100 frases para ser feliz en el trabajo


100 frases para ser feliz en el trabajo

La empresa de recursos humanos Adecco ha puesto en marcha la ‘III Encuesta sobre La Felicidad en el Trabajo’ preguntando de forma abierta a 1.800 encuestados qué es lo que les hace falta para ser feliz en su trabajo. Cada encuestado ha contestado espontáneamente lo que en su caso echa en falta y a continuación, desde Adecco se han elegido las 100 frases completamente sinceras que podrían ser un ejemplo de lo que muchos trabajadores españoles sienten en su puesto de trabajo, pero no han tenido oportunidad de exteriorizar. Una muestra anecdótica pero ilustrativa, con algunos aspectos que podrían hacer reflexionar a muchas empresas para hacer más feliz la vida laboral a sus empleados.

Frases para ser feliz en el trabajo

Las 100 frases son las siguientes:

«Que te guste lo que haces y aprender cosas nuevas» (publicista de 25 a 34 años, Madrid).

«Buen ambiente de trabajo y remuneración acorde al puesto de trabajo» (técnico sanitario de 25 a 34 años, Canarias).

«Políticos honestos» (administrativo de 45 a 54 años, Aragón).

«Estabilidad» (profesor de 35 a 44 años, Canarias).

«Motivación y salario» (administrativo de 45 a 54 años, Madrid).

«Posibilidad de aportación personal y crecimiento» (comercial de 45 a 54 años, Cataluña).

«Formar un buen equipo de trabajo» (ingeniera de 25 a 34 años, Cantabria).

«Tener buen ambiente de trabajo, respetar las condiciones y derechos laborales de los trabajadores» (trabajadora social de 35 a 44 años, Navarra).

«Buen sueldo y horario, incentivos y buen ambiente de trabajo» (informático de 25 a 34 años, Madrid).

«Libertad, responsabilidad y buen sueldo» (abogado de 25 a 34 años, Castilla-la Mancha).

«Tener trabajo, para empezar» (profesora de 45 a 54 años, Andalucía).

«Tener ganas de trabajar y disfrutar con lo que haces» (contable de 45 a 54 años, Madrid).

«Compaginar trabajo y familia» (comercial de 45 a 54 años, Murcia).

«Estar bien con tu entorno y contigo mismo, además de ganar un buen sueldo» (comercial de 35 a 44 años, Comunidad Valenciana).

«Tener un buen ambiente y un horario amoldable a las necesidades» (administrativo de 35 a 44 años, Madrid).

«Más medios y financiación» (funcionario de 35 a 44 años, Andalucía).

«Un buen ambiente de trabajo y retos constantes» (informático de 35 a 44 años, Extremadura).

«Que se reconozcan mis méritos y mi profesionalidad» (oficial de 45 a 54 años, Cataluña).

«Querer hacer el trabajo lo mejor posible, mejorar día a día y ser productivo y competente» (funcionario de 35 a 44 años, Baleares).

«Un salario acorde a la profesionalidad, contrato acorde con la categoría profesional y regulación de los horarios de trabajo» (camarera de 45 a 54 años, País Vasco).

«Un buen sueldo y jefes agradables» (funcionario de 35 a 44 años, Comunidad Valenciana).

«Seguir manteniendo mi trabajo» (mecánico de 25 a 34 años, Andalucía).

«Tener un jefe razonable, afición relacionada mínimamente con la función que se desempeña» (informático de 25 a 34 años, Madrid).

«Proyectos y medios para realizarlos» (relaciones públicas de 45 a 54 años, Cataluña).

«Más libertad» (financiero de 35 a 44 años, Madrid).

«Sentirte apreciado por los pacientes, los compañeros, la empresa… tanto personal como económicamente» (enfermera de 35 a 44 años, Canarias).

«Que mi profesión esté más reconocida socialmente» (agricultor de 35 a 44 años, Aragón).

«Mejores condiciones de trabajo, menor carga» (médico de 35 a 44 años, Andalucía).

«Mejorar el nivel adquisitivo de la ciudadanía ya que está muy tocada» (empresario de 35 a 44 años, Canarias).

«Principalmente que te guste lo que haces» (administrativa de 25 a 34 años, Galicia).

«Responsabilidad, misión concreta, confianza, buena remuneración, buen ambiente de trabajo» (comercial de 35 a 44 años, Cataluña).

«Una estabilidad laboral y oportunidades de cara al futuro» (investigador de 25 a 34 años, Cataluña).

«Poder ir a trabajar sabiendo que se va a aportar un granito de arena a la sociedad y que se va a obtener satisfacción personal por hacer el trabajo» (ingeniera de 35 a 44 años, Aragón).

«Que te guste lo que haces y que haya un buen entorno de trabajo» (administrativo de 35 a 44 años, Murcia).

«Estar motivado, que tu empresa confíe en ti, que haya formación continua, posibilidad de promoción, que se valore más el trabajo que haces, que el sueldo sea más alto, que los jefes sean personas realmente válidas, que no haya enchufismos ni malos compañeros…» (informático de 25 a 34 años, Aragón).

«Más autonomía» (ingeniero de 35 a 44 años, Madrid).

«Estabilidad, tranquilidad, que no haya estrés, jefes normales, posibilidades de ascenso, buena remuneración, etc.» (profesor de 35 a 44 años, Andalucía).

«Mejores horarios y menos presión» (informático de 35 a 44 años, Galicia).

«Que te dejen trabajar y no nos recorten tanto. Tenemos los sueldos congelados y además nos los rebajan» (funcionario de 45 a 54 años, Andalucía).

«Reconocimiento y proyección de futuro» (ingeniero de 35 a 44 años, Madrid).

«Tener vocación como la tengo yo» (abogado de 35 a 44 años, Andalucía).

«Disfrutar trabajando y tener buena relación con los compañeros» (informática de 35 a 44 años, Comunidad Valenciana).

«Trabajar en algo que te gusta y sea como un hobby para ti» (administrativo de 35 a 44 años, Andalucía).

«Estabilidad, trabajo en equipo, buen ambiente de trabajo, motivación, implicación, buen sueldo» (informático de 35 a 44 años, Madrid).

«Me hace falta un ordenador, cierta tranquilidad, un teléfono (que suene poco) y cobrar la nómina a fin de mes. ¿Algo más? El resto ya lo tengo» (administrativo de 45 a 54 años, Comunidad Valenciana).

«Una buena conciliación familiar» (informático de 35 a 44 años, Galicia).

«Más compañerismo, gente con buenos principios. Que la gente se gane las cosas por méritos propios y no a base de mentiras, amiguismos, etc.» (policía de 35 a 44 años, Andalucía).

«Llevarse bien con los compañeros, ganar un buen sueldo, que te respeten como mujer y todo lo que eso conlleva cuando tienes hijos» (administrativa de 25 a 34 años, Murcia).

«Hacer lo que te gusta y que te paguen bien por ello» (ingeniera de 45 a 54 años, Cataluña).

«Buen ambiente, sentirse valorado y no caer en la rutina» (administrativo de 45 a 54 años, Comunidad Valenciana).

«Tiempo» (administrativa de 45 a 54 años, Madrid).

«Buen ambiente de trabajo, incluidos los jefes, y cierta libertad de horarios» (comercial de 45 a 54 años, Canarias).

«Conciliar vida laboral y familiar, jornadas de 30-35 horas semanales. Menos dinero pero más tiempo para disfrutar de la vida y la familia, que es lo más importante» (informático de 35 a 44 años, Cantabria).

«Apoyo, promoción e independencia» (trabajadora social de 45 a 54 años, Madrid).

«Libertad a la hora de ser creativo» (diseñadora de 25 a 34 años, Andalucía).

«Ambiente positivo de trabajo, sueldo que supere las necesidades básicas de una persona y un horario sensato» (ingeniero de 35 a 44 años, Cataluña).

«Divertirse trabajando» (funcionario de 45 a 54 años, Navarra).

«Creer que haces algo útil» (administrativa de 45 a 54 años, Canarias).

«Cambiar la monotonía» (enfermero de 25 a 34 años, Cataluña).

«Trabajar menos» (asistenta de 45 a 54 años, Andalucía).

«Que te guste, que seas feliz con él, que te sientas valorado y recompensado, tanto personal como económicamente» (profesora de 35 a 44 años, Castilla y León).

«Hacer tareas que sean un reto cada día, hacer cosas diferentes y que te mantengan motivado» (informático de 25 a 34 años, Canarias).

«Trabajar poco, ganar mucho» (arqueólogo de 25 a 34 años, Galicia).

«Trabajar en lo que te gusta y estar bien en tu entorno de trabajo» (informático de 35 a 44 años, Madrid).

«Necesitaría tener un puesto de mayor responsabilidad y poder desarrollar todos los conocimientos que he adquirido en mi larga y amplia formación» (administrativa de 25 a 34 años, Andalucía).

«Que me paguen más y a principios de mes» (administrativo de 35 a 44 años, Comunidad Valenciana).

«Tiempo, reconocimiento profesional, un buen equipo y posibilidades para investigar» (médico especialista de 45 a 54 años, Cataluña).

«Motivación por parte de tus jefes, buen ambiente y sueldo digno» (financiera de 45 a 54 años, Madrid).

«Mejor conciliación de la vida laboral y personal. Posibilidades de desarrollo profesional y estabilidad en el empleo» (administrativa de 35 a 44 años, Galicia).

«Que te gusten las tareas realizadas, que tengas un buen equipo, un salario adecuado y un horario que sea lo mejor posible para el resto de tu vida» (administrativa de 25 a 34 años, Aragón).

«Un buen jefe» (investigadora de 25 a 34 años, Cataluña).

«Reconocimiento, medios para poder trabajar, nivel de exigencia adecuado, compañeros agradables y suficiente remuneración» (economista de 35 a 44 años, Navarra).

«Trabajar en lo que he estudiado que es lo que me gusta» (teleoperadora de 35 a 44 años, Madrid).

«Buen ambiente de trabajo y remuneración acorde al puesto» (financiero de 45 a 54 años, Navarra).

«Que el sueldo fuera algo mayor y no nos quitaran las pagas extra» (funcionario de 25 a 34 años, Andalucía).

«Un mejor sistema de incentivos y de motivación personal» (teleoperadora de 35 a 44 años, Aragón).

«Flexibilidad horaria y recompensa económica» (diseñadora/dibujante de 35 a 44 años, Comunidad Valenciana).

«Autonomía para aportar tus ideas y un proyecto» (administrativo de 35 a 44 años, Madrid).

«Más incentivos e igualar la subida de impuestos con el salario mínimo» (administrativa de 35 a 44 años, Castilla-la Mancha).

«Sentirse bien con lo que haces y ver que es útil» (decorador de 45 a 54 años, Andalucía).

«Ser autónomo, tener tu propia empresa» (administrativo de 45 a 54 años, Cataluña).

«Hacer lo que te gusta. Es lo más gratificante» (administrativa de 45 a 54 años, Andalucía).

«Buen ambiente y no trabajar horas extra sin cobrarlas» (ingeniero de 25 a 34 años, Madrid).

«Sentirse útil y no odiar el lunes» (funcionaria de 35 a 44 años, Castilla y León).

«La actitud es esencial» (comercial de 25 a 34 años, Madrid).

«Hacer cosas de provecho. Sentirte útil y que reconozcan tus méritos» (administrativa de 25 a 34 años, Galicia).

«Seguridad, reconocimiento de tu trabajo y de tu opinión, poder de decisión, sin jerarquías o con organización horizontal o democrática, formación y capacidad para realizar las tareas encomendadas, buen ambiente laboral» (profesor de 35 a 44 años, Cataluña).

«Sueldo decente, igualdad entre trabajadores, recibir atrasos, subidas y demás derechos y, sobre todo, valoración de tu trabajo» (administrativa de 25 a 34 años, Aragón).

«Ganas de hacerlo bien, pensamiento positivo y buen ambiente» (funcionario de 35 a 44 años, Andalucía).

«Ser constante y perfeccionista en lo que haces» (bibliotecaria de 35 a 44 años, Cantabria).

«Mantener una actitud positiva en la vida» (funcionario de 45 a 54 años, Comunidad Valenciana).

«Que te guste tu trabajo, un horario flexible, un ritmo de trabajo constante pero no estresante y un salario que te permita cubrir tus necesidades financieras básicas y algún capricho ocasional» (informático de 25 a 34 años, Comunidad Valenciana).

«Ser feliz en la vida fuera de tu trabajo» (periodista de 25 a 34 años, Andalucía).

«Hacer algo que te gusta y que te deje tiempo para disfrutar de tu familia» (administrativo de 25 a 34 años, Aragón).

«No llevar trabajo a casa» (ingeniera de 25 a 34 años, País Vasco).

«Hacer algo que te guste y que esté bien retribuido, además de no irte lejos y poder tener cerca a tus familiares y amigos» (periodista de 25 a 34 años, Aragón).

«La seguridad de que no me van a despedir debido a los recortes o al plan del Gobierno» (técnica de limpieza de 45 a 54 años, Andalucía).

«Libertad de movimientos y de pensamiento» (funcionario de 45 a 54 años, Cataluña).

«Sobre todo buen ambiente de trabajo, buena formación, medidas de salud e higiene laboral y un salario adecuado para motivar al trabajador» (cocinera de 35 a 44 años, Navarra).

«Ya soy feliz» (agricultor de 35 a 44 años, Andalucía).

Los profesionales más felices

En esta primera oleada de entrevistas, Adecco ha querido averiguar quiénes son esos profesionales afortunados que se declaran abiertamente los más felices del mercado de trabajo y qué es lo que les hace falta a los españoles para alcanzar esta dicha en sus puestos de trabajo. Para ello, ha entrevistado a 1.800 trabajadores de toda España y establecido dos ranking: el de los profesionales que se declaran más felices y el de los profesionales que los españoles pensamos que son los más felices.

Veterinarios, médicos, arquitectos y peluqueros son los profesionales que se declaran ser más felices en su trabajo en 2012, mientras que los españoles consideran que los más felices deben ser los artistas, futbolistas, deportistas en general y fotógrafos. A un octavo lugar quedan relegados los funcionarios, quienes en la primera encuesta aparecían entre los primeros puestos de aquellos profesionales que los españoles consideraban más felices.

Seamos lo que seamos, parece que la mayoría de los españoles somos felices, aunque un poco menos que el año anterior: casi 8 de cada 10 aseguran que son felices en su profesión, siendo los navarros, murcianos y extremeños, los que presentan los niveles de felicidad más altos. En concreto, un 77,98% de los encuestados asegura ser feliz en su profesión frente al 81,2% que lo hacía en 2011, lo que supone un descenso de más de 3 puntos porcentuales.

A continuación, Adecco presenta cuáles son los factores más importantes para alcanzar la felicidad laboral, según los trabajadores españoles.

Ranking de los profesionales que se declaran más felices

Para los veterinarios y médicos parece que su profesión les debe hacer inmensamente felices pues el 100% de los encuestados así lo ha asegurado. Ambas profesiones están muy vinculadas al altruismo y la satisfacción personal de ayudar a otros, una de las claves que puede ayudar a conseguir la felicidad en el trabajo.

Les siguen, entre los profesionales más felices, los arquitectos y/o delineantes. En esta ocasión, quizá el sueldo, un buen horario y un cierto reconocimiento social podrían ser las claves para que más de 9 de cada 10 de ellos se declaren felices en su profesión.

Y entre los puestos de cabeza del ranking que superan el 90% de profesionales felices se sitúan los peluqueros y/o esteticistas (un 91,7% de ellos se declara feliz en su trabajo), los periodistas (90,9%) y los educadores/pedagogos y maestros (90,1%).

Resulta reseñable el cambio que en sólo un año se ha producido entre los profesionales que se declaran más felices. En 2011 estos puestos los ocupaban artistas, investigadores, educadores y financieros; colectivos que, curiosamente, este año se han visto más afectados por recortes presupuestarios, subidas de impuestos o reestructuraciones en las plantillas.

Ranking de las profesiones que creemos son más felices

Tras el anterior ranking, Adecco ha querido averiguar cuáles son las profesiones que los españoles consideran como las que mayor índice de felicidad aportan. La profesión en la que los encuestados consideran que sus trabajadores son más felices es la de artista (actor, músico o pintor), seguido de futbolista, deportista en general, fotógrafo y arqueólogo. A éstas les siguen veterinario, investigador, funcionario, piloto y decorador.

Con respecto a 2011, aumenta el porcentaje de personas que considera a artistas, futbolistas, deportistas y fotógrafos, profesiones en las que sus trabajadores son felices, mientras que se reduce considerablemente el porcentaje de personas que consideran a los funcionarios profesionales felices, pasando del cuarto lugar que ocupaban en la primera encuesta al octavo actual.

Las mujeres en mayor medida que los hombres piensan que los artistas y veterinarios son más felices en sus profesiones, mientras que los hombres creen que son más felices los deportistas en general y los futbolistas.

Lo que es cierto es que ambos sexos consideran que aquellas profesiones en las que la afición se puede convertir en un trabajo son las que más felicidad pueden aportar. Así los artistas y deportistas son las mejor valoradas. Sin embargo, el sexo femenino prioriza más en su escala de valores hacia la felicidad el desarrollo de las habilidades más artísticas, mientras los hombres destacan las deportivas.

Quiénes son los más felices en su trabajo y quiénes pensamos que lo son más

La felicidad es clave en nuestras vidas y también cuando estamos en el trabajo, por eso la empresa de recursos humanos Adecco ha querido averiguar quiénes son esos profesionales afortunados que se declaran abiertamente los más felices del mercado de trabajo y qué es lo que les hace falta a los españoles para alcanzar esta dicha en sus puestos de trabajo. Tras entrevistar a 1.800 trabajadores de toda España se ha establecido dos ránking: el de los profesionales que se declaran más felices y el de los profesionales que los españoles pensamos son los más felices. Artistas, investigadores, educadores y financieros son los profesionales que se declaran ser más felices en su trabajo, mientras que los españoles consideran que los más felices deben de ser los artistas, futbolistas, deportistas en general y funcionarios.

Ránking de los profesionales que se declaran más felices

PROFESIÓN

% Profesionales felices

Artista (actor, músico, pintor)

100

Investigador

100

Educador/pedagogo/maestro

95,1

Financiero

94,1

Biofísico/biologo/bioquímico/químico

93,3

Bibliotecario/documentalista

92,9

Farmacéutico

90,9

Médico especialista

90,9

Relaciones Públicas

90,9

Traductor/intérprete

90,9

Trabajador social/educador social

88,9

Empresario

88,6

Enfermero/aTS

87,1

Psicólogo/psiquiatra

87

Economista

86,5

Arquitecto/delineante

85,7

Técnico sanitario/ Auxiliares

85,2

Informático

83,3

Ingeniero

82,8

Fotógrafo

81,8

Conductor/chófer/transportista

81,5

Contable

81,1

Administrativo

80,8

Mecánico

80,8

Abogado

80,6

Funcionario

78,4

Policía/militar/guardia civil

77,8

Diseñador/dibujante

77,8

Cocinero

76,9

Comercial

76,1

Oficial (albañil/carpintero/pintor/fontanero)

74,4

Secretaria/recepcionista

71,4

Dependiente/vendedor

65

Camarero

62,5

Peón/mozo

60

Limpiador/basurero/barrendero/asistentas…

56

Telefonista/teleoperador

50

Para los artistas e investigadores parece que su profesión les debe hacer tremendamente felices pues el 100% de los encuestados así lo ha asegurado. Ambos profesionales podrían, a través de su trabajo, buscar continuamente el secreto de la felicidad y quizá sólo por eso, ya se sienten los más felices y por el placer de desarrollar su vocación hasta alcanzar su meta.

Les siguen, entre los profesionales más felices, los educadores (maestros, pedagogos, etc.), lo cual podría confirmar que la felicidad no tiene precio o no va ligada a los sueldos, pues la satisfacción personal de ayudar a los demás es lo que conduce a estos trabajadores hacia la felicidad tan deseada por muchos, y que un 95,1% de los educadores asegura disfrutar.

Y entre los puestos de cabeza del ránking se sitúan los financieros: un 94,1% de ellos se declara feliz en su trabajo. En esta ocasión, quizá el sueldo, un buen horario y un cierto reconocimiento social podrían ser las claves para que más de 9 de cada 10 financieros se declare feliz en su profesión.

Ránking de las profesiones que creemos son más felices

Tras el anterior ránking, Adecco ha querido averiguar cuáles son las profesiones que creemos los españoles en las que sus trabajadores deben de ser los más felices. La profesión en la que los encuestados consideran que sus trabajadores son más felices es la de artista (actor, músico o pintor), seguido de futbolista, deportista en general, funcionario y arqueólogo.

A éstas les siguen fotógrafo, investigador, piloto, veterinario y tenista.

Las mujeres en mayor medida que los hombres piensan que los artistas y fotógrafos son más felices en sus profesiones, mientras que los hombres creen que son más felices los futbolistas, deportistas y pilotos.

Lo que es cierto es que ambos sexos consideran que aquellas profesiones en las que la afición se puede convertir en un trabajo son las que más felicidad pueden aportar. Así los artistas y deportistas son las mejor valoradas. Sin embargo, el sexo femenino prioriza más en su escala de valores hacia la felicidad el desarrollo de las habilidades más artísticas, mientras los hombres destacan las deportivas.

Las personas de mayor edad piensan que son más felices los arqueólogos e investigadores y los más jóvenes, los deportistas y funcionarios.


Canarios, murcianos y extremeños, los más felices en su trabajo
8 de cada 10 españoles (81,2%) aseguran que son felices en su profesión, frente a un 18,8% que no lo son.

El 86,7% de los canarios, el 85% de los murcianos y el 84,6% de los extremeños se consideran felices en su profesión, los porcentajes más altos de toda España. Por el contrario, los aragoneses (77,8%), gallegos (78,1%) y baleares (78,4%) son los que presentan porcentajes de felicidad más bajos entre los españoles.

¿Eres feliz en tu profesión?

Canarias

86,7

Murcia

85

Extremadura

84,6

Pais Vasco

83,5

Cataluña

82,9

C. La Mancha

82,6

Asturias

81,6

ESPAÑA

81,2

Andalucía

79,9

Madrid

79,7

C. Valenciana

79,5

C. León

79,4

Baleares

78,4

Galicia

78,1

Aragón

77,8

En cuanto a otras diferencias sobre factores sociodemográficos, son las personas de clase social alta y con mayores ingresos en el hogar, aquellas que en mayor medida se consideran felices en su profesión. Así lo refleja un 85,2% de los encuestados de clase social alta, frente a un 76,8% de clase baja, y un 87,7% de los encuestados que ingresan más de 3.000 euros mensuales, frente al 78,8% que ganan menos de 1.800 euros.

Factores como el sexo, la edad o el nivel de estudios no reflejan diferencias estadísticamente representativas, aunque sí podrían insinuar que los profesionales con un nivel de estudios superior y mayores de 45 años, presentan niveles de felicidad ligeramente más altos que otros.

Qué nos hace falta para ser felices en el trabajo
El 27,45% de los encuestados opinan que para ser feliz en el trabajo la clave es tener un sueldo mejor, seguido de un 20,08% que opinan que lo que se necesita para ser feliz en el trabajo es disfrutar, que te reconozcan y realizarse personalmente, mientras que para el 13,64% la felicidad profesional se produce cuanto tienes mejor jornada de trabajo, más flexibilidad o más tiempo libre.

Son los hombres en mayor medida que las mujeres quienes piensan que para ser feliz en el trabajo es necesario tener un buen sueldo. Las personas de clase social alta y con mayores ingresos en mayor medida aseguran que para ser feliz hay que mejorar la jornada laboral y tener más flexibilidad horaria.

Las 100 mejores frases para ser feliz
Adecco ha preguntado de forma abierta a los 1.800 encuestados qué es lo que les hace falta para ser feliz en su trabajo. Cada encuestado ha contestado espontáneamente lo que en su caso echa en falta y a continuación, hemos elegido las 100 frases completamente sinceras que podrían ser un ejemplo de lo que muchos trabajadores españoles sienten en su puesto de trabajo, pero no han tenido oportunidad de exteriorizar. Una muestra anecdótica pero ilustrativa, con algunos aspectos que podrían hacer reflexionar a muchas empresas para hacer más feliz la vida laboral a sus empleados.

«Más amistad, más dinero y menos rutina» (funcionario de 45 a 55 años).

«Seguridad de empleo, promoción de cursos y mejora, un pequeño incremento salarial» (informático de 35 a 44 años).

«Necesito sentirme útil, ver que lo que hago tiene resultados, no tanto económicamente como en satisfacción de los requisitos de los clientes. Necesito sentirme valorada» (ingeniera de 35 a 44 años).

«Tener un horario que me permita compatibilizar mi vida laboral con mi vida privada, así tener más tiempo para vivir» (informática de 35 a 44 años).

«Estar más fresco en verano» (mecánico de 45 a 55 años).

«Madrugar menos» (mecánico de 35 a 44 años).

«No tener un 5% de descuento en mi nómina por una crisis que yo no he provocado» (funcionario de 35 a 44 años).

«Un marco legal estable y coherente, menos burocracia sin sentido y estabilidad económica, a día de hoy no garantizada» (farmacéutico de 35 a 44 años).

«Teletrabajo desde casa» (informático de 25 a 34 años).

«Saber aguantar tu trabajo, ya es una felicidad» (funcionario de 35 a 44 años).
«Nada, todo es perfecto» (funcionaria de 35 a 44 años).

«Que mi jefe tenga mejor carácter» (contable de 45 a 55 años).

«Cambiar de trabajo o no trabajar» (administrativa de 35 a 44 años).

«Ver que la demás gente rinde igual o más que yo y que no pierde el tiempo en el trabajo con facebook’s y compañía» (administrativo de 25 a 34 años).

«Tener contrato fijo» (enfermera de 25 a 34 años).

«Cambiar mi mesa de lugar» (administrativa de 45 a 55 años).

«Ganar más, trabajar menos y que el gilipollas de mi jefe muera lentamente» (abogado de 45 a 55 años).

«Horario continuo. No trabajar por las tardes» (administrativa de 45 a 55 años).

«Volver a mi antiguo trabajo» (administrativo de 35 a 44 años).

«Que me toque una primitiva y jubilarme» (informático de 45 a 55 años).

«Cobrar mejor, llevo 8 años cobrando lo mismo» (educadora de 35 a 44 años).

«Superiores debidamente formados» (policía de 35 a 44 años).

«Menos presión laboral y algún compañero menos mala persona» (contable de 35 a 44 años).

«Mejores relaciones con mis jefes» (policía de 35 a 44 años).

«Que se cumplan los horarios del sector y que dejen de utilizar la cultura del miedo para obligar a hacer horas gratis y no poder conciliar la vida personal» (administrativo de 35 a 44 años).

«Libertad de acción, aceptación de ideas, poder planificar mi tiempo según me convenga» (educadora de 35 a 44 años).

«Cambiar a menudo de puesto» (informático de 25 a 34 años).

«Que mi jefe se jubile» (abogada de 25 a 34 años).

«Que me dejen hacer mi trabajo como lo hacía antes y no hacer el que no me pertenece por falta de personal» (dependienta de 25 a 34 años).

«Más amabilidad en la gente» (conductor de 45 a 55 años).

«Un trabajo más relacionado con lo que he estudiado, donde me den opciones de aprender más, coger experiencia, con opción de mejor sueldo y puesto fijo» (administrativa de 25 a 34 años).

«Pasión» (criminalista de 35 a 44 años).

«Aprobar la oposición y ser funcionario, en lugar de sustituto» (informático de 25 a 34 años).

«Ser mi propio jefe, trabajar por cuenta ajena. En muy pocas empresas se consigue satisfacción en el trabajo. Pienso que trabajar no hace feliz a nadie» (administrativo de 45 a 55 años).

«En realidad no me hace falta nada más que más medios» (funcionaria de 45 a 55 años).

«Ver que se optimizan los recursos humanos y materiales en mi lugar de trabajo» (informática de 35 a 44 años).

«Que se valore el trabajo del profesor. Que tengamos más peso social» (educador de 35 a 44 años).

«Que me promocionasen más ya que poseo una carrera universitaria y me voy a quedar estancada ahí de por vida» (administrativa de 45 a 55 años).

«Más tiempo para estar con la familia» (contable de 45 a 55 años).

«Tener más tiempo para aprender más, es una actividad que se renueva constantemente» (informático de 35 a 44 años).

«Que se vaya una anticompañera que tengo» (administrativo de 45 a 55 años).

«Más emoción» (ingeniera de 25 a 34 años).

«Todo» (enfermera de 45 a 55 años).

«Respeto» (dependiente de 45 a 55 años).

«Cobrar más. Tener más capacidad de creación y decisión» (administrativo de 35 a 44 años).

«Más respeto de los jefes y más dinero, desde que estalló la crisis, están abusando del trabajador» (albañil de 45 a 55 años).

«Coherencia en las decisiones de la dirección» (financiero de 45 a 55 años).

«Motivación y jefes que valoren el trabajo» (funcionaria de 45 a 55 años).

«Tener un trabajo en mi profesión, para poder ejercerla» (ingeniero de 35 a 44 años).

«Poder viajar, no estar siempre en la oficina» (contable de 35 a 44 años).

«Hay demasiada rutina y mi trabajo ocupa demasiado tiempo en mi vida, a veces me da la sensación de que solo vivo para el trabajo» (doctora especialista).

«Un jefe con sentido común» (contable de 35 a 44 años).

«Un salario digno» (ingeniera de 25 a 34 años).

«Montar mi propio negocio» (comercial de 35 a 44 años).

«Mayor sueldo, más inteligencia en jefes y compañeros, que se hagan mejor las cosas, mejor organización, más libertad» (informática de 35 a 44 años).

«Menos estrés» (arquitecto de 45 a 55 años).

«Especializarme en algún campo nuevo y que sea de mi interés y útil para mi profesión» (ingeniera de 25 a 34 años).

«Simplemente que me paguen» (arquitecta de 25 a 34 años).

«Tener compañeros agradables y cariñosos» (contable de 25 a 34 años).

«Menos monotonía» (administrativo de 45 a 55 años).

«Más vacaciones» (ingeniero de 25 a 34 años).

«Me siento muy bien en mi trabajo, muy satisfecho» (economista de 45 a 55 años).

«Autoridad para tomar mis propias decisiones» (psicólogo de 25 a 34 años).

«Conseguir todavía más libertad, para poder actuar con coherencia y desarrollar todo el potencial» (deportista de 45 a 55 años).

«Compañeros pro-activos al trabajo» (arquitecto de 25 a 34 años).

«Un mejor salario y clima laboral» (educador de 35 a 44 años).

«Menos explotación» (limpiador de 45 a 55 años).

«Todo en mi trabajo está bien, menos mi jefe. Es bastante bipolar y nunca sabes por donde te saldrá… por suerte, viene solo dos días a la semana, y sería más feliz si nunca viniera» (psicólogo de 25 a 34 años).

«Tener menos presión» (informática de 25 a 34 años).

«Un puesto de mayor responsabilidad» (dependiente de 45 a 55 años).

«Sentir que aporto algo» (investigador de 45 a 55 años).

«Buena remuneración, sentirme valorado en el trabajo, saber que puedo crecer profesionalmente, estar tan a gusto que me dé la sensación de que no estoy trabajando» (traductor de 25 a 34 años).

«Más recursos y mayor formación» (educadora de 35 a 44 años).

«Más consideración con mi trabajo. Muchos creen que es la profesión más descansada del mundo y no se dan cuenta del trabajo que supone» (artista de 45 a 55 años).

«Más armonía de los compañeros de trabajo» (administrativo de 45 a 55 años).

«Que se me reconozca el trabajo extra» (informática de 35 a 44 años).

«Aire acondicionado» (cocinera de 25 a 34 años).

«Tener metas y un ascenso profesional» (funcionaria de 45 a 55 años).

«Honestidad, comprensión y cooperación» (publicista de 25 a 34 años).

«Tener mayor frecuencia de descanso para estar con los seres queridos» (física de 25 a 34 años).

«Tener un trabajo fijo, que sea estable» (dependiente de 35 a 44 años).

«Que mi sueldo se adecue al trabajo realizado, ya que entre congelaciones y reducciones gano lo mismo que hace cinco años» (funcionario de 45 a 55 años).

«Nada, ya soy feliz» (traductora de 25 a 34 años).

«Mejor ambiente de trabajo sin apuros en mi descanso y volver tranquilo a casa» (telefonista de 25 a 34 años).

«Estar más valorado por mi trabajo que por afinidad o peloteo» (mozo de 45 a 55 años).

«Un trabajo bien remunerado con el que pueda conciliar la vida laboral con la vida familiar» (administrativa de 25 a 34 años).

«Estoy contenta con mi trabajo» (empresaria de 35 a 44 años).

«Ganar más sueldo y que me paguen las horas extras y me hagan fija» (administrativo de 45 a 55 años).

«Poder trabajar para un empresa, en vez de ser autónomo para tener un trabajo» (comercial de 45 a 55 años).

«Ilusión» (fotógrafa, de 25 a 34 años).

«Trabajar menos tiempo» (ingeniero de 25 a 34 años).

«Menos estrés en el trabajo, cada vez se trabaja con más presión tanto dentro de la empresa como por parte de clientes» (ingeniero de 35 a 44 años).

«Compañeros con más sentido del humor» (ingeniera de 25 a 34 años).

«Un trabajo de menos esfuerzo físico y algo más de dinero» (peón de 25 a 34 años).

«Un cambio de trabajo y de compañeros» (administrativa de 45 a 55 años).

«Un nuevo jefe» (dependienta de 25 a 34 años).

«Otra persona con la que compartir el trabajo, para poder hacerlo bien sin estrés ni errores por las prisas» (secretaria de 35 a 44 años).

«Me haría falta más capacitación para poder ascender en mi puesto laboral» (administrativo de 25 a 34 años).

«Lo mejor para ser feliz en mi trabajo es no perderlo» (administrativo de 45 a 55 años).

«Nada, soy feliz» (informática de 25 a 34 años).

Cómo pasárselo bien en el trabajo

Según diversos estudios científicos, la risa reduce el estrés y las emociones negativas, mientras que estimula el optimismo y el bienestar psicológico. Las personas que emplean un sentido del humor positivo son más resistentes a la ansiedad y la depresión. Pero además, las emociones positivas fomentan el pensamiento creativo, nos motivan para el trabajo e incluso nos ayudan a tomar mejores decisiones. En definitiva, nos preparan para encontrar y aplicar soluciones a nuestros problemas. Por lo tanto, «no hay mejor momento para emplear el humor que cuando la vida nos gasta una broma pesada», explica Eduardo Jáuregui, profesor del departamento de Business and Social Sciences de la Saint Louis University (Campus de Madrid).

La consultora de formación Humor Positivo vuelve a convocar la celebración del Día de la Diversión en el Trabajo, que se prepara para el jueves 8 de abril de 2010. El lema escogido para este año, «El humor, un paraguas ante la adversidad» hace referencia precisamente a la tormenta económica que desde hace un año azota el mundo entero y en particular a nuestro país. Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández, fundadores de Humor Positivo, proponen desplegar todo nuestro ingenio para resguardarnos de lo peor mientras dure el chaparrón.

¿Estás harto de la crisis? Pues saca tu paraguas del humor y únete a la celebración del Día Internacional de la Diversión en el Trabajo. ¿Cómo hacerlo? Muy fácil. Usa toda tu creatividad e ingenio para poner en marcha juegos de oficina, festivales frikis, concursos con premio, meriendas gourmet, bailes hawaianos y otras iniciativas que provoquen sonrisas, carcajadas y algún que otro desmayo de hilaridad en tu equipo de trabajo, o incluso en tus clientes.

El mal tiempo económico probablemente no mejore, pero con el paraguas del humor seguramente estaremos más preparados para enfrentarnos a él día tras día.

Cómo despertar la creatividad en el trabajo

* Sesión de papiroflexia: La pajarita de papel es uno de los pasatiempos de oficina más tradicionales -y baratos. Y con imaginación y maña, el humilde A4 puede convertirse en cualquier cosa: una rosa, un sombrero samurai, un tiranosaurus rex…

* Concurso de aviones de papel en el pasillo: De nuevo, tiramos del económico papel, pero con un toque competitivo: el ganador o ganadora se llevará algún fantástico (aunque también económico) premio.

* Competición de corbatas/zapatos horteras: Una forma divertida de reciclar esos complementos que jamás nos atrevemos a sacar del armario.

* Taller de reciclaje: Hablando de reciclaje, se pueden hacer maravillas con las cosas que nos sobran. Una cartera realizada con un brik de zumo. Una lámpara hecha de vasos de plástico. Un bolso fabricado con antiguos discos de vinilo…

* Monopoly: El célebre juego de mesa lo desarrolló Charles Darrow, un hombre desempleado durante la Gran Depresión del los años 30. Es una manera clásica de jugar con dinero y propiedades ficticias cuando es más difícil alcanzar las verdaderas.

* Cámara oculta: ¿No te gustaría grabar una broma a tu jefe o a algún compañero? De buen gusto, eso sí…

Cantando bajo la lluvia* Singin’ in the rain: Y finalmente… ¿por qué no pasar el día cantándo bajo la crisis? Se trata de organizar una sesión para escribir la letra de una canción divertida sobre la crisis, con posible concierto final. Lo mejor es tomar una canción conocida y cambiárle la letra, tratando de respetar al máximo el ritmo y la rima original. Puede realizarse la actividad por departamentos o grupos, con premio para la mejor letra y la mejor interpretación.

En abril es el Día de la Diversión en el trabajo

El Día de la Diversión en el Trabajo se celebra en abril. Como en otras ocasiones, los consultores de Humor Positivo celebrarán este emblemático día desfilando por las calles de Madrid junto con un grupo de empresarios, directivos y profesionales vestidos de riguroso traje y bombín, y con un original paraguas. Este año, además de la tradicional marcha del día 8 por la mañana, tendrán lugar celebraciones en diversas empresas que en algunos casos durarán el día entero.

La consultora de formación Humor Positivo (www.humorpositivo.com) vuelve a convocar este año la celebración del Día de la Diversión en el Trabajo, que se prepara para el jueves 8 de abril de 2010. El lema escogido para este año, «El humor, un paraguas ante la adversidad» hace referencia precisamente a la tormenta económica que desde hace un año azota el mundo entero y en particular a nuestro país. Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández, fundadores de Humor Positivo, proponen desplegar todo nuestro ingenio para resguardarnos de lo peor mientras dure el chaparrón.

«Según diversos estudios científicos,» explica Jáuregui, profesor del departamento de Business and Social Sciences de la Saint Louis University (Campus de Madrid), «la risa reduce el estrés y las emociones negativas, mientras que estimula el optimismo y el bienestar psicológico. Las personas que emplean un sentido del humor positivo son más resistentes a la ansiedad y la depresión. Pero además, las emociones positivas fomentan el pensamiento creativo, nos motivan para el trabajo e incluso nos ayudan a tomar mejores decisiones. En definitiva, nos preparan para encontrar y aplicar soluciones a nuestros problemas. Por lo tanto, no hay mejor momento para emplear el humor que cuando la vida nos gasta una broma pesada».

CELEBRACIONES DEL DÍA 8…

El recorrido de la marcha dará comienzo a las 10h del jueves 8 de abril desde el Paseo del Prado 36, en la puerta de Caixa Forum, y desfilarán, entonando una particular versión del clásico «Singin’ in the Rain», hasta la Bolsa de Madrid. Allí tratarán de reflotar la economía emocional del país entregando un gigantesco cheque por valor de «1.000.000 de jocosidades, chascarrillos y retruécanos» a su Presidente. El cheque podrá canjearse en el Banco Central de Humor Positivo (www.humorpositivo.com/bCHP.htm), el mayor fondo de humor anti-crisis del mundo.

El recorrido terminará sobre las 11.30h en Hub Madrid, centro de negocios de innovación social y uno de los mejores ejemplos de la cultura del trabajo «serio pero no solemne» por el que aboga Humor Positivo (ver las actividades planeadas por Hub Madrid para el Día de la Diversión en el Trabajo, más abajo).

CADA VEZ MÁS EMPRESAS CELEBRAN EL DÍA DE LA DIVERSIÓN EN EL TRABAJO
Esta es una pequeña relación de algunas empresas de diferentes áreas geográficas que nos han hecho llegar sus ideas para este día:

HUB Madrid (Centro de negocios de innovación social, Madrid)

Organizarán toda una jornada de actividades lúdicas en este espacio de oficina alternativo en el centro de Madrid. A lo largo del día se podrá participar en una serie de «Desafíos Divertidos» colgados en las paredes (soluciones absurdas a la crisis, truquillos para llegar a fin de mes…). Cada hora sonará una alarma de «crisis» para llamar a los miembros del HUB a tirarse por la barra de bomberos instalada entre el primer piso y la planta baja, y participar en un mini-descanso divertido de 5 minutos: un concurso de aviones de papel, un taller de baile, otro de relajación, una sesión de dardos con una «diana de la crisis». También se organizará un «Banquete de Crisis» a las 14.00, y una fiesta de «Diversión Anti-crisis» a las 19.00.

Balumba (Seguros de coches, Sevilla)

Van a celebrar el día «con los pies en la Tierra», con un concurso de zapatos extravagantes y divertidos, para reciclar esos zapatos que «jamás te atreves a sacar del armario». Los participantes en el concurso deberán llevarlos durante todo el día y los más estrambóticos tendrán su recompensa. Quienes no tengan zapatos adecuados para este concurso podrán participar en otra competición paralela y primaveril: «que las flores nos tomen el pelo»: hay que ir con una flor en el pelo (o en la cabeza en el caso de algunos). Además, como ese día se celebrará la reunión anual de empleados, están preparando una sorpresa cómica TOP SECRET que se revelará durante la reunión. Balumba pertenece a Admiral Group, una empresa británica que cuenta con un Ministry of Fun (Ministerio de la Diversión) un grupo interno dedicado a promover la diversión en el trabajo. En Balumba (cuya sede está en Sevilla) han creado su propia versión, bautizándola el MOFA (Ministry of Fun Andaluz).

DestinoCoach (Empresa de coaching para directivos y formación en habilidades personales y profesionales, Madrid)

La formadora Emma García, que ese día imparte un curso sobre «Cómo alcanzar tus metas» recibirá a los asistentes vestida de hawaiana y colocándoles un collar de flores con el saludo «Aloha». Emma comenta, «Creo que esto me ayudará a que las cosas aparentemente serias de las que vamos a hablar resulten más amables, y que todo ¡sea cuestionado! Y sobre todo a que perdamos el miedo al ridículo y nos mostremos tal y como somos.»
Mawamba (Tienda online de eBooks, Madrid)

La tienda, que hasta la fecha sólo ha comercializado dispositivos lectores de eBooks, ofrecerá sus primeros contenidos en formato eBook el día 8 de abril. Serán 10 eBooks del género de comedia, disponibles de forma gratuita.

Centraldereservas.com (Agencia de viajes online especializada en hoteles, Aínsa / Zaragoza)

Han organizado un concurso interno de anécdotas divertidas sucedidas en el trabajo. Los ganadores recibirán premios muy divertidos y originales, y la entrega de premios se realizará, junto con otras sorpresas, el 8 de abril. La iniciativa la organiza la UFI (Unidad de Facilitación Intensiva), un grupo dentro de Centraldereservas encargado de velar por el buenrollito interno, entre otras responsabilidades.

Navarros, murcianos y extremeños, los más felices en su trabajo

Casi 8 de cada 10 españoles (77,98%) aseguran que son felices en su profesión, frente a un 22,02% que no lo son. Aunque se trata de un porcentaje muy elevado, se ha reducido ligeramente en comparación a 2011, cuando el 81,2% de los españoles afirmaba sentirse feliz en su trabajo (se trata de una reducción de más de 3 puntos porcentuales interanuales).

El 88% de los navarros, el 86,2% de los murcianos y el 85,4% de los extremeños se consideran felices en su profesión, los porcentajes más altos de toda España. Además, este año, todos ellos son un poco más felices que el pasado, cuando el 86,6% de los navarros, el 85% de los murcianos y el 84,6% de los extremeños declaraba sentirse feliz en el trabajo.

Por el contrario, los aragoneses (71,2%), canarios (71,6%) y gallegos (74,3%) son los que representan porcentajes de felicidad más bajos entre los españoles. Todos ellos han visto cómo descendían sus datos en el último año (aragoneses 77,8%, canarios 86,7% y gallegos 78,1% en 2011), especialmente los canarios, que han pasado de ser los trabajadores más felices en la I Encuesta Adecco La Felicidad en el Trabajo a ser los segundos que menos lo afirman ser en esta segunda oleada.

En cuanto a otras diferencias sobre factores sociodemográficos, son las personas de clase social alta y con mayores ingresos en el hogar, aquellas que en mayor medida se consideran felices en su profesión. Así lo refleja un 82,2% de los encuestados de clase social alta, frente a un 71,1% de clase baja, y un 84,3% de los encuestados que ingresan más de 3.000 euros mensuales, frente al 70,9% que ganan menos de 1.800 euros.

Factores como el sexo, la edad o el nivel de estudios no reflejan diferencias estadísticamente representativas, aunque sí podrían insinuar que los hombres con un nivel de estudios superior y entre 35 a 44 años, presentan niveles de felicidad ligeramente más altos que otros.

Qué nos hace falta para ser felices en el trabajo

Para los trabajadores españoles, el secreto de la felicidad en el trabajo pasa, en primer lugar, por disfrutar del trabajo que se hace unido a la realización personal y el reconocimiento que el empleo conlleva, así opina el 38,7% de ellos. Tras esto, el 20,7% considera que disfrutar de un buen ambiente de trabajo y el compañerismo son la clave, mientras que para el 12,4% la felicidad profesional llega de la mano de un buen salario.

La tendencia ha cambiado con respecto a 2011 cuando los factores más importantes para ser feliz en el trabajo eran un mejor sueldo (27,4%), disfrutar del trabajo (20,1%) y una jornada laboral más flexible o con mejor horario (13,7%). Aumenta, por tanto, el porcentaje de personas que opina que para ser feliz en el trabajo hay que disfrutar de él y tener un buen clima laboral (se sitúan en primera y segunda posición), mientras que desciende fuertemente el porcentaje de los que valoran mayoritariamente el sueldo, el horario o la flexibilidad laboral como factores para alcanzar la felicidad en el trabajo.

Son las mujeres quienes en mayor medida que los hombres piensan que para ser feliz hay que disfrutar del trabajo que se hace, sentirse realizado con él, ser reconocido por esa labor o cambiar de trabajo o puesto cuando se ha cubierto un ciclo. En cambio, los hombres creen en mayor medida que la felicidad laboral está asociada a un buen sueldo y otros incentivos similares.

Claves para ser feliz en el trabajo

Son muchos los ingredientes que conforman la receta mágica para alcanzar la felicidad en el trabajo. Todos y cada uno de ellos son importantes y aportan al trabajador una razón más para sentirse un poco más feliz a la hora de ir a trabajar cada día. Se ha preguntado a los trabajadores y que valoren del 1 al 10 cada uno de ellos, según la importancia que tiene para ellos cada aspecto. Los resultados son estos: Los factores relacionados con el mundo laboral que son más importantes para ser feliz en el trabajo según los encuestados son: en primer lugar, el ambiente laboral (con 8,4 puntos de media), seguido del sueldo y la realización personal a los que les dan la misma puntuación, 8,2. A continuación, y por encima del 8, valoran un buen horario y el desarrollo de las habilidades personales. A éstos le sigue la adecuación de la formación a las funciones del puesto y el jefe. Menos importantes que los anteriores resultan los beneficios sociales, la cercanía al lugar de trabajo y el reconocimiento de amigos y superiores. Las mujeres, en mayor medida que los hombres, consideran de mayor importancia todos los factores sugeridos para ser feliz en el trabajo. La consultora de recursos humanos Adecco ha entrevistado a 1.800 trabajadores de toda España.

Mientras que las personas de mayor edad le dan más importancia al desarrollo de sus habilidades, a la cercanía del trabajo, al reconocimiento, a los beneficios sociales y a la adecuación del puesto a su formación, los más jóvenes le dan más importancia a la realización personal y al jefe.

Al mismo tiempo, las personas con mayores ingresos en el hogar le dan más importancia a la adecuación del puesto a la formación y a su realización personal, frente a los que tienen menores ingresos que le dan más importancia a la cercanía del puesto y al desarrollo de sus habilidades.

Cuanto mayor es el nivel de estudios, mayor importancia se le da a la realización personal. Aquellos que son felices en el trabajo, le dan más importancia a todos los aspectos sugeridos como potenciadores de la felicidad profesional.

Aún cuesta hablar de felicidad en el mundo empresarial. La felicidad es difícil de medir, de cuantificar su retorno en los balances financieros, pero no cabe duda de que hacer felices a los trabajadores es beneficioso para las propias compañías. Según Margarita Álvarez, directora de Márketing y Comunicación de Adecco: «la felicidad en el trabajo ayuda a que las personas sean más creativas y trabajen mejor en equipo. Los empleados felices lideran y negocian mejor que el resto y se adaptan mejor a las situaciones de estrés y drama, en definitiva, son más productivos. Aunque hasta ahora la felicidad haya sido un aspecto olvidado en la cultura empresarial, contar con una plantilla feliz puede ser la clave que te diferencie de tu competencia. Y es que el éxito no da la felicidad pero la felicidad puede dar el éxito».

Los españoles también tienen claro que si fueran más felices en su trabajo rendirían más y para ellos el sueldo no es lo primero o único que podría aportarles mayor satisfacción en su puesto. En primer lugar consideran imprescindible un buen ambiente laboral, seguido del sueldo y de la realización personal, valorados con la misma importancia.

¿Qué otros factores pueden añadir mayor felicidad en el trabajo?

¿La vocación, el reconocimiento social, ostentar un cargo directivo? Son muchas variables las que intenta despejar esta encuesta realizada por Adecco sobre un asunto que debe ocupar un lugar prioritario en las políticas de recursos humanos de las empresas. No es filantropía ni utopía preocuparse por la felicidad de los trabajadores y contribuir a aumentarla, ya que el trabajo es uno de los pilares para ser feliz en la vida, y los beneficios que puede aportar al mundo empresarial pueden ser incontables.

Aunque el nivel de felicidad declarada por los españoles en su trabajo resulta muy satisfactorio (8 de cada 10 trabajadores se considera feliz), casi la mitad de ellos cree que un cambio de trabajo, cargo o funciones podría aportarle mayor felicidad e incluso un 44% de estos opina que si pudiera echar el tiempo atrás, cambiaría de profesión.

Los trabajadores felices son más productivos
La gran mayoría (97,2%) de los españoles opina que la felicidad influye en el rendimiento y en la productividad de un empleado, frente a tan solo un 2,8% que piensa que no influye.

Esta afirmación puede ser la clave para situar la felicidad de los trabajadores en el corazón de las políticas de recursos humanos de las empresas. Uno de los problemas endémicos de la economía española es su baja productividad. Los expertos achacan al desfase del sistema, el déficit de innovación y al absentismo laboral, entre otras, como causas de este lastre que nos sitúa a la cola de los países europeos.

No es arriesgado decir que todas estas causas pueden estar relacionadas con la felicidad porque unos trabajadores felices son más innovadores, más productivos y más comprometidos con su empresa, por lo que todos los agentes sociales y empresariales deberían ser conscientes de ello, por mucho que la crisis haga que se centren en otros aspectos de carácter financiero y legislativo.

La vocación y el reconocimiento social hacen más feliz al profesional
A la hora de elegir la profesión que uno va a ejercer durante toda su vida, uno de los mayores dilemas es si realizar la elección según la vocación o las salidas profesionales que tiene en la sociedad y el mercado laboral actual. Lo ideal es poder combinar ambos factores, pero a veces, resulta complicado.

Como se ha insistido, el trabajo es una de las fuentes principales de la felicidad del ser humano, y según la mayoría de los encuestados, es muy importante ejercer una profesión de forma vocacional para ser feliz.

Así, más de 3 de cada 4 piensa que para ser feliz en el trabajo hay que tener vocación para desarrollarlo, frente a un 22,8% que opina que no es necesario tenerla.

Son las personas de mayor edad y aquellos que aseguran que son felices en su profesión quienes, en mayor medida que el resto, aseguran que para ser feliz en el trabajo es necesario tener vocación profesional para desarrollarlo (un 79,3% y 81,67%, respectivamente).

Existen profesiones con mayor reconocimiento social que otras. El prestigio de ejercerlas podría ser un factor que aumentase la autoestima del trabajador y que por ello, aumentara también el nivel de felicidad en su trabajo. A través de la encuesta, Adecco ha querido averiguarlo y la respuesta ha sido contundente: según el 76,7% de los encuestados, un trabajo con reconocimiento social hace más feliz al profesional, frente a un 23,2% que piensa que no necesariamente es así.

Son precisamente las personas que aseguran que son felices en su profesión quienes, en mayor medida que el resto, piensan que tener un trabajo con reconocimiento social hace más feliz al profesional (78,6% frente al 68,7%). Entre hombres y mujeres existe una leve diferencia también: el 78% de los hombres opina que sí, mientras que un porcentaje menor de mujeres (75,5%) cree que el reconocimiento social hace más feliz al profesional.

¿La felicidad se agota con el tiempo?

¿Es posible sentirse feliz en el trabajo a lo largo de toda una vida laboral o la felicidad puede tener fecha de caducidad con el paso del tiempo? 6 de cada 10 encuestados (59,8%) opinan que la felicidad en el trabajo es mayor al comienzo de un reto profesional, pero que sin embargo se va agotando con el tiempo, frente a un 40,2% que opina que esto no es así.

Es curioso cómo son las personas de 35 a 44 años en mayor medida (63%) las que opinan que la felicidad en el trabajo es mayor al comienzo de un reto profesional, pero que se agota con el tiempo; y sin embargo, entre los encuestados de mayor edad la opinión está muy dividida, ya que el 54,4% afirma que sí se agota frente al 45,5% que cree lo contrario.

Igualmente, es lógico que para las personas que declaran sentirse felices en su trabajo, la sensación de caducidad de la felicidad es menor, siendo el 57,5% los que están de acuerdo con ella, mientras que un 42,5% piensa que no tiene porqué agotarse con el tiempo.

Ser jefe no da la felicidad
Ostentar un cargo y ejercer más responsabilidades en el puesto de trabajo no aporta más felicidad al trabajador. Así lo opinan 3 de cada 4 españoles, frente a 1 de cada 4 que cree que a mayor cargo, la felicidad profesional aumenta.

Son las personas con estudios básicos quienes, en mayor medida que el resto, opinan que a mayor cargo y responsabilidades, la felicidad profesional aumenta (31,4% frente al 24,1% de media).

La mitad de los españoles cambiarían de trabajo para ser más felices
No hay unanimidad entre los encuestados sobre si un cambio de trabajo en estos momentos le haría más feliz. La incertidumbre actual en el mercado laboral puede ser una de las razones, pero es relevante cómo, a pesar de esto y de que 8 de cada 10 españoles se declara feliz en el trabajo, casi la mitad cambiaría para ser aún más feliz.

En concreto, un 48,4% de los encuestados opina que un cambio de trabajo en la actualidad podría aportarles mayor felicidad, frente a un 51,6% que opina lo contrario.

Las personas de 25 a 44 años de edad, los que se consideran de clase social baja y lógicamente aquellas personas que aseguran no ser felices en sus profesiones, son quienes en mayor medida que el resto, opinan que un cambio de trabajo ahora les haría más felices. Así, el porcentaje de españoles que cree que este cambio le aportaría mayor felicidad se duplica hasta el 84,6% entre aquellos que no son felices en el trabajo, lo que podría mostrar que a pesar de las incertidumbres en el mercado, su nivel de insatisfacción es tan elevado que no les importaría arriesgarse para ser más felices.

En cuanto a otros cambios, como el de funciones con respecto a las de su actual puesto, hay una mayor cantidad de encuestados que cree que le aportaría más felicidad. El 56,8% de los encuestados así lo piensa, frente a un 43,2% que opina lo contrario. Son los más jóvenes y aquellas personas que no son felices en sus profesiones quienes en mayor medida que el resto consideran que un cambio de funciones en sus trabajos actualmente les podría aportar mayor felicidad (60,1% y 75,2%, respectivamente).

La mitad de los españoles se arrepiente de su elección profesional
Un 44,7% de los españoles asegura que cambiaría de profesión si pudiera echar el tiempo atrás, mientras que el 55,2% no lo haría.

Son las personas de 35 a 44 años de edad, las que se consideran de clase social baja, con ingresos medios o bajos en el hogar, menor nivel de estudios, y que no se consideran felices en sus trabajos, quienes en mayor medida que el resto si pudieran volver al pasado y cambiar de profesión lo harían.

Siete de cada 10 empleados es feliz en su trabajo y la mitad busca una promoción interna

Uno de los objetivos que se marca un trabajador dentro de su empresa tiene que ver con las oportunidades que surgen de los procesos de promoción internos. Así, un 54% de los españoles apuesta por desarrollar su carrera profesional dentro de su actual empresa, según Randstad, que ha elaborado estos datos a través del Informe Workmonitor que se realiza entre trabajadores de 29 países. Valencianos, manchegos y asturianos son los trabajadores que en mayor medida se han marcado este objetivo. En el lado contrario se sitúan cántabros, castellano-leoneses y aragoneses como los menos dispuestos a centrarse en procesos de promoción internos. Es más, el  72% de los españoles se encuentra satisfecho con su actual puesto de trabajo, es decir, tres puntos más que en 2010.

Este dato demuestra que la actual situación económica ha modificado el comportamiento de muchos profesionales que en estos momentos ven más oportunidades laborales dentro de su compañía que fuera de ella. De hecho, esta percepción se consolida entre los españoles, ya que 2011 ha registrado un ligero aumento de 1,2 puntos porcentuales respecto a la encuesta que se realizó en el año 2010.

En esta línea, el Informe Workmonitor de Randstad refuerza esta consideración: un 72% de los españoles se encuentra satisfecho con su actual puesto de trabajo, es decir, tres puntos más que en 2010. Con este dato lo que remarca es su apuesta por desarrollar su carrera profesional en el seno de la empresa donde se encuentra.

Dentro de este perfil profesional destaca la paridad entre hombres (57%) y mujeres (51%). Siendo los hombres con un 57% los que en España están más decididos a la hora de planificar su carrera dentro de su actual compañía. Frente a ellos, el dato de las mujeres representa un 51% del total de trabajadoras que sí reconoce estar centrada en esta materia.

En cuanto a la edad, el Informe Workmonitor de Randstad también resalta diferencias. Los profesionales españoles más dispuestos a desarrollar su carrera laboral en su actual empresa son los que se encuentran en la horquilla de edad que va de los 18 a los 24 años (76%), seguidos a poca distancia de los que tienen entre 25 y 34 años de edad (61%). Se trata en definitiva de personas jóvenes que afrontan su primer empleo y que demuestran un mayor deseo de emprender retos profesionales.

Por su parte, los trabajadores que menos interés demuestran en entrar en procesos de promoción dentro de su empresa son los profesionales de entre 55 y 64 años de edad (24%), es decir, aquellos que están más cerca de su jubilación y se encuentran por lo tanto más conformes con su actual puesto de trabajo.

El Informe Workmonitor de Randstad, además, establece una pauta entre el diferente nivel formativo de los profesionales españoles. Los que admiten con mayor fuerza estar centrados en apostar por su actual empresa como oportunidad de futuro son los que cuentan con un nivel medio (60%). Por su parte, los que han cursado una carrera universitaria lo admiten en un 52%, mientras que sólo un 43% de los que reconoce no tener ningún tipo de formación está interesado en esta situación.

En cualquier caso, el perfil medio del trabajador que actualmente opta por promocionar dentro de su compañía es el de un hombre, con una edad comprendida entre los 18 y los 24 años de edad y de un nivel formativo medio.

Diferencias a nivel regional
Dentro de España, la percepción de los trabajadores también presenta diferencias en función de su procedencia. Valencianos (81%), manchegos (74%) y asturianos (62%) son los que en mayor medida se han marcado el objetivo promocionar dentro de su empresa. Tras ellos se sitúan los madrileños (58%), gallegos (55%) y navarros (55%) como los únicos que se encuentran por encima de la media nacional.

Por otro lado, los menos dispuestos a centrarse en un proceso de estas características son los cántabros (26%), los castellano-leoneses (31%) y los aragoneses (35%). A poca distancia les siguen murcianos (39%), canarios (42%), andaluces (49%), baleares (50%), vascos (50%), extremeños (52%) y catalanes (53%).

«La actual situación económica que vive España hace que los trabajadores opten con mayor interés en intentar ascender dentro de su empresa en vez de buscar fuera otro puesto de trabajo. Además, es conveniente que las compañías potencien los procesos de promoción internos. De esta manera, se consigue un mayor compromiso por parte de los trabajadores y un ambiente de trabajo idóneo para la consecución de sus objetivos», asegura Rita González, Responsable de Recursos Humanos en Randstad.

Si eres ‘geek’ en tu trabajo, eres más feliz

Los emprendedores potenciales de base tecnológica son más optimistas que el resto de la población, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Almería. Uno de los objetivos de este estudio es servir como base en el diseño de programas de formación de futuros emprendedores, puesto que, según los autores, un exceso de optimismo puede propiciar una gestión empresarial abocada al fracaso.

Según ha explicadi a la agencia de noticias SINC Jorge López Puga, uno de los autores del trabajo, que se ha publicado en la revista Psicothema, existe bastante consenso entre la comunidad científica respecto al papel que juega el optimismo en el bienestar. «Por lo general, cuanto más optimista es una persona se considera que afrontará mejor los problemas, será más hábil frente a la toma de decisiones, sus relaciones sociales se fortalecerán, obtendrá mejores resultados frente a tareas difíciles y, en definitiva, gozará de una mejor salud psicológica».


Si se traslada esta idea al campo de la gestión y la creación de empresas, se pueden extraer conclusiones parecidas, opina López Puga. Con esta teoría, se podría llegar a la conclusión de que los emprendedores más optimistas podrán enfrentarse mejor a los problemas, optimizarán su toma de decisiones, sus vínculos con otras personas y empresas tenderán a fortalecerse y, por consiguiente, sus aventuras empresariales serán más viables.

No obstante, añade el investigador, cada vez son más las evidencias que muestran que un optimismo injustificado puede propiciar una gestión empresarial demasiado arriesgada que atente flagrantemente contra la sostenibilidad temporal del negocio. De hecho, dice, muchas de las start-ups fracasan en sus primeros cinco años de vida, aunque sus ideas iniciales fueran buenas.

Consecuencias nefastas
«Hay situaciones en la vida, y más en el ámbito empresarial, donde un optimismo injustificado puede ser nefasto para los intereses individuales y colectivos. En el contexto de la creación de empresas el optimismo desmesurado puede tener consecuencias negativas y podría estar en la base de numerosos fracasos en la nueva empresa. Por ello, en nuestro trabajo planteamos la idoneidad de introducir la consideración de este hecho en los programas de potenciación o formación de futuros emprendedores de base tecnológica con el objetivo de que este tipo de problemas sean previstos y superados de manera airosa», señala el investigador.

Los autores del estudio han utilizado una escala de medida, destinada a evaluar el grado de optimismo subjetivo que manifiestan las personas llamado Life Orientation Test-revised que se ha comenzado a utilizar en la investigación sobre emprendimiento hace tan solo tres o cuatro años. «Además de obtener medidas de optimismo y pesimismo a partir de éste instrumento de medida, hemos introducido un método novedoso para estimar el grado en que las personas se consideran realistas respecto a su futuro», señala Jorge López Puga.

El humor es bueno para el trabajo

Cuando se habla de diversión, de humor, de risa, se piensa generalmente en actividades de ocio, los amigos y no del trabajo en el seno de una empresa. Después de todo, el trabajo no es algo serio? Según el estudio de Marco Sampietro, de la SDA Bocconi, maestro de conferencias en gestión de proyectos y tecnologías de la información en la Universidad de Bocconi, los dirigentes capaces de elevar el nivel de productividad de sus colaboradores tienen en general un buen sentido del humor.

Normalmente se piensa que divertirse en el trabajo, distrae la atención y puede tener un efecto negativo sobre la productividad. Pero realmente es el caso? Teniendo en cuenta la importancia de humor en la vida privada, es sorprendente que se hayan realizado pocos estudios sobre éste en el trabajo. En el marco de un programa de doctorado en la Universidad de Bremen, en Alemania, el profesor Sampietro ha realizado una tesis titulada «Humor in International Project Teams»: «Cuando la NASA me aceptó como conferenciante, en el congreso anual de 2007, entendí que el humor era un asunto serio».

Los efectos del humor en el seno de una empresa
En la mayoría de los casos, el humor no hiere, sino todo lo contrario. Por ejemplo, el estudio ha relevado que el liderazgo no se debilita por la utilización del humor, sino que sale reforzado. Parece claro que los dirigentes capaces de obtener lo mejor de sus colaboradores hacen generalmente prueba de un buen sentido del humor. Además de divertir a la galería, estos dirigentes crean y admiten un ambiente de trabajo propicio al humor reduciendo al mismo tiempo el estrés.

El humor también es un aliado preciado en la gestión de conflictos. Pasar un mensaje con humor es menos agresivo y menos directo, sin no obstante modificar su sentido. Además desvía la atención del problema en sí mismo, permitiendo de considerarlo bajo otras perspectivas. El humor ha demostrado su efectividad en la negociación: una proposición tiene más posibilidades de ser escuchada si está propuesta de manera humorística. Finalmente, el humor es la fuente de creatividad, de resolución de los problemas ya que mejora temporalmente la capacidad de construir asociaciones mentales inhabituales.

El humor para salvar la empresa
Por otro lado, se ha demostrado que el humor tiende a disminuir la percepción del riesgo. Cuando se trata de tomar de una decisión crítica para la supervivencia de la empresa, más vale pasar los momentos de hilaridad de lado. En un contexto internacional, el humor debe ser tocado con precaución. Algunos temas pueden ser tabús en ciertas culturas y entonces puede producirse el efecto contrario. El humor puede también, a veces, esconder una mala organización. El humor es a veces utilizado como arma de defensa para precaverse de situaciones difíciles y estresantes. El humor en el seno de la empresa puede relevarse ser una reacción en frente a las tensiones y una falta de organización.

«Es tiempo de añadir un grano de humor en las herramientas de gestión y de considerarlo desde un punto de vista científico, es decir, no desde una perspectiva romántica sino de una perspectiva que nos permitirá entender un aspecto fundamental de las relaciones humanas», concluye Marco Sampietro.

Si quieres leer más noticias como 100 frases para ser feliz en el trabajo, te recomendamos que entres en la categoría de Entrevistas de trabajo.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp