Los defectos en vehículos de segunda mano se centran en ruedas, neumáticos y suspensiones

Los defectos en vehículos de segunda mano se centran en ruedas, neumáticos y suspensiones

Un estudio llevado a cabo por el RACE alerta del riesgo para la seguridad vial que supone la compra de un vehículo de segunda mano entre particulares.


En los últimos años, el mercado de vehículos de ocasión (VO), en nuestro país ha crecido significativamente, lo que indica que es un mercado suficientemente importante a tener en cuenta dentro del campo de actuación de la seguridad vial.

El RACE ha querido conocer los canales habituales de compra de vehículos de ocasión y que seguridad ofrecen a los usuarios a la hora de disponer de un vehículo de estas características y para ello ha realizado inspecciones de seguridad en tres ámbitos de venta: concesionarios oficiales, concesionario especializado y venta entre particulares.

Los resultados de las inspecciones realizadas por los técnicos del RACE advierten del riesgo que corren los compradores de este tipo de vehículos al realizar la compra entre particulares, ya que el 52% de los defectos detectados son de carácter grave. El 30% de estos defectos graves corresponderían a fallos en ruedas, neumáticos y suspensiones, el 28% corresponde a fallos en los sistemas de seguridad pasiva y el 27% a daños estructurales como corrosión, daños en el sistema de escape o en los bajos del mismo.

Para conocer la opinión de los usuarios a la hora de comprar un vehículo de estas características, el RACE realizó una encuesta a más de 1000 usuarios y donde se han reflejado los siguientes resultados: el 66% valora el estado exterior e interior del vehículo, frente a un 15% que valora más la garantía y un 13% del precio.

En relación a la antigüedad del vehículo, el 54% de la muestra se inclina por un vehículo entre 2 y 5 años, un 37% por un vehículo de menos de dos años, y el 9% restante con más de cinco años. Como conclusión a los datos de la encuesta, un 84% de los entrevistados reconocen que los VO sí son una buena opción de compra, lo que demuestra la tendencia al alza de este mercado.

Consejos a la hora de comprar un vehículo de ocasión

A la hora de adquirir un vehículo en un Concesionario Oficial o empresa especializada debemos saber que:

-tenemos garantía legal de al menos 1 año.
-tenemos a nuestra disposición una ficha técnica del vehículo que nos permitirá valorar la oferta, en ella se incluyen datos como servicio anterior del vehículo, si el vehículo está libre de cargas y gravámenes, resultado de revisiones mecánicas, etc, -existe un contrato de compra-venta GANVAM que evita las cláusulas abusivas.

Si compramos un vehículo a un particular debemos saber que:

-no tenemos garantía legal -si hay algún fallo, es el Derecho Civil el que lo regula. Antes de seis meses podremos reclamar.
-puede tener defectos ocultos que aparentemente no se perciban.
-posibles fraudes por manipulación del cuenta-kilómetros.
-no conocemos la historia pasada del vehículo (accidentes, defectos ocultos, etc.)

Comprobaciones que se deben realizar a la hora de comprar un vehículo de ocasión

Es importante que el comprador compruebe antes de comprar un VO:

-datos de la primera matriculación.
-que el cuentakilómetros no ha sido manipulado.
-el número del bastidor coincide con la con la documentación.
-exigir por escrito la garantía y la factura de la compra.
-que el vehículo esta libre de cargas de impuestos o multas pendientes.
-revisión mecánica por especialistas antes de la compra.

Es importante comprobar que el vehículo incluya:

-triángulos de emergencia -chaleco reflectante -juego de lámparas -rueda de repuesto en buen estado

Lo que hay que tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano

Lo que hay que tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano

Hemos tomado la decisión de cambiar nuestro coche por otro que este en mejor estado. O, simplemente, es el vehículo que nosotros vamos a estrenar. Nos hemos decidido por uno de ocasión, por un coche de segunda mano. Muchas personas asociamos erróneamente “coche de segunda mano=coche problemático. Para evitar comportarnos como el pardillo de turno, debemos tener en cuenta varias consideraciones antes de adquirir un coche de segunda mano.

El exterior

Un coche es igual que cualquier otra cosa. Entra por los ojos con su aspecto exterior, la chapa y pintura. Es muy importante que no haya ninguna abolladura en la carrocería, ningún arañazo ni desperfecto. Cualquier pequeño defecto en este aspecto puede llegar a convertirse con el tiempo en un problema estético mayor. Así pues, debemos tomarnos nuestro tiempo y revisar cuidadosamente todo el coche. Podemos ir acompañados por un amigo o familiar. Cuatro ojos siempre ven más que dos.

Los neumáticos

Después de la carrocería debemos centrar nuestra atención en los neumáticos. Los delanteros deben tener el dibujo marcado y / o desgastado por todas las partes por igual. Si encontramos zonas más desgastadas que otras o que el dibujo esté borrado de forma desigual, llamará nuestra atención ante probables fallos en la dirección del vehículo. Los discos de freno no deben mostrar desgaste. Puede que estén oxidados por la falta de uso; eso desaparecerá en el momento en que hagamos unas cuantas rodadas con el coche y frenemos.

La suspensión

Seguro que en alguna ocasión hemos visto a alguien empujando un coche hacia abajo, como tratando de “hacerlo rebotar”. Lo que hace, es lo que debemos hacer nosotros. Comprobar la suspensión. No debe dar varios rebotes al empujar hacia abajo y dejar que suba. Como mucho, una sola oscilación, nos indicará que la suspensión se encuentra en buen estado.

El interior

Haremos funcionar las luces y los pilotos, para comprobar que no hay ninguna bombilla fundida y que están en perfecto estado de funcionamiento. La tapicería del coche es una parte cara del vehículo. Debemos revisarla bien. Que no tenga manchas, quemaduras, agujeros,… Obviamente la seguridad es importante, por lo que prestaremos especial atención al anclaje y recogida de so cinturones de seguridad. Cerrar y abrir las puertas del coche, así como comprobar el cierre centralizado nos evitará sorpresas desagradables a posteriori.

El kilometraje

El kilometraje también es muy importante. No sólo nos lo indica el cuentakilómetros. El nivel de desgaste de los pedales y del volante serán grandes chivatos a la hora de intuir la vida de rodaje del coche.

Para comprar coche de segunda mano revisa a fondo la dirección, arranque y suspensión

Para comprar coche de segunda mano revisa a fondo la dirección, arranque y suspensión

Para descubrir los posibles fallos de un coche de segunda mano que nos quieran vender hay que inspeccionar el vehículo a fondo. Son muchos los aspectos por donde nos la ‘pueden colar’, pero si revisamos tanto la dirección, como el arranque, la suspensión, el escape y los frenos y éstos funcionan correctamente, lo más probable es que el estado del coche en general se encuentre correctamente.

Hace unos años que en España se ha dado la vuelta a la tortilla y ya se venden más coches usados que nuevos. Exactamente 2,3 coches usados por cada nuevo (en 2012 se vendieron 1.576.304 usados frente a 699.589 nuevos). Y en 2013 la previsión es acabar con 1.642.000 coches de segunda mano vendidos, un 4,1% más (el primer trimestre acabó con una subida del 6%).

El mercado de segunda mano ya mueve tanto dinero como el de coches nuevos, pero casi la mitad de las ventas (un 47%) corresponden a coches con más de diez años. El motivo, que el acceso al crédito sigue siendo muy complicado y el Plan PIVE 2 no incluye KM 0 ni usados de hasta cinco años. De ahí que la gente busque últimamente coches baratos que se puedan pagar fácilmente al contado.

El Volkswagen Golf y el Renault Megane son los coches preferidos para comprar de segunda mano
La alta demanda de estos coches ha provocado que hayan subido su precio un 17% en los dos últimos años, hasta los 3.204 euros de media, según informan los concesionarios. Son coches antiguos, y pueden tener problemas graves. Además, el 60% de las transacciones son entre particulares, lo que resta garantías. Por eso resulta clave identificar los coches con problemas.

Consejos para hacer las preguntas adecuadas al comprar un coche a un particularTras consultar al portal de venta online Coches.com, recogemos una serie de consejos para ayudar a descubrir esos posibles fallos.

El primer paso es hacer una serie de preguntas clave al vendedor, que nos pueden poner en la pista de si el propietario oculta algún detalle. Después resulta clave comprobar que los papeles están en regla, que se ajusta a los kilómetros que realmente marca y que no ha tenido un accidente grave. Con este decálogo se pueden localizar problemas graves:

Arranque: Un coche con inyección electrónica debe arrancar de inmediato. Si el coche no lo hace o el ralentí es estable (la aguja de las revoluciones se mantiene en un punto y no oscila), puede haber problemas graves de diversos tipos que impliquen un futuro desembolso importante de dinero (el sistema de alimentación, falta de compresión en algún cilindro, etc).

Dirección: Ya en marcha, comprueba que la dirección vuelve a ponerse recta cuando giras. Utiliza un viejo truco: cuando vayas en línea recta (a unos 80 km/h), suelta el volante y comprueba que el coche no se va hacia algún lado. En parado, gira el volante del todo a un lado y otro para comprobar que no se oye ningún chasquido (síntoma de un problema grave). Si es asistida, comprueba que no cuesta más girar hacia un lado que a otro.

Transmisión: La transmisión es el sistema que trasmite la fuerza del motor a las ruedas (por un conjunto de engranajes). Si, al girar y acelerar suena un chasquido, es síntoma de algún problema. Hay que prestar atención a las juntas de goma que hay antes de su unión con las ruedas y a posibles pérdidas de aceite en la zona donde se une con la caja de cambios.

Suspensión: Los amortiguadores son claves en la seguridad vial. No solo evitan que el coche rebote sin control por la carretera, sino que mantienen los neumáticos en contacto con el suelo y controlan las oscilaciones de la carrocería. Para conocer el estado de los amortiguadores hay un truco: empujar con fuerza sobre el coche, justo encima de cada rueda. Cuando llegue al punto de máxima compresión, suelta y comprueba qué ocurre. Si al volver hay un rebote es síntoma de que los amortiguadores no están muy bien.

Estarán en mal estado y necesitarás cambiarlos si:

  • Percibes que se producen oscilaciones al conducir o si observas manchas de aceite al mirar detrás de las ruedas.
  • Al frenar en seco, el vehículo se hunde más hacia la parte frontal, se desvía hacia los lados o es difícil de dominar.
  • Al conducir el volante vibra, aunque el pavimento esté en buen estado. Si vas por baches y notas que las ruedas rebotan demasiado, también es síntoma de que deberían cambiarse.

Escape: El color del humo que sale por el tubo de escape implica diferentes problemas. Un humo azul indica consumo de aceite (motor desgastado y arreglo muy caro), si es blanco significa que falta carburante en la combustión y si es negro que consume demasiado combustible. Los arreglos son menos caros en estos dos últimos casos.

Faros: Comprueba que todas las luces del coche funcionan (posición, largas, cortas, antiniebla, marcha atrás e intermitentes). Si no lo hacen, puede ser desde una bombilla o un fusible (poca cosa) a un fallo en la centralita de luces. Si la intensidad no es constante, puede deberse al alternador o al cableado.

Líquidos: Los líquidos de los coches son la sangre de su mecánica. Pregunta cuándo se realizó el último cambio y si tiene papeles o facturas que lo atestigüen. Cambiarlos es barato, pero solucionar los problemas que puedan ocasionar es más caro. Deben tener el siguiente aspecto:

  • Aceite: Ni muy negro ni muy viscoso.
  • Líquido de frenos: Si está en mal estado estará muy oscuro.
  • Líquido anticongelante: Hay diferentes colores en función de las marcas, comprueba que el nivel es el adecuado, de no ser así podría indicar una fuga.

Cambio: Las marchas no deben tener holguras entre ellas y deben entrar con suavidad. En punto muerto, pisa el embrague. Si hace ruido quizá haya que cambiar el líquido de la caja de cambios. Un truco para comprobar el estado del embrague es poner el freno de mano, meter la segunda marcha e intentar empezar la marcha. Si no se cala, el embrague está desgastado y habrá que cambiarlo pronto.

Frenos: Si te dejan probar el coche, frena con contundencia. Si el coche se va hacia un lado, hay problemas en discos o pastillas. Hay más trucos para detectar problemas con los frenos. Es importante que compruebes que el ABS funciona (el arreglo es más caro). Para ello, lo mejor es probarlo por un camino de tierra a poca velocidad y frenar a fondo. Si el pedal no vibra, es que el ABS está averiado. Cuando el coche sea tuyo, hay consejos para mantener los frenos en buen estado.

Climatización: Comprueba también que el aire acondicionado expulsa aire frío en menos de un minuto. Puede que necesite una recarga de líquido (en torno a 50 euros) o que haya fugas en el circuito (un arreglo más caro).

Si quieres leer más noticias como Los defectos en vehículos de segunda mano se centran en ruedas, neumáticos y suspensiones, te recomendamos que entres en la categoría de Segunda Mano.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp