Estos son los 24 alimentos que te puedes comer caducados


Estos son los 24 alimentos que te puedes comer caducados

Todos hemos ido alguna vez a la nevera o a la despensa del armario y al ver un alimento que ya está caducado hemos pensado, ¿me lo puedo comer? En estos días de cuarentena para hacer limpieza de armarios y organizar por ejemplo el frigorífico, los muebles, baldas o cajones de la cocina, puede que nos encontremos con productos que ya hayan caducado… Antes de tirarlos, infórmate.

Además, ¿qué me puede pasar si me como algo caducado? La respuesta va a depender de muchos factores. Principalmente del tipo de alimento que sea. Algunos de ellos nos producirán malestar si los comemos caducados y otros, simplemente, tendrán un sabor o una textura diferentes y de peor calidad que las originales.

A continuación detallamos un listado de todos los alimentos que te puedes comer caducados. En este texto te explicamos qué puedes hacer con estos alimentos, si puedes comerte ese producto caducado o es mejor que optes por deshacerte de él.

¿Cuáles son los alimentos que puedes comer sin ningún riesgo?

La siguiente lista de productos está compuesta de todos los alimentos que pueden comerse una vez haya pasado la fecha de consumo preferente sin ningún tipo de riesgo para la salud. La única consecuencia derivada de comernos un producto de forma posterior a la fecha recomendada es que puede haber perdido textura, sabor u olor.

Leche

La leche es un producto con el que tenemos que tener cuidado y fijarnos bien en sus características. Tenemos que diferenciar un aspecto clave. Mirar en los armarios y nevera de casa y ve si la leche que tenemos es UHT (Ultra High Temperature), es decir, leche esterilizada. En caso de ser de este grupo y mantenerse cerrada es un producto con etiqueta de consumo preferente, aunque no es muy recomendable dejarla muy pasada de fecha porque se va a estropear igualmente. Si es leche fresca entonces debemos guiarnos por la fecha de caducidad y tirarla si sobrepasamos ese día concreto porque podemos intoxicarnos.

Pan de molde

El pan de molde puede comerse sin ninguna preocupación una vez haya pasado su fecha de consumo preferente. Si su estado de conservación es adecuado, es decir, si está guardado en un sitio oscuro, está cerrado para evitar que entre aire en el interior de la bolsa y no tiene moho, se puede comer. Puede que algunas rebanadas estén más duras por estar resecas o que sepa un poco rancio. Pero más allá del sabor extraño no va a pasarnos nada por comer pan de molde caducado.

Yogures

Los yogures han dado siempre mucho que hablar. Hace apenas unos años los yogures venían marcados con fecha de caducidad, sin embargo, se cambió a fecha de consumo preferente porque se demostró que no era perjudicial consumirlos después de la fecha indicada siempre y cuando se mantuvieran en buen estado en la nevera.

La fecha impresa en la tapa del yogur nos indica hasta que día el producto sin abrir mantiene sus propiedades en condiciones adecuadas de conservación. Pasada esta fecha la calidad del yogur puede disminuir pero en ningún caso supone un riesgo para la salud. Si está malo podremos detectarlo por el olor y la pinta del yogur, como alguna apertura o roto en el envase.

¿Se pueden tomar los yogures caducados? Sí, pero cuidado, no nos pasemos demasiado. No pasa nada por consumirlos, solo que a medida que avanzan los días están más ácidos.

Mermeladas

Las mermeladas suelen venir en envases cerrados, por tanto, si las conservamos envasadas al vacío pueden durarnos largas temporadas. Además este producto cuenta con la gran ventaja de tener mucho azúcar, que es un conservante que permite alargar más la vida comestible de este alimento.

Tableta de chocolate

Las tabletas de chocolate también pueden durar mucho. Es un alimento que no va a haber problema por consumirlo de forma posterior a la fecha de consumo preferente. A medida que pase el tiempo, perderá su textura original y su color brillante inicial porque empezará a quedarse blanquecino. Pero no es un indicador de que se haya puesto malo. Podemos consumirlo sin que tenga ningún efecto perjudicial en la salud.

Patatas fritas

Toda la variedad de bolsas de fritos ya sean patatas, fritos, conos… Pueden comerse una vez han caducado porque gracias a uno de sus ingredientes, el aceite de girasol, se conservan más tiempo en buen estado que el que marca la fecha de consumo. Si la bolsa está sin abrir sabrán más o menos igual, si está abierta, tendrán un sabor más rancio. Pero no tendrán ningún efecto negativo en nuestro organismo más allá del mal sabor y que pueden quedarse más blandas y no estar crujientes.

Embutidos curados

Con los embutidos tenemos que establecer también una línea diferencial como con la leche. Los embutidos curados pueden durar más tiempo del que marca la fecha de consumo preferente en buen estado porque la sal que contienen actúa como conservante, sin embargo, esto no es así con los embutidos que no son curados. Así que cuidado con los envases de embutidos, si huelen fuerte, o no están curados, mejor consumirlos en las fechas indicadas por el fabricante.

Queso

Con el queso ocurre exactamente igual que con los embutidos. Si es curado, podemos consumirlo de forma posterior a la fecha de consumo preferente porque la sal actúa como conservante. Si no es curado mejor no consumirlo. En caso de que salga moho, podemos quitar esa parte si es poca y comernos el resto. Si tiene moho, no se puede comer porque sí que es dañino para la salud.

Galletas y bollos

La bollería y las galletas pueden consumirse sin preocupación una vez ha pasado la fecha de consumo preferente. En cuanto a las galletas, la consecuencia de comérnoslas de forma posterior a las fechas indicadas es que con el tiempo pierden su textura crujiente porque cogen humedad, se quedan blanditas y adquieren un sabor algo rancio. Por otra parte, los bollos con el paso del tiempo o se secan y se quedan duros.

Pasta

Si la pasta la conservamos como el pan de molde en sitios oscuros y sin humedad, puede consumirse sin problema. Los nevases bien cerrados ayudan a que este alimento se conserve mejor y durante más tiempo.

Arroz

Con el arroz ocurre lo mismo que con la pasta. Si está bien cerrado el envase y guardado en un armario oscuro y sin humedad, podremos consumir el arroz cuando queramos sin preocuparnos por la fecha de consumo preferente.

Legumbres

Las legumbres actúan de la misma forma que la pasta y el arroz. En este caso, lo único que puede pasar a la hora de cocinarlas si ha pasado la fecha de consumo preferente es que puede que necesiten más tiempo de cocción para quedarse blandas para su posterior elaboración. Debemos mantenerlas también en sitios oscuros, bien cerradas y sin humedad.

Frutos secos

Los frutos secos podemos consumirlos cuando más nos apetezca. No tenemos que preocuparnos por tener una bolsa en el armario desde hace tiempo. A la hora de consumirlos lo que podemos notar es que hayan perdido cierto olor, sabor o que se hayan quedado algo blandos, pero no va a tener consecuencias en nuestra salud más allá del sabor extraño.

Tomate envasado

Al igual que las mermeladas, al ser un producto que viene envasado en latas o en botes al vacío, no hay que preocuparse. Si lo mantenemos bien cerrado podemos consumirlo una vez haya pasado la fecha de consumo preferente.

Alimentos en conservas

Y lo mismo que con el tomate envasado, todos aquellos alimentos que vengan en conserva pueden aguantar más tiempo de la fecha preferente de consumo indicada por el fabricante. Se pueden consumir cuando queramos siempre que lo mantengamos totalmente cerrado.

Alimentos congelados

Es el mejor truco para poder alargar la vida útil de un alimento como la carne o el pescado. Si lo compramos fresco y lo metemos a congelar, paralizamos su fecha de caducidad. Podemos sacarlo en el momento que queramos y cocinarlo.

Sopas de sobre

Se conserva bien siempre que esté cerrado y lejos de humedades. Al fin y al cabo es un producto envasado y totalmente sin hacer. Por tanto si lo mantenemos en buen estado en un lugar oscuro podemos consumirlo de forma posterior a las indicaciones del fabricante.

Salsas en sobre

Nos referimos a los pequeños sobrecitos que se ofrecen por ejemplo en lugares como en los restaurantes de comida rápida. Si tenemos de éstos en casa podremos consumirlos una vez caducados siempre que se hayan mantenido cerrados.

Mantequilla

Puede quedarse seca por la parte del exterior. Si le empieza a salir moho, al igual que con el queso, tírala. Es un alimento que se puede consumir una vez ha pasado la fecha recomendada pero tiene un sabor más rancio.

Harina

La harina es un producto de consumo preferente y por tanto puede comerse una vez haya pasado la fecha recomendada, pero cuidado. Hay que mantenerla muy bien cerrada. En caso de estar abierta puede coger humedad y estropearse.

Cereales

Pueden consumirse más allá de la fecha aunque hay que tener en cuenta al igual que con los bollos o las galletas que pueden quedarse rancios y perder textura.

Condimentos o especias

Todos los aderezos, las especias que tenemos guardadas en el armario se pueden comer una vez pasada la fecha. Puede que pierdan el potente olor original pero no van a producir ningún efecto dañino. Si no están abiertos se van a conservar en perfecto estado.

Refrescos y alcohol

Tanto los refrescos como el alcohol no presentan ningún signo de caducidad. En el caso de los refrescos lo único que va a suceder es que con el tiempo si las botellas están abiertas van a perder gran cantidad de fuerza y poco a poco se quedan insípidas. En el caso de las bebidas alcohólicas ni si quiera hay fecha de caducidad. No se ponen malas ni se estropean.

Chicles

Los chicles podemos consumirlos cuando queramos. No caducan. Pueden quedarse duros si llevan mucho tiempo abiertos y perder el sabor, pero no nos produce ningún efecto perjudicial en la salud.

Lo que nunca debes comer si ha caducado

Los huevos. No se recomienda comer este producto una vez haya superado su fecha de caducidad.

En cuanto a los quesos tenemos que distinguir entre los duros, que aguantan más tiempo en la nevera, y los quesos blandos que son más susceptibles de estropearse y por tanto tienen una menor duración. Cuanto más suave es el queso, menos tiempo nos va a aguantar en a nevera.

Las salsas pueden aguantar periodos mas o menos largos en la nevera, pero no se recomienda extenderlos demasiado porque pueden adquirir bacterias.

La carne como hemos mencionado, ni picada ni otras piezas debe conservarse ni comerla tras la fecha de caducidad. Para el pescado y el marisco la regla es la misma.

Los embutidos a no ser que sean curados nunca pueden consumirse tras la fecha de vencimiento.

Las verduras frescas se van a poner feas y ese va a ser el indicador principal que nos dice si podemos ingerirlas o no.

Diferencias entre consumo preferente y fecha de caducidad

Para empezar tenemos que establecer una distinción clave que nos muestran todos los productos en su etiqueta.

Encontramos productos que tienen establecida una fecha de consumo preferente. Cuando nos encontremos con esta etiqueta en un producto quiere decir que lo podemos comer de forma posterior a que caduque siempre y cuando no lo hayamos abierto y esté bien cerrado. A medida que pasan los días los alimentos que están dentro de esta categoría pierden sabor, texturas y aromas, pero este hecho no implica que estén malos o que vayan a sentarnos mal.

Por otra parte tenemos los productos con fecha de caducidad. En este caso sí que tenemos que tener más cuidado. Cuando un alimento lleva la etiqueta de fecha de caducidad, no es recomendable consumirlo una vez pasado ese día porque sí que pueden tener efectos negativos en nuestro organismo y pueden ser peligrosos para la salud. La principal consecuencia derivada de comernos un alimento cuya fecha de caducidad ya ha pasado es que puede provocaros una intoxicación alimentaria.

¿Qué pasa si se come un alimento caducado?

Depende. Debemos tener en cuenta si el alimento tiene fecha de caducidad o fecha de consumo preferente.

Si tiene fecha de caducidad y lo consumimos de forma posterior al día indicado, puede tener efectos negativos, principalmente nos pueden producir intoxicaciones alimentarias.

En cuanto a los productos que tengan una fecha de consumo preferente, podemos consumirlos sin ninguna preocupación siempre y cuando a la vista estén en buen estado. Si vemos que un alimento tiene mala pinta, huele muy fuerte o está deteriorado lo mejor es tirarlo. Por este motivo en los productos de consumo preferente se recomienda mantenerlos bien cerrados para su mejor conservación.

El consumo de alimentos con fecha de consumo preferente no es dañino para la salud. Incluso podemos ver en algunos comercios de venta de alimentos productos más baratos cuya fecha de consumo preferente está en el límite. La única condición de venta es que estos productos siempre tienen que estar bien señalizados.

¿Cuánto duran los alimentos después de la fecha de vencimiento?

En este caso dependerá del tipo de alimento y del estado en el que se conserve.
La mejor opción siempre es intentar comernos los productos que estén caducados lo antes posible siempre que se conserven bien, pero puede que haya productos que a pesar de llevar un largo tiempo caducados, estén en buen estado y por tanto no habría problema en comerlo.

Aunque siempre va a depender del tipo de alimento. Hay algunos como el aceite por el que no tenemos que preocuparnos, otros como los yogures, que si los mantenemos en la nevera no hay problema por consumirlo de forma posterior a la fecha de consumo preferente, y otros como la fruta, a la que no le hace falta fecha de caducidad. Su apariencia y textura son indicadores clave para saber si podemos comernos o no ese producto.

¿Qué pasa si un producto no tiene fecha de vencimiento?

Además de los alimentos con fecha de caducidad y los alimentos con fecha de consumo preferente encontramos otra tercera categoría que son aquellos productos que no tienen ninguno de los dos indicadores anteriores.

Es el caso por ejemplo de las bebidas alcohólicas con una graduación mayor al 10%.

También es el caso de las frutas o las verduras frescas, aunque con estos dos productos en concreto, sólo con tocarlos o mirarlos podemos saber si se han puesto malos o no. Son quizá los alimentos más intuitivos a la hora de identificar si un producto puede comerse o no.

Otros productos que no llevan fecha de caducidad son los alimentos no perecederos por excelencia como el aceite, vinagre o la sal.

Preguntas frecuentes

¿Qué pasa si te comes una galleta caducada?

No pasa nada. La consecuencia de comernos una galleta de forma posterior a las fechas indicadas es que con el tiempo pierden su textura crujiente porque cogen humedad, se quedan blanditas y adquieren un sabor algo rancio.

¿Qué alimentos caducados son peligrosos?

Aquellos que lleven la etiqueta de fecha de caducidad junto con las carnes y pescados. Hay que tener mucho cuidado con este grupo de alimentos.

¿Puedo comer queso caducado?

Sí puedes. La mejor opción es tener queso curado, la sal actúa como conservante y por tanto no hay problema por consumirlo de forma posterior a la fecha recomendada. Aunque si vemos que le sale moho, o le quitamos esa parte, o lo tiramos.

¿La pasta caducada se puede comer?

Sí, la pasta siempre que se conserve en buen estado en lugares oscuros sin humedad y el paquete bien cerrado se puede comer.

¿Puedo comer carne caducada?

No es nada recomendable comer carne caducada. La mejor opción si acabamos de comprar carne y no sabemos cuándo la vamos a hacer es congelarla. Si la congelamos según la compramos y luego la descongelamos el día que vayamos a cocinarla no vamos a tener problema. Si no la congelamos lo mejor que podemos hacer es respetar la fecha de caducidad.

¿Puedo comer pescado caducado?

Mucho cuidado con los pescados. Si no están congelados se ponen malos bastante rápido. Por este motivo no se recomienda consumir este productos una vez haya pasado la fecha de caducidad. Puede ocurrir también que si no se han mantenido a temperaturas adecuadas para estos alimentos que se estropeen antes incluso de su fecha de vencimiento original.

¿Puedo comer pan de molde caducado?

Sí. Comer pan de molde caducado no tiene ningún efecto negativo en la salud más allá que el de comer rebanadas de pan duras o rancias. Si se conserva en un sitio oscuro, cerrado y sin humedad el pan puede comerse perfectamente una vez haya pasado la fecha indicada por el fabricante.

Cuáles son los síntomas de comer algo caducado?

Los principales síntomas de una intoxicación alimentaria tienen consecuencia directa en el estómago. Sentiremos malestar por todo el estómago, probablemente irá acompañado de vómitos y puede que en ocasiones diarrea, además de gases y malestar general. Ante intoxicaciones se recomienda beber líquidos de forma frecuente para evitar deshidratación.

Si quieres leer más noticias como Estos son los 24 alimentos que te puedes comer caducados, te recomendamos que entres en la categoría de Alimentación.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp