Los regalos navideños en las empresas a los trabajadores no son obligatorios


Los regalos navideños en las empresas a los trabajadores no son obligatorios

Los regalos navideños de empresa, como una fiesta de navidad, una comida o cena pagada por la empresa la cesta de regalona navideña, así como regalos corporativos y otros detalles típicos como las cestas de Navidad no son obligatorios en las empresas. Sin embargo, la paga extra de Navidad, cuando no se entrega mensualmente prorrateada en la nómina, sí que es obligatoria puesto que forma parte del salario del trabajador. A continuación recogemos cuestiones en torno a los regalos navideños que, si las empresas usan correctamente, sirven para formar equipo en los entornos de trabajo.

Regalos de Navidad de empresa

La tradicional cesta de Navidad se puso de moda allá por los años 70 cuando recibirla era señal de estatus. Pero la bonanza y la evolución de la sociedad fueron generalizando su uso, hasta el punto de perder su eficacia. Por eso, la cesta ha evolucionado hasta el concepto de regalo a medida, con opciones como tecnología o experiencias tipo conducir un fórmula uno o descansar en una casa rural, cuya principal virtud es que la persona elige su regalo en una plataforma web personalizada para cada empresa en función de los criterios de Recursos Humanos.

“Los costes que implican la típica cesta de navidad o una cena para toda la plantilla pueden tener un interesante retorno en términos de gestión de equipos si se realizan de la forma adecuada”, explica Pedro Solórzano, Máster Coach de TISOC Coaching, escuela de coaching. Y añade: “La menor carga de trabajo que suele acompañar estos periodos, las fiestas, los regalos y el “espíritu navideño” en general preparan el momento para cohesionar el equipo de trabajo de nuestra organización. Pero la realidad es que en muchas empresas la mala gestión de estos activos consigue justamente el efecto contrario”. Para no equivocarse, aplicar estos consejos permiten reforzar los equipos de trabajo en las empresas:

Cestas de navidad y trabajadores autónomos

Cuando parte del equipo que acude a la oficina cada día es autónomo o forma parte del equipo de un proveedor, lo más coherente es minimizar las diferencias de trato en los regalos de navidad. Cuando regalamos a unos sí y a otros no estamos lanzando el mensaje implícito de que los segundos no forman parte de la empresa. No va a ser fácil pedirles motivación y trabajo en equipo cuando les hemos excluido previamente.

El regalo de Navidad nos representa
Así que cuidado con los regalos corporativos que transmiten valores distintos a lo que somos como empresa o que proceden de empresas con una reputación dudosa. Lo mejor es vincularnos con productos y marcas que potencien nuestra imagen e identidad organizacional.

Un regalo de empresa no es un regalo de cumpleaños

Generalmente los destinatarios de nuestro regalo corporativo no son nuestros amigos, así que, por muy cordial que sea la relación, guardemos ciertas distancias. Los regalos muy personalizados o íntimos no son apropiados.

Regalos para empleados y regalos para clientes

Lo ideal es que unos y otros estén en sintonía para que la distancia entre el cliente interno y el cliente externo sea mínima. La organización actual está tendiendo cada vez más a estructuras planas en las que las distancias jerárquicas son cada vez menores. Que los regalos al cliente sean similares a los de los empleados transmite la idea de que no solo los clientes, sino también los trabajadores, son activos muy valiosos para la empresa. Y esto hace que la comunicación de la empresa esté alineada con todos sus grupos de interés.

El regalo o cesta de Navidad, una tradición que sólo mantienen cuatro de cada diez empresas

Frente a un 60% de organizaciones que en 2011 todavía mantuvieron el tradicional detalle de empresa en forma de cesta con productos típicos navideños o como regalo de empresa, estas Navidades solo lo han hecho un 42%. «Se vuelve al concepto de cesta de 1995, es un regalo muy escogido; no se hace a la ligera y quien lo recibe, no lo recibe a la ligera. Ahora es un ‘fíjate, con la que está cayendo y recibo regalo de Navidad…'», explica Óscar Massó, director de Comunicación y Marketing de Sodexo, Servicios de Beneficios e Incentivos.

«Lo que hemos visto es que ahora el regalo se define mejor, es más selecto y no es para todos, pues cuando se va a importes bajos ya no se contenta a nadie. La decisión ha sido que para hacer un mal regalo, mejor no hacerlo; de ahí entendemos la regeneración que el sector está afrontando especialmente en esta campaña», profundiza Massó.

El coste del regalo aumenta hasta casi 120 euros por trabajador

Los presupuestos medios por empleado este año han crecido prácticamente un 15%. Mientras que en 2011 las empresas que hicieron regalos de Navidad a sus empleados se gastaron unos 103,59 €, estas navidades la cifra ha subido hasta los 119,54 euros. «La buena noticia es que las que apuestan, apuestan. Ahora el regalo se define mucho más y tiene más calidad», dice Massó.

En 2012, la elección de cestas con los tradicionales productos navideños se ha situado en un 69% mientras que en 2011 fue de un 74%. En cambio, las tarjeta regalo han aumentado desde el 16% durante las pasadas Navidades al 20% durante las actuales.

La tradicional cesta además está evolucionando hacia regalos tipo tarjetas ‘monomarcas’ o productos procedentes de ‘comercio justo’, que los propios empleados beneficiaros eligen en plataformas ad hoc personalizadas para cada empresa. «El 86% de los usuarios que utilizan una plataforma web para elegir su propio regalo de Navidad, lo recomiendan, por la ilusión que al propio empleado le supone y la comodidad que para la organización implica», dice Massó.

De las organizaciones que sí hacen regalo de Navidad, las valencianas son las más convencidas (74%), seguidas de las madrileñas (65%) y las barcelonesas (57%).

El regalo medio de las empresas a los trabajadores con la cesta de Navidad asciende a 63 euros

Otro análisis, esta vez realizado por la empresa Sodexo, asegura que el presupuesto medio para este tipo de regalos de Navidad de empresa se sitúa en 63 euros, siendo la horquilla mayoritaria entre 25 y 74 euros. En torno al 61% de las empresas ha destinado unos 60 euros, seguidos del 12% que afirma gastar menos de 25 euros y el mismo porcentaje que afirma estar por encima de 100 euros por empleado, según el estudio «Soluciones de motivación en el tejido empresarial español», realizado por Sodexo.

En función de la ubicación de las empresas, Valencia se encuentran a la cabeza en regalos de Navidad para los empleados (74%), seguida de Madrid (65%) y de Barcelona (57%). A la cola de se encuentra Vizcaya, con solo el 27%.

El estudio pone de relieve que la mitad de las empresas consultadas no realizan ningún otro regalo a los empleados el resto del año, pero las que sí mantienen el tradicional regalo navideño son compañías con plantillas superiores a los 100 empleados.

En esta línea, las que entienden que los reconocimientos son importantes, suelen obsequiar a sus plantillas con motivo del nacimiento de un hijo (31%) o por momentos especiales en la vida del empleado (por boda, cumpleaños, etc., el 29%), seguido de eventos de empresa (16%).

Tras las cestas de Navidad y las tarjetas regalo, los resultados de la campaña de Navidad, según los regalos escogidos en la plataforma de Sodexo y el centro especial de empleo Atentis, resaltan que en la denominada categoría de Turismo y ocio se imponen las actividades de belleza y estética como el Tratamiento Corporal Diamond Magnetic, la Exclusiva Ceremonia Facial de Oro, la Envoltura con Arcilla del Amazonas o el Ritual de Oro y Perlas. También cuentan con una buena acogida los masajes antiestrés con piedras calientes, los circuitos termales y de spa y las escapadas con encanto o gastronómicas. En muchos casos, los regalos se eligen para ser disfrutados con la pareja.

Las compañías de nuestro país también gustan de regalar a sus empleados gadgets tecnológicos: discos duros externos, dispositivos GPS, tarjetas de memoria, marcos digitales y, como no, la famosa IPad, está entre las opciones favoritas de las organizaciones españolas.

No obstante, se ha de destacar el aumento de las peticiones por parte de las empresas de cheques y tarjetas monomarca para regalar a sus empleados. Compañías como la FNAC, Darty, Toys R’ Us, Decathlon o la tienda online de la marca de ropa Springfield son ejemplos del múltiple abanico de regalos por lo que se pueden decantar los trabajadores.

Cuando no hay para lo básico, tampoco debe haber para fiestas y regalos

Si la empresa está atravesando por dificultades y los empleados han sufrido recortes y ajustes, difícilmente entenderán que se organicen grandes eventos o se hagan regalos caros a clientes o a los propios empleados. Incluso si en la empresa se toman esas acciones como una inversión comercial, lo prudente es transmitir una imagen de coherencia a nuestra plantilla y colaboradores.

Paga extra

La paga extra no puede ser considerada bajo ningún concepto como una deferencia de la empresa hacia el empleado. Es un prorrateo del sueldo anual, así que hay que desterrar todo tipo de comentarios paternalistas en este sentido.

¿12 o 14 pagas?
Otra cuestión delicada es la de si es mejor 12 o 14 pagas. Seguramente los empleados de nuestra organización agradecerán que se les pregunte si prefieren tener “pagas extras” o percibir su salario en 12 mensualidades. Que cada cual decida en función de sus preferencias.

Asistir a la fiesta de navidad de la empresa es opcional

En general las fiestas y cenas de navidad de empresa son una excelente ocasión para que los compañeros de trabajo hagan team building. De ahí que muchas organizaciones presionen e incluso obliguen a sus empleados a asistir. Nada podría ser más contraproducente, ya que con ello sólo conseguiremos un ambiente contaminado en el que, en vez de reforzarse el equipo, se cuestione el liderazgo de la dirección.

Ojo con perder los papeles en la fiesta de Navidad

Los eventos navideños se prestan a la desinhibición y la relajación de distancias, jerarquías y tratamientos. Ahora bien, no podemos permitirnos el lujo de perder el control para no tener que arrepentirnos al día siguiente de lo que hemos dicho o hecho.

Fiesta pagada por la empresa vs. fiesta pagada a escote

Las cosas no están boyantes para casi nadie, si nuestra empresa no puede permitirse pagar una fiesta para los empleados, lo mejor es que lo explique y, simplemente, no la haga. Organizar desde el departamento de RRHH de la empresa un evento en el que cada empleado deba pasear por caja no es una opción. Puede que haya gente que no pueda o no quiera gastarse su dinero en nuestra fiesta, pero que se sienta incomoda diciendo que no.

Si quieres leer más noticias como Los regalos navideños en las empresas a los trabajadores no son obligatorios, te recomendamos que entres en la categoría de Entrevistas de trabajo.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies