Cómo llevar a un perro en el coche y evitar multas de 600 euros

Cómo llevar a un perro en el coche, normativa y multas por atarlo mal
NOTICIA de Jessica Pascual
18.03.2022 - 14:37h    Actualizado 16.05.2022 - 12:15h

¿Cómo y dónde tienen que viajar los perros en un coche? La seguridad de tu mascota, de los pasajeros y del resto de usuarios que circulan por la carretera es fundamental. Y solo puede garantizarse siempre y cuando no haya distracciones en el interior del vehículo y se cumplan las normas de tráfico. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Guardia Civil recuerdan a todos los conductores cuál es la manera correcta en la que tienen que viajar los animales dentro de un coche. No hay un único modo de sujetarles, pero tienen que ir atados con dispositivos que estén homologados y garanticen la seguridad de todos.

Cómo llevar a un perro en el coche

Los perros tienen que ir atados y bien sujetos si viajan en un vehículo. Al igual que todas las personas tienen la obligación de ponerse el cinturón para una mayor seguridad, los perros y otros animales también tienen que ir sujetos. ¿Cómo? Existen distintos dispositivos homologados que pueden utilizarse para llevar a los perros dentro de un coche. La elección de uno u otro depende del tamaño del animal y de su comodidad.

Arnés de dos enganches. Los arneses son correas que se enganchan a los cinturones de seguridad y los hay de distintas medidas. Antes de comprarlo hay que tener en cuenta la holgura de la correa para evitar que tengan demasiada libertad de movimientos. En cuanto al número de enganches, los que solamente tienen uno son bastante más frágiles y pueden poner en riesgo la seguridad de los pasajeros. Por tanto, lo más recomendable es elegir los que tienen, al menos, dos enganches.

Dependiendo del coche que tengas, el perro puede viajar en el maletero, enganchado al mosquetón del cinturón central que sale del techo. O ubicarse en la parte trasera del vehículo y engancharlo a cualquiera de los tres cinturones.

Rejillas divisorias. Estas permiten habilitar una zona del vehículo, que suele ser el maletero, para que el perro viaje sin estar atado. Pero solamente sirven para instalarlos en coches con portón trasero o de tipo familiar.

Transportín. Los hay de todos los tamaños, adaptados para todo tipo de animales. Y aunque puede que sean el dispositivo menos agradable para tus mascotas, es uno de los más seguros. En cuanto a su ubicación en el interior del vehículo, pueden colocarse en el maletero, pegados al asiento. O en el suelo, en la parte trasera del vehículo, si es un transportín de animales pequeños.

De todos ellos, la DGT establece que lo más adecuado es que el perro viaje en el maletero con una rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, impidiendo que se mueva hacia delante. Sin embargo, cuando el animal es más grande, se recomienda también utilizar un transportín en el propio maletero. De este modo, se pretenden evitar que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones en caso de colisión. En otras ocasiones, si el perro es de tamaño medio o pequeño, lo más cómodo es la utilización de un arnés con dos enganches que se ajusten directamente al cinturón de seguridad del vehículo.

En ningún caso el animal puede ir suelto en el coche. Es decir, que tiene que estar atado en todo momento. Pero no sirve cualquier correa, sino que tiene que ser una homologada y específica que sea capaz de proteger al animal en caso de accidente.

Perro mal atado en el coche

Además de en el coche, si quieres viajar con tu perro en avión y otros medios de transporte como en tren o autobús, te damos todos los detalles en esta otra información.

Multas por no llevar bien atados a los perros en el coche

La regulación de Tráfico no contempla ningún apartado específico sobre el transporte de mascotas. No obstante, sí detalla en su artículo 18.1 que los conductores tienen la obligación de mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción. El objetivo de todo ello es garantizar su seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la del resto de conductores. Y concreta, “los conductores deben prestar especial atención en tener una posición adecuada tanto de sí mismo, como del resto de pasajeros. Y la colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de estos“.

En el caso de no llevar a la práctica la normativa de Tráfico, los conductores se exponen a un mayor peligro y riesgo en caso de accidente y a la imposición de multas. En concreto, los agentes pueden imponer sanciones a los conductores de entre 80 y 500 euros por llevar mal a las mascotas en el coche.

La cuantía exacta depende de la gravedad y peligro que pueda provocar el modo en el que el perro viaje en el coche. Si, por ejemplo, se encuentra en el suelo del coche sin atar, la sanción puede ser de en torno a 100 euros. Mientras que si el perro está en el asiento del conductor en el regazo del dueño o completamente suelto y libre por el coche, calificado como infracción muy grave, la multa puede ser de entre 200 y 500 euros. Dependiendo de la gravedad de la multa, en los casos muy graves, la sanción también implica la pérdida de 6 puntos del carnet.

Además de la normativa y regulación, si optas por el coche como medio de transporte para tus vacaciones, es muy aconsejable que no des de comer a tu perro justo antes de salir de viaje. Básicamente, porque muchos se marean y es muy probable que acaben vomitando en la primera curva. También, acuérdate de llevar agua y ten mucho cuidado a la hora de abrir la puerta, sobre todo, si has desatado antes al can, puesto que puede saltar del vehículo.

Si quieres leer más noticias como Cómo llevar a un perro en el coche y evitar multas de 600 euros, te recomendamos que entres en la categoría de Multas.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >