El mosquito negro con rayas blancas (tigre) y la avispa asesina (asiática), los insectos más peligrosos del verano

Un mosquito tigre, a la izquierda, y una avispa asiática, a la derecha.
NOTICIA de Javi Navarro
08.07.2022 - 11:13h    Actualizado 08.07.2022 - 11:40h

Cuidado alérgicos ante las picaduras veraniegas. Pero sobre todo de dos insectos, los más peligrosos:

Este verano puede ser complicado, tal y como advierten los expertos en biodiversidad y sanidad ambiental de Biblion, empresa que avisa de los efectos que el cambio climático está teniendo en la irrupción de plagas, de insectos voladores, de roedores y de otras especies parásitas como las garrapatas, las chinches o las pulgas.

El adelanto de la temporada veraniega tiene la culpa, coloquialmente hablando, puesto que estos y otros animales, aprovechan la estación cálida para reproducirse y realizar distintas tareas relacionadas con su supervivencia. El entorno cálido, florido, en especial en las proximidades de las riberas de los ríos y pequeños caudales de agua o arroyos, favorecen la proliferación de estos “chupasangres”. Ayuda también en este sentido en los que, además, se produce un tránsito de ciudadanos de unos países a otros.

Dónde hay mosquito tigre

El mosquito tigre prolifera, sobre todo desde hace casi dos décadas, en zonas del Mediterráneo y ha sido visto a la vez en zonas del centro de la península y en las Islas Canarias.

Este insecto, de especial peligrosidad por los efectos de su picadura, el mosquito tigre (aedes albopictus), es una especie invasora de origen asiático, que puede distinguirse de otros tipos de mosquito por presentar rayas blancas en tórax y abdomen, con bandas blancas en las patas y una línea blanca longitudinal central en tórax y cabeza. Su aguijón, muy fino y puntiagudo, logra incluso traspasar algunos tejidos.

Además, es susceptible de contagiar enfermedades de carácter tropical. ¿Ejemplos? La enfermedad del zika, que puede producir malformaciones en los fetos y provocar la esterilidad en los varones, se contagia por sus picaduras. También es responsable de la transmisión del dengue, patología vírica cuyos síntomas más leves son similares a los de la gripe. El dengue de carácter grave puede ser responsable, incluso, de la muerte de personas vulnerables.

Avispa asiática en España

También con efectos potencialmente peligrosos, cada verano la avispa asiática, también conocida como la avispa asesina, llega incluso a cobrarse entre tres o cuatro muertes de personas a consecuencia de una reacción alérgica a su picadura.

Dado que el comportamiento de esta avispa es muy agresivo, si se produce un ataque lo recomendable es correr, cubriéndose la cabeza y la mayor parte del cuerpo posible y alejarse. En caso de que se produzca una picadura se debe acudir inmediatamente a un centro médico, para que se realice la extracción de los aguijones de manera segura y se ponga un tratamiento adecuado.

Además, según aclaran desde Biblion Ibérica, este tipo de avispa es peligrosa para el equilibrio ambiental, al ser invasora y ser difícil diferenciarla de la abeja común. El miedo a su picadura es el culpable del mal uso de pesticidas y plaguicidas a nivel doméstico que acaban impactando en la población autóctona de avispas y abejas.

Desde esta empresa de sanidad ambiental advierten que las acciones individuales contra las plagas, en especial con este tipo de insectos, resultan contraproducentes. El motivo es que, lejos de acabar con el problema, se pueden ocasionar daños innecesarios al medioambiente e incluso sufrir, en el caso de la avispa africana, un ataque del enjambre si se pasa lo suficientemente cerca del nido o se intenta quitarlo.

Cómo protegerse para evitar problemas

Lo primero que destacan desde Biblion es que hay que “evitar recetas milagrosas y trucos de la abuela”, que no valen. La recomendación principal es protegerse y utilizar lociones y pulseras que hacen las veces de repelente, siempre con las consiguientes garantías sanitarias, que se deben comprobar en el etiquetado del producto. En este sentido, hay que evitar algunos trucos caseros de aromas y plantas que supuestamente ahuyentan a moscas, mosquitos, avispas, tábanos y otros.

Por último, y en cuanto a otras picaduras de garrapatas, chinches, pulgas y pulgones que pueden darnos sorpresas desagradables en estos meses, es necesario tener especial precaución si se convive con animales domésticos, ya sean mascotas o de granja. No se trata solamente de la repulsión que puede provocarnos su presencia o la aparición de pequeñas y poco significativas erupciones cutáneas, sino de diagnósticos como la enfermedad de Lyme que, en el caso de las garrapatas, supone peligro de grave infección bacteriana. Sus posibles consecuencias: parálisis temporal de un lado del rostro (parálisis de Bell), entumecimiento o debilidad en las extremidades y movimiento muscular afectado.

Si quieres leer más noticias como El mosquito negro con rayas blancas (tigre) y la avispa asesina (asiática), los insectos más peligrosos del verano, te recomendamos que entres en la categoría de Bienestar.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >