Cómo bajar la fiebre en adultos y niños

Cómo bajar la fiebre en adultos y niños
NOTICIA de Jessica Pascual
02.04.2021 - 10:52h    Actualizado 02.04.2021 - 10:58h

¿Tienes unas décimas de fiebre y no sabes qué hacer para bajarlas? Si necesitas reducir la temperatura corporal de forma rápida y efectiva, a continuación te detallamos los principales remedios caseros para bajar las décimas de fiebre en adultos y niños.

Para empezar, si detectas que tienes fiebre, no te preocupes. Esta reacción del cuerpo es un mecanismo de defensa que nos indica que estamos incubando algún tipo de virus como la gripe, pero no es una patología grave por la que tengamos que preocuparnos. Así que si tienes unas décimas de fiebre o notas que tus hijos pequeños la tienen, toma nota de los siguientes remedios caseros para bajarla.

¿Cuándo tengo fiebre?

Una persona empieza a tener unas décimas de fiebre cuando su temperatura corporal supera los 38 grados. Si la temperatura corporal está entre los 37 y 38 grados, tiene febrícula. Es decir, que no tenemos fiebre como tal, pero sí unas mínimas décimas, una temperatura algo superior a la que solemos tener normalmente. Por otra parte, si la temperatura alcanza los 40 grados, tienes que tomar medidas urgentes.

En el caso de los niños, de forma paralela a los grados de temperatura, tenemos que tener en cuenta los años que tenga. Si detectas que el pequeño de la casa tiene fiebre, aunque sólo sean unas décimas, lo mejor es que estés muy pendientes y acudas a urgencias lo más rápido posible. Y si tu bebé tiene menos de tres meses, no pruebes ningún remedio casero, llévale al médico en cuanto detectes esas décimas de más.

Cómo saber que tengo fiebre

La vía más fiable es a través de la medición de la temperatura con un termómetro. Aunque todos hayamos escuchado los típicos trucos caseros para medir la temperatura como besar o tocar la frente, si de verdad quieres saber las décimas de fiebre que tienes te recomendamos que lo hagas con un termómetro infrarrojo para medir la temperatura que te aportan una gran fiabilidad y precisión.

Además, algunos de los síntomas que te van a indicar que tienes fiebre, a parte de sentir la temperatura corporal más alta de lo normal, es sufrir temblores o tener escalofríos.

Cómo bajar la fiebre

A continuación te explicamos los principales trucos caseros para bajar la fiebre tanto en adultos como en niños de forma general. Si tras probar estos remedios no consigues bajarla, acude a tu centro de salud.

Hidratarse

Beber agua y mantenerse hidratado es fundamental para poder bajar la fiebre porque cuanta más agua bebas, más vas a sudar y a perder líquidos. Por ello lo más recomendable es ingerir hasta dos litros de agua al día. Pero no hacerlo de golpe para cumplir con la regla, si no mantener una hidratación constante.

Lo ideal es que tengas tu botella de agua al lado y cada poco tiempo vayas bebiendo sorbitos para que tu cuerpo se mantenga hidratado de forma constante.

No te abrigues ni te tapes con mantas

Una práctica muy común cuando alguien tiene fiebre es decirle que se tape para que sude todo el calor. Pero esto es justo lo contrario de lo que hay que hacer. Para bajar la fiebre tenemos que destaparnos todo lo posible a pesar de sentir frío para liberar esos grados de temperatura corporal que tenemos de más. Por tanto, nada de ponerse mantas encima para sentir más calor, lo más recomendable es no abrigarse mucho, estar con la misma ropa o pijama con el que estarías en casa si no tuvieras fiebre e intentar aplicar otros remedios para bajar la fiebre.

Refresca el cuerpo

Si queremos bajar la fiebre tenemos que reducir la temperatura corporal. Por ello, lo mejor es refrescarnos un poco, por ejemplo, con trapos de agua fría o con duchas y baños con agua templada o medio fría para aliviar la temperatura.

Los paños mojados con agua deben colocarse en puntos estratégicos para bajar la temperatura como las axilas, frente o ingles. Además, es imprescindible que los cambiemos de forma constante para que haga el efecto correcto.

No te duches con agua helada si tienes fiebre porque te va a empeorar. Hay que intentar bajar la fiebre de una forma progresiva, con agua templada.

En casos de fiebre más alta, si no consigues bajarla, puedes probar a poner hielo en algunas zonas del cuerpo, o incluso a echar unos cubitos en el agua de la ducha. Pero sólo para casos de temperatura más extremas. En este caso te recomendamos que preguntes a un médico.

Abre ventanas o ventila la habitación para que corra el aire y entre algo de fresco al lugar. Eso sí, si hace mucho frío fuera, no la abras. No es bueno que una persona con fiebre experimente cambios muy bruscos de temperatura.

Mantén reposo

Cuando tenemos fiebre solemos sentirnos muy cansados y débiles. Por eso no hay que forzar a nuestro cuerpo de más. Lo mejor es que guardemos reposo en la medida de lo posible para que nuestro cuerpo pueda recuperarse.

Si la fiebre no baja

Si tras intentar poner en práctica los remedios que te hemos detallado no consigues bajar las décimas de fiebre, te recomendamos que acudas a un médico. Si la fiebre alcanza 40 grados o más, sumérgete en un baño de agua tibia y cuando consigas bajarla a 38 grados, ve al médico.

En cuanto al uso de medicamentos, para bajar la fiebre puedes tomar ibuprofeno o paracetamol. Eso sí, este no debe ser el primer paso. Los medicamentos debes empezar a utilizarlos si la fiebre persiste. Además, debes analizar si se debe a alguna enfermedad o sólo tienes fiebre y la duración de la misma.

Fiebre en bebés y niños

Cunado un niño pequeño tiene fiebre se recomienda visitar al médico, sobre todo si tiene menos de 3 meses. Para niños más mayores de 3 meses, si además de tener fiebre, detectas estos otros síntomas, no esperes y acude al médico.

  • Mal estar general
  • Cansancio
  • Deshidratación
  • Si la fiebre dura más de 48 horas y no baja
  • Si tiene menos de un año y alcanza los 39 0 40 de fiebre
  • Si le salen erupciones en la piel
  • Si está muy débil
  • Si tiene dificultades para respirar

¿Es mala la fiebre en bebés?

Comprueban con un termómetro si un bebé tiene fiebre.Al contrario de lo que la mayoría de padres piensan, la fiebre en los niños no representa una enfermedad grave ni tiene que estar ligada a un mal pronóstico desde el punto de vista neurológico. “Se trata sólo de un mecanismo defensivo del organismo contra una infección que no siempre debe ser tratado”, señala el doctor Antonio Jurado, presidente del Comité Científico de la Asociación Española de Pediatría (AEP) durante un congreso en Granada.

Sin embargo, este fenómeno sigue siendo el motivo más frecuente de consultas en urgencias pediátricas. Los pediatras recomiendan acudir a urgencias tan sólo si hay algún dato de riesgo como afectación del estado general, irritabilidad, somnolencia, lesiones cutáneas, dificultad respiratoria o bien en los primeros meses de vida.

La fiebre es sólo un síntoma que alerta de la presencia de un problema, por lo que, en opinión de este experto, tan importante como bajar la temperatura es conocer la causa. “El exceso de temperatura corporal se debe, en la mayoría de los casos a infecciones y en menor medida a otros problemas como deshidratación, explica el doctor Jurado, “no es tanto controlar el síntoma como diagnosticar y tratar apropiadamente el motivo que la genera”.

Menores de 3 meses
La fiebre se presenta con más frecuencia durante los tres primeros años de vida y paradójicamente, su aparición es fundamental para ayudar a fortalecer la inmunidad del niño. Por ello, los pediatras insisten en que no en todos los casos es necesario optar por un tratamiento sino que depende en gran parte de la sintomatología que presente el menor. “Si el niño está bien, no rechaza el alimento es muy improbable que presente un cuadro clínico grave y por tanto no hay necesidad de terapia. En cambio, cuando la fiebre es excesivamente alta, o se trate de un recién nacido o de un menor de tres meses, o no se encuentre una causa que la justifique o se acompañe de otras manifestaciones comoafectación del estado general, irritabilidad, somnolencia, lesiones cutáneas o dificultad respiratoria se debe acudir al médico“, explica este experto.

Pese a las recomendaciones, los servicios de urgencias continúan colapsados por casos de fiebre infantil que, en algunos casos son tan prematuros que ni siquiera muestran signos de infección que puedan definir el posible el tratamiento. En palabras del doctor Jurado, “hay una cultura mal entendida del uso de los servicios de Urgencias. Se abusa de ellos en busca de una segunda opinión o del acceso inmediato a determinadas pruebas diagnósticas. Tan sólo se debería acudir cuando existan signos clínicos que requieran asistencia inmediata”, alerta.

Remedios caseros
En este sentido, e insistiendo siempre en que los profesionales sanitarios son los únicos capaces de aconsejar el tratamiento más adecuado, el doctor Jurado sugiere varios remedios para ayudar a reducir la temperatura más rápido. “Por ejemplo, se recomienda meter al niño en una bañera llena de agua a la misma temperatura que la del menor, ponerle paños de agua fría en la cabeza y en las extremidades, mantenerlo bien hidratado y con poca ropa y en una habitación a temperatura agradable“. Al contrario de lo que muchos piensan, las friegas de alcohol no deben utilizarse.

Si el episodio febril es susceptible de ser tratado con medicamentos, los expertos insisten en adecuar bien las dosis, y utilizar solo un fármaco, puesto que la polifaramacia aumenta las posibilidades de intoxicación y error.

Si quieres leer más noticias como Cómo bajar la fiebre en adultos y niños, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp