Audi A1 Sportback, Cinco puertas compacto con propulsión híbrida

Audi A1 Sportback: Cinco puertas compacto con propulsión híbrida
NOTICIA de Javi Navarro
04.10.2008 - 16:23h    Actualizado 18.08.2021 - 11:22h

Audi A1 Sportback: Cinco puertas compacto con propulsión híbridaAudi ha presentado en el Salón del Automóvil de Parísel prototipo A1 Sportback concept: después del “show car” de tres puertas Audi A1 project quattro del año 2007, ahora le sigue el prototipo de un cinco puertas de cuatro plazas para el segmento de subcompactos; de nuevo con todas las características de un verdadero Audi. El vehículo, de 3,99 metros de largo y 1,75 metros de ancho, aúna de forma pionera un diseño de líneas dinámico con una economía de espacio óptima y la máxima calidad. Al mismo tiempo, de la mano de soluciones técnicas visionarias se abren, a la manera típica de Audi, nuevas vías de eficiencia, dinámica y disfrute de la conducción.

Con la unidad de propulsión del A1 Sportback concept Audi presenta otra variante que integra la innovadora tecnología híbrida. Bajo el capó trabaja un motor TFSI de 1.4 litros de 150 CV (110 kW) que transmite la fuerza a las ruedas delanteras mediante el cambio de doble embrague S tronic. Un motor eléctrico de 27 CV (20 kW) integrado en la cadena de transmisión proporciona un par motor adicional de hasta 150 Nm en las fases de aceleración. Al activar la función “boost”, es decir cuando el TFSI y el motor eléctrico propulsan el vehículo simultáneamente en pos de un modo de conducción deportivo, el dúo de motores se encarga de potenciar el impulso de manera impresionante. Por su parte, la tracción delantera, de probada eficacia, que ha sido ampliada con el nuevo bloqueo transversal activo del eje delantero, de nuevo diseño y accionado mediante el ESP, transmite la fuerza motriz de forma óptima a la calzada.

Además, el motor eléctrico es capaz de propulsar el prototipo de forma autárquica, por ejemplo en zonas residenciales, y por ello sin emisión de gases de escape. La energía generada por la batería de iones de litio permite una autonomía de hasta100 kilómetros en el modo exclusivamente eléctrico; la recarga puede realizarse en cualquier toma de corriente. El sistema automático de arranque/parada, la recuperación y las fases del modo meramente eléctrico permiten reducir el consumo y las emisiones de gases de escape del Audi A1 Sportback concept en casi un 30 por ciento en comparación con el funcionamiento con el motor de combustión.

A pesar de sus prestaciones deportivas, con una capacidad de aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y con una velocidad punta de 200 km/h, el Audi A1 Sportback concept se da por satisfecho con tan solo 3,9 l de gasolina súper a los 100 km; su eficiencia queda asimismo patente en su volumen de emisiones de CO2, de solo 92 g/km.

El diseño

Exterior
No solo las dos puertas adicionales marcan la diferencia: el diseño de líneas del prototipo de cinco puertas responde al consecuente perfeccionamiento del prototipo de tres puertas Audi A1 project quattro del año 2007. Las superficies y las líneas son claramente más rígidas y más masculinas.

De nuevo, las proporciones básicas del alto cuerpo del vehículo y de la estrecha franja acristalada de las ventanillas, coronadas por un techo de estilo coupé, son de un clasicismo ya característico en un vehículo de la marca de los cuatro aros. La parte trasera finaliza en un spoiler doble integrado en la luneta con una pronunciada muesca en la parte central.

—Otro indicativo del característico estilo coupé se encuentra en el lateral del vehículo: las puertas prescinden de los marcos de las ventanillas y el montante B está acristalado, integrándose así de manera homogénea con la superficie acristalada. La superficie lateral del prototipo, fuertemente segmentada, presenta una línea de cintura en ligero ascenso que realza su diseño.

La línea de cintura del Audi A1 Sportback concept, prototipo para el que se ha elegido el color Gris Daytona, reinterpreta otra característica típica del actual diseño Audi. Esta significativa línea doble se desliza en forma de franja arqueada alrededor de todo el vehículo, aunando de este modo el frontal, de donde parece nacer, con la cintura del vehículo, ascendente en ligera forma de cuña.

La parrilla Singleframe, de diseño aerodinámico, simboliza la reivindicación de carácter deportivo del prototipo, que queda aún más de manifiesto gracias a los pasos de rueda ensanchados, que rememoran al legendario primer diseño Audi Quattro y al actual Audi RS 6.

Especialmente llamativo es el diseño tridimensional de los faros principales en la innovadora tecnología LED. Su forma totalmente novedosa realza una vez más la libertad que esta tecnología concede a los diseñadores. Mediante bandas dispuestas de forma concéntrica, en paralelo y delimitadas por ángulos rectos, han albergado todas las funciones de las luces en una carcasa plana: luz de cruce y luz de carretera, luz de marcha diurna e intermitentes.

De esta forma, el diseño de las luces, con superficies de iluminación en diferentes tamaños, siendo la luz de cruce la que ocupa el mayor espacio, incluso logra cambiar completamente el carácter del frontal, el rostro del A1 Sportback concept.

Las luces traseras también se hacen eco de este nuevo diseño y combinan la función de piloto y luz de freno, intermitentes, luz de marcha atrás y luz antiniebla trasera con un trazado de líneas inconfundible. El especial dinamismo de este diseño se basa en el juego de ángulos agudos y obtusos, de superficies acristaladas transparentes y de color. Una cubierta transparente de gran tamaño que se extiende por todo lo ancho del vehículo combina además las dos unidades luminosas y realza el diseño horizontal de la zaga.

Asimismo, la carrocería del Audi A1 Sportback concept de cuatro puertas, al igual que el tres puertas, aprovecha de forma excepcional la reducida superficie que ocupa un vehículo de la clase compacta Premium en la calzada. Con una longitud de 3,99 m, una anchura de 1,75 m y una batalla de 2,46 m, sus cortos voladizos le permiten combinar una imagen deportiva con altas cotas de economía de espacio. Estas medidas han podido hacerse realidad también gracias al montaje transversal del motor. Por último, por lo que se refiere a la altura, el deportivo compacto mide 1,40 metros.

Interior
El interior se presenta sin florituras y bien estructurado, con cuatro asientos individuales y una oferta de espacio sorprendentemente generosa en su clase. Un arco envolvente (denominado wraparound) actúa como nexo entre las puertas y el deportivo cockpit. El tablero de instrumentos y la consola central están perfectamente orientados hacia el conductor.

La ergonomía y la estética se fusionan para crear un ambiente de estructuras claras y de elegante calidad. Algunos detalles, como los difusores de aire en diseño de turbina y el panel de mandos del climatizador, nos trasladan por un momento a la cabina de un avión a reacción. Como es típico en Audi se combina un diseño de vanguardia con un funcionamiento preciso: la dirección y el caudal del aire pueden regularse de forma extremadamente sencilla e intuitiva girando o presionando el botón situado en el centro del difusor.

En la consola central se encuentra la palanca de cambio integrada, que solo emerge en el modo “dynamic” del drive select, el botón de arranque/parada del motor y el interruptor del Audi drive select, así como el reposabrazos con bolsillo integrado para el teléfono móvil.

Los asientos deportivos con apoyacabezas integrados brindan un confort y una ergonomía muy superiores a los habituales en la clase de los subcompactos, cumpliendo así las expectativas puestas en un Audi característico. Un tejido transparente a modo de red cubre los orificios propios de los asientos de construcción ligera, subrayando así la levedad de sus formas.

Los materiales utilizados para los tapizados y los revestimientos son también de una elevada calidad, proporcionando una excepcional sensación visual y táctil. El contraste de color del interior en blanco y un rojo intensifica la sensación de espacio.

Audi mobile device: la segunda generación
Mientras que el prototipo Audi A1 project quattro integraba a bordo una unidad de mando propia para el Infotainment y los sistemas del vehículo, el A1 Sportback concept va ya un paso por delante: el conductor puede utilizar cualquier teléfono móvil disponible en el mercado que disponga de la tecnología adecuada como teléfono de automóvil, base de datos de la agenda, navegador y reproductor de música y vídeo. Y además puede utilizarlo simultáneamente como unidad de mando de numerosos sistemas del vehículo del Audi A1 Sportback concept. Hoy en día ya existen en el mercado numerosos terminales de móvil de diferentes fabricantes compatibles con todas estas funciones.

El único requisito necesario es instalar un software adicional que Audi ofrece en Internet para su descarga. De esta forma, el conductor puede por ejemplo introducir, ya desde su vivienda, la planificación de una ruta o regular el sistema de sonido según sus preferencias individuales.

La comunicación entre el teléfono móvil y el vehículo se realiza a través de una conexión WLAN de alta velocidad, que funciona incluso a larga distancia.

El sistema también ofrece una función de seguridad al propietario: dentro del alcance de la red WLAN podrá comprobar en todo momento el estado actual del vehículo, por ejemplo, si están cerradas todas las puertas y ventanas. Además, el software adicional ofrece numerosas funciones de confort; el mobile device puede, por ejemplo seguir guiando al conductor después de que haya estacionado el vehículo. Si el usuario ajusta el tiempo máximo de estacionamiento, el software de navegación le guiará a través del dispositivo portátil de nuevo hasta el Audi A1 Sportback concept; naturalmente a su debido tiempo, teniendo en cuenta las particularidades del trayecto.

Durante la conducción, el mobile device hace gala de sus puntos fuertes como reproductor portátil. Si el usuario escucha una canción en una situación de marcha determinada -por ejemplo en la autopista- dicha canción se archiva en la lista de reproducción correspondiente. El software graba información relativa a cuándo y cómo el usuario prefiere escuchar determinadas canciones. De este modo, la música se ofrece al conductor en el momento adecuado.

En cuanto a la unidad de mando del MMI en el vehículo, se trata de un nivel más avanzado del ya conocido diseño MMI, que facilita su manejo en marcha gracias a su háptica. Alrededor del mando principal se encuentran cuatro teclas con función preestablecida (hardkeys) para los menús básicos Navegación, Teléfono, Car y Media. Otras cuatro teclas adicionales iluminadas desde atrás (softkeys) desempeñan diferentes funciones dentro de cada uno de los menús.

Además de la inscripción proyectada de las softkeys, sus llamativos colores sirven también como identificación de los distintos menús con el fin de facilitar una orientación rápida e intuitiva.

Toda la información del sistema se reproduce en la pantalla central del cuadro de mandos. Este último se ha concebido como un indicador completamente digital, de libre configuración, sin elementos mecánicos. Una serie de aplicaciones de cristal superpuestas proporcionan un efecto tridimensional del gráfico, lo que permite una sensación de gran profundidad visual de la representación que sería imposible conseguir con una pantalla sencilla.

Además del gran instrumento redondo virtual del tacómetro analógico -siempre visible- en la parte derecha del cuadro de mandos también se pueden configurar, si se desea, un sinfín de otras variantes de display, que se eligen mediante los botones de mando situados en el volante. Entre estas se cuentan Infotainment, las variantes clásicas de navegación por pictogramas o mapa, un cuentarrevoluciones o también información sobre el modo de conducción más eficiente posible y el informe de estado actual del sistema de propulsión híbrido.

El diseño del display de Infotainment trabaja con iconos agrupados en un semicírculo. Al girar el conductor el mando principal del MMI, los iconos giran también de forma analógica simultáneamente hasta que se selecciona la función deseada pulsando el botón. De este modo, los contenidos pueden comunicarse de forma visual, lo que permite que se comprendan con mayor rapidez e intuición que un mero texto.

Audi drive select
El Audi A1 Sportback concept dispone del Audi drive select, que asimismo también se puede incorporar en la última generación de nuestro superventas, el Audi A4. Este sistema permite preseleccionar dos configuraciones adaptadas para el motor, la línea característica del cambio y el tren de rodaje con los amortiguadores magnetic ride.

Como configuración básica está programado el modo “efficiency”. El motor y la caja de cambios responden suavemente a las órdenes del acelerador y de las levas de cambio. Este ajuste no solo es especialmente apto para conducir de forma relajada, sino que al mismo tiempo ofrece un elevado potencial para reducir eficazmente el consumo de combustible y, con ello, las emisiones.

En el modo “efficiency” el Audi A1 Sportback concept puede recorrer distancias de hasta 100 kilómetros utilizando exclusivamente el motor eléctrico incluso a velocidades considerablemente elevadas: gracias a su potente batería se pueden superar ampliamente los 50 km/h. El motor de combustión no se conecta hasta que la capacidad de la batería no cae por debajo del 20 % del máximo.

En este modo el motor eléctrico no se utiliza para incrementar el par disponible, sino que se usa selectivamente de forma exclusiva para reducir eficazmente el consumo. Para ello el sistema hace uso de numerosos parámetros que pueden controlarse a través del sistema de navegación. Así, por ejemplo, con la batería a plena carga y en un trayecto inferior a 100 kilómetros en el modo “efficiency” se conduce siempre exclusivamente con el motor eléctrico.

Puesto que el sistema de navegación del vehículo detecta también las diferencias de altura en el camino, las fases de recuperación y el mayor consumo energético en pendientes pueden calcularse incluso antes de iniciar el trayecto. De este modo se consigue una conducción aún más eficiente gracias a la utilización óptima del propulsor eléctrico.

El modo “sport” satisface en su totalidad las expectativas que los conductores de un Audi depositan en su automóvil en cuanto a la sensación de conducción característica de la marca, tanto dinámica como confortable. En este modo, el sistema electrónico del vehículo aprovecha también la oferta de par del motor eléctrico con el fin de alcanzar una aceleración especialmente deportiva y una excelente dinámica transversal.

El motor
Toda la deportividad característica de Audi y una eficiencia hasta ahora inédita; esto es posible gracias a la combinación de un ultramoderno motor FSI turbo con un motor eléctrico y un innovador sistema electrónico de gestión.

El Audi A1 Sportback concept alberga bajo su capó un TFSI de cuatro cilindros con 1,4 litros de cilindrada y turbosobrealimentación. Este motor es una evolución del propulsor que debutó en la producción en serie en el Audi A3. Mientras que en este último modelo el 1.4 TFSI rinde 125 CV(92 kW), en el prototipo alcanza los 150 CV (110 kW) a 5.500 rpm. Este motor ofrece su par motor máximo de 240 Nm a lo largo de un amplio margen de revoluciones que va de las 1.600 a las 4.000 rpm.

Los ingenieros de Audi demostraron ya hace tiempo la eficiencia de la tecnología FSI con turbosobrealimentación en numerosos circuitos de competición de todo el mundo y también en las carreteras. La mejor prueba de ello es la decisión de un jurado de expertos de coronar al 2.0 TFSI en el año 2008, por cuarta vez consecutiva, como “Motor del año”.

En el nuevo 1.4 TFSI se sigue utilizando firmemente este concepto con el fin de unir las más altas cotas de eficiencia y de potencia. Las toberas de inyección de varios orificios garantizan una formación muy homogénea de la mezcla y una combustión extremadamente eficiente. También se consigue una reducción muy efectiva de las emisiones de gases de escape.

El turbocompresor integrado proporciona una respuesta optimizada y un establecimiento aún más armonioso del par motor. Un 80 % del par motor máximo está disponible prácticamente apenas superado el régimen de ralentí, a partir de las 1.250 rpm. Al mismo tiempo, el 1.4 TFSI marca la pauta en su clase también en lo relacionado a la acústica.

La transmisión de fuerza
De la transmisión de la fuerza a las ruedas delanteras se encarga el deportivo cambio de doble embrague Audi S tronic. Esta caja de cambios permite al conductor cambiar de marcha en fracciones de segundo sin necesidad de pisar el embrague y sin interrupción de la fuerza tractora. Si se desea, el cambio también puede funcionar de forma completamente automática. Si por el contrario el conductor prefiere cambiar las marchas manualmente, puede hacerlo con ayuda de las levas de cambio fijadas al volante. El pomo de la palanca de cambio ubicado en la consola central permite introducir la marcha atrás y la posición neutral. La posición de estacionamiento se activa de manera automática al accionar el freno de estacionamiento electromecánico.

Entre el motor y la caja de cambios está alojado el motor eléctrico de 27 CV (20 kW), que en función del modo de funcionamiento seleccionado se conecta automáticamente como dispositivo adicional o se encarga de la propulsión en exclusiva. La unidad de la batería -una combinación de acumuladores de iones de litio- está instalada en la trasera del vehículo. Esto permite distribuir el peso de forma equilibrada.

Tanto si es propulsado exclusivamente por el motor de combustión, como si se utiliza únicamente el motor eléctrico o se utilizan ambos motores en la función “boost”, el A1 Sportback concept presenta tracción delantera. El elevado par motor de un total de 390 Nm -el 1.4 TFSI rinde 240 Nm y el motor eléctrico otros 150 Nm adicionales- se transforma de forma efectiva en tracción cuando el vehículo acelera.

La fase de empuje, la llamada fase de recuperación, es uno de los instrumentos más importantes de los que se vale este concepto de vehículo en beneficio de la eficiencia: gracias a este sistema, la energía de frenada en las fases de deceleración vuelve a transformarse en energía eléctrica en lugar de disiparse inútilmente en forma de calor.

Básicamente el Audi A1 Sportback concept puede funcionar de forma autárquica, es decir, en un modo de funcionamiento combinado del motor de combustión y el motor eléctrico. Gracias a la gestión inteligente de los dos propulsores, así como a la recuperación y al sistema automático de arranque/parada, el consumo de combustible se reduce alrededor de un 30 % en comparación con el funcionamiento exclusivo del motor de gasolina. A pesar de que los componentes del motor eléctrico acarrean un peso adicional de unos 40 kg, el prototipo consume en el modo de conducción combinado sólo 3,9 litros de combustible súper a los 100 km; las emisiones de CO2 ascienden, por término medio, tan sólo a 92 g/km.

Una alternativa especialmente interesante en beneficio del medioambiente y de nuestra cartera es en este vehículo el funcionamiento exclusivo con el motor eléctrico en trayectos cortos, dado que las prestaciones que se alcanzan e incluso la autonomía, de más de 50 kilómetros, no dejan nada que desear. Si el Audi A1 Sportback concept se alimenta exclusivamente a través de una toma de corriente, el resultado es aún más claro: incluso teniendo en cuenta el coste relativamente elevado de la electricidad en Alemania a nivel minorista, en comparación con el precio del combustible súper, podría alcanzarse un ahorro superior al 80 %. No obstante, el mayor beneficio es para el medio ambiente gracias al nivel de emisión cero, especialmente en aglomeraciones urbanas.

El tren de rodaje
La estudiada construcción del tren de rodaje, compuesto por un eje delantero McPherson y una suspensión trasera independiente de cuatro brazos, constituye el pilar básico para obtener una seguridad de conducción y una dinámica de marcha extraordinarias. Las grandes ruedas de 18 pulgadas con neumáticos en formato 225/35 R18 contribuyen a potenciar el disfrute de la conducción y la seguridad de marcha. El bloqueo transversal activo del eje delantero, de nuevo desarrollo y controlado por el ESP, se encarga de distribuir el par motor en función de la situación de marcha; de esta forma se incrementa la precisión de la dirección y se alcanza una elevada estabilidad direccional, así como una tracción y dinámica mejoradas en el trazado de curvas.

El tren de rodaje dinámico ha sido concebido para permitir un manejo ágil y deportivo, al tiempo que proporciona una alta estabilidad y permite disfrutar al máximo de la conducción en curvas. Otra característica que incrementa el atractivo de este tren de rodaje es el confort en marcha, propio de vehículos de categorías superiores.

El potencial del sistema de frenos, con discos de gran diámetro (312 mm en el eje delantero), se corresponde asimismo con la capacidad de rendimiento de los motores. El sistema de frenos procedente del deporte del motor promete una deceleración excelente, sin efecto fading.

Además, la dirección electromecánica con servoasistencia dependiente de la velocidad proporciona un manejo óptimo. Mediante este sistema se obtiene una respuesta óptima de la dirección con una escasa sensibilidad ante las irregularidades del firme y, asimismo, se reduce ostensiblemente el consumo.

Las especiales características del eje de cuatro brazos se basan en la separación funcional del apoyo de la fuerza longitudinal y de la fuerza lateral. Esta separación permite, por una parte, una alta rigidez transversal, lo que redunda en una dinámica y seguridad de conducción óptimas; por otra parte posibilita una considerable flexibilidad longitudinal que mejora el confort de rodadura.

En lo que respecta a los amortiguadores, se aplica una tecnología innovadora, Audi magnetic ride, que ya convenció por su eficacia en el deportivo de alto rendimiento Audi R8 y en el TT. En lugar del habitual aceite para amortiguadores se utiliza aquí un fluido magnetoreológico, un líquido cuyas propiedades pueden ser influenciadas mediante un campo electromagnético. Gracias a este efecto se puede modificar en cualquier momento de manera electrónica la línea característica de los amortiguadores aplicando una tensión en los electroimanes.

El sistema Audi magnetic ride aprovecha esta característica para generar la fuerza amortiguadora adecuada en cada situación de conducción y optimizar así la comodidad y la dinámica de conducción. La situación de conducción viene determinada por un ordenador que realiza análisis sensoriales en cuestión de milisegundos. El conductor puede elegir entre dos programas de conducción, dependiendo de si desea conducir de forma realmente deportiva (con una tensión de flujo reducida del fluido magnetoreológico) o poniendo mayor énfasis en la comodidad de conducción.

Si quieres leer más noticias como Audi A1 Sportback, Cinco puertas compacto con propulsión híbrida, te recomendamos que entres en la categoría de Motor.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >