Wwoofing y couchsurfing, formas alternativas de viajar al turismo tradicional


Wwoofing y couchsurfing, formas alternativas de viajar al turismo tradicional

Los viajes alternativos como el couchsurfing o el wwoofing son una forma de viajar ajena a la crisis económica. Estos fenómenos creciente de intercambiar casas a la hora de viajar no responde a la crisis sino a una filosofía de vida y a una manera diferente de percibir el mundo. Ejemplos de ello son el couchsurfing, una red social en la que los usuarios ceden el sofá de su casa a los viajeros que lo deseen, y el wwoofing, una comunidad que se aloja en granjas ecológicas y que trabaja a cambio de alojamiento y manutención.

Un nuevo tipo de turismo

«Quien practica este tipo de turismo es un sector minoritario, gente que concibe la economía y la sociedad desde vertientes eminentemente no mercantilistas», explica Oriol Miralbell, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

Aunque el turismo alternativo se haya extendido en un mundo global gracias a las redes sociales, «que han permitido tener una información suplementaria para establecer contactos», Oriol Miralbell apunta que «estas prácticas no son nuevas». A pesar de todo, su expansión gracias a las nuevas tecnologías ha facilitado el nacimiento de un nuevo segmento basado en el ‘turismo social colaborativo’.

«El turismo ha dejado de ser un producto de lujo o esporádico para convertirse en un producto de consumo diario», relata el profesor de la Universitat Oberta de Catalunya, que justifica el mayor interés en estas prácticas. «Al tratarse de un servicio tan cotidiano, se ha especializado y ha llegado a niveles de profesionalización muy altos. Por eso hay gente que busca lo contrario: más aventura», expone.

La crisis económica

De este modo, Oriol Miralbell habla del boom de los viajes alternativos y aclara que el factor económico incide, pero no es determinante para llevar a cabo estas prácticas: «Las ideas low cost han favorecido este tipo de cultura porque se ahorran costes a partir de la reducción de servicios prescindibles, pero responde más a una filosofía de vida que a un ahorro económico».

Couchsurfing

El couchsurfing –comunidad que ofrece a sus usuarios intercambio de alojamiento por medio de la red– es una forma de viajar que responde a un consumo individual y que practica, mayoritariamente, un público joven al que le gusta vivir de forma alternativa. «Tiene unas limitaciones porque dependes de la otra gente. No te puedes programar estancias con libertad y tienes la necesidad de adaptarte», comenta el experto de turismo de la UOC.

Además, Oriol Miralbell niega conflictos de civismo con la práctica del couchsurfing. «Este tipo de actividad funciona porque la gente está predispuesta. El nivel de satisfacción es muy alto y raramente hay problemas», señala el experto de la UOC, que remarca el mínimo riesgo que comporta esta práctica. «La vivencia depende más de nuestra actitud que del riesgo de marcharse a entornos más complicados», añade.

Miralbell expone que «el turismo no deja de ser un producto que satisface necesidades de experiencia». Por este motivo, sin tener que salir de los circuitos tradicionales, «estas vivencias nos permiten crear sensaciones y nos llaman la atención».

Wwoofing

El profesor de los Estudios de Economía y Empresa también incluye en el mismo segmento de gente a los que practican el wwoofing, una red de alcance mundial que facilita el trabajo de voluntariado en granjas ecológicas a cambio de hospedaje y manutención.

Mientras las dos prácticas anteriores tienen un cariz más individual, «el intercambio de casas está más enfocado al ámbito familiar», pero no deja de englobar un grupo de gente que entiende el mundo del mismo modo. «En este pacto mutuo hay un factor de voluntad y complicidad. Además, las redes sociales permiten un mayor control del propio cliente», manifiesta Oriol Miralbell, que percibe un cambio de mentalidad en el contexto internacional.

Reacción de las agencias de viajes y hoteles

A pesar de que Oriol Miralbell puntualiza que «agencias y hoteles se centran en otros segmentos de mercado», sí ve una «reacción tardía y negativa ante cualquier cambio» que pueda suponerles un riesgo. «Todo lo que escapa a su control les dificulta el acceso al público», resalta sobre estas injerencias en el sector.

El profesor de la UOC, sin embargo, reconoce que «las agencias de viajes son las pioneras en la vertiente tecnológica» y determina que las que sobreviven lo han hecho gracias a su apuesta por el turismo especializado. «Este tipo de agencia no se tambalea con la aparición de viajes alternativos», advierte.

Ante esta evolución de las agencias de viajes y hoteles en las TIC, Oriol Miralbell prevé un gran problema en los próximos años, un dilema que ya preocupa y afecta a la sociedad actual. «El gran debate en los próximos años será el control del gran volumen de información que hemos dejado en la red», concluye.

Si quieres leer más noticias como Wwoofing y couchsurfing, formas alternativas de viajar al turismo tradicional, te recomendamos que entres en la categoría de Viaje.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies