El 70% de los restaurantes engaña a los consumidores vendiendo vaca por buey

El 70% de los restaurantes engaña a los consumidores vendiendo vaca por buey
NOTICIA de Javi Navarro
20.01.2011 - 14:02h    Actualizado 23.08.2021 - 11:17h

Un reciente estudio de la OCU ha sometido a examen a la carne de buey que se ofrece a los consumidores y el 70% de las muestras han demostrado que lo que se vende no es buey, sino vaca. Para realizar el estudio, la organización ha contado con la colaboración de la carne de buey de la empresa Valles del Esla, que ha certificado ser buey auténtico.

Un reciente estudio de la OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, ha sometido a examen a la carne que se vende como buey en Madrid para certificar si es correcto y se corresponde con el producto, o por el contrario se vende como buey siendo vaca ya que, como ellos aseguran: “la carne de auténtico buey es difícil de encontrar debido a su alto coste de producción“.

La OCU ha realizado su estudio seleccionando para ello diez establecimientos de Madrid. Se ha analizado el sexo del animal, mediante técnicas de ADN, y la cantidad de grasa intramuscular, que es una de las características principales que diferencian al buey de la vaca. El estudio ha demostrado que no es buey todo lo que se vende como tal. De las diez muestras analizadas, sólo 3 eran auténtico buey, el resto era carne de vaca.

Lo que se vende con el nombre de “carne de buey” son piezas procedentes de vacas lecheras a las que se retiran de la producción de leche (se desviejan), se ceban durante meses para que engrasen y luego se sacrifican. La carne es de buena calidad pero no es de buey y se vende a precios mucho más asequibles. Carne de buey por menos de 20 euros el kilo nos debe generar desconfianza porque es muy probable que se trate de carne de vaca”, concluyen los responsables del estudio.

Las diferencias que presenta la carne de buey frente a la de vaca son considerables. Entre otras, el color es rojo más intenso, el sabor es más fuerte y la textura más consistente. Legalmente sólo pude ser etiquetado como buey la carne procedente de macho castrado que tiene más de 48 meses. Esta castración provoca cambios hormonales que son los que confieren a la carne unas características netamente diferenciales.

La OCU recomienda al consumidor prestar atención al etiquetado que, tras la crisis de las vacas locas, introdujo la trazabilidad e identificación de la carne. Los datos que debe incorporar un buen etiquetado son: número de referencia y lote, origen de la carne, tipo de animal (buey, vaca…) denominación comercial de la pieza y precio.

Valles del Esla es de las pocas empresas españolas que comercializan auténtica carne de buey. Su etiquetado cumple al 100% con la normativa legal vigente. La empresa forma parte del imperio empresarial de la familia Álvarez, que incluye además, al Grupo Eulen y a la bodega Vega Sicilia.

Si quieres leer más noticias como El 70% de los restaurantes engaña a los consumidores vendiendo vaca por buey, te recomendamos que entres en la categoría de Alimentación.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >