La jornada intensiva de verano, también para el resto del año


La jornada intensiva de verano, también para el resto del año

Con la entrada del mes de julio, la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE) pide a los empresarios españoles que adopten la reducción de jornada para los trabajadores. ¿Los motivos? Muchos, pero para empezar hace más productivos a los empleados, evita los accidentes laborales y es el horario preferido para realizar la jornada laboral por los trabajadores, además de otras razones como la mejora de la eficiencia tras aplicarse todos los motivos anteriores.

Ventajas de la jornada continua

Ignacio Buqueras, presidente de ARHOE, explica que «con la excusa de la necesidad de no bajar el nivel de productividad, algunos empresarios pueden sentir la tentación de eliminar la reducción de jornada, cuando cada vez más empresas españolas adoptan estas medidas durante los meses de verano. Nuestro consejo es que hagan test y adopten estas medidas para todo el año».

Desde ARHOE se pide a los empresarios «que implanten la reducción de jornada y que, además, midan la productividad de sus empleados durante este periodo. Estamos seguros de que se llevarán una grata sorpresa, ya que comprobarán que la productividad no sólo no desciende con esta clase de medidas sino que se ve incrementada», siempre que se apliquen claros objetivos, y medidas dirigidas a obtener la eficiencia buscando la excelencia.

Jornada intensiva en una empresa durante los meses de verano.

Cómo aumentar la productividad
Sin duda alguna, se puede pensar que con menos horas, menos tiempo para realizar las tareas. En la mayoría de ocasiones la mayor pérdida de tiempo es la mala gestión de los tiempos y acciones. Recuerda cómo aprovechar el tiempo durante la jornada intensiva.

Además, la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles insta a los empresarios a testar la productividad de sus empresas mientras se realiza este tipo de jornada reducida. Buqueras concluye que «estamos seguros que les servirá para darse cuenta de las ventajas de una política de horarios racionales de conciliación y de igualdad en la que la reducción de gastos entre ellos el ahorro energético también es importante. Este test podría servirles para darse cuenta de que se pueden adoptar estas mismas medidas durante el resto del año, sin que la productividad de la empresa se vea afectada«.

Aumenta la motivación

La jornada continua tiene una incidencia directa en la motivación de sus empleados. Están más satisfechos, más felices y con mejor disposición para el trabajo gracias a que  tienen tiempo para dedicarlo a su vida personal y a su familia.

Fortalece la identificación con el proyecto y con la empresa

Los empleados satisfechos se identificarán con mayor facilidad con una empresa que tiene en cuenta sus necesidades y sus circunstancias personales, que les deja tiempo para atender esas cuestiones.

Reduce el estrés

El estrés acumulado repercute negativamente en el rendimiento de los trabajadores, además esto se une a la angustia que les produce el hecho de que las largas jornadas de trabajo les impide dedicar tiempo a  la atención de la familia, la preparación de las vacaciones, las compras y  las obligaciones cotidianas.

Estimula la optimización del tiempo

Al disponer de un menor número de horas para realizar las mismas tareas que antes distribuía a lo largo de una jornada completa, los empleados aprenden a optimizar sus horas de trabajo, a ser más eficaces y resolutivos en la realización de sus labores profesionales diarias.

Enseña a planificarse

Sin una buena planificación, la optimización del tiempo es una tarea imposible. Los empleados se verán obligados a aprender a planificar sus jornadas de trabajo con suficiente antelación, por medio de reuniones de trabajo operativas que les permitan distribuir sus tiempos a lo largo de la semana.

Permite el aprendizaje y el trabajo en equipo

El verano es también el periodo vacacional para muchos trabajadores, algo que obliga a los que todavía no se han ido a implicarse más en las tareas y responsabilidades de los compañeros ausentes y a colaborar con otros departamentos y conocer así otros aspectos de la empresa hasta que vuelven los primeros para relevar a los segundos. Todo ello redunda en beneficio de la empresa y es algo que sería muy difícil llevar a cabo en un ambiente de insatisfacción laboral.

Mejora el descanso

La jornada reducida permite que el trabajador sufra un menor nivel de desgaste físico y psíquico. Llega a casa más fresco, a una hora que le permite disponer de tiempo suficiente para su ocio y su familia sin tener que trasnochar, y se acuesta antes, con menos preocupaciones y con menor sensación de agotamiento. Todo ello hace que llegue menos cansado al trabajo y en mejores condiciones para trabajar.

Facilita la desconexión

Salir a una hora razonable de trabajar permite a la persona desconectar por unas horas de las preocupaciones laborales. Algo que sería muy difícil hacer si la jornada que comienza se vive como una continuación de la anterior porque se ha salido muy tarde y apenas le ha dado tiempo para cenar con la familia y acostarse. Un tiempo de ocio de calidad es esencial para liberar la mente y dejarla limpia y lista para una nueva jornada de trabajo productiva.

Explora nuevas facetas

Facetas de la personalidad del trabajador que más tarde pueden tener una incidencia directa en su trabajo. Desde cursos de formación que ahora tiene tiempo para realizar, hasta aspectos de desarrollo personal de cada uno de los trabajadores que, aprovechando que tienen más tiempo y están más relajados, pueden activarse o desarrollarse.

Incrementa la productividad

Por último, todas estas razones confluyen en una única y principal razón de peso. La productividad de los trabajadores se ve incrementada de manera significativa, algo de lo que se benefician tanto él como su empresa, y que viene a probar la rentabilidad de la implantación de medidas de la conciliación y horarios racionales.

Opiniones de los trabajadores sobre la jornada intensiva en verano

La mayoría de trabajadores considera positivas las jornadas intensivas de verano. De hecho, un 55,02% de trabajadores considera que las reducciones de jornada en verano aumentan la productividad. Entre las ventajas, está la mejora en planificación, organización, aumento de la productividad y reducción del estrés.

Para muchas empresas, el verano marca el pistoletazo de salida para el inicio de la jornada intensiva. Esta modalidad es elegida por aquellas compañías que no ven mermado su servicio o productividad por la reducción del horario durante los meses de verano y que encuentran en la jornada continua un beneficio para sus trabajadores y una forma de fomentar la conciliación.

Algo que va en línea con las prioridades de los trabajadores. Tal y como Randstad apuntaba recientemente, el 76% de los trabajadores valoran positivamente la conciliación a la hora de buscar una empresa para trabajar. La jornada intensiva es una modalidad que va en línea con esta tendencia y que los trabajadores reclaman y priorizan cada vez más. Sin embargo, todavía hay empresas reacias a incorporar esta modalidad por la posible pérdida de productividad de sus empleados, algo que contrasta con la opinión de éstos. Según una encuesta realizada por Randstad a 1.066 personas, el 55,02% de trabajadores considera que una jornada intensiva aumenta la productividad; un 33,21% cree que no la modifica y un 11,77% considera que puede reducir la productividad.

Son las personas con empleo las que se muestran más claramente a favor de flexibilizar la jornada laboral con motivo de la llegada del verano. Ya que cuando el consultado está trabajando en un 65,93% de ellos afirma que las jornadas intensivas «aumentan la productividad», frente al 40,88% de los que se encuentran en paro que comparten esta opinión.

Tal y como es habitual con otros temas, las medidas relacionadas con conciliación tienen el apoyo mayoritario de los candidatos con estudios universitarios: para un 65,53% de encuestados las jornadas intensivas de verano aumentan la productividad. También lo reconocen así un 54,34% de personas con Bachillerato; un 51,10% de titulados con FP y un 48,26% de personas con estudios básicos.

Y también tal y como suele ser habitual cuando se trata de medidas que favorecen la conciliación, la mujer se encuentra más favorable que sus compañeros varones: un 59,44% de mujeres, ante un 50,39% de hombres, considera que la jornada intensiva aumenta la productividad.

Ventajas de la jornada intensiva

Si bien no en todas las empresas y sectores es posible implantar la jornada intensiva, su introducción en la cultura de la compañía puede ayudar a mejorar la productividad y la eficacia de la empresa.

La jornada intensiva aumenta la motivación de los empleados, que están más satisfechos con su empleo ya que pueden dedicar más tiempo a su terreno personal. Además, ayuda a optimizar el tiempo y la realización de las tareas y es un mecanismo para que los trabajadores también mejoren en planificación y organización.

Otro de los aspectos positivos de las jornadas intensivas son la reducción del estrés y la posibilidad de que los trabajadores desconecten más fácilmente durante sus horas de descanso.

Con la jornada reducida del horario de verano gana el trabajador y la empresa

El verano es para pasar más tiempo al aire libre incluso entre los trabajadores, aunque muchos no disfrutan de la jornada reducida del horario de verano, que sufren interminables jornadas laborales con calor. Es por este motivo que el horario de verano es un beneficio muy valorado entre los trabajadores. Algunas empresas, conscientes de ello y de la reducción de la carga laboral en esta época del año, están dispuestas a ofrecer a sus trabajadores algunos beneficios y permiten reducir la jornada de trabajo o salir más temprano los viernes, siempre que durante la semana se recuperen esas horas. ¿Resultados? Se trabaja lo mismo.

Javier Caparrós, director general del portal Trabajando España, asegura: “Este tipo de beneficios son “win-win”, es decir, gana el trabajador, pero también la empresa, puesto que en términos de horas laborales es muy probable que el total sea muy similar, pero los trabajadores tienen una jornada que les deja más tiempo para ellos, y esto hace que estén más contentos y motivados”.

La jornada reducida del horario de verano compromete a los empleados
Caparrós agrega: “En la medida que la empresa se implica ofreciendo beneficios a su personal y les trata de hacer la jornada más amena, es obvio que ellos se sienten más comprometidos y se entregan también más por la compañía”.

Muchas empresas ni siquiera regalan horas de trabajo, sino que sólo adaptan el horario, como por ejemplo, extendiendo la jornada durante media hora más de lunes a jueves mientras que el viernes se trabaja medio día: o bien, acceden a que los empleados lleguen media hora más temprano para que puedan salir todos los días media hora antes.

Se trabaja lo mismo con la jornada reducida
En resumen se trabaja lo mismo, pero de una forma que permite a los trabajadores hacer otras cosas después del trabajo, disfrutar del buen tiempo y de los planes que nos ofrece el verano. Este tipo de beneficios son muy valorados por las personas y, sin duda, posicionan positivamente a la empresa para captar nuevos talentos.

“Es necesario que las empresas comiencen a desarrollar programas orientados a equilibrar el trabajo con la vida personal. Si quieren retener y atraer a los mejores, tienen que saber negociar, de lo contrario el candidato buscará otra empresa que satisfaga sus necesidades. Los nuevos modelos de flexibilidad de horarios permiten a los trabajadores mantener un equilibrio entre vida profesional y vida privada”, señala Caparrós.

La jornada intensiva nos hace más productivos

Al contrario de lo que muchas empresas piensan, tener la tarde libre origina que los trabajadores produzcan más durante la mañana. Ésa es la conclusión a la que han llegado en RRHH Digital, tras una encuesta en la que han participado 20.000 personas. De ellas, el 70% estima que la jornada intensiva nos hace más productivos.

El 1 de julio marca el pistoletazo de salida para el inicio de la jornada intensiva en muchas empresas. Esta modalidad es elegida por aquellas compañías que no ven mermado su servicio o productividad por la reducción del horario durante los meses de verano y que encuentran en la jornada continua un beneficio para sus trabajadores y una forma de fomentar la conciliación.

Algo que va en línea con las prioridades de los trabajadores. Según los resultados de la encuesta realizada por RRHH Digital.com, el 70% de los casi 20.000 votos recibidos, creen que la productividad de los empleados aumenta con la jornada intensiva.

Y es que este horario estival es una modalidad que va en línea con esta tendencia y que los trabajadores reclaman y priorizan cada vez más. Sin embargo, todavía hay empresas reacias a incorporar esta modalidad por la posible pérdida de productividad de sus empleados, algo que contrasta con la opinión de éstos.

Un 27% de las opiniones recibidas creen que dicho horario no modifica la productividad de los trabajadores, mientras que solo un 2% piensa que la reduce.

Ventajas de la jornada intensiva

Si bien no en todas las empresas y sectores es posible implantar la jornada intensiva, su introducción en la cultura de la compañía puede ayudar a mejorar la productividad y la eficacia de la empresa.

La jornada intensiva aumenta la motivación de los empleados, que están más satisfechos con su empleo ya que pueden dedicar más tiempo a su terreno personal. Además, ayuda a optimizar el tiempo y la realización de las tareas y es un mecanismo para que los trabajadores también mejoren en planificación y organización.

Otro de los aspectos positivos de las jornadas intensivas son la reducción del estrés y la posibilidad de que los trabajadores desconecten más fácilmente durante sus horas de descanso.

Cómo aprovechar el tiempo durante la jornada intensiva

Con la inminente reducción de jornada, a la que se acogen gran parte de empresas de nuestro país con la llegada de los meses de verano, la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles ha hecho públicos hoy una serie de consejos para gestionar adecuadamente la Jornada Intensiva y aumentar la productividad de los empleados.

Según Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión Nacional, «La reducción de jornada o jornada intensiva es una opción que los españoles vemos en general con muy buenos ojos cuando llega el verano. Sin embargo el problema llega cuando no sabemos gestionar las horas en esta nueva jornada a la que no estamos acostumbrados. Saber gestionar este tiempo adecuadamente es muy valioso y nos servirá no sólo para el periodo estival, sino también para cuando volvamos en septiembre con la jornada laboral normal». También el Presidente señala: «La Jornada Intensiva con su ajuste horario debe servir para cumplir las tareas y los objetivos de las organizaciones; cada empresa debe organizarse en relación a la actividad a realizar y prestar el servicio correspondiente que sus clientes le solicitan».

Además, La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles asegura que testar la productividad de las empresas mientras realizan una jornada reducida servirá a los empresarios para darse cuenta de las ventajas de una política de horarios racionales y de conciliación en la que el ahorro energético también es importante Un test que podría servirles para adoptar estas mismas medidas no sólo durante el periodo estival sino también durante el resto del año.

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España ofrece una serie de recomendaciones para gestionar bien el tiempo durante la Jornada Intensiva y para aumentar la productividad de sus empleados durante estas jornadas:

Para gestionar mejor el tiempo:
1. Planificar. Sin una buena planificación, la optimización del tiempo es una tarea prácticamente imposible. Hay que evitar de todas las maneras posibles las reuniones de trabajo que no valen para nada.

2. Hacer un listado de tareas. Sería conveniente elaborar un listado de tareas al empezar el día, para irlas realizando una a una. De esta manera se tendrá una mayor conciencia del tiempo que lleva ejecutarlas y se aprenderá a distribuir mejor el tiempo.

3. Priorizar. No todas las tareas tienen la misma prioridad, y dentro de las urgencias, unas son más apremiantes que otras. Organice su tiempo en función de éstas y no devalúe el sentido de la palabra «urgente».

4. Convocar reuniones sólo cuando sea necesario. Las reuniones son una excelente herramienta para favorecer la comunicación y muy especialmente para tomar acuerdos, pero a menudo se pueden sustituir por una simple conversación telefónica o un mail.

5. Estimular la optimización del tiempo. Al disponer de un menor número de horas para realizar las mismas tareas que antes distribuía a lo largo de una jornada completa, aprenderá a optimizar sus horas de trabajo, a ser más eficaz y resolutivo en la realización de sus labores profesionales diarias.

Para ganar en productividad:
1. Aumentar la motivación. La jornada continua tiene una incidencia directa en la motivación de sus empleados. Están más satisfechos, más felices y con mejor disposición para el trabajo gracias a que tienen tiempo para dedicarlo a su vida personal y a su familia.

2. Mejorar la colaboración. El verano es también el periodo vacacional para muchos trabajadores, algo que obliga a los que todavía no se han ido a implicarse más en las tareas y responsabilidades de los compañeros ausentes y a colaborar con otros departamentos y conocer así otros aspectos de la empresa hasta que vuelven los primeros para relevar a los segundos. Todo ello redunda en beneficio de uno mismo y de la empresa y es algo que sería muy difícil llevar a cabo en un ambiente de insatisfacción laboral.

3. Facilitar la desconexión. Salir a una hora razonable de trabajar permite a la persona desconectar por unas horas de las preocupaciones laborales. Algo que sería muy difícil hacer si la jornada que comienza se vive como una continuación de la anterior porque se ha salido muy tarde y apenas le ha dado tiempo para cenar con la familia y acostarse. Un tiempo de ocio de calidad es esencial para liberar la mente y dejarla limpia y lista para una nueva jornada de trabajo productiva.

4. Explorar nuevas facetas. Facetas de la personalidad del trabajador que más tarde pueden tener una incidencia directa en su trabajo. Desde cursos de formación que ahora tiene tiempo para realizar, hasta aspectos de desarrollo personal de cada uno de los trabajadores que, aprovechando que tienen más tiempo y están más relajados, pueden activarse o desarrollarse.

5. Incrementar la productividad. Por último, todas estas razones confluyen en una única y principal razón de peso. La productividad de los trabajadores se ve incrementada de manera significativa, algo de lo que se benefician tanto él como su empresa, y que viene a probar la rentabilidad de la implantación de medidas de la conciliación y horarios racionales.

El horario preferido por los trabajadores es de 8 de la mañana a 3 de la tarde

Según una encuesta realizada por Alta Gestión entre 1.156 de sus trabajadores de toda España, el 65% de los entrevistados preferiría como primera opción la flexibilidad horaria para poder conciliar su vida laboral con su vida personal. , tal vez uno de los asuntos que más preocupan y afectan a los trabajadores. El 87% de los trabajadores ha manifestado que su horario ideal de trabajo sería de 8 a 15 horas.

Sólo el 13% restante prefiere horarios con el turno partido, ya sea de 9 a 14 y de 15 a 18 (8%), de 9 a 14 y de 16 a 19 (2%) o de 9 a 14 y de 15 a 17, el conocido como horario europeo, que en este caso tan solo es apoyado por un 3% de los trabajadores. Analizados los porcentajes entre hombre y mujeres sobre la consulta del horario de trabajo ideal, ambos sexos coinciden mayoritariamente a la hora de apuntar a la Jornada Continuada de Mañana como la más deseada en el mundo laboral.

HORARIO TRABAJO PREFERIDO POR MUJERESHORARIO TRABAJO PREFERIDO POR HOMBRES
8 A 1589%8 A 1582%
9 A 14 Y 15 A 187%9 A 14 Y 15 A 1810%
9 A 14 Y 16 A 192%9 A 14 Y 16 A 193%

9 A 14 Y 15 A 17

2%9 A 14 Y 15 A 175%

Siguiendo con la consulta sobre las Medidas de Conciliación, los trabajadores encuestados también preferirían la posibilidad de reducir su jornada laboral o pedir una excedencia (11%) o la posibilidad de distribuir las horas de trabajo de una forma libre a lo largo de todo el año (11%).

Los entrevistados piensan que estas medidas ayudarían a la hora de conciliar satisfactoriamente su trabajo con su vida personal. Otra de las opciones menos manifestadas, pero consideradas también por los trabajadores encuestados por ALTA GESTION para llegar a una buena conciliación de la vida profesional con la personal, es el teletrabajo (3%).

Incluso algunos de los trabajadores han querido plasmar su deseo de tener una baja por maternidad o paternidad más amplia o guarderías concertadas -incluso en la propia oficina-,  para poder compaginar de una manera más fácil su trabajo, en este caso, con sus responsabilidades familiares. En este aspecto, hay que destacar que con la incorporación masiva de la mujer a la vida laboral – en los últimos diez años el número de mujeres que trabajan ha pasado de cuatro a ocho millones – se han equilibrado las responsabilidades familiares que tenían a su cargo repartiéndose entre hombres y mujeres. De hecho, ambos sexos han apuntado alguna de estas opciones como mejores medidas para Conciliar, aunque aún podemos observar que el porcentaje de personas que preferiría estas medidas es algunos puntos más alto entre las mujeres que entre los hombres.

MEDIDAS PARA CONCILIAR PREFERIDAS POR LOS TRABAJADORES

Horario Flexible

65%
Posibilidad de reducción de jornada o excedencia11 %
Distribución libre de las horas de trabajo a lo largo del año11%
Teletrabajo3%
Otros10%

Tanto hombres como mujeres coinciden en señalar el Horario Flexible como la Medida de Conciliación más interesante para ellos. En segundo lugar,  las mujeres señalan la posibilidad de Reducción de Jornada o Excedencia (13%) y los hombres la Distribución Libre de Horas de Trabajo a lo largo del año (13%).

MEDIDA PARA CONCILIAR (Preferidas por mujeres)

Horario Flexible

63%

Posibilidad de reducción de jornada o excedencia

13%
Distribución libre de las horas de trabajo a lo largo del año9%
Teletrabajo3%
Otros12%

MEDIDA PARA CONCILIAR (Preferidas por hombres)

Horario Flexible

67%
Posibilidad de reducción de jornada o excedencia9%
Distribución libre de las horas de trabajo a lo largo del año13%
Teletrabajo4%
Otros7%

Es curioso como los jóvenes de 18 a 24 años (68%) y de 25 a 34 años (66%) preferirían como primera opción un horario flexible para compaginar mejor su vida laboral y personal, un porcentaje que se ve reducido a medida que aumenta la edad de los encuestados, de este modo un 59% de los trabajadores con una edad comprendida entre los 35 y los 44 años valoran principalmente esta opción, un porcentaje que es aún menor entre los mayores de 45 años (52%). Estos últimos también valoran con una puntuación alta la posibilidad de reducción de jornada o excedencia (26%). También es destacable que un 42% de los hombres mayores de 45 años preferirían la posibilidad de reducir su jornada o pedir una excedencia para conciliar mejor su trabajo y su vida personal, en cambio tan sólo un 19% de las mujeres mayores de 45 años valora principalmente esta medida.

Las empresas de telecomunicaciones son las que más apuestan por el teletrabajo y flexibilidad de horarios no sólo en verano

Durante el verano, muchas son las empresas que aplican la jornada intensiva. Sin embargo, la flexibilidad de horarios y el teletrabajo aumentan entre las empresas europeas como medida de conciliación familiar, apoyadas por las herramientas de Comunicación Unificada. Un estudio interno realizado entre los clientes de Dialcom, una empresa de soluciones de software y comunicaciones, confirma la apuesta del sector de las telecomunicaciones por las Comunicaciones Unificadas seguido de sector industrial, el financiero y el socio-sanitario. Las Comunicaciones Unificadas ayudan a poner en práctica programas de teletrabajo y flexibilidad horaria aumentando la productividad y la calidad de vida de los empleados.

Según los datos internos de la compañía, las empresas de telecomunicaciones son las que más apuestan por la flexibilidad de horarios y teletrabajo en un 70% de las empresas cliente de Dialcom, permitiendo a sus empleados optimizar su tiempo al trabajar remotamente ,gracias a la herramienta Spontania de Dialcom.

El sector industrial y el financiero son los segundos con mayor implantación en el uso de Video Colaboración con un 20% de casos y finalmente el sector socio-sanitario, por la propia esencia de su trabajo es el que menos utiliza las comunicaciones unificadas para flexibilizar los horarios laborales con un 10% de casos, sin embargo, sí hacen un gran uso de la herramienta para tareas de coordinación.

«El teletrabajo y la flexibilidad laboral ayudan a conciliar la vida laboral y familiar sobre todo en la grandes ciudades, evitando los desplazamientos y la sensación de falta de tiempo al no poder llegar a todo» explica Javier Marín, socio de Dialcom.

Los datos internos obtenidos por el uso de la herramienta Spontania de Dialcom concluyen que el 99% de las empresas reducen sus costes al eliminar los viajes que eran necesarios para llevar acabo reuniones o cursos de formación interna, e incluso en muchos casos los cursos de formación han aumentado en más de un 150%.

«El estudio apunta la necesidad de un cambio cultural en la empresa española, de manera que centren sus estrategias en los objetivos y en los resultados obtenidos, reemplazando la cultura imperante del control presencial por el trabajo en remoto, al tiempo que aumentan su productividad, reducen costes y concilian vida familiar con laboral» concluye Javier Marín, socio de Dialcom.

La productividad no baja en verano

¿Época estival es sinónimo con la jornada intensiva de bajada de la productividad, incluso aunque no esté el jefe o la presencia de becarios se multiplique? Pues más de la mitad de los españoles cree que la productividad en el trabajo no diminuye en los meses de verano. Hace unas semanas, el diario online RRHH Digital lanzó a sus lectores una pregunta: ¿Cree que la productividad en el trabajo durante el verano disminuye? La respuesta mayoritaria es que no, en verano no baja ni la carga de trabajo ni la productividad.

Este portal ha querido pulsar la opinión de sus lectores para saber si seguimos como hace años en los que la productividad en el trabajo durante los meses de julio y agosto bajaba notablemente o, por el contrario, son meses igual de fuertes que el resto del año.

El resultado desvela que, en la actualidad, el personal está más concienciado que en épocas anteriores. Tras registrar cerca de 10.000 votaciones un 56,60% de los votos decían que no disminuye la productividad, frente a un 43,40% que piensan que, como ha pasado siempre, sí disminuye en verano.

Si quieres leer más noticias como La jornada intensiva de verano, también para el resto del año, te recomendamos que entres en la categoría de Jefes y Directivos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp