Tradiciones navideñas del mundo: de carpas, hechizos, Niños Negros y loterías


Tradiciones navideñas del mundo: de carpas, hechizos, Niños Negros y loterías

Se aproximan las fiestas de Navidad y Fin de Año con sus tradiciones navideñas. Pero la Navidad no se celebra de la misma manera en todo el mundo. De hecho, algunas costumbre distan mucho de tal y como se conciben las Navidades en Europa. Aquí te ofrecemos algunas de las tradiciones navideñas más curiosas del mundo. Un recorrido que te permitirá acercarte a otras culturas alejadas del turrón, los villancicos o del tradicional árbol de Navidad y que tienen mucho que contar. Costumbres milenarias que te ayudarán a descubrir otras maneras igual de apasionantes de celebrar esta festividad internacional.

La celebración más común en España se centra, para la religión católica, en la conmemoración del nacimiento del Niño Jesús y conlleva reuniones y cenas familiares, regalos a los seres allegados y la decoración del hogar con el tradicional belén o el árbol de Navidad. Sin embargo, existen tradiciones que diferencian a cada lugar:

Brasil, luminoso y musical

En Brasil, muchas costumbres se asemejan a las de varios países europeos, empezando por el árbol que se pone a principios de diciembre y la cena de Navidad que incluye pollo o pavo, lechón asado, fruta fresca, cerveza y castañas. Pero una fiesta sorprende a los viajeros: la que se celebra en Gramado, en el estado de Rio Grande Do Sul desde hace 23 años. El «Natal luz», declarado Patrimonio Histórico y Cultural, es una fiesta marcada por el color, la luz, danzas, coreografías, música y fantasía. Esta celebración dura 60 días y comienza con un gran desfile navideño, donde la estrella es Santa Claus y todos sus acompañantes. A esto se suma un gran concierto, una superproducción de marionetas y muñecos electrónicos y un espectáculo piromusical, compuesto por fuentes de agua y fuegos artificiales. El elenco de este gigantesco espectáculo lo forman más de 2.000 personas entre profesionales, aficionados y voluntarios.

Carpas y hechizos en República Checa

La Navidad en República Checa está llena de tradiciones alusivas al futuro que nos deparará el año venidero, y una de estas supersticiones está relacionada con la carpa. El mismo día de Navidad, niños y padres acuden juntos a pescarlas y después se colocan en grandes tinajas en las calles de la ciudad. La carpa protagoniza uno de los platos tradicionales de Navidad, pero el motivo de este entusiasmo proviene también de la creencia de que quien guarda las escamas bajo el plato o en la cartera gozará de bonanza y felicidad el año entrante. La manzana y las nueces también tienen un rol importante en estas fechas. Al finalizar la cena navideña, la manzana se parte en dos trozos iguales y si su corazón forma una estrella, traerá un año venturoso y con buena salud. También lo será, si al cascar cuatro nueces, todas salen buenas.

Para los que quieren saber si este año les espera una historia de amor, hay que seguir la tradición extendida entre las mujeres checas: tirar un zapato hacia atrás y si la punta da a la puerta, dicha mujer se casará.

Perú, entre mitos y mestizaje

Los mitos y tradiciones heredados del pasado así como los orígenes variados de la población impregnan los hábitos navideños peruanos. Aquí, cada provincia tiene sus costumbres. En Ica, sobre todo en El Carmen y en Chincha, se celebra la Navidad Negra, donde se rinde culto al Niño Negro. Esta tradición data de la época colonial, cuando los esclavos agasajaban al Niño Jesús con bailes y danzas de raíces africanas.

En el distrito de San Pablo y la provincia de Cuzco, se lleva a cabo una curiosa competición entre los Reyes Magos: Inkarri, Mistirri y Negrorri. Se trata de una aguerrida carrera de caballos donde el vencedor definirá el futuro de la región para el año siguiente. Esta tradición, al igual que muchas otras, está impregnada de sincronismo y mestizaje de culturas, sobre todo de la andina con las creencias católicas.

Australia, una navidad bajo el sol

En Australia, el mes de diciembre es soleado y caluroso, por lo que no se celebra rodeada de nieve o con la chimenea encendida sino en la playa y a 30 grados. Este simple hecho ya representa una manera original de conmemorar estos días, sobre todo para los europeos, acostumbrados a temperaturas frías y en muchos casos a la nieve. En Australia, Swag Man y sus seis canguros blancos «White Boomers» reparten los regalos a los niños y, a diferencia de Papá Noel, el personaje va vestido con sombrero, camiseta de tirantes azul y anchos pantalones cortos. Otra costumbre típica australiana es acudir a los Carols by Candelight en los días anteriores al 25 para cantar villancicos a la luz de una vela. Esta tradición se celebra en los parques y estadios deportivos de todo el país. Pero parece ser que los australianos extrañan las navidades blancas de las películas estadounidenses, por ello cada vez más se extiende la costumbre de festejar la Navidad… ¡en el mes de julio!

La situación del país en el hemisferio sur permite como hemos dicho a los australianos disfrutar de una cálida tradición que comenzó en 1937. La comida tradicional incluye pavo, jamón y carne de cerdo. Como postre se elabora un pudin de ciruela que contiene una pepita de la suerte, algo similar al roscón de reyes español, y las casas y calles se adornan con Bush, una planta nativa que tiene color rojo en sus hojas. Eso sí, si viajas a Australia no compres bufandas o guantes porque el regalo estrella son las camisetas y los pantalones que Santa Claus trae a los más pequeños en tabla de surf.

Navidad en Japón

Más que la Navidad, lo que realmente celebran los japoneses es la preparación para el nuevo año. Empieza el mes de diciembre y consiste en limpiar y renovar todo lo que han acumulado durante el año: sus casas, su vestuario e incluso sus cuentas. El gran día final del año se denomina Omisoka y se celebra por todo lo alto hasta el 4 de enero, donde se pone fin a los festejos nipones. A pesar de que Japón no es un país cristiano, la influencia de los países europeos y americanos ha propiciado que muchas de las tradiciones se adapten al país asiático, como por ejemplo la decoración de las calles o el tradicional consumismo navideño.

Navidad en Finlandia

Finlandia es un país en el que la Navidad adquiere un significado especial ya que es el lugar donde reside Santa Claus. Toda una industria gira en torno a esta leyenda, especialmente la de mensajería, que anualmente recibe miles de cartas de niños de todo el mundo cargadas de ilusión. En la víspera de Nochebuena se encienden siempre unas hermosas velas de abeto como tradición. El 24 de diciembre es habitual desayunar crema de avena con canela, azúcar y leche fría. Al caer la noche las familias se encaminan al cementerio donde a las cinco de la tarde encienden velas a sus seres queridos y por la noche esperan ansiosos la llegada de los regalos que trae Santa Claus.

Navidad en África

El cristianismo no ha sido parte de las culturas africanas por lo que la Navidad no está tan arraigada. Los misioneros europeos trajeron el cristianismo al continente, así que en los que se celebra, la tradición se parece bastante a la de los países occidentales. Los niños gritan por las calles: ¡Cristo viene, Cristo viene! ¡Él está cerca! en su idioma y cantan villancicos a las puertas de las casas de los misioneros. En muchos lugares, la tradición cristiana se mezcla con las costumbres africanas dando lugar a una explosión de culturas.

Navidad en Rusia

La tradición rusa se guía por el calendario de la iglesia ortodoxa por lo que las celebraciones se realizan con algunos días de diferencia con respecto a nuestro país. La Nochebuena es la fecha más importante para los rusos que la celebran con una cena de doce platos, uno por cada apóstol. Semejante atracón se compone principalmente de una gran diversidad de pescados y la sopa de remolacha supone el plato estrella de la velada. Con la llegada del Año Nuevo, los niños rusos reciben la visita del Abuelo de Hielo, conocido también con el nombre de Maroz, que reparte entre los niños juguetes, pasteles de jengibre y las archiconocidas Matriuskas.

Italia, entre belenes tradicionales y modernidad

Italia, especialmente la ciudad de Nápoles, es conocida por sus belenes tradicionales. El primer rastro histórico de un belén se menciona en un documento del año 1025 en la Iglesia de Santa María. El arte se ha ido perfeccionando hasta nuestros días, aunque muchos de los pesebres siguen construyéndose a mano. Algunas escenas muestran, además de pastores o personajes de la Biblia, personalidades de diferentes ámbitos, incluyendo la política. La calle San Gregorio Armenio se convierte en el centro de la Navidad napolitana. Allí las vidrieras se llenan de figurillas de la Madre Teresa, Lady Di o el diseñador Versace. Aquí nadie se escandaliza, el belén lo tolera todo.

España, lotería y cantos

Aunque para nosotros ya forma parte de los ritos navideños, a los extranjeros les llama la atención la retransmisión del sorteo de Navidad durante 5 horas seguidas en la radio y en la televisión. El 22 de diciembre, durante el día, los bares, las fábricas y oficinas funcionan al ritmo de la lotería y al son del canto de los números ganadores, por los niños del Colegio San Ildefonso de Madrid. La lotería fue instituida durante la Guerra de la Independencia para aumentar los ingresos públicos sin subidas de impuestos y se ha mantenido ininterrumpidamente desde entonces, incluso durante la Guerra Civil. San Ildefonso es el colegio más antiguo de Madrid, con 500 años de existencia. Los niños que actúan en el sorteo son elegidos por su timbre de voz y su pronunciación clara. Se trata de todo un honor conseguir cantar el famoso premio Gordo de Navidad y por ello practican durante semanas para leer los números rápidamente y manejar las bolas del sorteo con destreza.

Tradiciones de Navidad en Portugal

En la navidad portuguesa las prácticas católicas se entremezclan con rituales más remotos. Viajar al país luso en estas fechas es asomarse a una tierra de tradiciones centenarias que conviven con nuevos festejos originales y coloridos. Una época de celebración y contrastes que aporta más alicientes a quien se disponga a recorrer Portugal durante la navidad.

En Portugal pervive la herencia celta el encendido de hogueras que, aunque está presente en el resto del país, toma especial relevancia en el norte. Las llamadas «fogueiras do Menino» arden desde la víspera de Navidad hasta el día de Reyes. Esta tradición, originalmente celebrada para representar el triunfo de la luz sobre las tinieblas en el solsticio de invierno, se ha ido entremezclando con el culto cristiano, y actualmente las hogueras se encienden en el atrio de las iglesias para calentar al «Menino» -niño Jesús-.

Oporto

La ciudad más grande del norte pone su peculiaridad a estas fechas con el multitudinario «Desfile dos Pais Natal», que cuenta con un Récord Mundial por haber reunido a casi 15.000 «Papás Noel» que atraviesan la ciudad. Todo ello acompañado de músicos, bailarines y la espectacular iluminación que dan un color inigualable a estas fiestas. Oporto ya es conocida por celebrar la Navidad a lo grande, en la que no faltarán el patinaje sobre hielo, las actuaciones musicales y la bienvenida al nuevo año con una gran sesión de fuegos artificiales.

Bemposta

Entre el 26 de Diciembre y el 1 de Enero, se celebra otra tradición norteña; la del Chicalheiro. Consiste en la subasta de una tradicional máscara, a cuyo mayor pujante se le entrega el mandato del cencerro con el que se le autoriza a salir a medianoche y pedir limosna para la iglesia entre los vecinos de la localidad.

Vila Natal, tradiciones bíblicas y mercadillos navideños en el centro y Lisboa

Óbidos

Desde diciembre hasta enero las blancas calles y los bellos paisajes de esta localidad se reconvertirán en la «Vila Natal». Así, pasar estas fiestas en la pintoresca Óbidos será como viajar al país de la Navidad, al pie de cuyo castillo se levanta la fábrica de juguetes del «Pai Natal», y donde los más pequeños podrán disfrutar de las travesías en trineo o los paseos en poni.

Benquerensa

En lugar de celebrar la típica Misa del Gallo, los jóvenes de esta localidad salen por la noche a sus calles para marcar con cruces blancas las puertas de las casas simulando así la persecución del niño Jesús por parte del malvado Herodes.

Lisboa

Ya en la capital destacan la Bolsa do Natal, mercadillo navideño que contagia a toda la ciudad del espíritu de estas fiestas, y el Maratón de Lisboa. Éste último se trata del maratón más antiguo de Portugal y se ha convertido en un clásico de la navidad lisboeta, rodeando la orilla del Tajo desde la Plaza do Comercio y pasando por el conjunto histórico de Belém.

Los mejores fuegos artificiales para despedir el año
En cuanto a la noche de Fin de Año tiene cierta similitud con la española, pero en lugar de campanadas y de uvas el año comienza con fuegos artificiales y pasas. Esta noche ha cobrado especial relevancia en los últimos años en el archipiélago de Madeira, donde su espectáculo pirotécnico le ha hecho merecedora del Record Guiness en 2006, atrayendo más público y expectación cada año.

Madeira, de luces y flores

La luz es el centro de los festejos navideños en Madeira. En Funchal, el alumbrado de las luces comienza el 23 de noviembre y va aumentando paulatinamente para culminar el día 30 de diciembre. Esa noche, el pesebre de tamaño natural, ubicado en el anfiteatro de la capital, se ilumina con 250.000 lámparas de colores y formas diferentes. Las flores, típicas de la isla, cubren las plazas de la ciudad y junto a la música que suena por todas la calles crean un ambiente de cuento. El 15 de diciembre comienzan las Misas do Parto al amanecer para celebrar los nueve meses de embarazo de la Virgen María. En cuanto a las compras para la cena navideña, generalmente se hacen en el Mercado Dos Lavradores, que permanece abierto toda la noche. Como colofón, en la noche de Fin de Año el cielo de Madeira se llena de luz y color celebrando un espectáculo pirotécnico tan espectacular que ha sido reconocido como el mayor del mundo en al obtener el Premio Guinness en 2006 (incluso los barcos de crucero paran en la bahía de Funchal para contemplarlo antes de proseguir su travesía).

Curiosidades sobre la Navidad y sus costumbres en Europa

La Navidad encierra diferentes ritos y mitos en función de la cultura y región del mundo en la que nos econtremos como estamos leyendo. Algunas son muy curiosas, como las de los distintos países europeos. A continuación recogemos las más curiosas, en las que aunque hay muchos símbolos comunes a casi todos los países en Navidad, siempre hay diferencias.

-Reino Unido. En 1552, los puritanos británicos prohibieron la fiesta de la Navidad. La Navidad volvió a Inglaterra en 1660, bajo el reinado de Carlos II. La primera tarjeta de Navidad la creó sir Henry Cole y un amigo pintor y se imprimió en Londres en 1843.

-Suecia. Sus fiestas comienzan el 13 de diciembre, día de Santa Lucía, cuando miles de chicas y niñas se lanzan a la calle con sus coronas con flores y velas. El arbolito adornado y con luces se conserva hasta 20 días después de la celebración de Navidad.

-Alemania. Aquí nació el primer árbol adornado en 1605. A Reino Unido solo llegó en 1829. En la noche de fin de año es costumbre dejar algo de comida en el plato para asegurarse prosperidad en el año nuevo.

-Italia. Los regalos de Navidad los trae la bruja Befana, que barría su casa con su escoba, cuando pasaron los Reyes Magos hacia Belén y la invitaron a ir con ellos. La bruja no los acompañó, y se siente arrepentida y por eso lleva ahora regalos a los niños. También aquí se despide el año comiendo muchas lentejas, cuantas más se coman mejor será el año. Las mujeres deben llevar lencería roja.

-Holanda. Los primeros regalos los trae San Nicolás desde España, el día 5 de diciembre. Parece que fueron los holandeses los que primero implantaron la costumbre de poner zapatos o calcetines donde dejar los regalos.

-Bélgica. Para congraciarse con San Nicolás, que también llega a este país, los niños belgas dejan en lugar visible un vaso de cerveza y un cigarrillo encendido.

-Dinamarca. En este país, Papá Noel va acompañado de un duende llamado Nise, quien tiene más de 80 años de edad.

-Francia. El 25 de diciembre en la zona rural de Francia, los establos son cerrados, pues se cree que de lo contrario los duendes pueden embrujar al ganado.

Si quieres leer más noticias como Tradiciones navideñas del mundo: de carpas, hechizos, Niños Negros y loterías, te recomendamos que entres en la categoría de OCIO - TECNOLOGÍA.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies