Cómo conservar la comida si se va la luz

Cómo conservar la comida si se va la luz
NOTICIA de Jessica Pascual
27.11.2021 - 09:02h    Actualizado 01.01.2022 - 13:36h

Un corte de luz de varias horas o un apagón eléctrico durante un par de días puede echar a perder toda la comida del frigorífico y el congelador. Para evitar este desperdicio, es clave saber cómo tratar los alimentos y mantenerlos en buen estado. Por ello, a continuación te dejamos una guía con todo lo que necesitas saber para conservar toda la comida que tienes en casa si se va la luz, desde qué alimentos debes consumir primero, dónde y cómo guardarlos, cómo sacarle el máximo partido a los electrodomésticos que tienes en casa y, en definitiva, como cocinar y comer platos riquísimos aún sin electricidad.

Haz un inventario de la comida del frigorífico

Si se va la luz de tu casa por una avería externa y, por tanto, no sabes si el apagón va a durar una hora o un día entero, lo primero que tienes que hacer es un inventario de la comida que tienes en casa que puede estropearse antes. Por tanto, coge papel y boli porque tienes que revisar qué alimentos hay en tu nevera y congelador. Deja para lo último la comida en lata y las conservas porque es lo que más dura.

Qué alimentos comer primero

Una vez tengas un control de los alimentos de tu frigorífico, revisa cuáles pueden consumirse caducados sin que suponga un problema para la salud. En esta otra información te dejamos una lista con los 24 alimentos que puedes comer caducados sin riesgos. La pasta, el arroz, la bollería, las galletas, el pan de molde, las legumbres, los frutos secos y los cereales son algunos de estos productos. Por tanto, de momento, consumir estos productos no es la prioridad.

Si sufres un corte de luz en casa, lo más importante es mantener la calma y analizar en qué momento debes consumir cada alimento para evitar el desperdicio. Por tanto, revisa la lista de comida que has hecho en un primer momento, tacha aquellos que puedes comerte caducados y céntrate en los que se van a estropear antes (alimentos perecederos) y que además no puedes comer si caducan. En este grupo de comida se encuentra, por ejemplo, la carne, los embutidos, las verduras frescas y los quesos blandos.

Ahora ya sabes qué es lo que tienes que comer primero para que no se estropee. ¿Pero, cómo hacerlos sin luz? Para cocinar estos alimentos, que suelen ser algunos de los productos frescos de temporada, tienes varias opciones:

  • Cocinarlos en un hornillo de gas y consumirlos cuanto antes. Para cocinar en este tipo de hornillos, no olvides hacerte con un buen arsenal de botellas de gas porque de lo contrario no vas a poder cocinar. Y, además, procura tener unas cuantas linternas con pilas o velas y tener algo de luz para alumbrarte.
  • Como alternativa, si vas a cocinar carne y verduras y tienes una estupenda barbacoa en tu jardín, tan sólo necesitas tener un buen saco de carbón para disfrutar de una comida a la parrilla sin electricidad.
  • Por otra parte, si tienes mucha cantidad de comida y no vas a poder gastarla toda, puedes conservar algunos alimentos con métodos de las abuelas como por ejemplo, en salmuera (agua y sal).
  • Y si tienes la típica bombona de butano naranja en casa y un paellero que te permiten cocinar más cantidad de golpe, puedes coger toda la verdura fresca que tengas por casa para hacer, por ejemplo, un piso o una salsa de tomate. Después, repartir la comida en tarros de cristal y sellarlos al baño maría. De esta forma te durarán meses en conserva. Para ello, necesitas tener agua y poner una olla en el fuego para sellarla.

Alimentos que más duran

Por otra parte, toda la comida en conservas que tienes de forma habitual en los armarios, como las latas y botes de conservas así como las especias y la sal, no va a causarte ningún problema. De hecho, precisamente esta es la comida que más va aguantarte porque son alimentos no perecederos y son los que debes dejar para consumir en última estancia. Y para disfrutar de estos alimentos, no olvides comprar un buen abridor de latas con el que puedas tirar de este último recurso durante un apagón. Aquí te dejamos una lista con los alimentos que puedes tener fuera de la nevera sin que se estropeen y que duran más:

  • Botes y latas de conserva
  • Pan
  • Galletas
  • Chocolate
  • Repostería
  • Encurtidos
  • Quesos duros
  • Frutos secos
  • Patatas
  • Cebolla
  • Miel pura
  • Café
  • Azúcar
  • Legumbres
  • Pasta y arroz

Qué hago con la comida congelada

Depende. En el caso de que tengas un arcón congelador de tamaño considerable con mucha comida, lo único que puedes hacer para salvarla es meter hielo constantemente para intentar mantener la cadena de frío. Y si en algún momento notas que la comida empieza a descongelarse, mala señal. Porque a partir de este momento, tendrás que cocinar y comer todo lo que puedas antes de que se estropee.

La importancia de la cadena del frío de la comida

El ciclo del frío es fundamental para que algunos alimentos se mantengan en buen estado. Por tanto, este es uno de los aspectos básicos de los que tienes que estar pendiente si hay un corte de luz, puesto que la exposición de ciertos alimentos una temperatura superior a la del frigorífico durante tres o cuatro horas, provoca su deterioro.

Por norma general, las neveras suelen tener temperaturas de entre 2 y 5 grados, aunque la media se sitúa en 4 grados. Mientras que en el caso de los congeladores, la temperatura suele ser de 18 grados bajo cero. Así que si se va la luz, te recomendamos que tengas algún termostato a mano que puedas meter en la nevera para controlar la temperatura y saber si los alimentos se están manteniendo en buen estado o no.

Trucos para mantener el frío de la nevera y congelador

Teniendo en cuenta la importancia de la cadena del frío de la comida, te damos una serie de pautas que puedes poner en práctica para alargar el máximo posible la duración de esta temperatura en la nevera y el congelador.

No abrir la puerta constantemente. Cuantas más veces abras la puerta, más rápido va a desaparecer el frío. Por ello, si se prevé que el apagón sea de larga duración, lo mejor es abrir el frigorífico sólo cuando sea estrictamente necesario. Para reducir esta acción lo máximo posible, una alternativa es sacar la bebida de la nevera, que es lo que más se suele consumir y dejarla en una neverita de camping con hielos. Y, en caso de no tenerla, puedes hacer lo mismo en un barreño o bañera con hielos. O puedes dejar todas las botellas a temperatura ambiente y echarte los cubitos en el vaso a medida que vayas bebiendo para intentar reducir el gasto de hielo.

¿Y si no tienes hielos? Ante estas situaciones de estrés y nerviosismo es difícil mantener la calma, pero casi siempre hay una solución. Para empezar, si tu nevera es de las que genera hielo, revisa el depósito y saca todos los cubitos que puedas. Y, si no, sal a la calle para intentar comprarlo. Eso sí, si el apagón no se ha producido sólo en tu casa, sino que es general, asegúrate de tener dinero en efectivo porque no van a funcionar los datáfonos.

Otro truco para mantener el frío de los alimentos dentro de la nevera o el congelador pasa por juntarlos lo máximo posible. De esta forma se mantendrá mejor la temperatura de los alimentos durante algo más de tiempo.

Y si el apagón ocurre en invierno y te planteas dejar la comida fuera, en la calle con nieve o con temperaturas bajo cero, debes saber que no es igual de efectivo. Esto se debe a que la temperatura exterior sufre variaciones constantemente por la exposición de los rayos solares o las nubes. Y estos cambios de temperatura afectan de forma negativa al estado de la comida. Por tanto, antes que sacarlo a la calle, es mucho más efectivo meterlo en un recipiente con hielo.

¿Y si tengo agua potable por bomba eléctrica?

A la preocupación por la comida, algunas personas le suman la posibilidad de quedarse sin agua potable en caso de un apagón eléctrico. Esto puede suceder en aquellas viviendas ubicadas en zonas de montaña o sitios alejados en los que el agua potable les llega por acción de una bomba eléctrica. Para estas viviendas, un apagón también supone la falta de agua potable. Para ello, es recomendable tener previsiones guardadas de agua embotellada. En el caso de quedarse sin recursos, intentar salir a comprarla.

Como último recurso, siempre puedes comprar un generador eléctrico solar para intentar conseguir algo de energía en casa usando los rayos del sol. Estos aparatos te permitirán conseguir algo de electricidad para salir momentáneamente de un apuro y poder seguir cocinándote o tener agua potable.

Por último, y aunque no tenga que ver con la conservación de los alimentos, si el apagón de electricidad sucede en invierno, aquí puedes comprar una estufa de gas butano con la que vas a poder disfrutar de una temperatura agradable en el interior de la vivienda a pesar de no tener electricidad.

Si quieres leer más noticias como Cómo conservar la comida si se va la luz, te recomendamos que entres en la categoría de Alimentación.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >