Qué porcentaje de IRPF me deben aplicar en la nómina para no tener que pagar a Hacienda

Qué porcentaje de IRPF me deben aplicar en la nómina para no tener que pagar a Hacienda
NOTICIA de Jessica Pascual
24.02.2022 - 13:14h    Actualizado 24.02.2022 - 13:14h

Llegan los meses de hacer las cuentas con Hacienda, ¿pero, cómo saber si la declaración me sale a pagar o a devolver? Entre abril y junio la Agencia Tributaria recoge las declaraciones de los contribuyentes para ajustar las cifras y proceder a ingresar o reclamar el dinero correspondiente a los ciudadanos.

El resultado depende de si los ciudadanos han pagado por adelantado la cantidad obligatoria que hay que dar a Hacienda a través de las retenciones en la nómina. O, si, por el contrario, no han llegado al mínimo y tienen que pagar al fisco de golpe la cantidad que falta en la declaración de la Renta.

A qué trabajadores se les aplican las retenciones por IRPF

Una de las retenciones que debe aparecer en todas las nóminas de los empleados y que marca la diferencia entre el salario bruto y el neto es el porcentaje de IRPF. Por ley, todos los empleados tienen que tener aplicada esta reducción en su nómina, aunque sea la cantidad mínima.

Las retenciones del IRPF son una cantidad de dinero que todos los trabajadores pagan a Hacienda por adelantado mes a mes al reducirlo de su salario.

Al llegar el mes de abril, Hacienda recopila y contrasta los datos personales y laborales que tiene de cada contribuyente. De esta manera, comprueba si el contribuyente ha pagado de más y, por tanto, Hacienda tiene que devolverle dinero en la declaración. O, si, por el contrario, el porcentaje aplicado por el IRPF es muy bajo y, como resultado, es el contribuyente el que tiene que pagar a Hacienda el dinero que falta.

Cuánto IRPF tiene que retener tu empresa en función a tu situación

Este porcentaje del sueldo tiene que ser, como mínimo, del 2 %. Aunque la cantidad definitiva que te aplique la empresa depende de varios factores, como por ejemplo de la situación laboral, personal y la retribución que percibe.

Esto provoca que, aunque dos empleados tengan el mismo sueldo y puesto, pueden tener aplicadas retenciones diferentes. De ello dependerá la cantidad de hijos que tenga, entre otros.

Los porcentajes que la empresa debe retener, con carácter general, en las nóminas de sus empleados son las estipuladas en los tramos del IRPF.

Los porcentajes oscilan entre el 19 % para sueldos brutos anuales de hasta 12.450 euros y el 45 % en función del salario anual que perciba un empleado. Pero esto no quiere decir que todas las personas que cobren 12.451 euros o más tengan que asumir una retención del 19 % en su declaración.

Además, en estos porcentajes se aplican una serie de deducciones o bonificaciones en función de varios aspectos, como por ejemplo tener hijos o por la vivienda habitual, siempre y cuando la hayas adquirido antes del año 2013.

Empleados a los que la renta siempre les sale a devolver

Por el contrario, hay una serie de situaciones concretas en las que el trabajador está exento de tributar por el IRPF. Pero ojo, que esto no quiere decir que le vayan a quitar el IRPF en la nómina. La empresa está obligada por ley a quitar, aunque sea, el mínimo del 2 % a todos los trabajadores todos los meses. Lo que sucede en estos casos en los que están exentos, es que en la declaración de la renta Hacienda devuelve al contribuyente ese 2 % que le ha quitado la empresa mes a mes.

Empleados a los que la declaración de la Renta siempre les va a salir a devolver. En concreto, la ley establece tres grupos diferentes:

Grupo 1:

Los contribuyentes solteros, viudos, divorciados o separados legalmente con un hijo que perciba un salario de hasta 15.947 euros.

Los empleados en esta misma situación, pero con dos hijos y con un salario de hasta 17.100 euros.

Grupo 2:

Los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rentas superiores de 1.500 euros al año sin hijos y que perciban un sueldo de 15.456 euros. En el caso de que tengan un hijo y un salario 16.481 euros anuales.

Y en el caso de que tengan dos hijos y un salario de 17.634 euros al año.

Grupo 3:

Los empleados que se encuentren en una situación distinta a las dos anteriores, como por ejemplo el contribuyente casado y no separado legalmente, cuyo cónyuge obtenga rentas superiores a 1.500 euros. También se incluye a los contribuyentes solteros, viudo, divorciado o separado legalmente, sin descendientes. Y, en resumen, los contribuyentes que no se encuentre en los dos grupos anteriores.

En estos supuestos, si no tienen hijos, están exentos de la retención del IRPF si reciben un salario de hasta 14.000 euros. Con un hijo para un salario de hasta 15.516 euros y con dos hijos el salario asciende hasta 15.093 euros anuales.

Qué hacer para no tener que pagar a Hacienda

Si no te encuentras en alguno de los colectivos anteriores, a continuación te explicamos qué es lo que puedes hacer para no tener que pagar a Hacienda. Por norma general, las secciones de recursos humanos de las empresas aplican unos porcentajes de IRPF a sus trabajadores acordes a su situación para que le salga a devolver. Aunque en estos cálculos que realizan las empresas no se tienen en cuenta los posibles ingresos extra que pueda tener un empleado ni tampoco los planes de futuro, como el deseo de comprar una vivienda habitual o tener hijos. Aspectos que influyen de manera determinante en los cálculos del IRPF y el resultado de la declaración.

Por este motivo, si las cuentas no resultan beneficiosas para tu caso y tienes que pagar a Hacienda en la declaración de la Renta, puedes pedirle que te suba ese porcentaje para equilibrar las cuentas y que la declaración no te salga a pagar.

Puedes hacer los cálculos pertinentes a través de este simulador renta 2022 de la Agencia Tributaria. De esta manera puedes hacerte una idea de qué IRPF puedes pedir según tu situación para que la declaración te salga a devolver.

El aumento de este porcentaje debes solicitarlo por escrito a través de un modelo oficial y este cambio se va a aplicar, como mínimo, hasta que acabe ese año. Es una decisión que hay que pensarse bien, puesto que en el caso de que la situación personal cambie en ese año y la subida de la retención del IRPF te perjudique, no podrás hacer nada para cambiarlo.

Si decides dar el paso definitivo, ten en cuenta que siempre debe ser el empleado el que
tiene que indicar qué tipo de porcentaje quiere que le suba la empresa.

Para hacerlo, tienes que descargar el modelo 145 que es el documento oficial a través del que un trabajador comunica a su empresa la situación personal y familiar para que la calcule el porcentaje mínimo que debe aplicarse. Es un documento que debe completarse al inicio de la relación laboral y de manera anual.

Si quieres leer más noticias como Qué porcentaje de IRPF me deben aplicar en la nómina para no tener que pagar a Hacienda, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajadores y Jefes.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >