Todos los tipos de piercings en la oreja que puedes hacerte

Todos los tipos de piercings en la oreja que puedes hacerte
NOTICIA de Jessica Pascual
13.08.2022 - 18:30h    Actualizado 13.08.2022 - 18:30h

Hélix, tragus, conch, daith, rook, snug… ¿Te suenan? Puede que no los conozcas por su nombre, pero sí sepas lo que son. Todos estos términos hacen referencia los tipos de pendientes y piercing que pueden hacerse en las orejas. Si quieres saber cuál es la ubicación exacta de cada uno de ellos, en esta guía puedes consultar todos los detalles.

El piercing en las orejas es uno de los pendientes más recurridos. Suelen ser de las primeras perforaciones que se hacen y, aunque los más tradicionales son los del lóbulo, hay una gran variedad. ¡No te los pierdas!

En el lóbulo

Son los que menos duelen. Se hacen en la zona inferior de la oreja, que es más mucho más blanda que el resto, lo que permite que la aguja la atraviese con facilidad.

Hasta hace unos años, era habitual hacérselos a los bebés al poco de nacer. Aunque ahora ya no está tan de moda. En esta zona pueden hacerse varios agujeros diferentes. El primero siempre se hace en la zona más baja y, a continuación, justo encima, se pone el segundo. Y el tercero, el cuarto… Y todos los que quieras.

El lóbulo abarca la mitad inferior de la oreja, por lo que puedes ponerte todos los pendientes te quepan desde la parte inferior hasta la mitad de la oreja aproximadamente (donde empieza la parte dura). Si los haces juntos, puedes llegar a llevar hasta 5 o 6 pendientes en el lóbulo.

En el primer agujero es donde suelen ponerse los pendientes de mayor tamaño o los que son más largos. Mientras que en el resto de los que se incluyen en esta guía es habitual colocar pequeños aros o pendientes mucho más discretos. La curación es mucho más rápida y fácil en los pendientes del lóbulo que en el resto de las orejas.

Pendiente hélix

El pendiente hélix es el que se coloca en la parte superior que sigue al lóbulo, en el cartílago de la oreja. El pendiente puede colocarse desde la mitad de la oreja hacia arriba, en el punto que prefieras.

De hecho, si lo prefieres, puedes hacerte varios pendientes hélix a lo largo de todo el cartílago superior de la oreja. Eso sí, siempre en la parte exterior del cartílago, porque los que se colocan dentro tienen otro nombre diferente. El piercing hélix debe su nombre a la zona en la que se realiza, que es conocida como hélice de la oreja.

Hacérselo duele algo más que los del lóbulo y la curación puede complicarse un poco más que en el caso anterior. Puede colocarse un pendiente de tipo aro o uno sencillo con una bola o brillante.

Helix

Pendiente contrahélix

Como su nombre indica, se encuentra en la parte opuesta del hélix. Si este último se coloca en la parte exterior del cartílago, el contrahélix se coloca en el otro extremo de la oreja.

En concreto, el pendiente se ubica encima de la zona del trago, justo en el inicio del cartílago que se encuentra más pegado a la cara. Puedes ver un ejemplo de la ubicación de este pendiente en la siguiente imagen.

Pendiente contrahélix

En cuanto al pendiente, hay muchas posibilidades. Desde los tradicionales de bola o brillantes, hasta los que tienen forma de media luna y hasta un aro pequeño. La curación no es complicada.

Tragus

Es uno de los más populares. El pendiente del tragus es el que se coloca en el trago, es decir, en el saliente que cubre parte del oído y que es una zona que está unida a la cara.

La variedad de pendientes que pueden ponerse en el trago son infinitas. Los hay de todo tipo, para todos los gustos y colores. En cuanto al piercing, puede ser algo molesto si duermes de ese lado y la curación no tiene por qué complicarse.

Pendiente tragus

Antitragus

En el lado opuesto del tragus. Por así decirlo, enfrente de este. Se hace en el cartílago que se encuentra justo en el extremo contrario al tragus. La ubicación exacta es en el pequeño saliente que hay en la oreja, encima del lóbulo.

Es una zona menos dura que el cartílago superior, pero más que el lóbulo. En cuanto al pendiente, puedes colocar uno pequeño o un aro para que de la vuelta entera y abrace al cartílago.

Conch

El piercing conch se encuentra justo en el inicio del cartílago exterior de la oreja, encima del lóbulo. La particularidad de este pendiente es que atraviesa un cartílago interior y la parte exterior de la oreja. Es decir, que abarca más parte de la oreja que el resto de pendientes. Al poner el pendiente, es ideal coger un aro ancho para que abrace todo el ancho del cartílago y borde de la oreja.

Daith

El piercing daith es uno de los más escondidos. Se realiza en el pliegue del agujero más interno de la oreja. Para que puedas ubicarlo, se encuentra debajo del contrahélix y al lado del tragus. Pero en la parte interior de la oreja. Se conoce como el piercing de las migrañas.

Pendiente daith

Flat

El pendiente flat está dentro de la oreja. Se encuentra en la zona interior que está debajo del pendiente hélix, pero por dentro. En este caso, las opciones de pendientes son limitadas, debido a que tienen que ser pequeños.

Rook

Rook es el pendiente que se coloca en el primer pliegue que hay en el interior de la oreja desde la parte superior. Es un pequeño saliente ubicado en la zona próxima al tragus y es bastante dura, por lo que la curación puede ser más larga y dolorosa que otras. En este tipo de piercing hay que colocar un pendiente de pequeño tamaño, puesto que el hueco no deja mucho más margen.

Snug

El snug es el piercing que se coloca en el cartílago interior de la oreja. Su ubicación se encuentra justo encima del pendiente del antitragus y debajo del conch.

Si quieres leer más noticias como Todos los tipos de piercings en la oreja que puedes hacerte, te recomendamos que entres en la categoría de Entretenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >