Diferencias entre tarjetas de crédito y de débito


Diferencias entre tarjetas de crédito y de débito

Es habitual hablar de tarjetas de crédito indistintamente al hacer referencia a una tarjeta bancaria. Aunque no todas son de crédito, a veces resulta complicado cómo saber si una tarjeta es de débito o crédito. Por eso, te contamos las diferencias entre tarjetas de crédito y de débito.

Qué es una tarjeta de débito

Una tarjeta de débito es aquella en la que las compras o las operaciones bancarias cargan instantáneamente en la cuenta bancaria del usuario. Por lo tanto, es imprescindible tener saldo suficiente en el momento de la operación porque, de lo contrario, sería denegada.

Utilidad:

Las tarjetas de débito están destinadas a las compras diarias, ya que utilizan los fondos existentes en una cuenta bancaria y es posible llevar un control de lo que se gasta. Cuando se acaban los fondos, ya no se puede utilizar la tarjeta.

Forma de pago:

Se carga directamente en la cuenta del titular. Solo se permite el cobro hasta el límite de los fondos de la cuenta.

Financiación:

Las tarjetas de débito funcionan como un medio de pago y no como un soporte de financiación.

Intereses:

Al no permitir la financiación de las compras, las tarjetas de débito no llevan intereses asociados.

Comisiones:

Son más baratas que las de crédito. De hecho, algunas entidades no cobran nada por ellas. Además, sacar dinero en los cajeros de la entidad no conlleva ninguna comisión.

Condiciones:

Es necesario tener una cuenta corriente en la entidad que emite la tarjeta. Normalmente, existe un límite diario de extracción de dinero que se estipula entre el banco y el cliente.

Seguridad:

Cuentan con menos medidas de protección que las tarjetas de crédito, al ceñirse únicamente a los fondos disponibles en la cuenta. No obstante, están cubiertas ante fraude o robo, tanto Visa como Mastercard.

Diferencias entre tarjetas de crédito y de débito

Qué es una tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito no solo es un medio de pago, también es una forma de financiación. Permite realizar compras que se pagarán a plazos más adelante y, por lo tanto, no es necesario que en el momento de hacerlas exista dinero en la cuenta bancaria. Al pagar con una tarjeta de crédito se contrae una deuda con la entidad que deberá ser saldada en el plazo estipulado con el cliente.

Utilidad:

Permiten comprar a plazos y suelen llevar asociados descuentos en muchos establecimientos.

Forma de pago:

El crédito puede devolverse de tres formas:

  • A fin de mes: Un día establecido del mes siguiente al que se efectúa la compra. Normalmente, no se cobran intereses.
  • Con un porcentaje: Se paga un porcentaje de la compra todos los meses según las necesidades del cliente. Conlleva intereses elevados.
  • Con una cuota fija: Conocida como ‘revolving’, esta modalidad consiste en pagar una cifra fija previamente pactada. También conlleva intereses elevados.

Financiación:

Son una forma de financiación porque la entidad bancaria presta el dinero para ejecutar la operación bancaria.

Intereses:

Las tarjetas de crédito llevan intereses asociados en sus operaciones. En muchos casos, superan el 20%. Por esa razón, nunca conviene utilizarlas para sacar dinero. En estos casos, hay que hacerlo con una tarjeta de débito.

Comisiones:

Conllevan más comisiones que las de débito. Suelen ser anuales.

Condiciones:

Al prestar dinero por adelantado, el banco estudia la viabilidad financiera del cliente antes de concederlas. Normalmente, mediante la domiciliación de la nómina o la pensión. Además, todas tienen un límite de crédito que se pacta previamente en el contrato de la tarjeta.

Seguridad:

Cuentan con protección frente al fraude por si nos roban la tarjeta y compran con ella, tanto en Visa como en Mastercard. Un mal uso de las tarjetas de crédito puede provocar un problema grave de endeudamiento.

Como ves, las diferencias entre tarjetas de crédito y de débito son notorias. Estudia muy bien los pros y contras de ambas antes de contratarlas y evitarás disgustos innecesarios.

Tarjeta prepago

La tarjeta prepago es una alternativa a la tarjeta de débito o de crédito tradicional que nos ofrecen los bancos. Su principal característica es que no está asociada a ningún crédito o cuenta corriente y se recarga con la cantidad de dinero que necesitemos o decidamos tener en dicha tarjeta. Simple y sencillo, cuando se acabe la cantidad que hemos cargado en la tarjeta prepago, no podremos seguir usándola porque ya no dispondrá de efectivo hasta que se vuelva a recargar. Su funcionamiento es similar al de las tarjetas prepago de los teléfonos móviles.

Este sistema de tarjeta bancaria prepago permite realizar pagos en establecimientos, sacar dinero en cajeros y realizar compras por Internet. Y hay que tener muy en cuenta que es una opción más segura puesto que si se pierde la tarjeta o te la roban o te hacen un duplicado tan solo perderemos el importe que contenía la misma, teniendo en cuenta que también se podrá reclamar en caso de robo.

No obstante, las tarjetas de prepago pueden conllevar gastos y comisiones de mantenimiento, por lo que antes de solicitar una te recomendamos informarte sobre sus tarifas y condiciones de contratación.

Motivos para el pago con tarjeta de débito

«Cargar con efectivo o tener que ir al cajero urgentemente, son actividades que cada vez se adecuan menos a nuestro modo de vida. La comodidad y la total disponibilidad del propio dinero cuando nos disponemos a pagar el café o la fruta ya entran dentro de nuestras exigencias pero todavía tienen una respuesta parcial. Buscando responder a esas nuevas actitudes hacia la forma de pago, los sectores financiero y tecnológico está trabajando activamente para innovar y ofrecer soluciones adecuadas. Las innovaciones en medios de pago que deseen implantarse deberán cumplir esta premisa de comodidad, combinada con la ventaja del control del gasto y siempre con la garantía de seguridad», comenta Rosa Peña, directora del sector Finance de TNS que ha realizado un estudio para MasterCard.

La tarjeta de débito goza de una elevada implantación entre los españoles de 18 a 55 años ya que el 82% de la población declara tener al menos una. A pesar de ello, continúa siendo un método de pago minoritario ya que apenas un 15% la usa diariamente, utilizando en su lugar el pago en efectivo. Sin embargo, el 80% de los encuestados estaría dispuesto a usar más su tarjeta de débito siempre y cuando se dieran determinados cambios y sólo un 20% de la población manifiesta que seguiría usando el efectivo en cualquier situación, salvo en los casos en que no fuese aceptado.

El cambio más demandado se refiere al uso en las compras cotidianas: 3 cada 10 españoles reclaman poder usarla para compras de importe más pequeño y otro 27% que sea más aceptada por los comerciantes. La seguridad preocupa a un 21% de los españoles, que declara que usaría más el débito si fuera menos propenso al fraude, y aspectos como la rapidez, la posibilidad de obtener descuentos o que no tenga un coste adicional aparecen también entre los principales motivaciones para cambiar a tarjeta de débito.

¿Qué debería cambiar para usar la tarjeta de débito en lugar de pagar en efectivo?

1. Debería poder usarla también para cantidades pequeñas29%
2. Deberían ser más aceptadas por los comerciantes27%
3. Si pudiera ganar puntos, descuentos, …24%
4. No debería costarme dinero adicional23%
5. Necesita ser más rápido que usar efectivo23%
6. Deberían ser menos propensas al fraude21%
7. Debería estar integrado todo en una sola tarjeta (débito, crédito,  prepago, fidelización)16%

Los españoles reclamamos en mayor medida que nuestros vecinos europeos esta posibilidad de uso de la tarjeta para los gastos diarios. Para los otros tres países estudiados, la posibilidad de pagar cantidades pequeñas es también muy relevante pero priorizan otros aspectos como la rapidez de la transacción.

CAMBIOS DEMANDADOS PARA EL USO DE DÉBITO
¿Qué debería cambiar para que usted usara  débito en lugar de efectivo?
GRAN BRETAÑA
1. Si pudiera ganar puntos, descuentos,…
2. Necesita ser más rápido que usar efectivo
3. Debería poder usarla también para cantidades pequeñas
ITALIA
1. Necesita ser más rápido que usar efectivo
2. Debería poder usarla también para cantidades pequeñas
3. No debería costarme dinero adicional
ALEMANIA
1. No debería costarme dinero adicional
2. Necesita ser más rápido que usar efectivo
3. Deberían ser menos propensas al fraude

Rosa Peña comenta que la situación en España «es similar a la de otros países europeos aunque observamos diferentes niveles de implantación en el uso de este medio de pago. Vemos por un lado a los ingleses, que exigen más beneficios adicionales y rapidez ya que en otros aspectos están mucho más cubiertos, y en el extremo opuesto a los alemanes, poco partidarios del uso de las tarjetas como medio de pago, y que exigen más garantías de seguridad».

El importe a pagar, determinante para escoger cómo pagar

A igualdad de condiciones, el español declara preferir el efectivo en la mayoría de las ocasiones. Sin embargo encontramos que se decanta por el uso del débito cuando tiene que adquirir ropa o gasolina. Pero el aspecto determinante en el momento de escoger el modo de pago es el importe a pagar: para cantidades inferiores a 25 euros el efectivo es el principal medio de pago para el 70% de los encuestados mientras que entre esa cantidad y los 100 euros es cuando más se utiliza la tarjeta de débito (a partir de 100 euros la tarjeta de crédito es el modo más importante).

Frecuencia de uso de la tarjeta de débito en España

Menos de la mitad de los españoles que poseen una tarjeta de débito le da uso semanal (42%) y un 33% declara que sólo la usa mensualmente. Si lo comparamos con el resto de países encuestados, España se encuentra en un nivel similar al de Italia, destacando el uso diario del 15% de la población estudiada.

Uso del débitoESPAÑAREINO UNIDOITALIAALEMANIA
Diariamente15%15%11%3%
Semanalmente42%52%49%38%
Mensualmente33%24%29%44%
Cada trimestre o menos10%9%11%15%

Por sexos de usuarios, las mujeres usan más a diario la tarjeta de débito (19% frente al 12% de los hombres), mientras que a nivel semanal o mensual no se presentan diferencias relevantes entre sexos.

La comodidad, el principal motivo para preferir la tarjeta de débito al efectivo

Los principales motivos por los que los españoles prefieren usar la tarjeta de débito están relacionados con la comodidad: no cargar con efectivo, poder pagar siempre sin necesidad de ir al cajero o al banco y la rapidez.

Otros motivos muy relevantes para escoger este modo de pago es el hecho de que no haya costes adicionales, el control de los gastos que permite realizar, y la posibilidad de obtener beneficios adicionales como descuentos, puntos, etc.

Motivos relacionados con la comodidad
Evitar llevar efectivo36%
Tener siempre la posibilidad de pagar30%
Rapidez26%
Pagar la cantidad exacta, y no tener que cargar con cambio25%
Evitar ir al banco o cajero24%
Otros motivos
No hay coste o comisión de transacción24%
Control de mis gastos21%
Ganar descuentos, puntos, otros beneficios21%

Si quieres leer más noticias como Diferencias entre tarjetas de crédito y de débito, te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, con un promedio de 4,40 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies