tras comprar durante las rebajas unos pantalones, quise cambiarlos porque cuando llegué a casa no me gustaba cómo me quedaban y en la tienda me dijeron que no. ¿Es esto legal?
En el caso de que el producto no tenga defectos y, simplemente, haya un cambio de parecer por parte del comprador regirá el criterio que en el momento de la adquisición oferte, dentro de su política de ventas, el establecimiento, pudiendo indicar la no aceptación de devoluciones o la aceptación, mediante entrega del dinero o de un vale de canje.

He comprobado que en las etiquetas no aparecen los dos precios, el de antes de las rebajas y el de las rebajas. ¿No deberían aparecer?

No, sólo debe aparecer el precio final, salvo que la legislación de la comunidad autónoma exija que aparezca el precio rebajado junto al habitual y sin superponerlo.

Detecta los abusos en rebajas

En rebajas, siempre hay establecimientos que pueden vulnerar los derechos de los consumidores e incurrir en competencia desleal falseando las rebajas, al presentar como rebajados productos que no habían estado antes a la venta o manipulando el etiquetado para hacer creer que su precio original era superior al real. Asimismo, otro tipo de abuso a los consumidores es el que publicita (de forma engañosa) descuentos de “hasta el 70%”, cuando sólo un reducidísimo porcentaje de productos alcanzan ese porcentaje.

FACUA-Consumidores en Acción advierte a los consumidores sobre las posibles ofertas fraudulentas que lanzan determinados comercios en los periodos de rebajas. La asociación recuerda que hay artículos que pese a estar muy rebajados continúan siendo caros durante el periodo de rebajas, por lo que el porcentaje de descuento debe ser secundario para el consumidor. También es importante comparar calidades y precios en distintos establecimientos y tener en cuenta que la calidad y garantías de los productos deben ser las mismas que durante el resto del año.

FACUA advierte que si un establecimiento utiliza determinados productos como reclamo en su campaña publicitaria de rebajas debe tener a la venta una cantidad acorde a la demanda que pueda generar su publicidad. Si no es así, el consumidor tiene derecho a exigir que en un breve periodo de tiempo se le proporcione el citado artículo u otro de las mismas o superiores características al mismo precio.

Por otra parte, la organización advierte que determinados establecimientos pueden vulnerar los derechos de los consumidores al utilizar en sus campañas publicitarias el reclamo de un gran porcentaje de descuento que en realidad sólo aplican a un reducido número de productos, pretendiendo escudarse al utilizar, en letra pequeña, la palabra hasta.

Por otra parte, se pueden encontrar productos con el etiquetado manipulado para que la rebaja parezca mayor e incluso artículos traídos exclusivamente para venderse en estas fechas. Todas ellas son prácticas ilegales que vulneran las normativas en materia de Comercio y Publicidad.

Inspecciones y sanciones
FACUA demanda a las comunidades autónomas y los ayuntamientos que incrementen el número de inspecciones e impongan sanciones ejemplarizantes para reducir el número de incumplimientos de la normativa sobre rebajas que se produce en el sector del comercio.

La organización considera que las inspecciones deberían comenzar en las semanas previas a las rebajas, para realizar muestreos de productos y, posteriormente, comprobar si las rebajas anunciadas son reales.

Por otra parte, FACUA recuerda que las rebajas son diferentes de otro tipo de ofertas que conllevan también una bajada del precio de los productos, como es el caso de la liquidación y los saldos.

En las liquidaciones la disminución del precio de los productos se produce por la necesidad del establecimiento de eliminarlos rápidamente por causas extraordinarias, como pueden ser las reformas, mientras que en los saldos dicha disminución del precio implica una menor calidad, ya que son productos deteriorados o de baja calidad.

Prácticas abusivas

UCE advierte de irregularidades que año a año se repiten durante el periodo de rebajas. En la mayoría de los casos, se trata de comercios que venden ropa o calzado y las anomalías más comunes son las siguientes:

  1. Aún exponiendo en los escaparates el cartel de rebajas, los artículos a los que les afecta este porcentaje no alcanzan el 50 por ciento del total.
  2. Además, no existe una diferencia claramente publicitada entre los artículos rebajados y los que no lo están. En muchos casos se mezclan en los mismos percheros y estantes, confundiendo así al consumidor.
  3. Se presentan como rebajados artículos pertenecientes a temporadas anteriores (que tendrían la categoría de saldo y no de producto rebajado) o de menor calidad a la deseable destinados expresa e injustificadamente a estos periodos.
  4. A la hora de descambiar productos adquiridos previamente al periodo de rebajas, algunos establecimientos tratan de reembolsar el valor de artículo ya rebajado y no el que marca el ticket de compra (tal y como lo indica la normativa).
  5. Negativa a admitir el pago con tarjetas de crédito. Es habitual la queja de los consumidores cuando se encuentran con que el establecimiento se niega a aceptar el pago mediante tarjeta. Durante las rebajas el consumidor tiene derecho a abonar el importe de la compra con los mismos medios de pago que el establecimiento en cuestión habitualmente admita durante el resto del año, salvo que se le informe claramente de lo contrario.
  6. Tampoco se puede obligar al consumidor a pagar un recargo por pagar con tarjeta durante las rebajas. Además, y para el caso de que sí admitan la devolución del dinero, si el pago se ha hecho mediante tarjeta, la devolución se le hará a la tarjeta y si ha pagado al contado, la devolución será igualmente al contado.
  7. Es habitual encontrar todavía tiendas que no identifican correctamente los productos, no indican los dos precios ni en el interior del establecimiento y, menos, en los escaparates. Este requisito es fundamental, puesto que es el que permite comparar al consumidor y ver y conocer realmente la ventaja económica que va a obtener si compra finalmente el producto. Lo más recomendable para saber realmente si los precios exhibidos son los que deberían ser, lo ideal es haber hecho un seguimiento de los productos que nos interesa adquirir durante las rebajas y así poder comprobar que el precio anterior es el que nosotros hemos comprobado y, por tanto, se nos está aplicando realmente una reducción en el precio.
  8. Muchos establecimientos aprovechan el periodo de rebajas para poner a la venta productos de fuera de temporada, como si estuvieran rebajados. Hay que recordar que las rebajas se aplican exclusivamente a productos de temporada, y que no hay que confundir las rebajas con los saldos, promociones o descuentos en productos de fuera de temporada. Tampoco se pondrán a la venta como rebajados, productos con defectos o taras.
  9. Entrega de recibos sin los requisitos mínimos exigidos legalmente (nombre del producto y del establecimiento, fecha de compra, precio), o no disponer de hoja de reclamaciones. Si bien el consumidor ha de ser el que pida el justificante de compra, en muchos casos el que se le entrega carece de los datos con los que necesariamente ha de contar para poder exigir posteriormente una garantía o presentar una reclamación.
  10. Asimismo, son muchos los establecimientos que a día de hoy, carecen de hojas de reclamaciones a pesar de poder ser sancionados por la Administración, coartando así el derecho del consumidor a presentar cualquier queja sobre el producto o servicio.

Combatir la adicción a las rebajas

La adicción a las compras en épocas de rebajas y navideñas afecta a un tercio de la población adulta y sigue siendo un poco más aguda en las mujeres (34%) que en los hombres (32%). “Además se recrudece porque la presión en estos periodos aumenta tanto en los medios de comunicación como socialmente. Durante estas épocas del año comprar está bien visto, no es motivo de reproche comprar objetos o cosas que no necesitas. Así, los que son adictos pierden con mucha más facilidad el control. ¿Problema grave? Solo cuando no pueden pagar, es decir, se sobre endeudan y ponen en peligro sus ecosistemas familiares”, argumenta Manuel Armayones, profesor de los Estudios de Psicología de la UOC. La adicción a las compras suele ser un problema oculto que solo se destapa cuando el adicto ya no puede pagar lo que compra. De hecho, el motivo de consulta se produce cuando afecta a su vida personal, familiar e incluso profesional. “A menudo piden ayuda por presión de las familias o parejas”, sostiene Armayones.

A pesar de que aún se debate si las adicciones comportamentales, léase a las compras, al sexo o al juego, son patologías y si van a estar en el próximo sistema de clasificación de los trastornos y enfermedades mentales, el DSM-, cada año aumentan las consultas por este motivo. La adicción al consumo o a las compras se asocia a su vez a procesos depresivos, a la soledad y a la insatisfacción vital; suelen ser la cara de malestares más profundos que se pueden enmascarar con tales comportamientos, es decir con las recompensas momentáneas que las compras, pero también la adicción al sexo o al juego les produce.

Síndrome postcompra
Pero tras la compra llega el síndrome de la postcompra con procesos de culpabilización y un malestar aún más intenso que de nuevo vuelven a paliar con la compra compulsiva. “La compra compulsiva oculta la necesidad de satisfacer aparentemente un deseo material que suele representar una insatisfacción muy profunda e incluso antigua. Así cuando adquieren el objeto, lo tienen en su poder, de hecho no les interesa… y comienza el círculo pernicioso, así una y otra vez”, explica Armayones.

Cómo conseguir una buena oferta

De cada persona depende hacer compras inteligentes durante la temporada de rebajas y así lo piden las asociaciones de consumidores, que recomiendan a los consumidores que limiten sus compras en rebajas y no se dejen manipular por la publicidad consumista. A continuación te dejamos una serie de consejos que no debes olvidar para no perder la cabeza (y tu cartera) gastando sin sentido.

Para hacer efectivos nuestros derechos y poder actuar en consecuencia, así como no dejarnos arrastrar por la manipulación publicitaria del consumo masivo, hemos consultado a ASGECO Confederación sobre las recomendaciones para consumir más seguro y de forma responsable durante las rebajas:

  1. Limitar las compras a los productos realmente necesarios, sin dejarse manipular por la avalancha publicitaria que invita al consumismo despilfarrador. El verdadero ahorro no consiste en acaparar productos cuyos precios se han reducido considerablemente, sino en gastar lo mínimo posible para satisfacer necesidades reales y no las creadas artificialmente por la publicidad.
  2. Después de hacer el inventario de sus armarios, elaborar una lista de los artículos que se necesitan y darse un presupuesto máximo (es aconsejable llevar este importe en efectivo y prohibirse el uso de tarjetas de crédito).
  3. Evitar las compras en establecimientos en los que no figuren los dos precios: el precio anterior y el precio en rebajas.
  4. No se deje llevar por las prisas: compare precios en diferentes establecimientos.
  5. Recordar que la alteración del precio en las rebajas se produce exclusivamente como consecuencia del cambio de estación o temporada, sin que esto deba repercutir en la calidad del producto, por lo que el consumidor tiene derecho a reclamar como si se tratara de un producto en venta habitual.
  6. Todos los productos que se oferten en rebajas deben haber estado a la venta durante los meses anteriores y no haber sido introducidos especialmente para venderse durante esta época.
  7. Antes de pagar, pregunte si admiten devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante y, por supuesto, no olvide el tícket por si tiene que cambiar el producto o presentar una queja. También es aconsejable guardar la publicidad del establecimiento, ya que tiene valor vinculante en caso de reclamación.
  8. Si el artículo tiene algún defecto, el comerciante estará obligado a cambiarlo. Los productos adquiridos en rebajas se benefician de la misma garantía que los comprados en cualquier otro momento del año.
  9. Los usuarios no deben renunciar a sus derechos, y se les aconseja denunciar los abusos y acudir a las asociaciones de consumidores y usuarios para recibir asesoramiento en caso de producirse alguna incidencia.
  10. Si tenemos la posibilidad de elegir, es mejor acudir a un establecimiento adherido al Sistema Arbitral de Consumo que a uno que no lo esté, ya que de este modo podremos resolver cualquier incidencia por una vía rápida y sin costes para el usuario.

ASGECO Confederación recuerda finalmente que el periodo de rebajas no está reñido con un consumo inteligente y que se puede sacar provecho de las oportunidades manteniendo un consumo razonable, ético, ecológico, comprometido y sostenible. Otras prácticas que debemos tener presente para comprar en rebajas son:

  1. Comparar precios en distintos establecimientos.
  2. Certificar la calidad de los artículos.
  3. Exigir la admisión de las tarjetas de crédito anunciadas en el comercio, sin recargo alguno.
  4. Solicitar siempre el justificante de la compra y que nos sellen el documento de garantía.
  5. Pedir la hojas de reclamaciones, ante cualquier irregularidad que detectemos. En cualquier caso, la compra debe ser un acto reflexionado, y desde UCE recomendamos a los consumidores adquirir sólo aquello que necesitamos o que nos aporte verdadera satisfacción, y de esta forma conseguiremos que las compras en rebajas resulten verdaderamente rentables.
  6. Revisar con atención la etiqueta, en la que debe figurar la talla, la composición y el tratamiento aconsejable de lavado.
  7. La garantía mínima del artículo que compremos es de dos años.

Derechos de los consumidores

Es habitual que los establecimientos, después de haber realizado en ellos alguna compra, nos permitan durante un tiempo “arrepentirnos” de esa compra y devolver el producto cuando este no es defectuoso. Sin embargo, esta práctica tan extendida no es una obligación legal para los comerciantes, sino que se trata de un gesto de cortesía comercial que tienen con sus clientes. Desde ASGECO Confederación recuerdan que “sólo habrá derecho a una devolución obligatoria cuando el producto sea defectuoso, cuando el productor o el establecimiento anuncien por cualquier medio que si no quedamos satisfechos con el producto nos devuelven el dinero, o cuando haya mediado error el vendedor al asesorarnos sobre el producto”.

Por no estar obligadas legalmente a tener una política de devolución de productos no defectuosos, de tenerla, las empresas tienen libertad para establecer sus límites y formas de proceder. En unas, los plazos serán más extensos que en otras. algunas tiendas nos devolverán el dinero en metálico o nos harán un ingreso a cuenta, y otras nos cambiarán el producto por un vale por el mismo importe que tendremos que gastar en un plazo determinado en el mismo local.

Medidas de higiene y embalajes

También tienen libertad los establecimientos para decidir si cambian o no determinados productos, como suele ser habitual con prendas de baño o de ropa interior, por razones de higiene. También pueden tener exigencias en cuanto al embalaje, por ejemplo en el caso de discos de música o determinados aparatos electrónicos.

Cuando se realiza una compra en cualquier establecimiento, la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, aconseja consultar antes de pagar cuál es la política de devolución de productos, si es que la tuviera. Este servicio debe estar anunciado bien en el establecimiento, bien en el ticket de compra. Igualmente, las tiendas tienen que mantener en periodo de rebajas la política de devolución que vienen ofreciendo el resto del año.

Rebajas o precios online low cost

Las rebajas ya han empezado en muchos comercios y traen novedades en su legislación, pero aunque cambie el concepto, los expertos aseguran que “las rebajas son cosa del pasado”. Josep Francesc Valls, profesor de Dirección de Marketing de ESADE, destaca que “el low cost y los descuentos online han relegado las rebajas a una cuestión sentimental. El comerciante trabaja cada vez con menos margen de stock y no necesita esperar a las rebajas tradicionales de enero y julio para liberarse de él”. En su opinión, “las rebajas se han convertido en un fenómeno desestacionalizado”.

“El comercio low cost, el canal outlet, la compra colectiva y la gratuidad de ciertos servicios, que muchas empresas dispuestas a pagar por nosotros, han llevado al fenómeno de las rebajas a ser una cuestión sentimental”, comenta Josep Francesc Valls, profesor de dirección de Marketing de ESADE. En su opinión, “con el low cost se ha producido una reinvención completa del negocio textil. Ahora se fabrica con menor margen de stock, con lo que no se necesita esperar a las tradicionales rebajas de enero y julio para librarse de él. Se han convertido en un fenómeno exclusivamente de marketing que sólo puede permitirse el gran comercio, por el coste de comunicación, y del que luego se aprovechan los pequeños”, añade el experto.

“El entorno ha cambiado radicalmente, y no sólo por la crisis, sino por el fenómeno low cost que ha obligado a desarrollar un proceso de comercialización totalmente distinto —comenta Valls—. El negocio se ha reinventado y ahora se asumen muchos menos riesgos; se produce lo mínimo para el canal tradicional y se ha incrementado la producción ad hoc para promociones y descuentos, especialmente para outlets, tanto presenciales como online, donde cada vez es más difícil ver los desechos de temporada”. Este monto, según el profesor de ESADE, se elabora en la misma cadena de producción que la ropa de canal principal, con la diferencia de que se fabrica “cuando las máquinas están ociosas y con uno o dos grados menos en la calidad de materia prima”.

Si bien es cierto que el cliente, en este tipo de canal o con estas promociones, asume que “está pagando menos porque el producto no tiene alguno de sus atributos” por lo que seguramente no pueda pasar es por, en palabras de Valls, “las constantes modificaciones de precios que pueden resentir la imagen de marca”. En este sentido recomienda a los fabricantes que “se planteen un código de actuación para que el hecho de estar presente en canales de descuento no erosione sus marcas: “Si una marca luxury, premium o medium se identifica con bajo precio, va a tener muchísimas dificultades para explicarle al cliente por qué luego vas a cobrarle más por el mismo valor”. El profesor de Esade concluye diciendo que “el cliente no es tonto, es más, con la crisis ha aprendido mucho y se está aprovechando del momento de confusión”.

Compra online de forma segura en rebajas

Hasta un 100% han aumentado las ventas en las tres primeras semanas de rebajas online el portal de compras Showroomprive.es, la segunda tienda de ventas privadas en Europa en volumen de ventas. Este enero los españoles estamos comprando más que nunca en las rebajas por internet y, sin embargo, en lo referente a nuestros derechos aún desconocemos si podemos exigir el mismo trato en las rebajas online que en las de las tiendas de calle. Para resolver las dudas de los usuarios, hemos preguntado a los expertos de Showroomprive.es para conocer los trucos para comprar online de forma segura durante las rebajas:

1. Devolución asegurada: comprar en Internet y en rebajas no significa renunciar a nuestros derechos como comprador. Si cuando recibes tu compra cambias de opinión, tienes el derecho a devolverla sin justificar por qué la devuelves y a recibir el dinero abonado por el producto.

2. Pasarela de pago segura: Asegúrate de que la tienda no almacena tus datos bancarios, que el pago se hace a través de una pasarela segura como un banco o Paypal y que la dirección de la página comienza por https:// en lugar de http:// en el momento de realizar el pago (sistema seguro). Es mejor dedicar unos minutos a comprobar que los métodos de pago son fiables y tus datos seguros que comprar en una tienda sin garantías. En el caso de Showroomprive, el comprador puede elegir entre pagar con Paypal o bien con tarjeta. Si utiliza este último sistema, cuando realice el pago la tienda conectará directamente con el banco con lo que la tienda no guarda los datos de la tarjeta. Este detalle protege frente a fraudes e intentos de robo de datos.

3. Las mismas condiciones antes que después: las tiendas online no pueden cambiar sus condiciones durante el período de rebajas para compensar los descuentos. Si te piden que pagues a través de un método específico mientras antes podías elegir entre varios o intentan cobrarte una comisión extra por el envío o el empaquetamiento que antes no existía… reclama.

4. Las marcas, que sean de verdad: al amparo de las rebajas determinados individuos con ansias de lucrarse rápidamente ponen en circulación en Internet productos “de marca” a precios irrisorios que son falsos. Para adquirir productos de marca (de verdad) con grandes descuentos por internet acude a los distribuidores autorizados, por ejemplo tiendas de ventas privadas como Showroomprive.es

5. Tiempos de envío: el aumento de pedidos no justifica que tú tengas que recibir el tuyo tarde. Ni en época de rebajas ni con motivo de cualquier otra fecha señalada. Si tu pedido se retrasa, hazlo saber inmediatamente al departamento de atención al cliente.

6. La información es poder: conoce cómo funciona el sistema. El objetivo de las rebajas es que las marcas y tiendas puedan deshacerse del stock que no han vendido. Esto lo logran de tres maneras: vendiendo el producto en las rebajas convencionales a pie de calle, abriendo sus propias tiendas en internet y distribuyendo sus productos a tiendas online de ventas privadas. Por ello, comercios como Showroomprive pueden ofrecer ropa, cosmética, complementos, electrónica, etc. de diversas marcas a precios competitivos durante todo el año. En época de rebajas, además, puedes aprovecharte de algunas condiciones especiales como envíos gratis.

7. Preguntar es de sabios: ante la duda, consulta en foros o redes sociales a usuarios que ya hayan comprado en la página web en cuestión. Si no encuentras comentarios positivos y sí hay muchas malas críticas… cuidado!.

8. Escribe tu lista de deseos: Para evitar compras compulsivas, escribe tu listado de productos que necesitas adquirir antes de sentarte frente al ordenador. Evitarás compras compulsivas.

9. Disfruta: si en algo se diferencian las rebajas online es que puedes realizarlas desde tu sofá, cómodamente y sin esperar colas. Pide opinión compartiendo los links de los productos con amigos o familiares, ponte una música que te guste…convierte tu compra online en un placer.

En definitiva, tiendas y outlets online reducen mucho sus precios u ofrecen a los usuarios atractivas promociones únicas para este período. Por ello, si conocemos nuestros derechos online y nos asegurarnos de que la web en la que compramos es seria, podremos convertirnos en compradores inteligentes en Internet y disfrutar de las rebajas sin prisas y con seguridad.

Diferencias de precio según la talla

Muchos comercios han adelantado las rebajas de invierno a principios de año, adelantándose incluso a la llegada de los Reyes Magos de Oriente, momento tras el cual se daba el habitual pistoletazo de salida del periodo de saldos de temporada. Aquí le recordamos unos consejos para comprar en rebajas, además de destacar otro asunto a tener en cuenta: las diferencias que existen en las prendas de la misma talla, que llegan a tener diferencias de hasta 10 centímetros.

La OCU ha denunciado las diferencias OCU ha realizado un estudio para verificar la exactitud de las tallas en la ropa. Se seleccionaron tres prendas de mujer (camisa, falda y vaquero) de las tallas 40 y 42 de 11 marcas diferentes. Las diferencias de tamaño pueden llegar a ser de hasta 10 centímetros en la misma talla. La información completa de este estudio se publica en la revista OCU-compra Maestra del mes de enero.

La OCU recuerda que un 40% de mujeres tiene problemas para encontrar su talla. Esto es lógico porque el cuerpo de la mujer responde a tres morfotipos distintos: diábolo, campana y cilindro y esto no se tiene en cuenta en las tallas. La OCU considera que lo ideal sería que cada tipo de prenda incluyera en su etiqueta un pictograma de un cuerpo con tres medidas que contemplen las diferencias morfológicas.

La OCU ha solicitado al Instituto Nacional de Consumo que se uniformice el tallaje con tres medidas y que se haga atendiendo al estudio antropométrico de la población. Del mismo modo ha solicitado al Ministerio de Sanidad y Política Social que se ponga a disposición del sector la base de datos antropométrica de su estudio para que se tenga en cuenta.

Las rebajas se funden con los Reyes en varias comunidades

El próximo 7 de enero darán comienzo las primeras rebajas del año en la mayoría de comunidades. Sin embargo, cada vez son más las autonomías que deciden adelantar el comienzo de las rebajas al inicio de enero con la finalidad de que los consumidores aprovechen las rebajas para sus compras de Reyes. Si los datos indican que cerca del 70% de los consumidores se espera a rebajas para comprar determinados artículos, en esta ocasión tal vez sean más los consumidores que aprovechen esta oportunidad para esperar a la entrada de las rebajas y, de esta forma, ahorrar un poco en los regalos de estas fechas.

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) recuerda la necesidad de que los consumidores exijan la misma calidad en los productos que compran y recomienda consultar las posibilidades de cambio o devolución de los productos. Cada consumidor gastará de media alrededor de 100 euros en este periodo, algo menos que los 125 euros gastados en las rebajas de enero de 2008.

En cualquiera de los casos, hay que recordar que se entiende por rebajas la venta de artículos que se ofertan a un precio inferior al fijado antes de dicho periodo. Desde CECU hay que volver a recordar que los derechos que disfrutan los consumidores a lo largo del año son los mismos durante la época de rebajas, con lo que es una buena oportunidad para adquirir productos con la misma calidad y una notable rebaja en el precio. Todos los artículos que se vendan en rebajas deben haber estado a la venta los días anteriores en el establecimiento, por lo que no es admisible la recuperación de stocks de temporadas pasadas para su venta en la campaña de rebajas.

Asimismo, la normativa prohíbe vender artículos defectuosos o con taras como rebajas, diferenciando así este periodo frente a otras prácticas comerciales como pueden ser los saldos (productos que han perdido valor de mercado, por estar deteriorados u obsoletos, siempre que no impliquen riesgo o daño para el consumidor), las liquidaciones (ventas de carácter excepcional, producidas como consecuencia de una decisión judicial, cesación de la actividad, cambio de ramo, local, obra…) o las ofertas o promociones (tan habituales en estos días previos a las rebajas de enero), que suponen descuentos en una parte de los artículos del establecimiento.

Por lo que se refiere a la política de cambios o devoluciones, principal fuente de dudas y reclamaciones de los consumidores durante las rebajas, los comercios pueden no admitirlos siempre y cuando el producto no sea defectuoso y que así lo publiciten. Por este motivo, CECU aconseja que el consumidor se informe de esas posibilidades y, por qué no, que esta política juegue también a la hora de decidir en qué comercio se hace una compra.

Por otra parte, si un comercio permite pagar con tarjeta el resto del año, no debe negarse a aceptar este medio de pago en período de rebajas. Es interesante también comparar precios entre distintos establecimientos, ya que puede encontrar diferencias significativas y hay que remarcar la necesidad de que junto al precio rebajado debe aparecer el precio antiguo o bien el porcentaje de rebaja que se aplica en el artículo.

Para terminar, es importante guardar el ticket de compra, ya que será necesario para poder presentar cualquier reclamación, y si un consumidor cree que le han negado o vulnerado sus derechos debe exigir las hojas de reclamaciones.

Extremadura adelanta el inicio de la rebajas de invierno al 2 de enero

Y la Unión de Consumidores considera necesario adelantar las rebajas al 2 de enero en todas las comunidades autónomas. Extremadura acaba de aprobar el inicio de las rebajas en esta fecha (comenzaban el 7 de enero), al igual que ocurre en Madrid. La fecha de inicio para el resto de territorios es posterior al seis de enero.

La Unión de Consumidores considera que esta medida contribuiría a reactivar el sector comercial y beneficiaría los intereses económicos de los consumidores.

El actual contexto de crisis, con un descenso de las ventas en el sector comercial, ha motivado la aparición de promociones y descuentos en los establecimientos de toda España con productos a precios reducidos sin la consideración ni denominación de rebajas, y, en consecuencia, sin la protección de los derechos de los consumidores y usuarios. El adelanto del periodo contribuiría regular esta situación que este año se ha extendido de forma generalizada en el comercio.

Por otra parte, durante los días 2, 3, 4 y 5 de enero los consumidores y usuarios llevan a cabo un elevado número de compras y en este sentido la Unión de Consumidores considera que podrían beneficiarse y favorecerse sus intereses económicos.

El adelanto de las rebajas de invierno al segundo día del año en todas las Comunidades Autónomas garantizaría además un consumo sostenible a lo largo del tiempo y rebajaría las dificultadas económicas familiares durante la “cuesta de enero”.

Cómo reclamar ropa de rebajas

Las devoluciones con vales de compra coartan la libertad de compra de los consumidores en rebajas

El 80% de las quejas que la Unión de Consumidores recibe relacionadas con las rebajas de enero tienen que ver con las devoluciones con vales de los producto. Aunque este tipo de devolución es legal, supone un claro abuso en contra de los derechos del consumidor, condicionando su libertad de compra. Por eso, la Unión de Consumidores insta a los usuarios a que no realicen sus compras de rebajas en aquellos establecimientos que empleen vales para la devolución de productos.

UCE entiende que se trata de una práctica que limita la libertad de compra del usuario y, por esta razón, se convierte en el principal motivo de reclamación en periodo de rebajas.

Hay que aclarar que la política de devoluciones del establecimiento se aplica única y exclusivamente si el producto adquirido está en perfecto estado, pues de tener algún defecto entrará en juego la Garantía, en cuyo caso no cabe la entrega de ningún vale.

Pero en relación al vale se pueden dar otros supuestos que limitan aún más si cabe los derechos del consumidor, como por ejemplo:

  1. No permitir al consumidor canjear el vale fuera del periodo de rebajas, cuando debería igualmente poder canjearse en cualquier período del año.
  2. Si queremos devolver durante rebajas un producto que hemos comprado antes de su inicio, hay casos en que el comercio en lugar de dar un vale por el importe pagado, lo da según el precio rebajado, lo que supone un claro enriquecimiento injusto para el establecimiento carente de toda justificación que va en contra de lo dispuesto en la normativa.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos el consumidor desconoce la política de devoluciones del establecimiento, porque el comercio no le informa de las condiciones de venta, impidiendo una información adecuada que le permita tomar una decisión sobre la compra que va a efectuar.

De rebajas en el extranjero

Londres

Con un dólar por los suelos, ya son muchos los que han hecho el agosto viajando a grandes ciudades norteamericanas como Nueva York para comprar todo tipo de artículos a precio de ganga. Algo similar a lo que está empezando a pasar en Reino Unido, debido a la debilidad de la moneda británica, la libra esterlina, que está prácticamente equiparada al euro cuando no hace muchos meses el cambio era el de una libra por 1,8 euros.

Tras las navidades, con las rebajas y los descuentos, llega otro de los momentos del año en los que más partido se puede sacar a una compra con cabeza, máxime potenciado por la fortaleza del euro frente a la libra. Hay que buscar soluciones imaginativas para no dejar de ir a la moda sin dejarse lo poco que queda de paga extra en ello, como viajar a lugares donde las bajadas de precio se han hecho más notorias. La debilidad de la libra esterlina es la oportunidad perfecta para ir de compras a Londres y aprovechar para comprar gangas.

Marcas inglesas
Además, en tiempos de crisis las ofertas se encuentran a la vuelta de la esquina y todas las grandes marcas inglesas incluyendo Hobbs, Whistles, Jigsaw y Reiss tienen grandes descuentos de hasta el 50%. Los grandes diseñadores no son la excepción con increíbles cortes en sus precios, como los encontrados en los bolsos de la diseñadora Anya Hindmarch o los vestidos de la diva de Estudio 54 Diane von Furstenberg, ambos ubicados en el moderno barrio de Notting Hill.

El problema en Londres es por dónde empezar a comprar
Las tentaciones son de lo más variado. Una cita imprescindible es Harrods, donde puede encontrarse de todo, a veces con el 80% de descuento, pero también Selfridges, en Oxford Street, Liberty, en Regent Street, o Harvey Nichols, que es el favorito de los londinenses, en Knigthsbridge.

Hasta casi final de enero las más de 30.000 pequeñas tiendas de la ciudad bajan sus precios. Carnaby Street, la mítica calle donde nació la minifalda, está remodelada por completo y reúne más de una veintena de locales de diseño y boutiques únicas en la capital. Lo más novedoso se encuentra, como siempre en Oxford Street y Soho.

Mercadillo Covent Garden
Pero el paraíso de todo comprador en tiempos de crisis es el recientemente inaugurado mercadillo de London’s Covent Garden, creado por Designers Block. En palabra de sus propietarios: “Se trata de la primera tienda con verdaderas gangas en pleno centro de Covent Garden, donde se pueden encontrar soluciones perfectas para los regalos navideños. Cada semana nos centramos en algún tema, enseñándoles a los clientes a hornear, tejer, y convertir verdaderas antigüedades en artículos de moda”. El Club Quarters, Gracechurch, de cuatro estrellas, ofrece alojamiento desde 72 euros la noche.

Praga

La capital checa dispone de una decena de grandes centros comerciales con una buena oferta, aunque sin las exclusivas de Londres, París o Milán. Su buscas zapatos, los Bata locales son excelentes y cuestan la mitad que otros similares en España, la cosmética Rior es muy buena y una visita a cualquier supermercado Tesco, permitirá comprar vinos como el excelente blanco Ludmila y gastronomía local, como su salami poli?an, jamón de Praga, salchichas koblasa y queso curado de Moravia. Una exquisitez es el agua mineral Mattoni, un emblema nacional cuyos anuncios por las carreteras del país son considerados un monumento como nuestro toro Osborne.

Aquí tienes más datos si quieres visitar Praga.

Lisboa

Nada puede compararse al encanto de recorrer las callejas del centro de la capital portuguesa en la zona de la Baixa, sobre todo en la Rua Augusta, donde se han instalado las principales cadenas de moda y se mantienen también pequeños negocios más o menos tradicionales. También en los viejos muelles, las Docas, convertidos ahora en tiendas de diseño, galerías y restaurantes.

Pero como en todas las grandes ciudades, las principales compras en Lisboa se concentran en los grandes centros comerciales, especialmente dos de ellos, el Colombo, que en su día fue el mayor centro comercial de Europa, y el Vasco da Gama, situado junto a la estación de Oriente y el Parque de las Naciones. A las afueras de Lisboa se ha abierto una nueva alternativa de compras, en la localidad de Alcochete, en la orilla sur del río. Se trata del ?outlet? Freeport, donde decenas de marcas de moda y complementos han instalado tiendas donde venden sus artículos de temporadas pasadas o de la actual a precios más rebajados.

Milán

Cuando se piensa en moda, se piensa en lo italiano y, naturalmente, en Milán. Para encontrar lo mejor, y más caro, hay que ir al «Quadrilatero d’Oro» (Gucci, Versace, Fratelli Rossetti, Prada, Cartier, D&G, Sergio Rossi, Tod’s, Bulgari etc.) entre las calles Via Monte Napoleone, Corso Venezia, Via Della Spiga y Via Manzoni. En pleno centro, junto al Duomo, está la galería cubierta de Vittorio Emanuele II, también conocida como el Salotto di Milano, donde están los mejores restaurantes de la ciudad.

Una novedad son los tours de compras que se organizan desde Milán hasta Suiza en los outlets Foxtown, con más de 130 tiendas para elegir, que ofrecen descuentos entre 30 y 70% sobre el precio de venta recomendado.

Marrakech

En la ciudad con más encanto de Marruecos las rebajas duran siempre, aunque, eso sí, es necesario el regateo. Sus zocos y mercados, su cambiante plaza Jemaa-el-Fna son los lugares donde encontrar joyería, telas o alfombras, pero también hierbas, perfumes y cuero. Se puede conseguir un traje a medida en unas horas y copias de las mejores marcas por la décima parte del original.

También puedes consultar los detalles de las rebajas de verano.

Si quieres leer más noticias como Rebajas de enero, empiezan en algunas tiendas y gastaremos 80 euros sobre todo en ropa, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar y Consumidores.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >