Novedades para las rebajas de verano tras la nueva Ley


Novedades para las rebajas de verano tras la nueva Ley

A las puertas de que los comercios cuelguen el cartel de rebajas de verano, muchos rebajeros esperan el primer ciclo estival en el que está vigente la nueva legislación que afecta a las rebajas y que se aprobó el pasado mes de julio de 2012. Así, es buen momento para recordar los cambios y derechos de que gozan los consumidores tras las modificaciones:


– Uno de los cambios principales afecta al propio periodo de rebajas, ya que mientras antes eran dos periodos concretos de tiempo (uno en invierno y otro en verano) fijados por cada autonomía y dentro de los cuales cada comercio escogía un mínimo de una semana y un máximo de dos meses, ahora los periodos se liberalizan por completo, de forma que tanto los periodos como la duración de los mismos pueden ser elegidos libremente por la tienda. En este sentido, el consumidor sí conserva el derecho de conocer cuál es el periodo de rebajas, que debe aparecer publicitado en el establecimiento de forma visible.

– La nueva ley también amplía la cantidad de artículos que pueden incorporarse a la tienda durante las rebajas, ya que si bien antes se obligaba a que los productos rebajados hubieran estado a la venta hasta un mes antes, ahora sólo se especifica que deben haber estado a la venta en algún momento anterior. Así, mientras que sigue vigente el derecho principal de los consumidores en rebajas (los productos sólo bajan de precio, pero nunca de calidad) y no se deben admitir prendas deterioradas como rebajas, cabría preguntarse si la nueva fórmula que menciona la ley podría abrir la puerta a la venta de productos que, por ejemplo, puedan ser de fuera de temporada, por lo que sería interesante que la administración intensificara los controles para vigilar esta circunstancia.

– Respecto a las fórmulas de venta, se modifica el concepto de las promociones, permitiendo realizarlas en cualquier momento e, incluso, que el establecimiento compre determinados productos para venderlos directamente como promociones; los saldos se refieren solo a productos deteriorados, mientras que las liquidaciones aumentan de tres meses a un año el plazo máximo para realizarlas, independientemente del motivo legal. Otra novedad es que se permite que estos tipos de venta se den al mismo tiempo en un establecimiento sobre distintos productos. Eso sí, los artículos rebajados deben estar bien separados de aquellos que no tengan rebaja.

– Recordemos también el derecho de que, junto al precio original, aparezca el rebajado. En este sentido, según un reciente informe de la Comisión de Cooperación de Consumo del Instituto Nacional del Consumo, poner únicamente el porcentaje de descuento sobre el precio inicial no se ajusta a la legalidad al no ofrecer al usuario el precio final del producto, por lo que es ese precio final el que debemos exigir.

– Respecto al resto de derechos más habituales, recordemos que se debe admitir el pago con tarjeta si se permite durante el resto del año, que no debe existir ninguna restricción a las garantías de los productos defectuosos o deteriorados y que, como regla general, se deben mantener los mismos plazos de cambios y devoluciones (para los productos no defectuosos), siempre que la tienda no muestre de forma clara y visible una modificación de su política para el periodo de rebajas.

– Y recordemos que para poder ejercer estos derechos es fundamental exigir y conservar el tique de compra, que nos permitirá reclamar y, por ejemplo, hacer uso de la garantía.

Diez consejos para beneficiarse de las rebajas

Limitar las compras en rebajas y no dejarse manipular por la publicidad consumista son algunos de los consejos que recomienda la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación. Porque, para este periodo difícil para el presupuesto de las familias, las rebajas son una buena ocasión para realizar compras pendientes, aunque no se debe comprar por encima de las necesidades ni de las posibilidades económicas.

Como cada año, las rebajas de verano, que empiezan hoy en la Comunidad de Madrid, se anuncian con descuentos «record» y ofertas «inmejorables», prometiendo ahorro sustancial a unos consumidores preocupados con su situación económica actual y futura. El Instituto de Crédito Oficial (ICO), anunció a principios de este mes que la confianza de los consumidores registró en mayo una fuerte caída, al descender 13,1 puntos, debido a la disminución de los indicadores de expectativas, sobre todo el del empleo, y de la situación actual.

Pero en este período tan propicio a las denominadas «compras compulsivas», es recomendable tener en cuenta algunos consejos que le pueden ayudar a realizar compras inteligentes y evitar las de aquellos productos que, posteriormente, puedan ser origen de alguna reclamación:

1º- Limitar las compras a los productos realmente necesarios, sin dejarse manipular por la avalancha publicitaria que invita al consumismo despilfarrador. El verdadero ahorro no consiste en acaparar productos cuyos precios se han reducido considerablemente, sino en gastar lo mínimo posible para satisfacer necesidades reales y no las creadas artificialmente por la publicidad.

2º- Después de hacer el inventario de sus armarios, elaborar una lista de los artículos que se necesitan y darse un presupuesto máximo (es aconsejable llevar este importe en efectivo y prohibirse el uso de las tarjetas).

3º- Evitar las compras en establecimientos que incumplan los requisitos obligatorios de información sobre precios (deben figurar los dos precios, el anterior y el precio en rebajas).

4º- Recordar que la alteración del precio en las rebajas se produce exclusivamente como consecuencia del cambio de estación o temporada, sin que esto deba repercutir en la calidad del producto, así que el consumidor tiene derecho a reclamar como si se tratara de un producto en venta habitual.

5º- Todos los productos que se oferten en rebajas deben haber estado a la venta durante los meses anteriores y no haber sido introducidos especialmente para venderse en esta época, aunque hay comercios que incumplen la ley fabricando productos (con una disminución de la calidad en muchos casos) para venderlos como rebajados.

6º- Antes de pagar, pregunte si admiten devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante y, por supuesto, no olvide el ticket por si tiene que cambiar el producto o presentar una queja.

7º- Si el artículo tiene algún defecto, el comerciante está obligado a cambiarlo en cualquier época del año. Los productos adquiridos en rebajas se benefician de la misma garantía que los comprados en cualquier otro momento del año.

8º- Si el comercio anuncia tarjetas de crédito o débito, está obligado a admitirlas en temporada de rebajas y sin ningún recargo.

9º- Los usuarios no deben renunciar a sus derechos, y se les aconseja denunciar los abusos y acudir a las Asociaciones de Consumidores y Usuarios para recibir asesoramiento.

10º- ASGECO Confederación recuerda finalmente que el periodo de rebajas no esta reñido con un consumo responsable y que se puede sacar provecho de las oportunidades manteniendo un consumo razonable, ético, ecológico, comprometido y sostenible.

Las irregularidades de las mejores rebajas de la historia

Valorar la necesidad, la calidad y el precio por encima de la sensación de ahorro del producto que vayamos a adquirir durante el periodo de rebajas es la clave para hacer una compra inteligente. Sin embargo, no siempre puede ser así e, incluso, a veces, los consumidores sobre las prácticas ilegales que cometen determinados establecimientos durante el las rebajas de verano, vulnerando los derechos de los consumidores y deteriorando la imagen del sector. La temporada de rebajas de verano comienza el 1 de julio y se prolongará hasta el 31 de agosto en la mayoría de las comunidades autónomas. Conoce cuáles son tus derechos ante la llegada de las tan anunciadas ‘mejores rebajas de la historia’.

La asociación de consumidores FACUA advierte que, una temporada más, se anuncia esta actividad de promoción de ventas como «la mejor de la historia», creando unas expectativas de grandes descuentos que pudieran no corresponderse con la realidad.

La organización alerta de posibles prácticas irregulares, detectadas en anteriores campañas, como que algunos establecimientos anuncien de forma engañosa descuentos del 50% y superiores, cuando sólo se aplica a un reducido grupo de artículos.

Asimismo, pudiera darse el caso de establecimientos que puedan vender productos de saldo como rebajados o que sólo apliquen descuentos a un pequeño porcentaje de productos, cuando para anunciarlas es obligatorio rebajar al menos la mitad de los artículos.

En otras ocasiones publicitan productos a precios muy bajos que luego no se encuentran. En este sentido, el consumidor tiene derecho a exigir que se le proporcione el artículo o uno de similares características al mismo precio.

Por otra parte, se pueden encontrar productos con el etiquetado manipulado para que la rebaja parezca mayor e incluso artículos traídos exclusivamente para venderse en estas fechas. Todas ellas son prácticas ilegales que vulneran las normativas en materia de Comercio y Publicidad.

FACUA demanda a las comunidades autónomas y los ayuntamientos que incrementen el número de inspecciones y sancionen las irregularidades en las que incurren determinados comercios, para reducir el número de incumplimientos de la normativa sobre rebajas que se produce en el sector.

La organización advierte que denunciará por publicidad engañosa a los comercios que incurran en este tipo de irregularidades y pide a los consumidores que reclamen si sufren algún abuso.

Consejos y recomendaciones
FACUA recomienda a los consumidores valorar la necesidad real de la adquisición de los productos, su calidad y precio actual por encima de la sensación de ahorro que les represente la bajada de su coste. Las rebajas son diferentes de otro tipo de ofertas que conllevan también una bajada del precio de los productos, como es el caso de la liquidación y los saldos.

En las liquidaciones, la disminución del precio de los productos a la venta se produce por la necesidad del establecimiento de eliminarlos rápidamente por causas extraordinarias, como pueden ser las reformas. En el caso de los saldos, dicha disminución del precio implica una menor calidad, ya que son productos deteriorados o de peores características.

La organización recuerda que hay artículos que pese a estar rebajados continúan siendo caros durante el periodo de rebajas. Asimismo, todos los productos que se oferten en rebajas, previamente deben haber estado a la venta en dichos establecimientos.

Por otra parte, FACUA recomienda que antes de pagar se solicite información por escrito sobre la admisión de devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante. Sin embargo, si el artículo está defectuoso, el comerciante está obligado a cambiarlo.

Asimismo, un producto de rebajas tiene que cumplir todas las normas de calidad y etiquetado, y el consumidor tiene derecho a reclamar como si se tratara de un producto en venta habitual. Si la compra quiere realizarse con tarjeta de débito o crédito, el establecimiento no puede negarse si durante el resto del año las acepta, ni cobrar recargo alguno por este concepto.

Cuidado con los fraudes durante las rebajas de verano

Ante el inicio de la temporada de rebajas el 1 de julio en trece comunidades autónomas, FACUA-consumidores en Acción alerta a los consumidores sobre las ofertas fraudulentas de determinados comercios y les recomienda valorar la necesidad real de la adquisición de los productos, su calidad y precio actual por encima de la sensación de ahorro que pueda representarles el porcentaje de descuento.

FACUA advierte que hay establecimientos que vulneran los derechos de los consumidores e incurren en competencia desleal falseando las rebajas, al presentar como rebajados productos que no habían estado antes a la venta o manipulando el etiquetado para hacer creer que su precio original era superior al real. También hay establecimientos que utilizan de forma engañosa reclamos como «hasta el 70%» de descuento, cuando sólo un reducidísimo porcentaje de productos alcanzan ese porcentaje.

La asociación recuerda que hay artículos que pese a estar muy rebajados continúan siendo caros durante el periodo de rebajas, por lo que el porcentaje de descuento debe ser secundario para el consumidor. Asimismo, es importante comparar calidades y precios en distintos establecimientos y tener en cuenta que la calidad y garantías de los productos deben ser las mismas que durante el resto del año.

FACUA advierte que si un establecimiento utiliza determinados productos como reclamo en su campaña publicitaria de rebajas debe tener a la venta una cantidad acorde a la demanda que pueda generar su publicidad. Si no es así, el consumidor tiene derecho a exigir que en un breve periodo de tiempo se le proporcione el citado artículo u otro de las mismas o superiores características al mismo precio.

FACUA recomienda igualmente que, antes de pagar, se solicite información por escrito sobre la admisión de devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante. En cualquier caso, si el artículo está defectuoso, el comerciante está obligado a cambiarlo.

Ofertas gancho engañosas
La organización alerta a los sobre ofertas gancho engañosas que determinados establecimientos suelen lanzar en la temporada de rebajas, vulnerando los derechos de los consumidores.

Muchos establecimientos utilizan sus campañas publicitarias el reclamo de un gran porcentaje de descuento que en realidad sólo aplican a un reducido número de productos, pretendiendo escudarse al utilizar, en letra pequeña, la palabra hasta.

También hay comercios que en los días previos a las rebajas suben los precios de muchos productos para devolverlos a su importe original el día de inicio de la campaña simulando que están rebajados. Asimismo, los consumidores pueden llegar a encontrarse productos cuyo precio original ha sido manipulado para que la rebaja parezca mayor o artículos traídos exclusivamente para venderse en estas fechas, por lo que el supuesto descuento ni siquiera existe.

Inspecciones
FACUA considera que las comunidades autónomas y los ayuntamientos deberían comenzar las inspecciones en las semanas previas a las rebajas, para realizar muestreos de productos y, posteriormente, comprobar si las rebajas anunciadas son reales. La asociación demanda sanciones ejemplarizantes para reducir el número de incumplimientos de la normativa sobre rebajas que se produce en el sector del comercio.

La asociación recuerda que las rebajas son diferentes de otro tipo de ofertas que conllevan también una bajada del precio de los productos, como es el caso de la liquidación y los saldos. En las liquidaciones la disminución del precio se produce por la necesidad del establecimiento de eliminarlos rápidamente por causas extraordinarias, como pueden ser las reformas, mientras que en los saldos dicha disminución del precio implica una menor calidad, ya que son productos deteriorados o de baja calidad.

La organización aconseja finalmente a los usuarios que defiendan sus derechos y denuncien los abusos y fraudes. Para asesorarse sobre sus derechos o cómo tramitar su denuncia, los consumidores pueden contactar con FACUA a través de su Teléfono del Consumidor, 954 90 90 90.

Los consumidores descubren irregularidades en los precios y productos de las rebajas

Durante las últimas rebajas a las que acudieron, el 61% de los consumidores vio algún producto al que habían manipulado el precio original, hinchándolo, para que el descuento pareciese mayor. También es frecuente encontrar productos supuestamente rebajados que no estaban en la tienda antes.

FACUA-consumidores en Acción ha realizado una encuesta de opinión sobre el cumplimiento de la normativa sobre comercio y publicidad durante las rebajas que pone de manifiesto un alto índice de irregularidades y la falta de control por parte de las autoridades competentes.

La encuesta «Los consumidores ante las rebajas» ha sido realizada a nivel nacional entre el 30 de junio y el 3 de julio sobre una muestra de 1.636 personas.

El 11% de los encuestados cree que esta irregularidad ocurría en todos los comercios a los que fue, el 19% en algo más de la mitad, el 11% en algo menos de la mitad y el 20% indica que en una pequeña parte de los establecimientos. El 12% opina que el falseo de precios no se dio en ningún comercio y el 27% no sabe/no contesta.

Mayor es el porcentaje de consumidores, nada menos que el 79%, que ha visto productos supuestamente rebajados que en realidad no habían estado en el comercio antes.

En este caso, el 26% cree que ocurría en todos los comercios a los que acudió, el 27% en algo más de la mitad, el 13% en algo menos de la mitad y el 14% en una pequeña parte. El 4% piensa que estas falsas rebajas no se dieron en ninguno de los establecimientos a los que fue y el 17% no sabe/no contesta.

La normativa en materia de comercio establece que para anunciar rebajas, al menos la mitad de los artículos deben contar con descuentos. Sin embargo, el 51% de los consumidores indican que durante las primeras semanas de la temporada de rebajas, en la mayoría de los comercios a los que van habitualmente el porcentaje de productos realmente rebajados no alcanza la mitad (36%) o son muy pocos (15%).

El incumplimiento de la legislación aumenta en el segundo mes de la temporada de rebajas, según los consumidores encuestados. El 56% considera que la mayoría de establecimientos que las anuncian tiene menos de la mitad (31%) o muy pocos (25%) productos rebajados.

Publicidad engañosa

En cuanto a los comercios que anuncian grandes rebajas con reclamos como «hasta el 50%» o «hasta el 60%», siete de cada diez consumidores (72%) denuncian que cuando han entrado en ellos han observado que muy pocos productos tenían ese porcentaje de descuento y el 6% llega a afirmar que no encontró ninguno. Sólo el 12% señala que casi la mitad tenía la rebaja indicada en la publicidad y el 6% que lo hacía más de la mitad.

Falta de controles de las autoridades

La encuesta de FACUA pone de manifiesto la creencia de los consumidores sobre la falta de protección de sus derechos en periodo de rebajas:

El 80% de los encuestados considera que los controles sobre el comercio son insuficientes (49%) o que hay una ausencia absoluta (31%) de ellos.

Sólo el 3% piensa que los controles son suficientes y el 17% considera que las autoridades garantizan la protección de los consumidores pero deberían aumentar aún más.

Los inspectores de rebajas no detectan los fraudes de precios

FACUA-Consumidores en Acción advierte que la gran mayoría de autoridades autonómicas de protección al consumidor pasan por alto los fraudes en rebajas al no hacer seguimientos de precios antes de su inicio para poder detectar descuentos falsos y pide que las inspecciones comiencen un mes antes a las épocas de rebajas para comprobar los precios. Existen establecimientos que pueden vulnerar los derechos de los consumidores e incurrir en competencia desleal falseando las rebajas, al presentar como rebajados productos que no habían estado antes a la venta o manipulando el etiquetado para hacer creer que su precio original era superior al real.

FACUA pide que la campaña de inspecciones comience en las semanas previas al inicio de las temporadas de rebajas, en junio y diciembre, a través de muestreos de precios que posteriormente permitan verificar si los descuentos anunciados son reales.

Segundo mes, ya no queda nada
Asimismo, la asociación advierte que en el segundo mes de las rebajas numerosos establecimientos siguen anunciándolas pese a que ya tienen muy pocos productos rebajados. La normativa establece que para poder anunciarlas, al menos la mitad de los productos a la venta deben estar rebajados.

En este sentido, la organización señala igualmente que la falta de inspecciones durante los meses de agosto provoca que las autoridades de Consumo no detecten este incumplimiento de la normativa, por lo que demanda que las comunidades autónomas emprendan una segunda campaña de inspección durante el segundo mes de rebajas y sancionen a los comercios que incumplan la regulación.

Las rebajas, ¿solución para las castigadas economías domésticas?

Desde este sábado, Madrid marca el inicio a unas rebajas que comenzarán en la mayoría de comunidades el próximo 1 de julio. El periodo de rebajas de verano llega en un momento complicado para buena parte de los consumidores, ya que la coyuntura económica actual está haciendo que los gastos corrientes de los ciudadanos se incrementen de forma exponencial de un año a otro y, por tanto, queden menos ingresos para otros desembolsos.

Así, la época comercial que ahora comienza se presenta con una expectativa incierta y que puede tener dos caras: por un lado, una buena oportunidad para ahorrar y hacer compras necesarias a un precio más bajo, por lo que es posible que en esta ocasión el porcentaje de consumidores que se espera a rebajas para comprar determinados artículos sea mayor (normalmente se sitúa alrededor del 70%); por otro, con las vacaciones a la vuelta de la esquina tampoco se van a poder hacer importantes desembolsos (de hecho, buena parte de los comercios se están adelantando a las rebajas y ofrecen desde hace unos días importantes ofertas y descuentos ante la caída del consumo).

CECU quiere recordar la necesidad de escoger adecuadamente lo que se compra en rebajas, previendo con antelación las necesidades, evitando otros gastos y exigiendo la máxima calidad y vigencia en los productos. Así, hay que entender por rebajas la venta de artículos que se ofertan a un precio inferior al fijado antes de dicho periodo. Todos los artículos que se vendan en rebajas deben haber estado a la venta con anterioridad en el establecimiento y la legislación prohíbe vender artículos defectuosos o con taras como rebajas, diferenciándolas así de los saldos (productos deteriorados u obsoletos) u otras prácticas comerciales (liquidaciones, ofertas o promociones…).

Los derechos que tienen los consumidores durante la época de rebajas son los mismos que los del resto del año, por lo que no hay que bajar la exigencia a la hora de comprar rechazando cualquier artículo defectuoso que se venda como rebaja. Sólo debemos aceptar rebajas en el precio, no en la calidad.

Ya que los principales problemas que trasladan los consumidores a CECU en periodo de rebajas llegan a la hora de tratar de hacer cambios o devoluciones es interesante puntualizar que esta es una cuestión que depende únicamente de la política de cada comercio y que éstos no están obligados a realizarlos. Normalmente, las tiendas que los admitan lo publicitarán de alguna forma en el establecimiento, aunque no está demás consultar a algún dependiente.

En el caso de que un producto sea defectuoso se entraría dentro de la legislación en materia de garantía que prevé, entre otras soluciones, el posible cambio del artículo. En cuanto al caso del pago con tarjeta, si un establecimiento permite este medio de pago el resto del año debe aceptarlo también en período de rebajas. CECU aconseja que el consumidor se informe de estas situaciones y, por qué no, que esta política comercial juegue también a la hora de decidir en qué comercio se hace una compra, premiando a aquellos establecimientos que permiten al consumidor ejercer sus derechos de forma más amplia.

Como siempre, es interesante comparar precios en distintos establecimientos, ya que puede encontrar diferencias significativas y hay que remarcar la necesidad de que junto al precio rebajado aparezca el antiguo o bien el porcentaje de rebaja que se aplica en el artículo. Es esencial guardar el ticket de compra, ya que será necesario para poder presentar cualquier reclamación y si un consumidor cree que le han negado o vulnerado sus derechos debe exigir las hojas de reclamaciones.

Dentro del periodo legalmente establecido en cada comunidad autónoma, cada establecimiento podrá elegir las fechas y la duración que desee, pero siempre con un mínimo de una semana y un máximo de dos meses. El período de rebajas y las fechas de comienzo y finalización de las mismas deben estar publicitados en un lugar del establecimiento visible para los consumidores.

En estas rebajas de verano nos gastaremos unos 60 euros de media

Los españoles nos gastaremos una media de 60 euros en las rebajas de verano que empiezan este domingo 1 de julio. El gasto de los consumidores aumenta un 16,6% respecto a 2011, cuando nos gastamos 50 euros de media, pero queda muy lejos de los 130 euros de media que invertimos en las rebajas del año 2006. La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes, FUCI, ha realizado este estudio de gasto en rebajas a nivel nacional para conocer los hábitos los españoles en la temporada de rebajas que se generalizarán por todo el territorio nacional, si bien comunidades como Madrid ya las han empezado. Esta radiografía de los consumidores ha sido realizado mediante una encuesta a 1.500 consumidores, realizada entre la segunda quincena del mes de mayo y la primera semana de junio.

Muy significativo es el hecho de que este año desciende un 20% el número de consumidores que comprará en rebajas, pero aumenta el gasto previsto de los que comprarán. Así, siete de cada diez españoles tiene previsto comprar en el periodo de rebajas con un gasto medio previsto de 60 euros, frente a los 50 de 2011, es decir, un 16,6% más.

Para el presidente de FUCI, Gustavo Samayoa, estos datos tienen su explicación en el hecho de que «hay una parte muy importante de la población que no tiene dinero para comprar ropa y calzado ni siquiera en rebajas, debido a que la crisis económica les está asfixiando, mientras que otros españoles han decidido esperar a las rebajas para aprovechar los descuentos. Los caprichos de años anteriores se han acabado y ya solo se compra lo estrictamente necesario».

Lo más comprado en rebajas
La ropa y/o complementos siguen siendo los artículos más demandados en rebajas por los consumidores, mientras que los artículos de tecnología y mobiliario pierden adeptos. Así, ocho de cada diez mujeres reconoce que comprará ropa y/o calzado, porcentaje que se reduce a un 66% en el caso de los hombres.

Los centros comerciales y grandes almacenes son los lugares preferidos para comprar por la mayoría (71%), mientras que solo uno de cada diez comprará en tiendas de barrio.

Menos marcas
Sobre las medidas de ahorro previstas, el 22% de los consumidores evitará las marcas, un 29% comprará lo que está más rebajado y un 47% sólo lo que necesitan. Sin embargo, solo un tercio de los españoles son previsores y harán una lista en función de su economía, el resto comprará «a ciegas».

Gasto por comunidades
Madrid, País Vasco y Cataluña serán las autonomías más consumistas, mientras que Murcia, Extremadura y Canarias serán las que menos gasto harán durante los dos meses que duran las rebajas.

CC.

AA

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006

ANDALUCIA

61

50

65

90

95

108

123

ARAGON

58

48

60

85

87

104

121

ASTURIAS

57

45

61

82

85

103

117

BALEARES

65

55

70

90

100

120

134

CANARIAS

46

42

55

90

84

97

114

CANTABRIA

58

50

62

81

89

112

126

CASTILLA LEÓN

56

48

64

86

91

117

132

CASTILLA LA MANCHA

60

50

65

90

90

116

136

CATALUÑA

72

57

72

95

105

124

140

EXTREMADURA

48

40

59

80

85

100

112

GALICIA

59

50

58

81

88

107

122

MADRID

75

60

75

105

115

134

148

MURCIA

50

40

60

88

92

123

138

NAVARRA

62

55

70

95

95

125

135

PAIS VASCO

68

58

69

98

102

120

139

RIOJA

60

50

68

100

107

123

133

VALENCIA

65

52

72

102

110

127

140

60 €

50 €

65 €

90 €

95 €

115 €

130 €

Recomendaciones
Por otro lado, un año más se observa un importante desconocimiento de los derechos y deberes de los consumidores. Un buen ejemplo es el hecho de que sólo un 23% de los españoles conoce que la garantía de los bienes de carácter duradero es de dos años, lo que a juicio de Samayoa indica que «hay todavía un gran desconocimiento de los derechos y deberes de los consumidores que, en ocasiones, es aprovechado por algunos comerciantes sin escrúpulos que intentan hacer negocio a cualquier precio sin importarles vulnerar los derechos de los consumidores».

Por último, desde la FUCI se aboga por un consumo racional, calculado y exigente durante las rebajas recordando que éstas son en el precio y no en la calidad y recomendando seguir estas pautas:

Fijar un presupuesto previo y respetarlo al máximo, haciendo una lista de las compras necesarias.

Revisar con atención las etiquetas, en las que debe figurar la talla, composición y tratamiento aconsejable de lavado en el caso de prendas textiles. Aquellas que carecen de información o en las que ésta es deficiente incumplen la norma y engañan al consumidor.

– Observar que en cada producto se indica, de forma clara, el precio anterior y el precio rebajado o en su defecto, el porcentaje de rebaja.

– Si compra un bien de carácter duradero, la garantía es por un periodo de dos años. Si tiene que reclamar durante los primeros seis meses será el comerciante el que deba probar que el defecto del producto sobre el que se reclama no es de fabricación.

– El establecimiento debe aceptar las devoluciones y/o cambios de los productos defectuosos, cuya venta está prohibida en rebajas.

– Debe exigir y guardar siempre el justificante de compra como única garantía ante una posible devolución o reclamación.

Derechos en rebajas
Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través del Instituto Nacional de Consumo, los ciudadanos mantienen todos sus derechos ante la oferta de productos y servicios. Éstas son las principales advertencias:

– Los artículos que se ofrezcan rebajados tienen que ser productos de la oferta habitual de los establecimientos y haber sido puestos a disposición de los consumidores con anterioridad – Los productos con descuentos deben de indicar el precio antiguo y el rebajado.

– Los productos y servicios ofertados en rebajas tienen que cumplir las mismas condiciones de garantía y seguridad que en periodos normales de venta.

– Los establecimientos están obligados a aceptar los mismos medios de pago y en las mismas condiciones que en periodos normales de oferta.

Cualquier restricción que pudiera existir en la oferta de rebajas (limitación del número de unidades puestas a la venta, limitación del número de unidades por persona…) debe ser claramente anunciada y estar a disposición de los consumidores con antelación a la venta.

Consejos para aprovechar las rebajas de verano

¿Vas a aprovechar las rebajas para comprar lo que necesita? Tenga en cuenta que en las rebajas se recortan los precios, pero nunca sus derechos. Para sacar partido a los buenos precios de las rebajas sin tener problemas, hemos preguntado a los expertos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que nos han destacado los siguientes consejos y precauciones cuando vamos a comprar en rebajas: Piense de antemano lo que necesita: hacer listas es una buena manera de evitar compras impulsivas.

Las normas establecen que los productos deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante, al menos, un mes y su calidad no puede diferenciarse en nada de la que tenían antes de estar rebajados.

Los objetos rebajados deben mostrar su precio original junto al rebajado, o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.

En algunos establecimientos se establecen unas condiciones especiales para las compras en periodo de rebajas (sobre la aceptación del pago con tarjeta, las devoluciones, etc.). Pueden hacerlo, pero debe indicarse expresamente. En caso de duda, pregunte al responsable del establecimiento.

Conserve el tique de las compras, pues los necesitará para cualquier posible reclamación, cambio, etc.

El servicio postventa y la aplicación de la garantía son iguales, independientemente de que compre el producto durante las rebajas.

Si tiene algún problema durante las rebajas, actúe igual que en cualquier otro momento. En el periodo de rebajas se recortan los precios, pero nunca los derechos que usted tiene como consumidor. Por tanto, si no consigue una solución amistosa, pida la hoja de reclamaciones (debe tenerlas cualquier establecimiento) y plasme en ella su queja. Al hacer valer sus derechos beneficia a los demás consumidores, pues hace que los comercios se esfuercen por mejorar la atención al cliente.

El consejo de la OCU es que, en lo posible, procure elegir establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, que ofrecen más garantías al comprador (en caso de desacuerdo se prestarán a resolver sus diferencias con el cliente de una manera rápida y gratuita).

La ropa de temporada se vende más que la de rebajas

La compra de prendas de vestir rebajadas ha caído un -7% en volumen entre enero y mayo, según se desprende de ‘Worldpanel Fashion’, el panel de consumidores especializado en información del sector textil de la consultora Kantar Worldpanel. En cambio, el número de prendas no rebajadas compradas se mantiene respecto al periodo anterior, lo que en conjunto conlleva a una evolución del total sector «vestir» del -3,8%, arrastrada por la tendencia negativa del producto rebajado durante los primeros meses del año. ¿Los motivos? Menor número de compradores y menores precios en la ropa de temporada.

Esta evolución dispar ha favorecido que gane peso el producto no rebajado: el 50% de las prendas de textil compradas entre enero y mayo eran no rebajadas, cuando el mismo periodo de 2009 tenían más peso los productos rebajados (52% era rebajado y 48% no rebajado).

Kantar Worldpanel identifica dos factores clave que explican el retroceso del producto rebajado:

* Menos compradores: un millón de españoles ha dejado de comprar producto rebajado en los primeros meses del año (frente a 400 mil compradores menos del producto no rebajado).

* Las prendas no rebajadas también han disminuido sus precios, con lo cual «el consumidor ya no tiene que esperar a las rebajas para hacer compras más económicas», según apunta Rosa Pilar López, Sector Director de Kantar Worldpanel.

Como consecuencia, la evolución del sector en valor en los 5 primeros meses del año ha caído hasta el -8,6%, llegando hasta un -12,6% entre los productos rebajados, y un -4,4% entre los no rebajados.

% Evolución Volumen% Evolución ValorGasto Medio en periodo
Prendas Rebajadas-7,0%-12,6%128 euros (-9%)
Prendas No Rebajadas+0,2%-4,4%141 euros (-3%)
Fuente: ‘Worldpanel Fashion’ de Kantar Worldpanel Enero – Mayo 2010 vs. Enero – Mayo 2009

Rosa Pilar López añade: «en este contexto, el periodo de rebajas estivales que dará comienzo mañana en la mayor parte de España supone un gran reto para el sector. La tendencia de los primeros meses del año, junto con la subida del IVA también efectiva mañana y el mayor racionamiento por parte del consumidor hacen que la campaña de este año se presente incierta para el sector».

También puedes conocer todos los detalles de las rebajas de enero.

Si quieres leer más noticias como Novedades para las rebajas de verano tras la nueva Ley, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp