>
Compartir
WhatsApp

Cómo reparar una lavadora por estas 5 averías típicas

Cómo reparar una lavadora por estas 5 averías típicas
NOTICIA de Jessica Pascual
28.03.2022 - 10:34h    Actualizado 20.01.2024 - 10:23h

¿Tu lavadora pierde agua? ¿No centrifuga bien y la ropa sale empapada? Estas son algunas de las averías más típicas que puede sufrir este electrodoméstico. Y, en muchas ocasiones, estas y otras roturas tienen fácil arreglo porque surgen a causa de alguna obstrucción en las mangueras, tuberías o cajón del detergente. Así que si de buenas a primeras tu lavadora no responde o no lava correctamente, no te preocupes. En esta guía te explicamos cómo puedes reparar una lavadora por estas 5 averías típicas.

1. Qué hacer si tiene una fuga y pierde agua y espuma

¿Tu cocina se ha inundado de espuma porque la lavadora ha tenido una fuga? Si la máquina ha empezado a expulsar agua o espuma durante un ciclo de lavado, el problema puede haber sido provocado por varios motivos:

Rotura o desgaste de una manguera. Para comprobar si este es el origen, tienes que mirar la parte trasera de la lavadora que es donde se encuentran todas las mangueras. Revisa el estado de las mismas en busca de alguna grieta, rotura o deterioro. Si verificas que están dañadas o desgastadas, has encontrado el origen de la avería. Sustitúyelas por unas nuevas y problema solucionado.

Si la manguera se encuentra en perfecto estado, la fuga puede ser consecuencia del mal estado de las gomas de la puerta. La rotura de estas puede provocar la pérdida constante de agua y espuma en cada lavado. Para comprobarlo solamente tienes que abrir la puerta de la lavadora y comprobar el estado de las gomas. Si están deterioradas, puedes comprar unas nuevas y cambiarlas tú mismo.

Por otra parte, puede que la lavadora no tenga ningún problema y la fuga de espuma sea consecuencia de que has echado demasiado jabón. En estos, casos, ante el exceso de espuma generada, la lavadora la expulsa. Si has revisado las mangueras y gomas y están en buen estado, echa menos jabón en el próximo ciclo y revisa si este es el origen del problema.

2. No lava bien, la ropa sale con manchas

Si la máquina no lava correctamente y la ropa sale con las mismas manchas con las que entró, hay que comprobar el cajón del detergente. Que la lavadora no quite las manchas puede ser, simplemente, porque este cajón esté atascado y el jabón no consiga llegar al tambor. Para solucionarlo, tienes que desmontar el cajón y limpiar los restos que lo obstruyen.

En los manuales de instrucciones de la lavadora puedes encontrar los pasos para desmontar la cajetilla de una manera fácil y sencilla. Si no viene, puedes buscar vídeos en internet del modelo concreto de tu lavadora para ver cómo desmontar el cajón.

Si el cajón no está taponado, prueba a hacerle una limpieza a fondo a la lavadora en general. Limpia las gomas, juntas y cualquier tubo saliente y entrante. Puede que la acumulación de polvo y pelusas obstruya su funcionamiento y por ello no sea capaz de llevar a cabo un buen ciclo de lavado.

Precisamente, esta falta limpieza explica muchas veces el mal olor de la ropa cuando sale de la lavadora, aspecto que se suma a que las prendas no salen tan limpias como deberían. Para que no vuelva a suceder, puedes consultar en esta otra información cómo limpiar la lavadora para acabar con los malos olores de la ropa.

3. Se mueve y hace muchísimo ruido

Si tu lavadora empieza a hacer el doble de ruido de lo normal e incluso notas que se mueve ligeramente de su sitio, puede ser por varias causas:

  • Que el suelo sea irregular y por eso la lavadora está inestable, se mueva más y genere más ruido.
  • La carga de la lavadora es excesiva y está sometida a una potencia muy elevada.
  • El tambor está suelto y por ello se mueve tanto y hace ese ruido. Si quieres saber cómo arreglar el tambor, te lo contamos en el siguiente apartado.

4. Tambor suelto

Si el tambor de la lavadora se suelta, notarás un ruido constante cada vez que pongas la lavadora. Puedes diferenciarlo porque es mucho más sonoro que el ciclo normal.

En estos casos, puede que se hayan estropeado las escobillas o la correa. A consecuencia de ello, el tambor de la lavadora queda suelto y la libertad de movimiento es lo que produce ese mayor ruido. Y esta es una de las averías más conflictivas, puesto que puede que tenga arreglo, pero no siempre. Si tienes suerte y no tienes que comprar una nueva, puede que necesites ayuda de un profesional para solucionarlo.

Lo mismo se aplica si el tambor no gira. Si detectas que empieza el ciclo de lavado y el tambor está quieto, el origen es el mismo.

5. La lavadora no aclara el jabón y no centrifuga

Si al sacar la ropa de la lavadora tiene restos de jabón, puede que hayas llenado demasiado la lavadora. Al poner una carga muy excesiva, puede que el aparato no haya podido aclarar bien por falta de espacio y movimiento.

También puede que el problema sea consecuencia de una obstrucción de las mangueras de evacuación del agua o en el tubo del desagüe. En estos casos tienes que revisar que la lavadora se vacíe por completo al terminar el ciclo de lavado a un ritmo normal. Es posible que el olvido en un bolsillo de un anillo, una moneda o un imperdible haya atascado la manguera.

Por otra parte, si la lavadora no centrifuga puede ser porque la bomba de agua esté en mal estado, rota o deteriorada. En estos casos, para solucionarlo la única alternativa es cambiarla por otra nueva.



WhatsApp Casacochecurro