>
Compartir
WhatsApp

Qué hacer si la aseguradora declara un siniestro total del coche tras un accidente

Qué hacer si la aseguradora declara un siniestro total del coche tras un accidente
NOTICIA de Jessica Pascual
16.05.2023 - 14:57h    Actualizado 16.05.2023 - 14:57h


Un pequeño golpe o accidente en un coche viejo, de más de 10 años, puede acabar convirtiéndose en una auténtica faena si la compañía declara que el vehículo ha quedado siniestro total. Porque ante estas situaciones, la compañía ofrece una indemnización al conductor que suele ser menor que lo que cuesta la reparación y el afectado sale perdiendo por partida doble, por tener que pagar al seguro y, además, costear parte de la reparación.

¿Pero, existen alternativas a esta situación? ¿Es posible negociar con la aseguradora para que pague más por la indemnización? Consulta todos los detalles sobre qué hacer si la aseguradora declara un siniestro total tras un accidente para que el afectado no salga tan perjudicado.

Qué significa que el seguro declare siniestro total

Una aseguradora declara que un vehículo queda siniestro total cuando los gastos que suponen la reparación por un accidente de tráfico, un robo o cualquier otro daño que sufra, son superiores al valor venal del coche o a su precio del mercado. En concreto, las aseguradoras suelen declarar este siniestro total cuando el valor de la reparación supera el 75 % o asciende hasta el 100 % del valor del coche.

Este es un dato que debe constatar un perito tras un examen exhaustivo del vehículo y que, si se verifica, el seguro declara que el coche ha quedado siniestro total y, por tanto, procede a ofrecer una indemnización al asegurado que es titular del vehículo.

Cuál es el problema de que declaren el coche siniestro total

Los problemas relacionados con los coches que se declaran siniestro total es que, en muchos casos, el accidente o daño sufrido no los inutiliza. Es decir, que son coches que tras una reparación pueden seguir circulando perfectamente, pero la compañía no cubre el precio total que cuesta el arreglo, sino una cantidad menor. Esta es una situación habitual que ocurre con los vehículos más viejos del mercado. Su valor venal o precio libre es muy bajo y, por tanto, las compañías los declaran siniestro total ante accidentes o daños prácticamente menores.

Un ejemplo de ello puede ser el de un coche de 15 años de antigüedad que sufre un accidente. El coste de la reparación asciende a 3.500 euros, pero el valor venal del vehículo apenas llega a los 2.500 euros. En estos casos, la compañía decide declarar siniestro total y ofrecer la indemnización por el valor del coche. El problema es que, en el caso de querer arreglar el vehículo, el conductor debe asumir la diferencia del precio del arreglo. O en el caso de desechar el vehículo y querer comprar otro, con esos 2.500 euros la oferta se reduce tanto que es probable que no encuentre ningún modelo que se ajuste a sus necesidades y que pueda cubrir con ese precio.

Ante esta situación, el gran perjudicado es el titular del vehículo, que además de tener que pagar el seguro, ante este caso, tiene que asumir gran parte del coste de la reparación por tener un coche antiguo que se ha declarado siniestro. O el precio por comprarse otro coche que lo sustituya.

Qué hacer ante un siniestro total

De manera general, si la aseguradora declara un siniestro total del coche, el afectado tiene tres opciones:

  • Aceptar la indemnización que ofrece la compañía de seguros.
  • Negociar con la entidad.
  • Reclamar una reparación por un valor superior al que ofrece la entidad.

Si la aseguradora declara un siniestro total, ofrece una indemnización al titular del coche. Esta suele ser una cantidad que se corresponde con el valor del coche que, en el caso de los coches de 20 años por ejemplo, es una cantidad bastante baja. Motivo por el que las compañías prefieren pagar este valor del coche frente a costear la reparación que necesita. ¿Qué hacer ante estos casos? ¿Se puede negociar con la aseguradora para que no declare siniestro total el vehículo? Sí.

A partir de este momento el titular del vehículo puede iniciar conversaciones con la compañía para negociar la cantidad que ofrecen en concepto de indemnización. Lo más recomendable es hablar con la compañía para intentar que aumente el valor que puede cubrir en este concepto. La oferta inicial siempre va a tirar a la baja, por lo que queda cierto margen para que puedan cubrirte un poco más de lo inicialmente anunciado. Otra opción es reclamar el pago a la aseguradora al recurrir a la vía judicial, aunque siempre es más fácil y menos costosa la vía de la negociación para llegar a un acuerdo.

En el caso de no llegar a acuerdos para que te cubran una mayor parte de la reparación, el titular del coche puede contratar una tasación por parte de otro perito diferente para que evalúe el valor del coche para intentar que la aseguradora le pague más en concepto de indemnización. Pero no es una apuesta del todo segura y, además, es una partida de gasto que incrementa los costes totales del proceso.

Si quieres leer más noticias como Qué hacer si la aseguradora declara un siniestro total del coche tras un accidente, te recomendamos que entres en la categoría de Seguros Coche.