Todos los consejos para ahorrar combustible a la hora de conducir

Unos billetes dentro del depósito de un coche.
NOTICIA de Javi Navarro
18.04.2024 - 08:53h    Actualizado 23.04.2024 - 17:22h

¿Cada vez te da la sensación de que te dura menos el combustible con el que repostas tu coche? ¿Y encima no para de subir el precio? Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), casi la mitad de la población (47,5 %) tiene como principal preocupación la economía. En esta tesitura, muchas personas aprietan sus cinturones para llegar a final de mes. Uno de los aspectos que afecta directamente al bolsillo de los españoles es el precio del combustible, por lo que establecer un modo de conducción eficiente y económico para tener que llenar el depósito lo menos posible se antoja necesario.

Desde Neutral in Motion, el círculo de asociaciones de automoción sostenible (AEDIVE, AER, ANESDOR, ANFAC, ASCABUS, FACONAUTO, FENEVAL, GANVAM y SERNAUTO), ofrecen una serie de consejos para realizar una conducción ecológica, eficiente y, sobre todo, económica para ahorrar combustible en tu coche y dinero. De igual modo, si quieres ahorrar a la hora de repostar, puedes consultar el buscador y comparador de las gasolineras más baratas en España de CasaCocheCurro, en el que actualizamos diariamente los precios del diésel, la gasolina, el GLP o el gasóleo para camiones.

consejos para ahorrar combustible a la hora de conducir

Mantenimiento regular del vehículo

Para asegurarte de que el vehículo está en condiciones óptimas, debes programar una serie de revisiones periódicas. En ellas, será esencial controlar el ajuste del motor, el estado del sistema de escape, la limpieza en los filtros de aire y aceite o del propio sistema de inyección de combustible. De hecho, en esta información puedes comprobar cómo suena un inyector averiado, que puede llegar a suponer una avería de hasta 1.000 euros.

Arrancar el vehículo sin acelerar

Arranca sin pisar el acelerador. El mero hecho de poner el coche en funcionamiento ya consume energía, pero arrancar sin acelerar hará posible que el motor precise de un menor gasto de carburante, lo que permitirá prolongar las visitas a la estación de servicio para llenar el depósito. Evite acelerones innecesarios en la medida de lo posible. Sobre todo estando en parado.

Planificar con antelación la ruta

Anticiparse al viaje que vas a realizar te dará la capacidad de máxima optimización. Para ello, puedes echar mano de aplicaciones de navegación que nos ayuden a encontrar las rutas más eficientes en términos de consumo, por ejemplo, evitando en la medida de lo posible las horas punta, carreteras congestionadas, atascos o retenciones, pues conducir a una velocidad constante se traduce en una reducción del consumo.

En el caso de las motos conviene tener bien definidas aquellas rutas que nos permitan una mejor fluidez sobre los atascos, por ejemplo, en aquellas ciudades donde está permitido circular por el carril bus o que cuentan con carriles avanzamoto.

Utilizar marchas largas

La forma más eficiente de conducir es hacerlo con las marchas más largas posibles manteniendo el motor a bajas revoluciones para que la energía necesaria sea menor. Así, es preciso prestar atención al cuentarrevoluciones. Por regla general, en los motores de gasolina la aceleración y el cambio de marcha debe realizarse cuando se han alcanzado las 2.000 o 2.500 rpm. En cuanto al diésel, entre las 1.500 y 2.000 rpm. Además, de esta manera se reducirá la contaminación acústica ¿Sabías que un coche a 4.000 rpm. hace el mismo ruido que 32 coches a 2.000?

Con los precios de la gasolina por las nubes y con la difícil situación económica que viven muchas familias, este es uno de los consejos más útiles para ahorrar en el consumo de carburante hasta un 15 %. Todo gasto que se pueda recortar es bienvenido, por lo que en ciudad, siempre que sea posible, utiliza la cuarta y la quinta marcha.

Reducir peso excesivo o carga innecesaria

Antes de comenzar el viaje, retira aquellos objetos pesados que puedan suponer una piedra en el camino para la eficiencia del consumo. La carga adicional incrementa la resistencia aerodinámica, propiciando que el motor trabaje más duro.

Está comprobado que por cada 100 kilogramos de peso adicional el consumo de combustible se incrementa en un 5 %. Además, si no se va a utilizar la baca del coche, es recomendable retirarla, puesto que llevarla vacía aumenta el gasto de carburante un 2 %. Intenta siempre evitar cargas innecesarias en el vehículo y elementos exteriores en el vehículo que modifiquen la resistencia aerodinámica.

Emplear correctamente la caja de cambios

La primera velocidad tan solo se emplea para arrancar, cambiando a segunda velocidad una vez recorridos seis metros desde la puesta en marcha; de segunda a tercera a partir de los 30 km/h; en cuarta a partir de los 40 km/h y la quinta velocidad, por encima de los 50 km/h.

Además, se usará la primera marcha solamente para lo que resulta imprescindible: iniciar la marcha. Y se cambiará a segunda nada más poner el coche en movimiento. En los coches propulsados por gasolina se debe comenzar la marcha inmediatamente después de arrancar el motor. En los coches diésel conviene esperar unos segundos una vez que se ha arrancado el motor antes de comenzar la marcha.

Conducir con suavidad

Controlar la velocidad no solo es interesante para la seguridad en las carreteras, sino para impulsar la eficiencia del vehículo. Por ello, resulta imprescindible evitar los acelerones bruscos o los frenazos repentinos. Lo realmente eficiente es mantener una velocidad constante y anticipar las frenadas con tiempo para minimizar la necesidad de frenar.

De esta forma, se incrementa la seguridad al volante, disminuyendo el riesgo de accidentes entre un 10 % y un 25 %, y se reduce el gasto en gasolina. ¿Sabías que pasar de 100 a 120 kilómetros por hora supone aumentar el consumo de carburante en un 44 %?

En el caso de las motos, hay que realizar un correcto aprovechamiento de la anchura del carril, lo que permitirá una conducción más segura y suavizar el enlace entre curvas seguidas. De este modo, también se dará un menor consumo y desgaste en los frenos y otros componentes.

Evitar el punto muerto

Por otra parte, también es importante intentar mantener el motor al ralentí el menor tiempo posible, puesto que, en contra de la creencia popular, en punto muerto el vehículo tiene un consumo fijo de aproximadamente medio litro de carburante por hora. Para ahorrar combustible es aconsejable poner una marcha larga y dejar que el automóvil ruede con ella sin acelerar. De esta forma, el movimiento de las ruedas mantendrá el motor en marcha y, a más de 20 km/h, el consumo de gasolina será nulo.

Nunca se debe bajar una pendiente en punto muerto, puesto que se incrementa el consumo de carburante, ya que circular al ralentí supone consumo de carburante, mientras que el freno motor no supone consumo alguno.

Apagar el motor en paradas prolongadas

A raíz de lo anterior, con relación a dejar el coche en punto muerto, apaga el motor si estás mucho tiempo detenido. En caso de retenciones, es recomendable apagar el motor del vehículo si la parada sobrepasa el minuto de duración, los 60 segundos. Esta simple práctica puede suponer un ahorro medio de 150 euros al año por conductor en gastos de carburante.

No llevar las ventanillas totalmente bajadas

Durante los meses de verano, el calor es uno de los principales enemigos en la conducción. Por ello, antes de encender el aire acondicionado es común recurrir a bajar todas las ventanillas completamente. No obstante, a veces se te puede olvidar volver a subirlas cuando estamos circulando a gran velocidad por una autovía o autopista.

Llevar las ventanillas bajadas mientras circulas a alta velocidad provoca una gran pérdida de aerodinámica y tendrás que pisar más el acelerador, lo que se traduce en mayor consumo. Si lo que buscas es reducir los grados del habitáculo del vehículo, en esta información te explicamos un truco casero para bajar la temperatura del interior del coche.

Controla el uso del aire acondicionado

El aire acondicionado se convierte en el mejor de los aliados con la llegada del calor. Pero, si no se usa de manera estratégica y adecuada, aumentará también el consumo, especialmente, a altas velocidades. Su uso moderado y optar por abrir las ventanas para mantener el vehículo fresco cuando conduzcamos a bajas velocidades, será una buena opción. En esta otra información te contamos cuál es el botón del coche que sirve para ahorrar combustible con el aire acondicionado puesto.

¿Cómo ahorrar combustible con el aire acondicionado puesto? Lo ideal es que el aire acondicionado o el climatizador funcionen a una temperatura que oscile entre los 22 y los 23 grados, puesto que un empleo irracional puede incrementar el consumo de combustible hasta un 20 %.

Vigilar la presión de los neumáticos

Un mantenimiento inadecuado del vehículo también aumentará de forma innecesaria los gastos de combustible. Los neumáticos desinflados y un filtro de aire sucio aumentan un 6 % el consumo, mientras que unas bujías sucias lo incrementan hasta un 10 %. Recuerda controlar periódicamente la presión de los neumáticos porque así, además de reducir el consumo de combustible, alargas la vida de los neumáticos.

Respeta la distancia de seguridad

Es preciso mantener una distancia de seguridad adecuada y un campo de visión que permita divisar tres vehículos por delante. Además, en el momento en el que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación, conviene levantar el pie del acelerador para anticipar las maniobras siguientes. De este modo, el conductor evitará frenazos en seco, ganando en seguridad, pero también reduciendo el desgaste de frenos, embrague y motor.

La puesta en práctica de estas sencillas recomendaciones contribuirá a rebajar la contaminación ambiental, permitiendo reducir hasta en un 50 % las emisiones de CO₂ a la atmósfera, lo que hará posible mejorar la calidad del aire.

Anticipación y previsión

Conducir como hemos dicho con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 o 3 vehículos por delante, permite reaccionar a tiempo en el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía. Así que hay que levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras. A la hora de detener el coche, y siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente la marcha también ahorra carburante.



WhatsApp Casacochecurro