10 juegos de cartas de toda la vida para divertirse

10 juegos de cartas de toda la vida para divertirse
NOTICIA de Jessica Pascual
11.12.2021 - 10:50h    Actualizado 17.12.2021 - 12:08h

El ‘Burro’, el ‘Cinquillo’, ‘Las 7 y media’, ‘La escoba’… ¿Te suenan? Estos tradicionales juegos de cartas de toda la vida son una apuesta segura para pasar un buen rato con amigos o en familia. Jugar a las cartas es una actividad muy divertida e ideal para disfrutar de una buena sobremesa, para pasar la tarde en la piscina o para echarte unas risas con tus amigos durante una velada nocturna. A continuación te explicamos cómo jugar a los 10 mejores juegos de cartas de la baraja española que te harán pasar un rato muy entretenido. Aunque si te gustan más las cartas de póker, aquí te explicamos cómo jugar al póker.

La baraja española ofrece una gran cantidad de juegos divertidísimos tanto para niños como para adultos. Y todos los que exponemos a continuación son perfectos para disfrutar en familia porque son muy fáciles de aprender y de jugar. Tan sólo necesitas una mesa, una baraja de cartas y muchas ganas de pasártelo bien. Y si no tienes una baraja, aquí te dejamos algunos ejemplares de baraja de cartas española que puedes comprar.

El Burro

El objetivo de este juego es que un jugador consiga tener en su mano cuatro cartas del mismo palo (copas, oros, espadas o bastos). Es un juego muy sencillo, por lo que es ideal para jugar con niños pequeños.

Lo primero que hay que hacer antes de empezar a jugar es seleccionar las cartas con las que vais a jugar en función del número de jugadores que participéis. Hay que sacar cuatro cartas (el mismo número de los cuatro palos) para cada jugador, por tanto, si sois cuatro, hay que sacar 16 cartas, para que cada jugador tenga cuatro cartas en su mano. Por ejemplo:

  • Todos los ases = 4 cartas
  • Todas las sotas = 4 cartas
  • Todos los caballos = 4 cartas
  • Todos los reyes = 4 cartas

Cuando tengáis las 16 cartas ya seleccionadas, hay que mezclarlas y repartirlas boca abajo. Se reparten cuatro por jugador. Al darles la vuelta verás que tienes en la mano cartas de diferentes palos y números. En cada turno, tienes que quitarte una carta de la mano (la que quieras descartar), ponerla boca abajo y pasársela al jugador de al lado. El movimiento de cartas se realiza de forma simultánea entre todos los jugadores.

El objetivo es usar la estrategia para quitarte las cartas que no te interesan y quedarte con el palo que crees que antes puedes completar. Cuando un jugador consiga las cuatro cartas iguales tiene que poner rápidamente la mano encima de la mesa, en el centro, y el resto de jugadores hacer lo mismo. El jugador más lento, que haya puesto la mano en la mesa en el último lugar, tendrá la ‘B’ de burro. El jugador que antes complete la palabra ‘BURRO’ pierde.

En este juego pueden participar entre 4 y 10 jugadores, por lo que es perfecto para jugar si sois muchas personas. Eso sí, hay que amoldar el número de cartas en función al número de jugadores. Recuerda que siempre hay que sacar un número de todos los palos por cada jugador, es decir, cuatro cartas por cada uno.

A continuación te dejamos un vídeo que simula una partida de El Burro para que veas las reglas del juego de una manera más visual:

El cuadrado

Este juego es muy parecido al Burro, pero con la diferencia de que este sólo puede jugarse por parejas, así que tenéis que ser pares y, como mínimo, cuatro personas para competir entre las dos parejas.

Lo primero que tienes que hacer antes de empezar a jugar es colocarte en frente de tu pareja y acordar una contraseña secreta para comunicaros cuando alguno de los dos consiga hacer el cuadrado. El objetivo es reunir cuatro cartas del mismo número. Por ejemplo, las cuatro cartas del número 7 (bastos, copas, espadas y oros).

Para empezar a jugar se reparten 4 cartas a cada jugador y se colocan otras cuatro boca arriba en la mesa. El resto de la baraja se queda en la mesa en un montón, boca abajo. Cuando empiece el juego, cada jugador tiene que intercambiar las cartas que no quiera de su mano con las de la mesa. En esta jugada hay que ser rápido para que otro no te quite la que te interesa.

Después de hacer todos los cambios que quieran los jugadores, si las cartas de la mesa ya no le sirven a nadie, hay que desecharlas y sacar otras cuatro del montón.

Y se repite el proceso de nuevo hasta que algún miembro consiga hacer el cuadrado. Cuando un jugador lo consiga, debe transmitirle a su compañero la seña secreta para que diga en alto ¡Cuadrado! y habréis ganado la partida. Si el equipo contrario detecta que os estáis haciendo señas puede decir ¡Corto cuadrado! e interrumpir la partida.

Cinquillo

El cinquillo es un juego de cartas que, como puede deducirse de su nombre, gira en torno a la carta número cinco. El objetivo del juego es formar una escalera ascendente o descendente a partir de una carta con el número cinco que esté puesta en la mesa. El jugador que antes consiga desprenderse de sus cartas, gana.

Primero se reparten todas las cartas, independientemente del número de jugadores. Para saber quién empieza, el jugador que tenga el 5 de oros tiene que decirlo y comenzar la partida. Este jugador debe poner el 5 de oros boca arriba encima de la mesa.

El siguiente jugador tiene que continuar la escalera, poniendo el 6 de oros o el cuatro del mismo palo. Si no tiene ninguna de las dos cartas puede hacer dos cosas:

  • Pasar el turno
  • Si tiene un cinco de otro palo diferente, ponerlo en la mesa.

Y así sucesivamente porque durante la partida tienen que formarse las escaleras de los cuatro palos de la baraja. En este juego se utilizan las 40 cartas y es un juego que pueden participar entre dos y seis jugadores.

A continuación puedes ver una demostración del juego del cinquillo.

Las 7 y media

Las 7 y media es un juego muy sencillo que consiste en hacer pequeñas sumas con las cartas para acercarte lo máximo posible a la cifra 7 y medio. Sin pasarse de ese valor. Quién se más cerca se quede de 7 y medio por debajo sumando sus cartas gana.

Se juega con la baraja al completo y no hay un número límite de jugadores, sino que hay total libertad en la composición del grupo. Eso sí, si sois muchos, quizá necesitéis dos barajas. La clave de este juego es que todas las figuras (sota, caballo y rey) tiene un valor de ‘media’ y el resto de cartas valen lo que marcan.

A cada jugador se le da una carta boca abajo. Al empezar la partida hay que mirar la carta y valorar si merece la pena arriesgarse para pedir otra y no pasarse de 7 y medio o plantarse.

  • Por ejemplo, si tienes un 6 de espadas, no te merece la pena arriesgarte porque o te sale un as o una figura o has perdido por haberte pasado de 7 y media.
  • Si, por el contrario, te sale un as, tienes mucho margen hasta 7 y media y te interesa seguir pidiendo cartas. En cada ronda cada jugador puede recibir como máximo una carta. Las cartas que pidas quedarán al descubierto, a diferencia de la primera que te han repartido, que debe permanecer boca abajo.

El mentiroso

El objetivo de este juego es engañar a todos tus contrincantes para quedarte sin cartas en la mano. En este juego pueden participar entre 2 y 10 jugadores. Lo que debes saber antes de jugar es que todos los ases (el de oros, copas, espadas y bastos) son comodines, es decir, que puedes utilizarlos como cualquier otra carta que te haga falta.

Para empezar a jugar se reparten todas las cartas, independientemente del número de jugadores que haya. La mecánica del juego es sencilla. Después de repartir las cartas, en cada turno, los jugadores tienen que poner una, dos, tres o cuatro cartas en el centro de la mesa (boca abajo) y decir el número o figura que es.

Y al jugador que le toque el siguiente turno tiene que decidir si lo que ha dicho el anterior jugador es verdad o no.

  • Si se lo cree, le toca echar la carta que quiera boca abajo, sino, tiene que levantar la carta del compañero anterior.
  • Si el jugador anterior ha dicho la verdad, el que ha levantado las cartas tiene que quedarse con el montón de cartas que haya en la mesa. Si el jugador anterior ha mentido, es este el que tiene que quedarse con todas las cartas que haya en la mesa.

La escoba

Al igual que las 7 y media, este juego de cartas consiste en hacer pequeñas sumas. El objetivo de la partida es agrupar cartas que sumen 15. Gana el jugador que más más grupos de cartas que sumen 15 consiga tener en la mano. La suma tiene que ser exacta.

Es un juego para dos o tres personas. Se utiliza la baraja entera y lo que debes saber antes de empezar es que la sota vale 8 puntos, el caballo 9 y el rey 10. Además, los oros y los 7 tienen puntuación extra en la partida.

Se utiliza la baraja completa. Hay que repartir 3 cartas a los jugadores y poner cuatro boca arriba en el centro. El juego consiste en sumar 15 combinando las cartas de tu mano con las que hay en la mesa. Cuantas más utilices, mejor.

Cada vez que un jugador despeje las cuatro cartas de la mesa de golpe porque al sumarlas y combinarlas con alguna de las que tiene en la mano suman 15, hace escoba.

Aquí puedes ver un vídeo explicativo de cómo jugar una partida a la escoba:

Los seises

Es una versión de la escoba. La única diferencia es que en este caso el juego gira en torno al número 6 y no al 5.

El relojito

El relojito es muy juego muy sencillo que requiere máxima concentración, rapidez y agilidad visual. El juego consiste en quedarse sin cartas en la mano y la mecánica es muy sencilla:

Se reparten todas las cartas a los jugadores, pero no se pueden mirar, tienen que ponerse en la mano boca abajo. El sentido del juego tiene que ser el de las agujas del reloj.

El jugador que empieza tiene que echar la primera carta de su montón boca arriba encima de la mesa y decir ‘As’. El siguiente tiene que hacer lo mismo y decir ‘2’ y así sucesivamente hasta el rey y vuelta a empezar siguiendo el orden de la baraja.

Si un jugador echa una carta y coincide con el número que dice en voz alta y el siguiente jugador se da cuenta, tiene que quedarse con todo el montón de la mesa. Si el siguiente jugador no se da cuenta, es este el que tiene que quedarse con el montón. Pierde el que más cartas tenga en la mano al finalizar la partida.

El culo

En este juego de cartas hay cuatro figuras importantes:

  • Presidente
  • Vicepresidente
  • Culo
  • Viceculo

El objetivo del juego es quedarse sin cartas. Gana el que antes lo consiga. Para ello, se reparten todas las cartas de la baraja y, cuando tengas tu mano, tienes que agrupar las cartas en pares o tríos.

El primer jugador tiene que tirar una, dos, tres o cuatro cartas que tienen que ser iguales (dos cartas con el número 2 o tres cartas con el número 4, por ejemplo), en función de la combinación que tenga en la mano. Y el resto tiene que ajustarse al número de cartas que ponga el primero encima de la mesa.

Las cartas que salgan a la mesa tienen que ser todas iguales, del mismo número o figura. Cada ronda termina cuando un jugador eche las cartas más altas.

Los dos mejores son presidente y vicepresidente y los dos peores son culo y viceculo. Esto influye porque antes de iniciar la siguiente partida los dos peores tienen que darle las dos mejores cartas a los dos mejores. Y los mejores darle las dos peores cartas a los dos perdedores.

Solitario

Y si no tienes a nadie con quién jugar y estás aburrido, siempre puedes recurrir al solitario. Hay muchos tipos de juegos de cartas del solitario, pero aquí te vamos a explicar uno de los más sencillos de jugar, pero de los más complicados de ganar.

Coge la baraja y mezcla las cartas. Con el montón boca abajo, tienes que sacar las cartas de dos en dos e intentar formar las escaleras de los cuatro palos en orden ascendente, del as hasta el rey. Puedes ver una demostración en el siguiente vídeo:

Si quieres leer más noticias como 10 juegos de cartas de toda la vida para divertirse, te recomendamos que entres en la categoría de Entretenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >