Cómo invertir dinero, pasos y productos

Cómo invertir el dinero, consejos y productos
NOTICIA de Jessica Pascual
30.01.2022 - 15:25h    Actualizado 30.01.2022 - 15:26h

¿Quieres sacar una mayor rentabilidad a tus ahorros? ¿Has pensado en invertir? Si quieres obtener beneficios del dinero que tienes ahorrado, la inversión es una posibilidad. Pero existen muchos productos en los que puedes invertir tu dinero y la elección de uno u otro marcará grandes diferencias en las ganancias que puede ofrecerte.


NOTICIAS DESTACADAS

Pisos Servihabitat

Puente diciembre con niños

Comer en Toledo

Solicitar el mini paro

Administraciones de lotería


Por este motivo, desde Casacochecurro.com hemos consultado a los expertos del portal Finanzas para todos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores para elaborar esta guía con todas las claves que necesitas saber si quieres invertir dinero.

Consejos y recomendaciones antes de invertir

Antes de decidir qué tipo de inversión quieres hacer con tu dinero, debes saber que todos los productos tienen un cierto nivel de riesgo. Y que una de las reglas más básicas de la inversión es que a mayor rentabilidad, mayor riesgo. Es decir, que cuanto más quieras ganar, más vas a tener que arriesgarte. Y que cualquier operación, por pequeña que sea, puede provocar pérdidas y no generar los beneficios que esperabas.

Aclarado esto, si estás decidido a invertir, debes plantearte las siguientes cuestiones previas:

  • ¿Necesitas ese dinero en un periodo corto de tiempo? Si vas a tener que utilizar tus ahorros en poco tiempo, quizá la inversión no sea la mejor alternativa.
  • Antes de tomar una decisión, estudia y valora los posibles riesgos de los productos en los que quieres invertir. Puede que la inversión sea beneficiosa, pero también puede que obtengas pérdidas al efectuar la operación. Por ello, es recomendable que, una vez inviertas una cantidad de dinero en algo, no cuentes con ese dinero para nada. Por si acaso.
  • Haz un estudio de campo y analiza los diferentes factores y rentabilidades de los productos en los que puedes invertir.

Cómo empezar a invertir

Si quieres iniciar tu andadura en el mundo de las inversiones, puedes empezar por contactar con las agencias, sociedades de valores o entidades de crédito para que te ayuden. Eso sí, asegúrate de que la empresa que contrates esté autorizada para prestar estos servicios de inversión.

Decide un producto en el que invertir. De esta elección depende directamente las ganancias o pérdidas que puedas tener. Por ello es fundamental que no tomes ninguna decisión precipitada y que, antes de elegir uno, estudies ampliamente los riesgos y rentabilidad de cada uno de los productos.

Además, la empresa puede ayudarte y asesorarte acerca de los productos que son más adecuados para tu situación personal. Para ello tendrán en cuenta tus objetivos financieros, tu nivel de renta o conocimiento en el mercado para saber qué riesgo puedes asumir.

El siguiente paso, una vez sepas cuál es tu producto de inversión, es abrir una cuenta de valores. Es un producto en el que vas a recibir los ingresos e intereses de la inversión y también es la cuenta a la que van a cargarte las comisiones correspondientes.

Por último, tienes que indicar a la empresa cuál es la inversión que quieres hacer y dar la orden específica para que la compañía pueda efectuar este trámite. La transacción puede ser tanto de compra, como de venta.

Cómo elegir un producto para invertir

Lo primero que hay que saber son los tipos de productos en los que puedes invertir:

  1. Fondos de inversión
  2. Renta fija
  3. Acciones

Además de estos tres, existen otros dos, pero que tienen asociado un alto nivel de riesgo y, por tanto, no son los más indicados para principiantes.

  • Productos derivados. Su rendimiento depende de la evolución de otros activos.
  • Productos estructurados, que tienen una parte de renta fija o variable y otra de derivado.

1. Fondos de inversión

Un fondo de inversión es un término que hace referencia a un conjunto de capitales que han sido agregados por un número variable de inversores, que son los partícipes. En estos casos, una sociedad gestora es la que invierte el dinero que hay en ese fondo en un conjunto de distintos valores. Estos pueden ser acciones de empresas, derivados, rentas fijas, etcétera.

La inversión se realiza en distintas proporciones según la política del fondo. Por tanto, los beneficios o rentabilidad que puedas obtener dependen directamente de la rentabilidad de los valores en los que se ha invertido ese capital del fondo. En cuanto al nivel de riesgo, depende de la política de inversión así como de las comisiones que lleva asociadas este fondo.

Hay distintos tipos de fondos según en los activos que invierten. Son los siguientes:

  • Fondos monetarios. Estos son los que invierten en activos a corto plazo. No incluyen ni renta variable ni productos en divisas.
  • Renta fija. Son los que no invierten en renta variable.
  • Renta variable. Son aquellos que invierten más de un 75 % en renta variable.
  • Fondos mixtos. Son los que mezclan la inversión de los dos anteriores, variables y fijos en distintas proporciones.
  • Garantizados. Como su nombre indica, son los que aseguran cierta rentabilidad en una fecha futura determinada. Fuera de esta fecha, la garantía no puede asegurarse.
  • Gestión pasiva. Persiguen un objetivo concreto de rentabilidad no garantizada. También son los que replican o reproducen un índice.
  • Retorno absoluto. Son los que se dedican a perseguir rentabilidades positivas a medio plazo. Funcionan de manera independiente a la evolución del mercado.
  • Globales. Son todos los que no entran en ninguna de las categorías anteriores.

2. Renta fija

Los productos de renta fija son aquellos en los que pagan una rentabilidad que se pacta de antemano. O una cantidad que resulta de aplicar una fórmula. En cualquiera de los casos, los productos de renta fija devuelven el principal invertido en un determinado plazo de tiempo. Hay dos tipos de productos de inversión de renta fija, los públicos y los privados.

  1. Renta fija pública. Son valores emitidos por el Estado y otras entidades públicas. Dentro de este apartado se encuentran las ‘Letras del Tesoro’ que se emiten a corto plazo y al descuento. Y, por otra parte, las obligaciones del Estado, que se emiten a largo plazo y se pagan cupones (intereses) anuales.
  2. Renta fija privada. En este caso, son activos emitidos por empresas del sector privado. Pueden ser pagarés, obligaciones y bonos. Y, también, puede darse el caso de bonos y obligaciones que sean convertibles. Es decir, que durante un tiempo pagan cupones y, después, se convierten en acciones.

3. Acciones o renta variable

Antes de explicar qué es la renta variable hay que tener claro qué es una acción. Este término hace referencia a una parte del capital social de una empresa. Y esto quiere decir que si una persona compra acciones de una empresa, se convierte en socio copropietario de una parte del negocio.

Los accionistas pueden obtener beneficios por dos vías:

  • Con dividendos (beneficios)
  • Vendiendo sus acciones por un precio mayor al que las compraron

Sin embargo, este tipo de inversión tiene asociado un alto nivel de riesgo. Esto se debe a que la rentabilidad de las acciones es muy variable porque depende directamente de la evolución de la empresa y de la variación de su valor en el mercado.

Si quieres saber más sobre este tema, aquí te explicamos cómo comprar y vender acciones y te dejamos unos consejos básicos para que puedas entender el mercado de valores.

¿Qué diferencia hay entre invertir en renta fija o acciones?

Hay que tener en cuenta que la renta fija suele llevar asociado un plazo de vencimiento. Esto quiere decir, que si quieres vender los activos antes de ese momento, puede que su valor sea inferior y experimentes pérdidas. Por ello, invertir en renta fija suele ser más favorable en aquellos casos en los que el plazo del producto sea similar al que quieres mantener la inversión.

Por el contrario, invertir en acciones es una alternativa más favorable para un periodo más bien a medio y largo plazo. A corto plazo puede acabar siendo una apuesta muy arriesgada ante las posibles variaciones de precio.

El riesgo

Hablar de riesgo en términos de inversión significa, muy resumidamente, perder dinero o conseguir menos del que se esperaba al realizar una operación de este tipo. El aumento de riesgo en una inversión puede ser, principalmente, por dos motivos:

  • El emisor de los activos no pueda pagar sus deudas o quiebre
  • El precio del activo tenga variaciones en el mercado

Consulta más detalles relacionados en esta información donde explicamos cómo invertir en bolsa.

Si quieres leer más noticias como Cómo invertir dinero, pasos y productos, te recomendamos que entres en la categoría de Hipotecas.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >