Compartir vivienda, mucho más que un piso de estudiantes


Compartir vivienda, mucho más que un piso de estudiantes

Compartir vivienda o piso se está convirtiendo cada vez más en una alternativa a tener en cuenta por los jóvenes, sobre todo a raíz de la actual crisis económica y los sueldos mileuristas que generalmente tiene este colectivo, lo cual les hace difícil acceder a otra opción de vivienda.

Junto a ellos también se encuentran aquellos estudiantes universitarios obligados a desplazarse de su residencia familiar para cursar sus estudios, y que ven en este sistema una forma de afrontar sus problemas de alojamiento para estudiantes.

Por todo ello, en este monográfico trataremos de informarte de los medios de que dispones para localizar la vivienda compartida más adecuada a tus circunstancias e intereses según los precios medios del alojamiento compartido, qué buscadores son más baratos, cuáles tienen más ofertas, etc.

Compartir piso por provincias

En este enlace puedes ver los precios en ciudades para compartir piso.

Lo primero que tienes que tener presente es que existen diversas modalidades dentro de las cuales las personas se agrupan para residir en una misma vivienda. Las más comunes consisten en que varias personas alquilen conjuntamente una vivienda bajo un contrato de arrendamiento que identifique a uno, varios o todos los residentes de la vivienda.

Otra forma muy corriente es la del propietario o inquilino de una vivienda que decide poner un anuncio para alquilar habitación o una parte de ésta (generalmente una habitación y el derecho de uso a las zonas comunes) a otra u otras personas. En este último caso, si la persona que pone en alquiler la habitación es el arrendatario titular de la vivienda, toma el nombre de subarrendamiento.

Contrato de alquiler de piso compartido

Cuando se alquila una vivienda entre varias personas, en el contrato de alquiler debe aparecer la identidad de, al menos, una de ellas. Si se identifican como titulares del contrato todos los inquilinos, todos ellos serán responsables solidarios, de tal manera que si, por ejemplo, uno de ellos decidiera irse antes de tiempo, los demás tendrán que hacerse cargo de su parte de alquiler.

Esta fórmula puede ser algo incómoda, pues cada vez que alguien se vaya del piso y venga una persona nueva, se tendrá que hacer un nuevo contrato para eliminar al antiguo inquilino e incluir el nombre del nuevo. Así pues, quizás pudiera resultar más cómodo incluir en el contrato de alquiler a un único titular, sin embargo en este supuesto, a efectos legales, toda la responsabilidad frente a las posibles contingencias que pudieran ocurrir correría a cargo exclusivamente de este inquilino.

Ayudas alquiler en pisos compartidos

Además, debes tener muy presente que si piensas solicitar cualquier tipo de ayuda al alquiler será necesario que estés incluido como titular del contrato de arrendamiento. Por otro lado, también existe la posibilidad de alquilar una habitación. En estos casos se hace aún más importante el hecho de tener en cuenta una serie de aspectos para la convivencia. Por ello, habrá que definir claramente cuáles son los espacios privados y comunes, y cuáles serán las normas que rijan el uso adecuado de estos últimos. También habrá que especificar qué gastos (electricidad, agua, calefacción, Internet, reparación de electrodomésticos, etc.) serán pagados conjuntamente.

Habitaciones subarrendadas

Dentro de esta opción del alquiler de habitaciones encontramos la figura del subarrendamiento, que no es otra cosa que la fórmula legal para que el inquilino de una vivienda alquile parte de la casa a otras personas. En el caso de que en el contrato de arrendamiento de la vivienda estuviera prohibido de forma concreta el subarrendamiento, esta práctica no será posible. De otro modo, sí se permitirá el subarrendamiento siempre y cuando el propietario de la vivienda haya dado su consentimiento expreso y por escrito. En este supuesto, el titular del contrato de alquiler de la vivienda podrá realizar un nuevo contrato con la persona subarrendataria para alquilarla parte de la vivienda.

Dicho contrato de subarrendamiento tendrá una estructura parecida al de cualquier otro de alquiler, aunque en él debe quedar claro el nombre del subarrendatario, la parte de la casa que se subarrienda y el precio que se paga. Dicho precio no podrá ser superior al que paga el inquilino titular de la vivienda, y la duración del contrato de subarriendo no podrá ser superior a la pactada en el contrato de alquiler original. La base legal sobre la que se rigen estas figuras se encuentra en los artículos 1542-1582 del Código Civil y en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos. A través de Internet también podrás localizar modelos de contrato de alquiler de habitaciones. Ejemplos de ellos puedes encontrarlos en sites.

google.com e inmoweb.

Búsqueda de vivienda compartida

Las opciones que tienes para buscar la oferta de alojamiento compartido compatible con tus intereses son los periódicos, la prensa especializada, las agencias inmobiliarias, los tablones de anuncios de las Universidades o el «callejeo» en busca de carteles por la zona de interés. Sin embargo, es Internet la herramienta que se ha convertido en el medio más útil a la hora de localizar vivienda compartida en España, al menos, en lo que se refiere a una primera toma de contacto, dado que permite contrastar ofertas y evita desplazamientos innecesarios.

Por esta razón, hemos realizado un análisis de la situación actual de los principales buscadores de pisos compartidos en España, con la finalidad de que los datos resultantes te sirvan de orientación en la toma de tus decisiones. De esta manera, hemos estudiado el precio medio del alquiler de un alojamiento compartido en Internet y qué buscadores tienen una oferta mayor y más barata.

Datos estadísticos de interés

Según el estudio realizado en base al análisis estadístico de 11.403 precios de vivienda compartida localizados entre los principales buscadores de Internet sobre este tipo de residencia, el precio medio del alojamiento compartido en España es de 230 euros mensuales. Como es natural, este precio varía mucho en función de la Comunidad Autónoma que se trate, de si la vivienda se ubica en grandes ciudades, del número de ocupantes/habitaciones del inmueble (pues los gastos se reparten entre sus residentes) y de las características, equipamiento y prestaciones del alojamiento.

En la siguiente tabla podrás observar los precios medios de vivienda compartida por Comunidad Autónoma y provincia, así como los buscadores estudiados que ofrecen mejores precios y un mayor número de alojamientos disponibles.

Comparativa pisos compartidos por ciudades

Las ciudades con más ofertas de vivienda compartida son, por este orden, Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Sus precios medios son parecidos a los de sus provincias, a excepción de Barcelona donde el precio medio es sensiblemente superior: la ciudad de Madrid tiene un precio medio de 348 euros, Barcelona 350 euros, Valencia 222 euros y Sevilla 257 euros.

Buscadores de vivienda compartida en Internet

A continuación listamos algunos de los buscadores más importantes sobre vivienda compartida que puedes consultar en Internet. En el listado se incluye sus contenidos principales. En algunos de los buscadores que tienen como «Forma de contacto» la vía WEB, para poder acceder a la empresa o particular de contacto es necesario el registro previo en su Portal.

Consideraciones a tener en cuenta

A la hora de encontrar un alojamiento adecuado, no sólo tendrás que tener en cuenta el precio del mismo, sino que también es importante tener presente ciertas consideraciones en relación a la vivienda y sus prestaciones y servicios asociados, algo que, generalmente, está estrechamente vinculado con el precio.

Tampoco pierdas de vista posibles programas, servicios y ayudas que ofrecen distintas organismos públicos o privados, pues pueden tener unas ofertas y ventajas más interesantes que las existentes en el mercado libre. Para ello puedes consultar algunos de nuestros boletines publicados cuya información renovamos anualmente. En este sentido pueden ser especialmente interesantes los monográficos sobre «Alojamientos para estudiantes» y «Ayudas al alquiler» (recuerda que para ser beneficiario de una ayuda al alquiler, tendrás que ser cotitular del contrato de arrendamiento).

Por supuesto, también presta especial atención a la personalidad y carácter de las personas con las que convivas y a las normas de convivencia que puedan ser menos convencionales que las generalmente admitidas. Por norma general, cuantas más personas haya, más difícil suele ser la convivencia, sin embargo el precio que te piden suele ser menor.

Si quieres leer más noticias como Compartir vivienda, mucho más que un piso de estudiantes, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies