>
Compartir
WhatsApp

Así es como el kéfir puede ayudarte en la dieta para bajar de peso y reforzar el sistema inmune

Kefir
NOTICIA de Jessica Pascual
11.02.2024 - 09:02h    Actualizado 11.02.2024 - 09:02h


¿Has oído hablar del kéfir? Es una bebida fermentada, similar al yogur, que cuenta con numerosos beneficios para la salud. Tiene una textura singular y puede prepararse en infinidad de recetas. Aunque lo mejor de todo es que es altamente rico en proteínas y bajo en calorías. Es un gran aliado para perder peso de forma saludable y tiene un papel fundamental en el buen estado de la microbiota y el sistema inmune.

El kéfir está considerado como un superalimento. Mejora la flora intestinal, facilita la digestión, combate el estreñimiento, aporta calcio y es una alternativa que pueden tomar los intolerantes a la lactosa. Estas son algunas de las propiedades asociadas a este probiótico que está tan de moda.

Qué es el kéfir y diferencias con el yogur natural

El kéfir es una bebida fermentada que forma parte del grupo de los lácteos. Pertenece a la familia de los probióticos y se caracteriza por su valor nutricional y los beneficios que tiene su ingesta en la salud. Existen varios tipos de kéfir, como el de coco o el de agua, aunque la mayoría proceden de la leche.

Se diferencia del yogur natural en que su sabor, textura y elaboración son completamente diferentes, aunque coinciden en que ambos aportan calcio al organismo y pertenecen a la familia de alimentos probióticos.

Es bueno para la flora intestinal y la microbiota

El kéfir es un alimento probiótico, como los yogures naturales, que contribuye al bienestar general y fortalece el sistema inmunitario porque mantiene la flora intestinal sana. Motivo por el que se convierte en una de las alternativas para cuidar la microbiota intestinal después de un atracón de comida.

Además, los probióticos forman parte de los grupos de alimentos que valen para prevenir la infección de orina, precisamente, porque crean una barrera protectora frente a los microorganismos que causan la cistitis a la par que mantienen la microbiota en buen estado. En la práctica, se considera como alimento probiótico aquel que contiene en su composición microorganismos vivos que reportan beneficios a la salud.

Este grupo de alimentos se caracteriza porque contribuyen a que no se desarrollen bacterias malas o dañinas en el organismo. A la par que introducen las consideradas bacterias buenas. Un equilibrio con el que consigue mantener en un estado saludable la microbiota intestinal.

Aliado para bajar de peso

El kéfir es uno de los alimentos ideales para incluir en una dieta si quieres perder peso de forma saludable. Se caracteriza por tener un valor nutricional perfecto para lograr este objetivo, dado que es bajo en calorías y rico en proteínas. Su ingesta permite disponer de la energía necesaria en el organismo, con el aporte mínimo de grasas, para adelgazar sin pasar hambre y disfrutar de una gran variedad de recetas.

Desde el punto de vista nutricional, la ingesta de este alimento supone un gran aporte de agua al organismo, así como de minerales, entre los que se encuentran el calcio, el magnesio, el fósforo y el potasio. Es rico en vitaminas del grupo B y K y en proteínas de fácil digestión.

Mejora la digestión

Los microorganismos que componen el kéfir y otros alimentos probióticos tienen enormes beneficios para el tránsito intestinal, dado que las bacterias buenas que contienen estos alimentos combaten el estreñimiento y mejoran la digestión. Son una de las opciones a incluir cuando hay problemas para ir al baño y, de manera habitual, para tener un tránsito intestinal regulado y saludable. Junto con estos beneficios, el kéfir también permite aliviar la inflamación intestinal.

En estudios, como ‘Kéfir y el eje intestino-piel‘, publicado en PubMed, se respaldan estas afirmaciones. En concreto, los resultados del estudio mostraron una mejora significativa en el estado gastrointestinal, es decir, en el estreñimiento funcional, la intensidad del dolor abdominal y la distensión abdominal, lo que respalda la hipótesis de que la ingesta de kéfir se asocia positivamente con una mejora en el estado gastrointestinal.

Una alternativa para intolerantes a la lactosa

Las personas que son intolerantes a la lactosa pueden incluir este alimento en su dieta para conseguir el aporte de calcio necesario sin tener problemas estomacales o de digestión. Así se evidencia en numerosos estudios que han analizado la aceptación de este alimento en organismos de pacientes diagnosticados con intolerancias. Uno de ellos, el estudio ‘El kéfir mejora la digestión y la tolerancia a la lactosa en adultos con mala digestión de la lactosa‘ publicado en PubMed, señala que debido a que el kéfir mejoró la digestión y la tolerancia a la lactosa en este caso concreto, su uso puede ser otra estrategia potencial para superar esta intolerancia en pacientes. Aunque insisten en que se justifican más estudios sobre otros tipos de kéfir para mejorar la digestión de la lactosa.

Si quieres leer más noticias como Así es como el kéfir puede ayudarte en la dieta para bajar de peso y reforzar el sistema inmune, te recomendamos que entres en la categoría de Alimentación.