Comerciales, directivos y secretarias de dirección están bajo la lupa de los detectives privados


Comerciales, directivos y secretarias de dirección están bajo la lupa de los detectives privados

Dudas sobre si los empleados rinden en su jornada laboral, sobre si realizan todo lo que aseguran hacer, si están robando información empresarial sobre contactos de clientes… Las empresas últimamente cuidan hasta el último detalle y no dejan que nada se escape a su control. Por eso cada vez más contratan los servicios de detectives privados para hacer seguimientos a sus empleados.

Los empleados más sospechosos

Los comerciales suelen ser los perfiles habituales de las fugas de información en las empresas, aunque también se unen en los casos de investigación los altos directivos y las secretarias de dirección.

¿Por qué las empresas contratan detectives privados?

«Entre los motivos alegados por las empresas ante la contratación de estas investigaciones se encuentran las dudas de la fidelidad de los empleados, la bajada en las ventas o la poca dedicación a la jornada laboral de los comerciales», explica José María Alonso, director operativo de Zenit Detectives. Además, continúa, «como detectives privados, nuestra tarea en este tipo de tareas consiste en realizar un seguimiento para verificar la actividad del empleado».

Empresas comerciales, las que más los contratan

Actualmente, el 34% de las investigaciones realizadas por Zenit Detectives están relacionadas con el control de actividades en la red comercial. Destacan las investigaciones sobre verificación del rendimiento de comerciales. «En muchas ocasiones descubrimos una especie de absentismo oculto», explica Alonso, que añade que «también se verifican actos de competencia desleal y bajo rendimiento de empleados».

Bajada en las ventas, investigación a los empleados

Algunos de los motivos alegados por las empresas a la hora de contratar agencias de detectives privados son las dudas de la fidelidad de los empleados, la bajada en las ventas o la poca dedicación a la jornada laboral de los comerciales.

La insatisfacción laboral entre comerciales incrementa la competencia desleal hasta un 40%

La insatisfacción laboral entre comerciales incrementa la competencia desleal hasta un 40%

Según Zenit Detectives, el grado de insatisfacción de los trabajadores incrementa la competencia desleal un 40%. Los robos y hurtos dentro de las empresas son otras de las investigaciones que también han aumentado por el mismo motivo, hasta un 46%. ¿Cómo se detecta? Entre otros indicios, la competencia desleal suele detectarse cuando el trabajador no aporta el rendimiento adecuado en su empresa.

El grado de insatisfacción de los trabajadores en las empresas provoca un incremento en las investigaciones por competencia desleal en torno al 40%. Los robos y hurtos dentro de las compañías son otras de las investigaciones que han aumentado por la misma razón, hasta un 46%.

El grado de descontento existente en determinadas empresas como consecuencia de la restructuración de personal determina que los empleados, independientemente de su nivel en la cadena de producción, lleven a cabo actos de competencia desleal con el objetivo de obtener ingresos extras. Según José María Alonso, director operativo de Zenit Detectives: «Existe una relación entre el aumento de despidos y la competencia desleal delimitada por la situación de descontento y desanimo de la propia sociedad que, lejos de hacernos creer que el empleado cuida más su puesto de trabajo, lo que hace es arriesgarlo para obtener ingresos adicionales».

Competencia desleal

La competencia desleal suele producirse generalmente cuando el trabajador no aporta el rendimiento adecuado en su empresa, favorece los intereses de un posible competidor y disminuye las ventas de su propia compañía.

«El perfil del empleado más propenso para llevar a cabo este tipo de acciones es el del delegado comercial, aunque pueden llegar a incurrir en estas situaciones hasta directores generales de grandes corporaciones. El trabajador actúa ofreciendo el producto de la empresa de la competencia a su cartera de clientes por lo que, como consecuencia, genera un número elevado de pérdidas para la compañía. Además, hemos detectado que la competencia desleal afecta a cualquier sector en general», añade Alonso.

La función de los responsables de las compañías ante la detección de anomalías en las ventas de la empresa consiste en examinar las causas, realizar una evaluación y ante la observación de conductas extrañas, actuar, para lo que debe contar con la ayuda del detective privado.

«En estos casos, el detective elabora un informe sobre las personas que cometen este tipo de acciones fraudulentas a través de seguimientos, que son complementados por informes económicos de estas personas y las sociedades a las que están vinculadas. Una vez realizado el informe, es el director de RRHH o el gerente el que debe de actuar», concluye Alonso.

Los empleados, los principales causantes de fugas de información de sus empresas

Entre las investigaciones que se realizan para las grandes organizaciones se encuentran casos de sabotaje de la información, y es que a pesar de las eficaces medidas de seguridad de las compañías, los empleados desleales constituyen uno de los principales riesgos para la información de la empresa.

Situaciones como las que provoca un trabajador que elimina todos los datos de su equipo antes de abandonar la empresa o, aquellos de espionaje en los que el empleado envía información crítica a una compañía de la competencia, ponen de manifiesto el peligro que supone este tipo de amenazas para la continuidad de la compañía.

La empresa española experta en investigaciones aplicadas en el ámbito empresarial detecta que el 67% de las investigaciones en grandes empresas son por sabotajes y fugas de información. Según José María Alonso, Director Operativo de Zenit Detectives, «en estas investigaciones, la actividad empresarial es demasiado seria como para actuar sin un mínimo de prevención. Entre estas medidas siempre es recomendable conocer de antemano y con detalle la empresa con la que se ha de establecer una posible relación comercial».

Mantener el control del flujo de información, dentro del sector del mercado en el que se encuentra la organización, también es otra de las medidas de protección que conviene aplicar permanentemente.

«Los servicios de los detectives privados responden a las necesidades planteadas por cada compañía y se adaptan a cada problema concreto. Las grandes empresas poseen más capacidad para poder llevar a cabo la contratación de detectives privados, pues cuentan con mayor disponibilidad económica que las PYMEs», finaliza Alonso.

Investigar a los trabajadores y a los directivos, tendencia al alza en las empresas

Las investigaciones laborales crecen para los detectives privados, «pero no se controla sólo a trabajadores, sino a miembros de la dirección. Son innumerables los casos de directivos que pasan información a competidores, o que, al cesar, crean empresas con el mismo objeto social habiendo firmado pactos de no competencia. En estos casos, las cifras que se ponen en juego son elevadas, pues este tipo de competencia o de espionaje industrial pone en jaque a la firma afectada, haciendo peligrar numerosos puestos de trabajo», explica Guillermo Rocha, director general de Fox Detectives.

El trabajador de baja por problemas de espalda, cuyo seguimiento demostró que preparaba unas oposiciones a bombero con ejercicios intensivos de gimnasia y carrera, o la baja prolongada por lumbalgia, que fue grabado participando en un espectáculo de baile de dos horas de duración, son sólo un par de las numerosas anécdotas de esta compañía con dos décadas de experiencia, y un notable departamento técnico, que trabaja para la mejora de sistemas de grabación y contramedidas de espionaje.

Investigar a los hijos, también en aumento
Esta empresa de detectives apunta a su vez cómo aumentan últimamente las investigaciones sobre las actividades de los hijos que aún conviven en el hogar paterno, en lo que se refiere a su vertiente social, así como las investigaciones sobre rendimiento laboral, bajas fingidas, infidelidad laboral y espionaje industrial, en el ámbito laboral.

Estas son, según explica Guillermo Rocha, director general de Fox Detectives, las principales investigaciones que se llevan a cabo en su sector hoy en día, «y que constituyen un cambio notable respecto a las efectuadas hasta hace unos años, pues se han reducido las investigaciones de carácter matrimonial, que ya experimentaron un cambio en los últimos tiempos, ya que aumentaron las solicitudes de investigación por parte de personas homosexuales o heterosexuales cuyo resultado descubre la sexualidad de la pareja».

Este tipo de investigaciones suponen una mayor implicación personal del profesional, «no sólo por el carácter íntimo y familiar que implican, sino porque la información proporcionada tiene una difícil asimilación por parte de quienes la reciben; cuando conocen la realidad, no saben bien cómo gestionarla», señala Guillermo Rocha, quien asegura que es precisamente de ésta reacción de la que depende el ‘final feliz’: «hay padres que han intervenido de manera abrupta, ocasionando que el menor considerase la investigación a la que había sido sometido un ataque a su intimidad, pues desde su rebeldía no comprendía ni compartía la preocupación paterna, y otros que han sabido gestionar la verdad de modo que han conseguido la vuelta de su hijo a casa sin mayores consecuencias».

Este experimentado investigador constata la falta de preparación emocional de algunos clientes a la hora de recibir su informe: «Me viene a la cabeza la mujer de un abogado de alto status, cuyo seguimiento desveló la homosexualidad de éste. Fruto del matrimonio tenían dos hijas, de 14 y 16 años, que se encontraron de repente con la realidad, desestabilizándolas durante mucho tiempo».

Pruebas concluyentes
Fox Detectives, cuyos profesionales están autorizados para el ejercicio de la profesión por la Dirección General de la Policía, con la correspondiente T.I.P. (tarjeta de identidad profesional), que los habilita para el ejercicio de la profesión y para la ratificación de los informes ante los tribunales, trabaja con empresas punteras de cada sector, si bien por motivos obvios de discreción prefiere no citar nombres. «La implantación de un método de trabajo específico nos ha proporcionado el éxito que experimentamos. No se trata sólo de constatar los hechos, sino que nos exigimos la obtención de una prueba documental que ratifique, de manera incontestable, lo expuesto en el informe, desbaratando cualquier defensa».

Bajas fingidas y espionaje industrial
Pero la actividad principal de esta empresa se centra en el ámbito laboral: investigación de bajas fingidas, problemas de rendimiento laboral, competencia desleal y espionaje industrial. Esta actividad ha experimentado un repunte en los últimos años, afectada en menor grado por la implantación de las nuevas leyes laborales que en un principio hizo pensar que supondría su fin.

Guillermo Rocha señala que el coste de estos servicios es inferior al coste del despido, además supone un efecto ejemplar de cara a otros compañeros, que comprueban que hay instrumentos de control que pueden ser y son empleados. «Y no supone, según nuestra experiencia, un enrarecimiento de las relaciones entre dirección y trabajadores, sino que proporciona cierta tranquilidad a los compañeros del investigado, que observaban con estupefacción que, mientras que ellos cumplían, el supuesto compañero faltaba a sus deberes ya fuera a través de una baja fingida o reduciendo el rendimiento en el trabajo. Por eso, en muchas ocasiones, el origen de la solicitud de una investigación se origina en una queja por parte de compañeros, ya sea de forma anónima o directa».

Aquí las anécdotas darían para un largometraje, como el trabajador de baja por problemas de espalda, en cuyo seguimiento se observó cómo se preparaba para las oposiciones a bombero en una academia, mediante toda clase de ejercicios de gimnasio y carrera continua e intensiva; o el caso de otra baja prolongada a causa de lumbalgia, que fue grabado participando en un espectáculo de baile de dos horas de duración, en el mismo pueblo en el que vivía y trabajaba.

Aunque no se controla sólo trabajadores, sino que las solicitudes son en muchas ocasiones para miembros de la dirección. «Son innumerables los casos de directivos que pasan información a empresas de la competencia o que, al cesar, crean empresas con el mismo objeto social, a pesar de haber firmado pactos de no competencia», concluye el director general de Fox Detectives. «En estos casos, las cifras que se ponen en juego son elevadas, pues este tipo de competencia o de espionaje industrial pone en jaque a las empresas que lo sufren, haciendo peligrar numerosos puestos de trabajo».

Si quieres leer más noticias como Comerciales, directivos y secretarias de dirección están bajo la lupa de los detectives privados, te recomendamos que entres en la categoría de Jefes y Directivos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp