Si te vas a comprar un coche de segunda mano, asegúrate de que no tiene cargas


En estos tiempos de crisis, como lo indican las cifras a la baja de venta de vehículos nuevos, los consumidores acuden más que nunca a la compra de coches de segunda mano, que ofrecen unos precios a menudo claramente más bajos. Pero hay que tener en cuenta una serie de precauciones, como que a la hora de comprar un coche de segunda mano la venta se ha de formalizar por escrito mediante un contrato de compraventa. En ese contrato deberán aparecer siempre los datos del vendedor y del comprador, las características del vehículo, el precio, la garantía del vehículo y la forma de pago.

Casacochecurro.com ASGECO Confederación advierte a los consumidores que esta práctica es una opción que tiene sus riesgos y aconseja multiplicar las precauciones.

Existen dos formas de adquirir un vehículo de segunda mano, la primera sería a través de concesionarios y la segunda mediante particulares. ASGECO Confederación recomienda decantarse por la compra en los concesionarios, ya que pueden ofrecer garantías que el particular no puede. ASGECO Confederación recomienda, antes de la compra, acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para solicitar la información del vehículo y así asegurarse de que no pesa ninguna carga fiscal sobre el mismo, que tiene todas las revisiones de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) al día y cerciorarse de que los datos oficiales del vehículo son correctos.

Antes de proceder a la compra del vehículo, es recomendable realizar una revisión técnica al mismo, concertando una visita a talleres especializados en esta práctica (se adjuntarán los resultados de esta revisión al contrato). En el caso de que el vehículo precise alguna reparación, el comprador podrá arreglarlo por su cuenta y pedir el descuento del mismo sobre el precio final o bien exigir al vendedor el arreglo antes de comprarlo. También conviene cerciorarse de algunas cuestiones básicas que podrían influir en el precio final, como verificar que el cuentakilómetros no está manipulado.

Por último, el comprador debe saber también que la adquisición de un vehículo usado conlleva una serie de costes adicionales, como el abono del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Hacienda y las tasas en Tráfico.

Para realizar el cambio de titularidad del vehículo el comprador debe dirigirse al Registro de la Dirección General de Tráfico. Para realizar la gestión existen unos plazos determinados, que se pueden consultar en la página web de la DGT:

Existen dos formas de adquirir un vehículo de segunda mano, la primera sería a través de concesionarios y la segunda mediante particulares. ASGECO Confederación recomienda decantarse por la compra en los concesionarios, ya que pueden ofrecer garantías que el particular no puede. A la hora de comprar un coche de segunda mano la venta se ha de formalizar por escrito mediante un contrato de compraventa. En ese contrato deberán aparecer siempre los datos del vendedor y del comprador, las características del vehículo, el precio, la garantía del vehículo y la forma de pago.

ASGECO Confederación recomienda, antes de la compra, acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para solicitar la información del vehículo y así asegurarse de que no pesa ninguna carga fiscal sobre el mismo, que tiene todas las revisiones de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) al día y cerciorarse de que los datos oficiales del vehículo son correctos.

Antes de proceder a la compra del vehículo, es recomendable realizar una revisión técnica al mismo, concertando una visita a talleres especializados en esta práctica (se adjuntarán los resultados de esta revisión al contrato). En el caso de que el vehículo precise alguna reparación, el comprador podrá arreglarlo por su cuenta y pedir el descuento del mismo sobre el precio final o bien exigir al vendedor el arreglo antes de comprarlo. También conviene cerciorarse de algunas cuestiones básicas que podrían influir en el precio final, como verificar que el cuentakilómetros no está manipulado.

Por último, el comprador debe saber también que la adquisición de un vehículo usado conlleva una serie de costes adicionales, como el abono del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Hacienda y las tasas en Tráfico. Para realizar el cambio de titularidad del vehículo el comprador debe dirigirse al Registro de la Dirección General de Tráfico. Para realizar la gestión existen unos plazos determinados.

Si quieres leer más noticias como Si te vas a comprar un coche de segunda mano, asegúrate de que no tiene cargas, te recomendamos que entres en la categoría de Segunda Mano.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Pon 5 estrellitas si quieres más artículos como este

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies