Trampas que se emplearon en el engaño de las preferentes


riesgos-productos-financier

Los consumidores no están ni lo suficientemente protegidos en los productos de ahorro e inversión que contratan ni sus conocimientos financieros les permiten tomar las mejores decisiones de ahorro. Ejemplo de ello ha sido el engaño llevado a cabo por muchas entidades financieras con las preferentes. La Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) alerta del exceso de confianza de los clientes de bancos hacia los propios bancos. Una confianza que en muchas ocasiones se sobrepasó en claro perjuicio de los consumidores.

Casacochecurro.com En el año 2009, CEACCU publicó los resultados de una encuesta sobre los hábitos y la información de los consumidores ante los productos de ahorro e inversión que contiene algunas de las claves para comprender cómo ha sido posible que cientos de miles de familias (cerca de 710.000) hayan sido engañadas con las preferentes, llegando a perder lo que en muchos casos eran los ahorros de toda una vida: según las estadísticas que se vienen ofreciendo, cerca del 90% de los afectados ofrecen un perfil de ahorrador tradicional (cliente minorista, consumidor) y el 80% de ellos, mayores de 70 años.

En primer lugar, esta encuesta ponía de manifiesto que los consumidores comprendían, en general, las características esenciales de los productos financieros, en cuanto a riesgo, rentabilidad y liquidez. Así, a los productos financieros a los que más riesgo se atribuía era a las acciones y a los fondos de inversión de renta variable, si bien actualmente, como se puede ver en la imagen, las hipotecas también son consideradas un producto de riesgo. Mientras que los depósitos o las libretas de ahorro se contrataban por tener un riesgo bajo.

Sin embargo, a pesar de este conocimiento previo, a la hora de contratar, los usuarios tenían una gran vulnerabilidad que también revelaba la encuesta de CEACCU: su enorme dependencia de la información que les ofrecían las propias entidades y la gran credibilidad que les otorgaban.
Se confió en ‘nuestro banco’ de toda la vida
Preguntados por “la fuente de información que más les influyó, o que más les puede influir”, mayoritariamente se contesta que es la “entidad bancaria habitual”. Un resultado reforzado por el hecho de que casi todos los encuestados mantienen una relación estable con “su” banco o caja: “Cerca del 85% de los entrevistados que trabajan con algún banco, lo hacen exclusivamente con uno. La edad media de relación es ligeramente superior a los 10 años”, según recogía el estudio.
Trampas para comercializar productos financieros complejos
Estos resultados explican algunas de las “trampas” que empleaban las entidades financieras para la comercialización de productos complejos, como el énfasis en la información verbal frente a la escrita (en muchos casos esta no se entregaba hasta la firma del contrato) o el abuso de expresiones ambiguas como “renta fija” o “depósito”, que los usuarios podían asociar a “producto seguro”, cuando en realidad son categorías que engloban también a otros que no lo son (como las propias preferentes, en renta fija; o los depósitos “estructurados” en el segundo caso).

Y es que esta era otra de las constantes de la venta de estos productos: el uso torticero del lenguaje, empleando términos que evocaban, justo, la característica opuesta a lo que en realidad se estaba contratando, como “preferentes” (cuando ya sabemos que el usuario no tenía ninguna prioridad, sino todo lo contrario).
Campaña informativa
A partir de este contexto, y de un conocimiento profundo tanto de los límites de los actuales mecanismos de inspección, como de reclamación (normativa y cauces como el arbitraje o el servicio de reclamaciones del Banco de España o la CNMV), CEACCU ha puesto en marcha una ambiciosa campaña de formación para mejorar la información de los consumidores, de manera que estén más prevenidos a la hora de contratar cualquier producto de ahorro o inversión.

La campaña pretende alertar a los usuarios de las prácticas de comercialización de las entidades, advertir de los límites de la normativa financiera a la hora de protegerles y explicar los mecanismos más eficaces (en general, los Tribunales) para que una reclamación prospere.

Se analizarán las carencias del arbitraje de preferentes (procedimiento con el que CEACCU ha sido crítica desde el primer momento) y de la normativa de protección al consumidor que, con mecanismos como el test de conveniencia o el test de idoneidad (los test MIFID), se ha convertido en un escudo protector de las comercializaciones engañosas realizadas por las entidades.

Para ello, el 27 y 28 de noviembre se realizará una jornada de formación de monitores (“Bases para una educación financiera eficaz de colectivos de ahorradores vulnerables”) encargados de realizar 50 talleres. Se estima una participación de entre 2.000 y 2.250 asistentes. También se editará una publicación divulgativa gratuita y un especial web.

Si quieres leer más noticias como Trampas que se emplearon en el engaño de las preferentes, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies