Cuánto dinero necesito para independizarme


Cuánto dinero necesito para independizarme

Llega el momento de irse de casa y surge la primera pregunta: ¿cuánto dinero necesito para independizarme? La respuesta depende de las expectativas de cada persona y de su situación económica, pero a continuación, te damos las claves a tener en cuenta a la hora de saber cuánto dinero tener para independizarse (y cómo ahorrar si eres joven).

1. Planifica tu economía

Es el primer paso y el más importante a la hora de saber cuánto dinero necesito para independizarme. Debes analizar tus ingresos y tus gastos y saber si puedes permitirte no depender de nadie. Es muy difícil establecer un dinero mínimo para independizarse, ya que dependerá de la situación de cada persona. Si te acostumbras a llevar una planificación económica, llegar a fin de mes será pan comido.

2. Realiza un presupuesto mensual

Crear un presupuesto para independizarse es vital para saber si tienes suficiente dinero para cubrir todos los gastos. En el presupuesto se deben apuntar los gastos fijos (alquiler o hipoteca, facturas…) y variables (ocio, transporte…), así como los ingresos mensuales. Tener constancia de tu situación económica mensual puede ayudarte a saber si llegas al dinero mínimo para independizarse. En el presupuesto se recomienda incluir una partida de ahorro de al menos el 10% de los ingresos, de la que poder disponer en caso de sufrir un imprevisto económico.

3. Crea un fondo de emergencias

También llamado ‘colchón’ económico, es una opción muy interesante para saber cuánto y cómo ahorrar si eres joven antes de independizarte. Destinar un dinero todos los meses al ahorro te permitirá tener un ‘colchón’ o fondo de emergencias muy necesario para hacer frente a imprevistos como la reparación de un electrodoméstico o gastos médicos. A la hora de saber cuánto dinero necesito para independizarme, no es fácil incluir una partida al ahorro, ya que todo dependerá de tu situación financiera, pero si lo tomas como rutina, será muy beneficioso a largo plazo.

Cuánto dinero necesito para independizarme

4. Elige la vivienda adecuada

Muchas veces, las prisas por querer independizarse llevan a elegir la primera vivienda que resulte asequible. Hay que decidir muy bien si merece la pena desde todos los puntos de vista, ya que no solo habrá que pagar el alquiler, sino también otros muchos gastos. Elegir un lugar cercano al lugar de trabajo o estudio para ahorrar dinero en transporte, o una vivienda que incorpore mobiliario renovado para no tener que hacer frente a este gasto, son aspectos que hay que plantearse antes de tomar una decisión definitiva.

5. Elige productos bancarios adecuados

Tarjetas de crédito, cuentas de ahorros, hipoteca… Todos estos productos deben ser estudiados y analizados al detalle antes de ser elegidos. Disponer de una cuenta sin comisiones o una tarjeta gratuita son opciones muy interesantes. Lo mismo ocurre con la hipoteca. Analiza las distintas ofertas de los bancos antes de firmar y podrás ahorrarte mucho dinero a corto y largo plazo.

6. Acepta ayudas

Puede parecer obvio, pero toda ayuda es poca cuando se trata de saber cómo ahorrar para independizarse. Si tienes mobiliario de casa de tus padres que puedes usar o algún amigo te ofrece un electrodoméstico que no va a utilizar, bienvenido sea. Hay que intentar ahorrar al máximo, especialmente los primeros meses hasta que tu situación financiera se estabilice. Además, debes conocer si es posible solicitar ayudas públicas que gobiernos o asociaciones ponen a disposición de los jóvenes. Un dinero extra puede venir muy bien cuando se trata de tener el máximo dinero ahorrado para independizarse.

El 70% de los jóvenes con menos de 30 años vive con sus padres

La emancipación tardía es el rasgo característico de los jóvenes españoles, en comparación con el resto de Europa. El 67,4% de los jóvenes españoles de entre 20 y 29 años viven con sus padres. El contexto económico ha acentuado la dependencia juvenil de la familia en España. Mientras que en 2005 el 40,7% de los jóvenes de 16 a 34 años aún vivían con sus padres, en 2011 esa cifra era del 44,1%. La situación laboral es un factor determinante para la emancipación. En 2011, el 44,4% de los jóvenes entre 20 a 24 años estaban en paro y el 58,6% de los ocupados tenía un contrato temporal.

Cómo ayudar a un hijo a independizarse

La precariedad laboral provoca que hasta los jóvenes que trabajan no puedan independizarse. El 18,7% de los jóvenes ocupados de 30 a 34 años y el 43,9% de los de 25 a 29 años todavía vive con sus padres. El efecto de la tardía emancipación está retrasando también la formación de la pareja y el nacimiento del primer hijo. En 2009, la edad media de la mujer al nacer su primer hijo era de 31 años en España y el 60% de los alumbramientos provenían de padres mayores de 30 años. Se trata de la media de edad más elevada de la Europa de los 15.

Jaime Lanaspa, director general de la Fundación “la Caixa”; Rosa Maria Molins, directora del Área de Becas y Estudios Sociales de la Fundación “la Caixa”; Almudena Moreno, coordinadora del estudio y doctora en Sociología por la Universidad de Barcelona, profesora de la Universidad de Valladolid, y Antonio López, autor del estudio y catedrático de Trabajo Social y Servicios Sociales en la UNED, han presentado esta mañana en CaixaForum Madrid el volumen 34 de la colección de Estudios Sociales de la Fundación “la Caixa” La transición de los jóvenes a la vida adulta. Crisis económica y emancipación tardía.

El informe expone la situación actual de los jóvenes en España en comparación con Europa. En este sentido, pone de manifiesto que la coyuntura económica actual está acentuando el modelo español de emancipación tardía, donde la familia de origen desempeña un papel fundamental para neutralizar el riesgo de exclusión social.

Emancipación tardía y dependencia familiar
La difícil coyuntura económica acentúa la pauta de emancipación tardía entre los jóvenes españoles. La edad media de abandono del hogar familiar en España se sitúa actualmente en torno a los 29 años. En cambio, en países como Finlandia se produce a los 23 años.

Actualmente, el 67,4% de los jóvenes españoles de entre 20 y 29 años viven con sus padres. Si nos fijamos en los jóvenes menores de 30 años, son más de la mitad (55%) los españoles que viven con los progenitores, frente al 24% de los finlandeses.

Los datos evidencian que el porcentaje de jóvenes emancipados de 16 a 34 años ha pasado del 44,8% en 2007 al 44,1% en 2011, lo que supone un ligero descenso, sobre todo si se compara con el del año 2005: 40,7%.

En relación con esta tendencia hay que destacar la repercusión de la crisis y del desempleo en muchos hogares encabezados por jóvenes, que, al no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca o del alquiler de la vivienda, han tenido que volver al lugar familiar de origen. Una evidencia de este hecho es que en los últimos cuatro años ha habido un descenso del porcentaje de hogares encabezados por jóvenes pasando de ser el 16,4% en 2008 a ser el 14,5% en 2011.

Las pautas de emancipación de los jóvenes europeos presentan diferencias sustantivas según el país de residencia. Los jóvenes del norte de Europa abandonan antes el hogar familiar para seguir trayectorias residenciales que no siempre están asociadas a la convivencia en pareja o a la formación de una familia, mientras que la mayoría de los jóvenes españoles retrasan la salida del hogar haciéndola coincidir con la vida en pareja y la llegada de los hijos. De hecho, en Suecia el 33,1% de los hombres y el 23,4% de las mujeres jóvenes viven solos después de emanciparse, frente al 3,5% de los hombres y el 1,6% de las mujeres en España. También la cohabitación es una práctica generalizada entre los jóvenes suecos de treinta años sin hijos (81,5%), pero no entre los españoles (27,4%).

Sin embargo, las expectativas y los valores de los jóvenes europeos son prácticamente similares en todos los países. Por ejemplo, la edad considerada ideal para abandonar el hogar familiar está entre los 20 y los 21 años en todos los países estudiados.

La causa de las diferencias en el comportamiento de los españoles es que su independencia residencial está supeditada a la estabilidad laboral y económica, mientras que sus coetáneos europeos no condicionan tanto la salida del hogar familiar a estos elementos. Ello se explica, según los autores de este informe, porque «en España hay una preferencia cultural y social que asocia la formación de la familia con la estabilidad económica, a causa sobre todo de la falta de ayudas institucionales. Así la protección de la familia y el sentimiento de pertenencia al grupo alivian el sentimiento de frustración ante las dificultades laborales y económicas que impiden la formación de la pareja y la familia. Por todo ello, lo que realmente constituye un marcador de entrada en la vida adulta de los jóvenes españoles es tener trabajo».

La causa: incremento del desempleo juvenil y la precarización laboral
La situación laboral es un factor determinante para la emancipación. La crisis ha acentuado la destrucción de empleo, fundamentalmente entre los jóvenes. España, junto con Grecia e Italia, presenta el porcentaje más reducido de los jóvenes ocupados, tanto varones como mujeres. En 2011, el 18% de los jóvenes españoles de 25 a 29 años de edad y el 44,4% de los jóvenes entre 20 a 24 años estaban en paro, frente al 5,2% y el 2,8% de los jóvenes holandeses con las mismas edades y formación. Y según los datos del primer trimestre de la EPA de 2012, la tasa de paro de los jóvenes menores de 25 años alcanza el 52%.

Además, en los últimos años se ha producido un significativo incremento de los contratos temporales. Según los datos de la Encuesta de Población Activa, entre los jóvenes españoles entre 20 y 29 años, estos empleos suponían el 46,6% del empleo total en el año 2011 y el 58,6% de los jóvenes ocupados entre 15 y 24 años tenían un contrato temporal en el año 2010, frente al 21,1% de los jóvenes daneses. Esta precariedad laboral provoca que hasta los jóvenes que trabajan no puedan independizarse. El 18,7% de los jóvenes ocupados de 30 a 34 años y el 43,9% de los de 25 a 29 años todavía vive con sus padres.

La educación es un factor determinante en la estabilidad económica de los jóvenes. Cuanto mayor es el nivel de estudios, tanto mayor es el porcentaje de los ocupados en todos los países de referencia. Sin embargo, a medida que se incrementa el nivel de estudios, desciende paulatinamente el porcentaje de los mismos que está emancipado. De hecho, el 40,5% de los jóvenes con edades entre los 25 y 29 años con estudios superiores se ha emancipado, frente al 54,9% de los jóvenes con estudios primarios de la misma edad, que empezaron a trabajar mucho antes.

Un dato revelador de la precaria situación laboral de los jóvenes españoles entre 15 y 35 años es que en 2011 el 68% estaban dispuestos a trabajar en cualquier otro país europeo.

Por otra parte, los datos también permiten constatar que se ha producido un ligero descenso en la tasa de abandono prematuro desde el año 2008, pasando del 31,9% al 26,5% en 2011, lo que podría interpretarse como un efecto el actual contexto económico, que ha devuelto a estos jóvenes al sistema educativo con el fin de buscar nuevas oportunidades.

La sobrecualificación es otro fenómeno a destacar. Según los datos de Eurostat de 2011, el 33% de los hombres y el 29% de las mujeres en España estaba sobrecualificado en relación con la ocupación, mientras que la ratio media de la UE27 se situaba en el 19%, tanto para hombres como para mujeres.

La consecuencia: se retrasa la formación de la familia
Según el presente estudio, el efecto de la tardía emancipación está retrasando también la formación de la pareja y el nacimiento del primer hijo. En 2009, la edad media de las mujeres españolas al nacer su primer hijo era de 31 años en España y el 60% de los alumbramientos provenían de padres mayores de 30 años.

A pesar de haberse incrementado ligeramente la fecundidad en este colectivo por el efecto positivo de la inmigración, esta se sitúa muy por debajo de la de sus coetáneos europeos.

La media de edad del alumbramiento del primer hijo en España es la más elevada de los países de la Europa de los 15 y de las más altas de la Europa de los 27. En 2009, el 51% de los niños nacidos en la Europa de los 27 tenían padres menores de 30 años.

Actualmente la mayoría de los jóvenes españoles emancipados entre 16 y 34 años viven en pareja con hijos (58,2%), frente a los que viven en pareja sin hijos (39,3%); los hogares monoparentales jóvenes suponen tan solo el 2,5%.

Escasez de políticas de juventud y servicios sociales
En este sentido, si bien uno de los objetivos de la Estrategia Europea para los Jóvenes (2010-2018) es concentrarse en el colectivo, España, junto con Luxemburgo, Grecia, Austria, Portugal e Italia, es uno de los países que menos cobertura pública les ofrece: el gasto social destinado a los jóvenes, como porcentaje del gasto social total, es del 2,9%, frente a países como Reino Unido (6,6%) o Dinamarca (6,5%).

No obstante, a pesar de los efectos de la crisis, el porcentaje de jóvenes usuarios de los servicios sociales es deficitario; así, en el año 2009 apenas representaba el 1,18%. Este dato se puede explicar por la desconfianza de los jóvenes hacia las instituciones públicas y los políticos. Los jóvenes españoles reconocen cierta desconfianza en los políticos (los puntúan con un 2,8 sobre 10).

Además, el 51% y el 51,7% de los jóvenes de 18 a 24 y de 25 a 34 años respectivamente considera la gestión de los servicios públicos poco o nada satisfactoria.

El limitado acceso de los jóvenes a las prestaciones sociales ha redundado en un incremento del riesgo de pobreza y exclusión social entre los jóvenes, pasando del 23,6% en 2008 al 30,6% en 2010.

Si quieres leer más noticias como Cuánto dinero necesito para independizarme, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies