El fraude de las pulseras Power Balance


El fraude de las pulseras Power Balance

Power Balance España presumía en abril de haber vendido unas 300.000 pulseras, lo que supondría unos ingresos de en torno a 10 millones de euros. Hoy, estas pulseras continúan vendiéndose en todo tipo de establecimientos, con un etiquetado en el que aseguran que «los hologramas de Power Balance tienen almacenadas frecuencias que reaccionan positivamente con el campo de energía natural de su cuerpo para mejorar el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad». A pesar de las denuncias de las asociaciones de consumidores como FACUA, la Junta de Andalucía ha resuelto el fraude millonario de las pulseras seudomilagrosas Power Balance -la empresa tiene la sede en Marbella (Málaga)- con una simple multa de 15.000 euros, permitiendo que sigan en el mercado. El dinero que genera en unas horas la venta de 500 pulseras son suficientes para pagar la sanción.


FACUA considera que la ridiculez de la sanción es una nueva muestra del desinterés de las autoridades de salud y consumo andaluzas por la protección de los consumidores. Lejos de tener un efecto negativo para la empresa denunciada, FACUA advierte este tipo de resoluciones sólo perjudica a los consumidores, al provocar que muchas empresas entiendan que pueden cometer fraudes con impunidad.

Historia de la denuncia
A finales de abril, FACUA denunció a Power Balance España, con domicilio en Marbella (Málaga), ante la Secretaría General de Salud Pública y la Dirección General de Consumo y de la Consejería de Salud andaluza.

Mientras que el primer organismo ni se dignó en contestar, el segundo informó a FACUA a comienzos de mayo que daba traslado de la denuncia al Servicio de Consumo de la Delegación Provincial de Salud de Málaga.

Ahora, tras requerirle información sobre el caso, ha indicado a FACUA que la delegada provincial de Salud, María Antigua Escalera, dictó el 18 de octubre «la resolución del expediente sancionador tramitado contra la entidad Power Balance España SL con la imposición de una sanción de 15.000 euros como responsable de una falta grave por publicidad engañosa».

Sanción proporcional a las dimensiones del fraude
FACUA presentará un recurso contra la resolución ante la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, en el que solicitará que se aplique una sanción proporcional a las dimensiones del fraude.

Según la legislación vigente en materia de Consumo, la Junta de Andalucía podía haber decomisado a Power Balance toda la mercancía que tiene a la venta en sus almacenes y haberla multado con la misma cantidad que ha ganado con el fraude que viene cometiendo más otra sanción de hasta 400.000 euros si hubiera calificado la infracción cómo muy grave. Así lo prevé la Ley 13/2003, de 17 de diciembre, de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía.

Por su parte, la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad establece que si la infracción se califica como muy grave, la empresa podrá ser multada con hasta 601.000 euros o cinco veces el valor de los productos o servicios objeto de la misma.

Entre los criterios que según esta Ley pueden utilizarse para considerar una infracción como muy grave están la cuantía del beneficio obtenido, el grado de intencionalidad y la generalización de la infracción. Se trata de infracciones que se realicen de forma consciente y deliberada, siempre que se produzca un daño grave.

En la página web de Power Balance España (www.powerbalanceshop.es), ahora desmantelada, la empresa aseguraba que con sus artículos se logra el «aumento del equilibrio, la fuerza, flexibilidad, resistencia, enfoque, coordinación y ritmo».

Con un lenguaje de charlatanería seudocientífica, la empresa argumenta que los productos contienen un holograma con una frecuencia que «brinda al cuerpo nuevamente un estado de armonía y equilibrio como lo tuvo antes de la contaminación por sustancias químicas, comidas rápidas, la falta de ejercicio y el estrés».

«Mi madre con artrosis en una pierna ha dejado de usar muletas, ya que no cojea ni un 5% de lo que lo hacía antes», aseguraba un supuesto testimonio en la página web.

FACUA argumentaba en sus denuncias que la empresa vulnera el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La citada norma prohíbe la publicidad de productos, materiales, sustancias, energías o métodos «que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual», «sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento».

La publicidad de Power Balance como pulsera ‘milagro’ también incurre en otra práctica prohibida en dicho Real Decreto, al ofrecer «testimonios de personas famosas o conocidas por el público». En ella aparecen famosos como el tenista Manolo Santana, los surfistas Pablo Gutiérrez y Courtney Conlogue, la corredora de Four Corss Eva Castro, el baloncestista Shaquille O’neal y el piloto de Fórmula 1 Rubens Barrichello.

Los estafados en EEUU por las pulseras Power Balance serán indemnizados

La justicia de EEUU ha condenado a la empresa que comercializa las pulseras Power Balance por hacer una publicidad engañosa y en cuyo veredicto se le obliga a pagar unos 42 millones de euros a sus consumidores. Sin embargo, pese a que en España se ha denunciado también a esta empresa y OCU avisa de su publicidad engañosa, hasta el momento no se han tomado medidas al respecto.

La estafa de las pulseras Power Balance, que ha sido denunciada por OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios, por emitir una publicidad engañosa respecto a los beneficios de la misma, ya ha sido sentenciada en EEUU, donde se le obliga a pagar a los usuarios una indemnización de 42 millones de euros. Esta pulsera, entres sus múltiples beneficios, alegaba una mejora del equilibro natural del cuerpo.

Las mentiras de la pulsera

Sin embargo, en España se alertó a través de OCU de la falsedad de las pretendidas virtudes de las pulseras holográficas, de las que la más famosa era la Power Balance, desmontando sus afirmaciones y cuestionando su eficacia. Pero esta advertencia no ha sido suficiente, ya que las autoridades españolas no han actuado, hasta el momento, al respecto.

España, desprotege a sus consumidores

Además, a decisión de los tribunales estadounidenses contrasta con la absoluta ineficacia de las autoridades españolas en materia de consumo, cuya actuación solo ha generado multas pírricas a las empresas que en España han comercializado este tipo de pulseras.

Una vez más, se pone en evidencia la desprotección de los consumidores ante la publicidad engañosa, pues solo la denuncia pública de este tipo de productos es eficaz para que los consumidores no se dejen engañar. A juicio de la OCU, las autoridades de consumo (el Instituto Nacional de Consumo y las Comunidades Autónomas) deberían ser más activas en la defensa de los consumidores, y en lugar de las pequeñas sanciones, deberían llevar a la empresa a los tribunales, en el ejercicio de la legitimación activa que tiene para defender a los consumidores y que apenas usan.

La punta del iceberg

Asimismo, las pulseras son sólo un ejemplo de todo lo que se consume en el territorio español sin que esté verificado su uso. Ya que en el mercado español existen muchos productos similares, «productos milagro» que, amparándose en la impunidad, publicitan unos efectos o unas propiedades de los que carecen y que en la mayoría de los casos son un auténtico fraude para los consumidores, favorecido por una legislación que no se cumple y unas permisivas autoridades de consumo.

En Chile se juzga a las tiendas que venden las pulseras milagro y en España apenas se multa a los fabricantes

El Gobierno chileno lleva a los tribunales a varias cadenas de establecimientos por vender ‘pulseras milagro’. Así, el Servicio Nacional del Consumidor de Chile (Sernac) ha denunciado ante la Justicia a tres empresas de establecimientos minoristas que vienen vendiendo de forma «masiva» este tipo de productos. Se trata del grupo Cencosud, que comercializa en varias de sus cadenas las pulseras Biolectik; Ripley, que vende las pulseras Vitazen; y Farmacias Cruz Verde, que tiene a la venta la que se presenta como pulsera iónica.

FACUA-consumidores en Acción lamenta que las autoridades españolas no estén tomando medidas contundentes para acabar con este enorme fraude. La única actuación sancionadora de la que ha tenido conocimiento hasta la fecha es una ridícula multa de 15.000 euros impuesta por la Junta de Andalucía a Power Balance España, que presumía en abril de haber vendido unas 300.000 pulseras, lo que supondría unos ingresos de en torno a 10 millones de euros.

FACUA ha denunciado ya ante distintos organismos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y autoridades de Salud y Consumo autonómicas a los fabricantes y distribuidores de catorce marcas de pulseras seudomilagrosas.

Junto a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) y el Instituto Nacional del Consumo (INC), las denuncias de FACUA han sido remitidas a las autoridades autonómicas de las ocho comunidades donde las empresas tienen sus sedes sociales: Andalucía, Castilla-la Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Islas Canarias, Madrid y País Vasco.

La lista empresas que el organismo de protección de los consumidores del Gobierno chileno podría ampliarse ya que en un comunicado, ha anunciado que estará «monitoreando el mercado para indagar a otras empresas que estén ofreciendo este producto con promesas no comprobables». Una de las marcas de pulseras fraudulentas que se comercializa en Chile es Power Balance, la más vendida en España y originaria de EEUU.

La publicidad de Biolectik, que asegura haber vendido ya entre 70 y 80 pulseras, indica que está «fabricada con exclusivos minerales traídos del Oriente que, combinados, emiten iones negativos», prometiendo mejoras en «trastornos del sueño, dolores corporales, disminución de jaquecas, recuperación más rápida después de un trabajo físico, mejoras en el estado de ánimo y vitabilidad». Afirmaciones que, como ocurre con todas las timopulseras, no están avaladas con estudios científicos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu) de Chile, que al igual que FACUA forma parte de la confederación mundial Consumers International, ha valorado la importancia de la actuación del Gobierno chileno aunque la considera insuficiente y reclama actuaciones sancionadoras contundentes por parte de las autoridades sanitarias teniendo en cuenta la magnitud del fraude.

Las pulseras ‘milagro’ siguen a la venta y ya van 14 con denuncias

FACUA-consumidores en Acción ha presentado una nueva batería de denuncias contra fabricantes y distribuidores de pulseras milagro que amplía a catorce la lista de empresas dedicadas a este fraude en España. FACUA denunció en abril y mayo ante distintos organismos del hoy Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y autoridades de Salud y Consumo autonómicas a los responsables de cuatro marcas de pulseras: Power Balance España (con domicilio en Marbella, Málaga), Ion Balance (Alcundia, Mallorca), Equilibrium (Alicante) y EFX Performance (de la empresa Rod Artwin, ubicada en Leioa, Vizcaya).

A ellas se han sumado ahora Harmony Zen (distribuida por Publipunto, con sede en Albacete), Bio-ray (Palmanova, Palma de Mallorca), Energy Ion (Barcelona), Mojo Future (Marbella, Málaga), Nikken (distribuida desde Reino Unido), NoaMagnetic (Madrid), Sabona España (Barcelona), Tecnobalance (Dos Hermanas, Sevilla), Vitalizer (Las Palmas) y Vitaljoya (Alcobendas, Madrid).

La inoperancia de las autoridades sanitarias y de protección a los consumidores ante las denuncias de FACUA ha favorecido que más empresas se hayan lanzado a la venta de estos productos que, con un lenguaje que utiliza charlatanería seudocientífica, prometen todo tipo de beneficios para la salud.

Desde mejorar el equilibrio hasta, según las marcas, aumentar la fuerza, el rendimiento sexual y mantener la juventud, pasando por combatir dolores, lesiones, ansiedad, insomnio y depresiones e incluso combatir enfermedades como artritis, artrosis, fibromialgia, osteoporosis y hasta el cáncer.

El pasado 26 de octubre, el presidente de FACUA, Francisco Sánchez Legrán, dirigió una carta a la nueva ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, en la que le reclamaba que articule medidas para retirar del mercado estos productos y sancionar a las empresas en proporción a los enormes beneficios obtenidos.

Es necesario, advierte la asociación, actuar de forma contundente contra estas empresas y también contra los personajes famosos que, pagados por ellas, han sido la clave del éxito de este negocio al aparecer con ellas en anuncios, eventos y programas de televisión y asegurar que les aportan beneficios para la salud.

Power Balance presumía en abril de haber vendido unas 300.000 unidades, lo que supondría unos ingresos de en torno a 10 millones de euros. FACUA advierte que, como es habitual con los productos milagro, si los productos de estas empresas no se retiran del mercado y las sanciones, de producirse, se limitan a unos pocos miles de euros, este negocio basado en el fraude sale redondo.

En el Ministerio de Sanidad, la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior contestó a FACUA que no tenía competencia sobre este asunto, indicando que el organismo indicado es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). La Aemps todavía no ha contestado a las denuncias de FACUA.

En otra comunicación a FACUA, la Dirección General de Salud Pública optó por indicar que el organismo competente es el Instituto Nacional del Consumo (INC), del mismo Ministerio.

El INC, que el 27 de abril lanzó un comunicado de prensa anunciando que este tipo de productos vulneran la legislación, derivó las cuatro primeras denuncias de FACUA a las direcciones generales de Consumo de Andalucía, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y País Vasco, donde tienen sus sedes sociales las empresas.

En julio, la Junta de Andalucía informó a FACUA que iniciaba expediente sancionador a Power Balance. En septiembre, el Govern balear le anunciaba otro a Ion Balance. La Generalitat Valenciana indicó a FACUA en junio que había inspeccionado a Equilibrium, pero a fecha de hoy aún no le ha aclarado siquiera si abre expediente sancionador. Por su parte, el Gobierno vasco todavía no ha informado si ha tomado alguna medida con EFX Performance, de la empresa Rod Artwin.

Más ‘pulseras milagro’ denunciadas: Equilibrium

Equilibrium es la tercera marca de pulseras milagro que denuncia FACUA-consumidores en Acción ante las autoridades sanitarias, tras Ion Balance y Power Balance. La asociación de consumidores demanda a las administraciones que actúen con la rapidez y contundencia que corresponde ante un fraude de las dimensiones que ha alcanzado este negocio, con cientos de miles de consumidores que han comprado pulseras holográficas por sus falsas propiedades seudomilagrosas.

Equilibrium, con sede en Alicante, ha sido denunciada ante la Dirección General para la Salud Pública de la Generalitat Valanciana y la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social, entre otros organismos.

Ion Balance está domiciliada en Alcudia (Mallorca), por lo que ha sido denunciada, entre otras administraciones, ante Dirección General de Salud y Participación del Govern de las Islas Baleares. Por su parte, la sede de Power Balance está en la localidad malagueña de Mallorca y FACUA la ha denunciado ante la Secretaría General de Salud Pública de la Junta de Andalucía, junto al citado organismo del Ministerio de Sanidad.

La publicidad de Equilibrium
En su publicidad, Equilibrium asegura que el holograma de sus pulseras, tarjetas y adhesivos «aumenta el núcleo de fuerza y energía en el cuerpo, además del «equilibrio, la coordinación, la resistencia», «el tiempo de recuperación», «la flexibilidad y amplitud de movimiento», «el enfoque y la concentración».

Pulsera EquilibriumEntre las propiedades seudomilagrosas que se atribuye también incluye que «reduce las enfermedades motrices» y «el dolor, el estrés, las lesiones, las fatigas».

Entre sus efectos «instantáneos, indica asimismo que «aumenta la respuesta muscular» y «ayuda a evitar el estrés». «Equilibrium mejora tu cuerpo, lo lleva a un estado de bienestar que antes no tenías», promete.

FACUA señala en sus denuncias que la empresa vulnera el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La norma prohíbe la publicidad de productos «que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta» y «que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el reindimiento físico, psíquico, deportivo o sexual».

Asimismo, incurre en publicidad engañosa, definida en el artículo 4 de la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, como la que «de cualquier manera, incluida su presentación, induce o pueda inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico».

Denunciadas también las pulseras Power Balance

En la tienda online de la empresa que vende las pulseras Power Balance un supuesto testimonio asegura: «mi madre con artrosis en una pierna ha dejado de usar muletas, ya que no cojea ni un 5% de lo que lo hacía antes». FACUA-consumidores en Acción ha denunciado a Power Balance por atribuir propiedades seudomilagrosas a sus pulseras y otros productos como colgantes, tarjetas plásticas y pegatinas. Recientemente, FACUA ha denunciado también otros productos milagro similares, de la empresa Ion Balance con sede en las Islas Baleares.

Las denuncias han sido remitidas, entre otros organismos, a la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social y la Secretaría General de Salud y Pública de la Junta de Andalucía. Power Balance tiene su sede social en la localidad malagueña de Marbella.

Pulsera Power BalanceEn su publicidad, la empresa asegura que sus productos contienen un holograma con una frecuencia que «brinda al cuerpo nuevamente un estado de armonía y equilibrio como lo tuvo antes de la contaminación por sustancias químicas, comidas rápidas, la falta de ejercicio y el estrés».

Power Balance asegura que con sus artículos se logra el «aumento del equilibrio, la fuerza, flexibilidad, resistencia, enfoque, coordinación y ritmo».

FACUA argumenta en sus denuncias que la empresa vulnera el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La citada norma prohíbe la publicidad de productos, materiales, sustancias, energías o métodos «que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual», «sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento».

La publicidad de Power Balance también incurre en otra práctica prohibida en dicho Real Decreto, ofrecer «testimonios de personas famosas o conocidas por el público». En ella aparecen famosos como el tensita Manolo Santana, los surfistas Pablo Gutiérrez y Courtney Conlogue, la corredora de Four Corss Eva Castro, el baloncestista Shaquille O’neal y el piloto de Fórmula 1 Rubens Barrichello.

Los productos milagro están de moda: hasta Ryanair vende relojes milagrosos en sus vuelos

Ahora son unos relojes de la marca Breo los que supuestamente son beneficiosas para la salud por estar fabricados con un mineral mágico denominado Turmalina. Más leña al amplio catálogo de timos comunes. Y los comercializa la aerolínea Ryanair a público español en sus vuelos. Por ello FACUA-consumidores en Acción ha denunciado a Ryanair ante las autoridades de Salud y Consumo por vender estos supuestos relojes milagrosos.

De momento, el Instituto Nacional del Consumo ha trasladado el caso a las autoridades de Irlanda y el Reino Unido, donde tienen sus sedes Ryanair y la empresa fabricante de los relojes, Breo.

En el catálogo que Ryanair reparte en sus aviones se atribuye a estos relojes, de la marca Breo, la capacidad de «aumentar la concentración y la desintoxicación natural del cuerpo», además de «mejorar el sueño, la relajación, la meditación», así como » la vitalidad y el movimiento». Generalmente, estos productos milagro carecen de base científica.

En España, estos relojes también se venían vendiendo a través de Internet en la web relojesbreo.es. Pero tras las denuncias de FACUA, las autoridades competentes del Reino Unido han comunicado al INC que el propietario de la marca ha emprendido actuaciones que han provocado el cierre de «la página española donde se hacía la publicidad engañosa de los productos Breo, probablemente falsificados».

En cualquier caso, FACUA advierte que en la web del fabricante, breo.com, también se hace mención de los supuestos poderes milagrosos de sus relojes.

Relojes de Turmalina, collares cuánticos, pulseras del equilibrio…

Los relojes de Turmalina y los collares cuánticos son los últimos abalorios seudomilagrosos denunciados por FACUA tras el caso de las pulseras del equilibrio de Power Balance y otras trece empresas.

En las últimas semanas, la asociación ha denunciado a cuatro firmas que comercializan en España colgantes a los que atribuyen propiedades terapéuticas por su supuesta capacidad de aislar radiaciones: Q-link, Dalimara Quantum, Quantum Science y Cinco Estrellas.

Todas estas empresas incurren en publicidad engañosa y vulneran el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La citada norma prohíbe la publicidad de productos, materiales, sustancias, energías o métodos «que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual», «sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento».

Del caso Power Balance, cuya sede en España está en la localidad malagueña de Marbella, sólo trascendió una ridícula multa de 15.000 euros impuesta por la Junta de Andalucía, que no permitió a FACUA recurrirla. La firma presumió en su día de haber vendido más de 300.000 pulseras, lo que le habría reportado ingresos de en torno a 10 millones de euros.

El fraude de las pulseras Ion Balance

Los productos de la marca Ion Balance prometen reducir «el dolor» y ayudar a la «curación de lesiones», «mantener la juventud» y «combatir las células cancerosas». Sin embargo, no son tales. FACUA-consumidores en Acción ha denunciado ante las autoridades sanitarias el fraude que representan unas pulseras que se atribuyen todo tipo de propiedades seudomilagrosas para la salud.

Comercializadas por la empresa Ion Balance, las pulseras y otros de sus denominados «productos energéticos» prometen reducir «el dolor» y ayudar a la «curación de lesiones», «mantener la juventud» y «combatir las células cancerosas».

FACUA ha denunciado a la empresa ante la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social y la Dirección General de Salud y Participación del Govern balear, donde Ion Balance tiene su sede social, entre otros organismos.

Capacidades infinitas

A través de su página web y un folleto publicitario, la empresa atribuye un sinfín de capacidades terapéuticas a su pulsera: «reduce la inflamación y el dolor asociado con la inflamación y promueve la curación más rápida», «promueve la expansión de los vasos sanguíneos, mejorando así la circulación sanguínea», «mejora los sistemas inmunológico y endocrino», ayuda a mantener la juventud», «alivia la rigidez, dolor e inflamación asociados con el envejecimiento»…

Pulseras Ion BalanceTambién asegura que la pulsera «ayuda a combatir las células cancerosas», «fomentará la curación de las lesiones y cortes de menor importancia», «restaura el equilibrio de neurotransmisores para controlar la ansiedad, la depresión, falta de apetito, niveles hormonales» y añade que «en resumen la mayoría de las dolencias pueden mejorar o aliviarse con un adecuado equilibrio energético corporal».

Además de incurrir en publicidad engañosa, prohibida por la Ley 34/1988, de 11 de nviembre, General de Publicidad, la empresa vulnera el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria, que prohíbe la publicidad de aquéllos que «proporcionen seguridades de alivio o curación cierta».

El citado Real Decreto prohíbe la publicidad de los productos «que se destinen a la prevención, tratamiento o curación de enfermedades transmisibles, cáncer y otras enfermedades tumorales, insomnio, diabetes y otras enfermedades del metabolismo».

La norma tampoco permite la publicidad de productos «que sugieran o inqiduen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual» o «que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento».

Si quieres leer más noticias como El fraude de las pulseras Power Balance, te recomendamos que entres en la categoría de Ocio - Tecnología.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies