El teletrabajo nos hace más productivos

El teletrabajo nos hace más productivos
NOTICIA de Javi Navarro
18.04.2011 - 14:16h    Actualizado 28.06.2021 - 10:02h

Los trabajadores de oficinas se sienten mucho más productivos cuando trabajan fuera de la oficina. Los teléfonos inteligentes y la nube son los sistemas preferidos para poder realizar las tareas diarias. Gracias a estos dispositivos, los trabajadores, según el estudio publicado por Citrix, pueden llevar a cabo sus funciones sin necesidad de ir a la oficina e incluso siendo más productivos que estando en ella.


“Hoy en día, y gracias a las nuevas tecnologías, no es necesario permanecer cada día en el puesto de trabajo para desempeñar las tareas, incluso, es mejor para el trabajador disponer de la suficiente flexibilidad”, comentan desde BCN Binary. Sin embargo, pese a la clara tendencia actual hacia el teletrabajo, sólo tres de cada diez trabajadores puede conectarse a la red corporativa. “Para poder disponer de una flexibilidad laboral es totalmente necesario recurrir a tecnologías eficaces que lo permitan, como en el caso de la virtualización de los escritorios”, afirman desde BCN Binary.

Esta empresa ha lanzado un nuevo servicio de virtualización de los escritorios. Entre las ventajas que aporta se encuentran en primer lugar, la productividad. Al poder disponer de la oficina en cualquier lugar, con los mismos recursos, que si estuviera en ella, el empleado puede trabajar desde cualquier sitio. Desde la oficina, el hotel o su domicilio es posible acceder al mismo entorno de trabajo en el mismo punto en que se encontraban todos los documentos o aplicaciones en el último acceso.

Asimismo, gracias al uso de escritorios virtuales, el usuario puede acceder a su escritorio desde cualquier dispositivo (PC, portátil, tabletas o PDA). Al mismo tiempo, otra de las ventajas, pese a lo que suele pensarse, es la seguridad. La virtualización lleva al escritorio la fiabilidad, el backup automatizado, la protección de datos y las funciones de recuperación ante desastres reservadas hasta ahora a las aplicaciones de servidor.

Mayor implantación del teletrabajo y la flexibilidad horaria para mejorar la productividad

En muchas empresas aún existe un debate sobre dar la posibilidad a los empleados de desarrollar el trabajo fuera de la oficina, es decir, si implantar el teletrabajo resultará eficiente y productivo para los empleados y la empresa. Sin embargo, en 2010, el 82,31% de las empresas españolas ya ofrecían esta opción a sus trabajadores. En 2008, la cifra era tan sólo del 16,64%. Por tanto, el desarrollo de la tecnología, combinado con los nuevos modelos de gestión del tiempo y el espacio, ha sido determinante para la expansión del teletrabajo entre el tejido empresarial de nuestro país, a pesar de la crisis.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio sobre políticas de equilibrio de la vida profesional y personal, Flexímetro 2010, que elabora anualmente CVA. La flexibilidad horaria es la otra gran apuesta empresarial para favorecer la calidad de vida de sus empleados y mejorar la productividad.

Según datos del mismo estudio, realizado con información recogida entre las 1.850 empresas que presentaron su candidatura en 2010 a los Premios Empresa Flexible, el 90,8% de las empresas reconocieron disfrutar de horario flexible en uno y otro grado. Lo más habitual es ofrecer un margen de entrada y de salida de forma que los trabajadores puedan organizarse para cumplir con sus obligaciones personales y profesionales. Según dicha investigación, cada vez es más habitual ofrecer jornada reducida (38,93%), excedencias (71,42%), reducciones de contratos o jornada intensiva en verano (87,59%).

Para garantizar la eficacia de todas estas medidas de flexibilidad horaria las empresas deben contar con un programa de sustitución que garantice que el derecho de contar con un horario flexible no suponga un excedente de carga de trabajo en el resto de los empleados. En 2010, el 83,19% de las empresas de la muestra contemplaban esta opción, frente al 42,2% en 2009.

Un dato importante es que el 64,34% de las empresas de la muestra afirmaron que retribuían a sus trabajadores por encima de la media del sector, mientras que sólo el 0,8% reconoció estar por debajo, lo que implica que el denominado “salario emocional” no es un sustituto de la retribución convencional, sino un complemento eficaz y fundamental para mejorar la productividad y la motivación de los empleados, en el marco del siglo XXI.

La crisis económica si ha supuesto un freno para la implantación de medidas que suponen una inversión para la organización, como por ejemplo la inclusión de beneficios sociales en los paquetes retributivos. Aún así, las empresas han procurado mantener algunos servicios muy valorados por los empleados como los seguros médicos o de vida para ellos y sus familiares. Un 79% y un 54,87% de las empresas, respectivamente, lo siguen ofreciendo.

Medidas para favorecer la productividad sin ningún coste
Es obvio que en épocas de recorte, se agradece y fomenta la implantación de políticas empresariales que favorezcan la mejora de resultados y no requieran una inversión significativa. En cuestiones referentes a los recursos humanos y la gestión del talento, los profesionales se enfrentan al reto de motivar y aumentar la productividad de las plantillas en clima de enfrentamiento, despidos y recortes salariales. Según el Flexímetro 2010, las políticas de “coste cero” han sido una opción fundamental. Así, el 92,04% de las empresas de la muestra no planifica reuniones al límite del horario de salida; el 76,11% práctica la política de luces apagadas y el 77,88% imparten formación, procurando que sea en un horario que no entorpezca la conciliación de los empleados.

Politicas de flexibilidad
Los datos aportados por las empresas candidatas al Premio Empresa Flexible 2010 revelan que las políticas de maternidad y paternidad siguen siendo uno de los ejes fundamentales de la flexibilidad en las empresas pero no el único. Así, cada vez es más habitual ofrecer ayudas económicas a empleados que tienen mayores o discapacitados a su cargo. Mientras los cheques guardería son ya un hecho en el 43,36% de las empresas y el 83,30% concede permisos de paternidad y maternidad de mayor duración que lo estipulado por la Ley, el 20,35% ofrece ayudas a empleados que tienen otros dependientes a su cargo.

Premio Empresa Flexible 2011
El próximo 1 de abril, CVA pone en marcha la X Campaña Hacia el Equilibrio de la Vida Profesional y Personal, Premios Empresa Flexible 2011, con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Las empresas interesadas en presentar su candidatura a estos galardones, que se entregarán en el último trimestre del año, pueden presentar su candidatura hasta el 31 de mayo a través de la página Web de CVA, www.cvalora.com.

El teletrabajo como método de gestión para aumentar la productividad empresarial

La empresa tecnológica Datisa ha iniciado un programa piloto de teletrabajo por el que sus trabajadores pueden beneficiarse de una mayor flexibilidad de horarios, de la disponibilidad de más tiempo al evitar desplazamientos, y, por tanto, ahorro de gastos, además de disfrutar también de la elección personal de su entorno de trabajo, entre otras ventajas. ¿Y las ventajas para la empresa? Muchas, como ahorros de costes, atracción de profesionales cualificados, facilidad para la expansión geográfica e incremento de la productividad.

Datisa ha iniciado la modalidad de teletrabajo como experiencia “piloto” en su área de I+D+i, para extenderla más adelante a otros departamentos en función de los resultados obtenidos y las necesidades que vayan surgiendo. Los trabajadores, por su parte, pueden beneficiarse de una mayor flexibilidad de horarios, de la disponibilidad de más tiempo al evitar desplazamientos, y, por tanto, ahorro de gastos, además de disfrutar también de la elección personal de su entorno de trabajo, entre otras muchas ventajas.

Así, Datisa ofrece en primer lugar la opción de teletrabajar a los profesionales de su departamento de I+D+i como alternativa al modelo de trabajo convencional, con el objetivo de asimilar nuevas fórmulas de contratación y colaboración laboral que ofrezcan flexibilidad, compromiso y orientación a resultados. La compañía tiene previsto valorar esta misma opción de empleo para sus departamentos comerciales ubicados fuera de Madrid dependiendo de los resultados de la experiencia piloto.

“El teletrabajo ya no es en un mero vehículo para conciliar la vida laboral y profesional, sino que se ha constituido como una nueva forma de empleo que ofrece muchas otras posibilidades, tanto a las empresas como a los trabajadores, así como el desarrollo profesional cualificado”, destaca Irene Robredo, directora de recursos humanos de Datisa. “Por ello, en nuestra organización hemos decidido apostar por esta tendencia que marcará el futuro de los recursos humanos y que favorece la atracción de profesionales altamente cualificados con independencia de su localización geográfica. Creemos que la suma de la flexibilidad y satisfacción que genera el teletrabajo da como resultado el incremento de la productividad”.

Compromiso de las empresas y los empleados para obtener ventajas
En principio, es importante señalar que el teletrabajo es una modalidad laboral que responde a diferentes tendencias sociales. Por un lado, el avance de las tecnologías y su incorporación al trabajo ordinario del día a día de las organizaciones ha fomentado el desarrollo de nuevas herramientas que facilitan las telecomunicaciones. Por otro lado, las empresas están más sensibilizadas ante el empleo y la protección de su capital humano. La globalización de la economía y los problemas medioambientales son, igualmente, dos aspectos a tener muy en cuenta a la hora de buscar nuevas fórmulas de contratación.

Por otra parte, hay que señalar los cambios que han surgido también en los planteamientos de los individuos y de las propias organizaciones. Los primeros, demandan más flexibilidad y apuestan en muchos casos, por el autoempleo como alternativa, mientras que las segundas han aumentado su complejidad y se han convertido en entidades más dinámicas fruto, entre otras cosas, de la mayor competitividad a la que deben enfrentarse, el despegue de las fórmulas de outsourcing y la necesidad, por tanto, de un cambio.

“Teletrabajar no es sólo montar un puesto de trabajo en casa, es algo mucho más avanzado que implica una reorganización profunda no sólo de las estructuras, sino de la mentalidad de la propia empresa. Esta modalidad laboral implica mayor nivel de compromiso por parte de los trabajadores, una clara orientación a los resultados y un manejo ágil de la tecnología, especialmente para el desarrollo de determinadas tareas. Pero las empresas también han de cumplir con ciertas exigencias como la de facilitar el acceso de los teletrabajadores a la información que necesiten a través de la tecnología adecuada, la garantía de pertenencia al grupo y el fomento del trabajo en equipo así como la colaboración entre profesionales, aunque éstos se encuentren a cientos de kilómetros”, reconoce Robredo.

Según explican los propios responsables de la firma, el teletrabajo se entiende como algo más que una fórmula laboral que permite rebajar los costes. Así, se presenta como un modelo de contratación que favorece la atracción del talento a través de la incorporación de profesionales altamente cualificados, la expansión geográfica al no depender únicamente del trabajo de aquellos profesionales que residan en determinadas ciudades y como una manera de conciliar la vida familiar y la vida laboral.

Del mismo modo, los empleados de Datisa que se decanten por esta forma de trabajo, aunque de momento sólo podrán hacerlo los programadores del departamento de I+D+i, dispondrán de una mayor flexibilidad en sus horarios, podrán evitar los grandes desplazamientos con todo lo que ello implica (ahorro de tiempos y costes, mejora en la calidad de vida, menos estrés, etc.) y podrán disfrutar de la elección personal de su entorno de trabajo. Irene Robredo aclara que “lo que pretendemos es sustituir el concepto de obligación por el de responsabilidad”.

Trabajar desde cualquier lugar gracias a un acceso remoto al ordenador de la oficina aumenta la eficiencia de empleados y ejecutivos

A pesar del creciente número de trabajadores móviles en las empresas, muchas compañías todavía dependen de procesos manuales para ofrecerles asistencia técnica (el envío de técnicos de soporte a las ubicaciones donde se encuentran los empleados, lo que implica que los trabajadores remotos y móviles tengan que entregar físicamente los equipos que necesitan reparar).

Esta es una de las conclusiones que se extraen de un estudio reciente sobre la implantación de las tecnologías realizado por Forrester Consulting para LogMeIn, y titulado “El soporte técnico de los empleados móviles y remotos”. El estudio de Forrester desvela que una gran mayoría afirma que el acceso remoto y las herramientas de soporte remoto son una inversión clave que aumentaría tanto la productividad del usuario final como su satisfacción con la tecnología, así como la eficiencia de TI. El estudio se basa en las respuestas de 450 directores de servicios y tecnologías móviles de empresas de Norteamérica y Europa.

Según las previsiones de Forrester, los trabajadores móviles de las empresas representarán el 73 por ciento de la fuerza de trabajo en 2012. Estos trabajadores ya acceden a una variedad de recursos de la empresa de forma remota, desde correo electrónico, contactos y calendarios hasta herramientas de línea de negocio. Forrester afirma que la mitad de las empresas de Europa y América del Norte ofrecen soporte a más de un sistema operativo de dispositivos móviles, mientras que el 46 por ciento de las empresas están ofreciendo soporte a dispositivos personales de sus empleados.

Según el informe, “dado que se espera que siga aumentando el número de trabajadores móviles y remotos, se hace necesario no sólo segmentar a los usuarios y entender sus necesidades de soporte, sino también establecer políticas y procedimientos para ofrecer asistencia a estos usuarios y a sus variados dispositivos. Hemos constatado que el 60% de las empresas cuentan actualmente con procesos manuales para dar asistencia a sus empleados móviles.”

El estudio también concluye que “la movilidad aumenta cada vez más, y por ello la inversión en herramientas que permitan ofrecer un mejor soporte a los usuarios remotos y móviles supone un potencial de ganancias para la empresa”. De hecho, según el estudio, el 91 por ciento de las empresas con procesos manuales de soporte para empleados móviles consideran que la capacidad para conectar con los dispositivos de los usuarios remotos sería una inversión clave en TI. El principal beneficio (78%) sería una mayor satisfacción de empleados y ejecutivos con las herramientas informáticas, seguido de una mayor eficiencia informática (67%).

En palabras de Lee Weiner, Director de productos Rescue de LogMeIn, “El helpdesk es a menudo la “cara” del departamento de TI en la empresa, pero la movilidad está lanzando nuevos retos a las empresas para que den un soporte eficaz a los nuevos dispositivos y a los trabajadores remotos. El estudio corrobora lo que los clientes nos han estado diciendo: que el soporte remoto no sólo aumenta la productividad de su personal de soporte, sino que también puede mejorar el nivel de satisfacción con la informática en todas las áreas de la empresa.

Las herramientas de soporte tradicionales simplemente no son efectivas a la hora de llegar a dispositivos y smartphones que se encuentran fuera de la LAN”, afirmó el directivo, que recordó que LogMeIn ofrece una solución segura de soporte remoto bajo demanda denominada LogMeIn Rescue. Esta permite al personal de helpdesk informático acceder a PCs, Macs y smartphones remotos sin necesidad de pre-instalar software ni de disponer de una LAN, WAN o red privada virtual (VPN).

Cien profesionales de PwC teletrabajarán

PricewaterhouseCoopers hará extensivo el teletrabajo a un centenar de profesionales el próximo mes de junio. La firma ha decidido implantar la medida tras el éxito del plan piloto, lanzado el año pasado en un colectivo de 30 profesionales seleccionados en todas las divisiones y geografías. Los profesionales podrán flexibilizar su jornada hasta un 30% a partir de junio. Se trata de profesionales con una antigüedad mínima de dos años y categoría mínima de asociado senior, gerente o assistant manager.

Uno de los teletrabajadores, Gonzalo de Montis, asociado senior de Landwell-PwC, decidió acogerse al plan piloto para poder conciliar la obligaciones personales y profesionales y asegura que lo mejor de la medida son “las horas de trabajo de calidad y flexibilidad en la organización, lo que se traduce en resultados”. Su capacidad analítica se ha visto reforzada sin perder las relaciones con sus clientes y compañeros gracias a la cobertura tecnológica. La medida “se ha traducido en un incremento de la eficiencia tanto en lo laboral como en lo profesional”, asegura >Mario Lara, socio responsable de Capital Humano.

Inicialmente, fue propuesta por el Comité Women para facilitar la igualdad de oportunidades dentro de PwC (las mujeres suponen el 52 por ciento de la plantilla pero sólo ocupan un 32% de los puestos directivos).

“Han sido más los hombres que han solicitado la medida para poder conciliar trabajo y familia, pero estamos satisfechos porque se han cumplido los objetivos propuestos en términos de igualdad y conciliación, al tratarse de una opción a la que pueden acogerse voluntariamente mujeres y hombres y encaja con las necesidades de nuestras personas y nuestro negocio”, concluye Marta Alamán, socia responsable del Comité Women.

El plan está avalado por Capital Humano, que ha tratado de paliar las iniciales barreras culturales y ha financiado la línea ADSL. También ha contado con el soporte de servicios informáticos, que han facilitado la conexión de los teletrabajadores con sus oficinas y clientes. El departamento de Prevención de Riesgos Laborales, asimismo, se ha encargado de validar el domicilio de los profesionales como lugar idóneo para teletrabajar. Sólo uno de los participantes en la prueba piloto ha renunciado a esta modalidad de trabajo flexible y el resto de los teletrabajadores se han mostrado satisfechos o muy satisfechos con la medida, igual que sus jefes, manteniendo su acogimiento a dicha medida.

El teletrabajo crece por sus beneficios económicos, laborales, empresariales, sociales y medioambientales para las empresas y trabajadores

El teletrabajo ha crecido casi un 20% en España y un 15% de las empresas españolas tienen algún empleado trabajando desde casa, según la “Encuesta sobre el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y el comercio electrónico en las empresas”, realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en octubre de 2008. Sin embargo, estos porcentajes sitúan a España aún muy lejos de los niveles de teletrabajo que existen en Europa y, sobre todo, en Estados Unidos, donde son más conscientes de los beneficios económicos, laborales, empresariales, sociales e, incluso, medioambientales que ofrece esta práctica laboral, tanto a las empresas como a los trabajadores.

La Cámara de Madrid ha organizado la jornada “El teletrabajo, una herramienta eficaz para la conciliación”, con el objetivo de dar a conocer los aspectos positivos y negativos de la incorporación del teletrabajo a las compañías, analizar los costes con los que las se pueden encontrar en su implementación y dar a conocer, además, experiencias empresariales satisfactorias en este campo, que, según los expertos asistentes, representa un enorme potencial de mejora en la calidad de vida de sus empleados y en la rentabilidad de la empresa.

“El teletrabajo incrementa la productividad, reduce costes directos e indirectos, incide de manera positiva en la salud laboral, mejora la adaptación a los diferentes ciclos económicos y facilita la atracción y retención de talentos, lo que también repercute en la disminución de los gastos de formación de nuevos profesionales”, ha asegurado la directora de Promoción Empresarial de la Cámara de Comercio, Mariola Olivera, quien ha subrayado, además, el hecho de que “como opción voluntaria para el empleado, mejora la calidad de vida mediante el equilibrio del ámbito laboral, personal y familiar”.

Una jornada en la que también han intervenido la jefa del departamento de Promoción del Empleo para la Igualdad de Oportunidades y la Conciliación del Ayuntamiento de Madrid, Rosa María Gómez; el vicepresidente del Foro Europeo de Teletrabajo y de la Asociación Iberoamericana de Teletrabajo, Francisco Ortiz, y la asesora del Servicio Concilia Madrid, Susana Celis, entre otros expertos.

En los últimos años, desde la Unión Europea se viene realizando, también, una apuesta importante por la incorporación del teletrabajo como práctica sostenible e igualitaria, no sólo en las empresas, sino también en las administraciones públicas, debido al potencial de mejora en la calidad de vida y rentabilidad, pero, sobre todo, por su versatilidad mostrada en los planes de contingencia empresariales.

Ahorro de 360 euros mensuales en manutención para el trabajador La mejora de la calidad de vida para los trabajadores, tal y como ha quedado reflejado durante la ponencias, se basa, además de en una considerable mejora de la conciliación de la vida familiar y profesional, en un ahorro de aproximadamente 30 horas al mes en desplazamientos al trabajo por empleado y 360 euros mensuales en manutención, entre otros aspectos.

“El profesional puede decidir cómo reparte su tiempo, a qué hora comienza y acaba la jornada, así como cuánto tiempo dedica a las pausas y a las comidas. Esta sensación de autocontrol que experimenta el trabajador aumenta su motivación y productividad”, ha explicado la directora de Promoción Empresarial de la Cámara, que ha señalado, en este sentido, como el teletrabajador puede también distribuir su tiempo para llevar a sus hijos al colegio, acudir al médico o hacer gestiones. “Otras buena opción es, por ejemplo, compaginar el trabajo con otras actividades, lo que repercute en el estrés del empleado y, por consiguiente, en su productividad”, ha añadido Olivera.

Según un estudio realizado por la empresa Alcatel Lucent tras la implantación del teletrabajo en su organización, el 100% de sus empleados experimentó un incremento tanto en su rendimiento como en sus resultados. Además, el 85% lo consideró positivo en su entorno familiar y el 75% en su entorno social.

Unos beneficios que también repercuten en la empresa a raíz del mayor control sus gastos: ahorra en la compra o alquiler y el mantenimiento de un espacio físico donde trabaje el empleado, así como las compensaciones por comidas y desplazamientos.

El teletrabajo disminuye los gastos de formación de profesionales

En la jornada se ha destacado una disminución de la bajas por enfermedad común, una prolongación voluntaria de la jornada laboral, una mayor facilidad para captar nuevos talentos, ya que existen más facilidades para contratar a las personas mejor cualificadas sin limitación geográfica, y una menor perdida de trabajadores, debido a que la flexibilidad horaria del teletrabajo motiva a los empleados y evita la fuga de talentos, lo que también incide en la disminución de los gastos de formación de nuevos profesionales.

En el mismo estudio de Alcatel Lucent, el 60% de los jefes o directivos encuestados valoran de forma positiva esta forma de trabajo, mientras que un 40% se muestra neutral. Sin embargo, el 100% de los que participaron en el estudio se mostraron a favor de seguir fomentando el teletrabajo en su sección.

Implantación de programas de conciliación

La jornada “El teletrabajo, una herramienta eficaz para la conciliación” se suma a las acciones desarrolladas por la Cámara de Comercio para informar a las pymes madrileñas de la necesidad de implantar políticas de conciliación de la vida laboral, personal y familiar en sus centros de trabajo. Prueba de ello es que la entidad cameral asesoró en los dos últimos meses del año pasado a 55 empresas para facilitar la implantación en sus organizaciones de programas de conciliación con medidas concretas y duraderas.

Además, recientemente ha organizado jornadas de información sobre la conciliación, tales como el “Estrés laboral: la conciliación como generador de salud empresarial”, celebrada en agosto, con el objetivo de informar a las pymes de la necesidad de implantar políticas de conciliación para subsanar las disfunciones psicofisiológicas, ansiedad y perturbaciones generadas por el estrés laboral; o la jornada sobre “Los costes de la no conciliación: conciliar en tiempos de crisis”, celebrada en febrero, para poner de manifiesto el valor de las políticas de conciliación en época de crisis.

Si quieres leer más noticias como El teletrabajo nos hace más productivos, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajadores y Jefes.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >