¿Es posible aplazar el pago de la hipoteca?


¿Es posible aplazar el pago de la hipoteca?

Es la pregunta del millón: ¿Y si dejo de pagar la hipoteca? Es la duda que a todos nos ha surgido si estás pasando por dificultades financieras. Aplazar el pago de la hipoteca es posible, pero hay que tener en cuenta lo que supone económicamente para saber si es una buena elección. Te contamos todo lo que necesitas saber. ¡Toma nota!

Pedir carencia hipoteca

Aplazar el pago de la hipoteca es lo mismo que solicitar un periodo de carencia, es decir, dejar de pagar una parte o toda la cuantía de la hipoteca durante un tiempo, que puede ir desde los tres meses a los cinco años.

Aunque se trate de una condición que debe negociarse con el propio banco, cada vez son más las entidades que ofrecen la posibilidad de solicitar la carencia hipotecaria como ventaja a la hora de contratar una hipoteca.

Las carencias están especialmente indicadas para personas con situaciones económicas excepcionales, como son los parados de larga duración con cargas familiares y están reguladas también por el Gobierno como las medidas extraordinarias para quienes no pueden pagar la hipoteca.

Aplazar el pago de la hipoteca: modalidades

La carencia puede ejecutarse de tres formas distintas:

Amortización de capital: Sólo se paga el capital y no se hace frente a los intereses – Pago de intereses: Solo se pagan los intereses y no se aporta nada del capital – No se paga nada: Es la opción más costosa a largo plazo

Aplazar el pago de la hipoteca: consecuencias

El aplazamiento de la hipoteca puede ser de gran ayuda a corto plazo, pero tiene importantes consecuencias económicas que hay que tener en cuenta:

Incremento del coste de la hipoteca: Los intereses se incrementarán tras pedir el aplazamiento.

Mayor duración: La hipoteca se alargará en el tiempo.

Pago de la novación hipotecaria: A la hora de solicitar la carencia, es obligatorio realizar una novación hipotecaria, es decir, un cambio en el contrato del préstamo que conlleva una comisión. En algunos bancos esta puede alcanzar el 1% del dinero que queda por devolver.

Condiciones bancarias agresivas: Cada entidad bancaria establece los requisitos necesarios para que un cliente pueda solicitar la carencia y además, puede obligar a contratar productos bancarios adicionales para poder realizarla.

¿Es posible aplazar el pago de la hipoteca?-1

Alternativas para no aplazar el pago de la hipoteca

Existen otras opciones para pagar la hipoteca cuando se atraviesa por dificultades económicas. Estas son algunas de ellas:

Alquilar la vivienda: Por habitaciones o al completo, siempre que sea posible.

Vender la vivienda: solo recomendable en situaciones excepcionales por los elevados gastos que conlleva.

Pedir una dación en pago: Esta medida supone que el banco se queda con la casa y la deuda queda saldada. En casos extremos, puede ser la única solución. Existen medidas extraordinarias que se pueden aplicar antes de llegar a una dación en pago.

Alargar la hipoteca: Si se amplía el préstamo hipotecario a cinco o diez años más, la mensualidad será más barata.

Reunificar deudas: Si además de la hipoteca el cliente tiene otros préstamos, se pueden agrupar todas las deudas en una sola cuota, que será más baja. Aunque esto conlleva más intereses, puede compensar a final de mes.

Seguro de protección de pagos o desempleo: Si la hipoteca tiene un seguro de protección de pagos o desempleo, cubrirá las cuotas mensuales impagadas de un máximo de 12 meses. Es importante comprobar si la hipoteca firmada refleja este seguro.

Pagar antes del embargo: Desde el primer impago hasta que comiencen los trámites para el desahucio, puede pasar hasta seis meses. En este tiempo conviene reunir el mayor importe posible para intentar detener el embargo.

Acudir a asociaciones de afectados: Solicitar ayuda a asociaciones de afectados por hipotecas puede ser útil para recibir información legal y saber qué opciones existen de solucionar el problema.

Si no se puede solucionar de ninguna de estas maneras los problemas que puedan surgir en cuanto al pago de la hipoteca, puedes entrar en una lista de moroso. A continuación te explicamos cómo saber si estás en una lista de morosos.

¿Y si dejo de pagar la hipoteca?

¿Y si dejo de pagar la hipoteca?

Si desgraciadamente eres una de las personas a las que la hipoteca te está ya asfixiando y no puedes hacer frente a las cuotas mensuales, es fundamental que antes de tomar ninguna decisión leas esto. Lo primero que tienes que saber es que dejar de pagar la hipoteca sería una pésima decisión: lejos de acabar con el problema lo iniciarías. Desde la primera cuota impagada, el banco te recordará que está obligado a cobrar tu deuda y a buen seguro te la acabará cobrando. Empezarán de una forma cordial pero con el paso del tiempo pasarán de las palabras a los hechos. Si la situación no se resuelve en pocos meses pedirán al juzgado que se inicie un proceso para subastar tu casa y asegurarse el cobro del dinero que te prestó.

No pagar la hipoteca: consecuencias

Pero ojo, con la subasta de tu vivienda no siempre acaba el problema. Si el banco no consigue saldar tu deuda sigues debiéndole dinero. Para liquidar tu hipoteca no basta con devolver las llaves de tu casa al banco. Este sistema, que ha crecido de manera exponencial en Estados Unidos, no funciona en España. Aquí, cuando firmas una hipoteca respondes del pago de forma personal, es decir, si el banco al vender la casa no cubre la deuda que tienes con él seguirá solicitando el importe restante y podría llegar a embargarte parcialmente la nómina hasta que recupere todo el dinero que te prestó.

Tampoco es una solución declararse en quiebra o suspensión de pagos porque los casos que se han producido en españa no han conseguido deshacerse de la hipoteca, sino aminorar deudas con organismos o lograr quitas de créditos personales.

Regla nº1: anticípate al problema, habla con tu banco

Lo más recomendable es que seas proactivo y vayas al banco en cuanto veas que vas a tener problemas con el pago del crédito hipotecario. No esperes a que el banco te pregunte qué está pasando cuando vea que has dejado de pagar.

En cuanto veas que cada vez vas más ajustado acércate al banco y pídeles ayuda sobre cómo pagar la hipoteca o aplazarla. Así solucionarás la situación antes de que se convierta en un problema. Actuar pronto te puede ahorrar muchos disgustos futuros. No debes de tener vergüenza de ir a tu entidad a por ayuda. Todo el mundo pasa una mala racha y hay que ser inteligente: más vale ser prudente que valiente.

El banco siempre prefiere cobrar, aunque sea más lento, que tener un cliente moroso. Te ayudará a buscar soluciones sobre cómo pagar menos de hipoteca. No hay trucos para pagar la hipoteca pero sí se puede pactar soluciones que te ayuden a asumir los pagos mensuales. por ejemplo, refinanciar la hipoteca, alargar el plazo o darte un periodo de carencia (en el que sólo pagarás los intereses del préstamo). Como consecuencia de este tipo de compromisos es posible que la hipoteca te salga más cara de lo que inicialmente previste pero siempre será infinitamente más barato que entrar en impago. Desde el primer día que dejes de pagar, se te van a ir acumulando intereses por demora, que son altísimos y que te harán cada día más difícil zanjar tu deuda.

Sin embargo, en el caso en el que dejes de pagar, se activa rápidamente un protocolo de actuación en el banco con el objetivo de poder cobrar. A continuación te explicamos paso a paso qué pasa si dejas de pagar la hipoteca. Los plazos señalados son aproximados y dependen del banco y el juzgado.

Qué hacer si no se tiene dinero para pagar la letra de la hipoteca

La OCU destaca que el número de usuarios que no pueden afrontar los pagos de su préstamo hipotecario aumentan. De hecho, el Consejo General del Poder Judicial prevé un aluvión de ejecuciones hipotecarias en 2010. Según el CGPJ, el número de expedientes de ejecución hipotecaria se ha duplicado en 2009 (llegan a 114.000, frente a los 58.688 de 2008), y se esperan en torno a alrededor de 180.000 ejecuciones hipotecarias en 2010. A continuación se explica cómo se puede evitar el impago, aunque siempre se pueden adoptar unas medidas extraordinarias para quienes no pueden pagar la hipoteca.

Para no llegar a una situación de impago de préstamo y, por tanto, no sufrir las consecuencias de dejar de pagar la hipoteca, algo que puede culminar en la ejecución de la hipoteca y el embargo de la vivienda, es recomendable seguir los siguiente consejos:

* Una primera solución es alargar el plazo del préstamo realizando con su entidad una novación del préstamo hipotecario. De esta forma disminuirá el importe de las cuotas mensuales y podrá pagarlas más fácilmente. El día 22 de abril de 2010 se acaba el plazo para poder realizar la ampliación del préstamo de manera gratuita.

* Si sus dificultades económicas son más serias, debe plantearse la venta de la vivienda antes de llegar a una situación extrema. Así tendrá más tiempo para poder realizar la venta en buenas condiciones, a diferencia de lo que ocurre en las subastas judiciales, en las que el precio de remate suele estar por debajo del precio de mercado. Además si decide vender la vivienda que no puede pagar, se ahorrará además las cuantiosas cargas y gastos que supone el procedimiento ejecutivo de la hipoteca. Con el importe de la venta podrá saldar su deuda pendiente.

* Evite acudir a las entidades de reunificación de deudas, que se ofrecen como salvadores en situaciones difíciles. Su única función es actuar como intermediarios entre los clientes y las entidades financieras, llevándose cuantiosas comisiones por ello y las soluciones que le pueden dar son las mismas que obtendrá negociando directamente con su banco.

* Cuando se trata de la vivienda habitual, es posible rehabilitar los préstamos hipotecarios, una vez iniciado el procedimiento de ejecución. En estos casos en lugar de considerarse vencida la totalidad de la deuda, existe la opción de seguir con el préstamo hipotecario siempre que se paguen solo las cuotas adeudadas más los intereses de demora y costas correspondientes.

¿Qué pasa un mes después de dejar de pagar la hipoteca?

Primer mes tras el impago del primer recibo el banco te llamará para descartar que se haya producido un descuido o error por ambas partes. Si abonas la cuota más los intereses de demora por los días de retraso terminará el problema.

Entre el segundo y quinto mes si acumulas entre 2 y 5 meses de impago el banco realizará todas las gestiones posibles para que pagues. Si no lo consigue te citará para negociar cambios en tu hipoteca. Te pedirá propuestas para pagar menos y estudiará su viabilidad tratando de llegar a un acuerdo. Alargar el plazo de la hipoteca o pagar sólo intereses durante un tiempo son las alternativas más usadas. Si has llegado aquí, ya tendrás intereses de demora por algunos meses por lo que tu deuda será algo mayor.

Durante este periodo también se produce un hecho importante en el banco: si no pagas la entidad debe provisionar en su cuenta de resultados tu deuda, es decir, debe reservar un dinero equivalente a tu crédito según la normativa del Banco de España. El dinero no sale del banco, pero digamos que queda congelado y en ese momento pasas a ser un problema para el banco, cuando antes eras una molestia.

Sexto mes aproximadamente al medio año y una vez que te hayan hecho requerimientos por escrito sin cambios por tu parte, el banco ya ve difícil la recuperación del préstamo por cauces ordinarios. Por eso, la entidad pide la ejecución de tu hipoteca, que no es ni más ni menos que solicitar al juez que active las garantías que firmasteis ante notario cuando suscribisteis la hipoteca. Aquí aún puedes poner fin al problema si pagas lo adeudado más los intereses de demora, que cada vez serán mayores.

Tras un año o año y medio el juzgado fija una fecha para la subasta de tu vivienda. Hasta casi la fecha de la subasta de tu vivienda puedes abonar la deuda con los intereses correspondientes de demora (que a estas fechas ya serán considerables) y acabar con el proceso pero si no lo haces llegarás a un momento crítico y doloroso: se subastará tu casa y tendrás que dejarla.

Subasta de la vivienda

Una vez anunciada de forma adecuada la subasta de tu vivienda, se procederá a realizarse la misma. La vivienda saldrá a subasta por el montante que debas al banco más los intereses y demás gastos en los que has incurrido hasta este momento.

Puede que no se venda en la primera subasta por lo que se repetirá e incluso se podría llegar a poner a la venta sin precio de salida y que la gente hiciera su oferta. Si no se vende, el juez dirá qué hacer pero el banco podría quedarse con la vivienda, aunque aún no habrías saldado tu deuda.

Si se vende la vivienda durante estos procesos, pueden darse dos casos:

1) que el dinero obtenido sea superior a la deuda más los gastos: en este caso el banco liquidará, cobrará y te devolverá el dinero sobrante 2) que no se cubra lo adeudado: el banco se queda con lo conseguido pero tú aún tienes una deuda pendiente de saldar con tu banco, que irá tras de ti y lo más importante, también tras tus avalistas en caso de que hubieras utilizado esta figura para firmar tu hipoteca. en este proceso, el juez debe determinar cómo se procede al pago de la deuda restante. aquí puede decidir embargarte otros bienes que poseas, los de tus avalistas, parte de tus nóminas, etc. el objetivo del banco será recuperar el dinero que te prestó que que con la venta de la vivienda aún no ha recibido.

Medidas extraordinarias para quienes no pueden pagar la hipoteca

En muchas ocasiones, las especiales circunstancias económicas actuales están dificultando aún más la compra de vivienda o el pago de la hipoteca o del alquiler. En casos extremos estas situaciones pueden llegar incluso al embargo, desahucio o desalojo de la vivienda. Para evitar esto o simplemente para facilitar el esfuerzo económico que tienen que realizar en materia hipotecaria de vivienda aquéllos con mayores dificultades, las Administraciones Públicas desarrollan actuaciones que pretenden mejorar las condiciones de las hipotecas para quienes no pueden pagar y tienen que hacer frente bajo este escenario económico. A continuación se incluyen una serie de medidas que, según tus circunstancias personales, pueden servirte para paliar en mayor o menor medida este tipo de situaciones.

Estas situaciones suelen darse de forma más habitual en los sectores de la población más desfavorecidos y, para protegerlos, las Administraciones Públicas desarrollan distintas actuaciones que tratan de paliar o mejorar las condiciones a las que se tienen que hacer frente en este entorno económico negativo.

Así pues, el Gobierno estatal ha creado una serie de medidas incluidas en su PlanE que favorecen la compra o la rehabilitación de viviendas y facilitan el pago de las hipotecas. Junto a estas medidas, aparecen otras de carácter social y de iniciativa autonómica o municipal que también pueden servir para este cometido.

Igualmente es conveniente tener presente las actuaciones, muchas veces olvidadas, que se desarrollan desde muchas empresas y organismos a través de los convenios colectivos y de empresa, para facilitar la compra, el alquiler o la rehabilitación de la vivienda de sus trabajadores.

Todas estás medidas se repasarán en el monográfico que a continuación se presenta. Ten en cuenta que una vez que consultes las medidas propias de la situación concreta que te afecte (compra, pago de hipotecas, alquiler o rehabilitación), las medidas contempladas bajo dichos apartados pueden complementarse con aquellas adoptadas en tu convenio colectivo o de empresa, o con aquellas desarrolladas por tu Administración autonómica o municipal.

COMPRA

Dentro de las políticas de vivienda estatal y autonómica, las ayudas para la adquisición de vivienda protegida o usada son habituales, y siempre que cumplas con los requisitos exigidos para cada caso podrás beneficiarte de las mismas. Junto a estas ayudas, las Administraciones Públicas han creído conveniente fomentar la compra de vivienda en esta época de crisis, mediante medidas adicionales de carácter fiscal y social que favorezcan e impulsen la compraventa de viviendas.

– Ampliación del plazo de las Cuentas Ahorro-vivienda
La Cuenta Ahorro Vivienda es un producto financiero en forma de depósito, cuyas cantidades que se depositen en ella tendrán que destinarse a la compra o rehabilitación de la vivienda habitual del titular antes de sobrepasar el plazo de tiempo indicado (hasta un máximo de cuatro años).

Además de dar rentabilidad a su titular, estos depósitos se benefician de deducciones fiscales en la declaración del IRPF por las cantidades anualmente incluidas y con los límites legalmente establecidos.

Si en el plazo indicado no se ha materializado la compra o rehabilitación de la vivienda se tendrá que devolver las deducciones obtenidas y pagar los intereses de demora.

Sin embargo con la implantación de esta medida de ayuda, si la finalización del citado plazo se encuentra entre el 1 de enero de 2008 y el 30 de diciembre de 2010, dicho plazo podrá ampliarse hasta el 31 de diciembre de 2010, sin que ello implique la pérdida del derecho a la deducción fiscal por inversión en vivienda habitual.

En el período de ampliación del plazo que se aplica con esta medida no se podrán efectuar nuevas aportaciones económicas.

Esta medida que afecta a jóvenes principalmente, tiene más sentido y puede ser más beneficiosa cuanto antes hubieses suscrito tu Cuenta Ahorro-vivienda a contar desde el año 2004.

– Ampliación del plazo de las execciones fiscales por la venta de viviendas
Las ganancias patrimoniales obtenidas en la venta de la vivienda habitual pueden resultar exentas en la declaración del IRPF, cuando el importe total obtenido por la venta se reinvierta en la compra de otra vivienda habitual o en la rehabilitación de aquella que vaya a tener tal carácter.

La reinversión del importe obtenido en la venta deberá efectuarse, de una sola vez o sucesivamente, en un período no superior a dos años, contados de fecha a fecha, y que pueden ser no sólo los posteriores sino también los anteriores a la venta de la anterior vivienda habitual.

Sin embargo con la implantación de esta medida, en aquellos casos en los que se compre una nueva vivienda con la expectativa de vender posteriormente la vivienda habitual, y dicha compra hubiera tenido lugar en 2006, 2007 ó 2008, el plazo de dos años para la transmisión de la vivienda habitual que da derecho a la exención fiscal, se ampliará para todos los casos hasta el día 31 de diciembre de 2010, independientemente del año en el que tuvo lugar la compraventa.

A efectos fiscales y salvo las excepciones legalmente establecidas, se considera vivienda habitual la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años.

Para que la vivienda adquirida constituya residencia habitual, es preciso que sea habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de 12 meses a contar a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.

– Movilidad geográfica para desempleados – Anticipo de la deducción por inversión en vivienda habitual
Estas subvenciones tienen la finalidad de facilitar la contratación estable de los trabajadores desempleados, cuando el nuevo trabajo implique el traslado de la residencia dentro del territorio español.

Junto a los gastos de desplazamiento, de transporte de mobiliario y enseres, y de guardería y atención a personas dependientes, se conceden subvenciones para cubrir los gastos generados durante los 12 primeros meses de vigencia del contrato, incluyendo el alquiler o compra de la vivienda del beneficiario y de los familiares a su cargo en la localidad de nuevo destino. La cuantía de la ayuda será de diez veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) mensual vigente.

PAGO DE HIPOTECAS

Este tipo de ayudas no son habituales en la política de vivienda de las Administraciones Públicas. Sin embargo, dadas las circunstancias económicas en las que actualmente nos encontramos, estas medidas son cada vez más frecuentemente desarrolladas por la Administración estatal, autonómica y municipal.

Así pues, conscientes de que en este entorno económico los sectores de población con menos recursos serán también los más desfavorecidos, junto a las siguientes medidas hipotecarias de iniciativa estatal que a continuación exponemos, también tendrás que tener presente otras ayudas sociales autonómicas o municipales que tratan de cubrir los gastos ocasionados por los préstamos hipotecarios.

– Reducción de hasta el 50% de las cuotas hipotecarias para personas desempleadas
Esta medida implica una reducción voluntaria, previo pacto con tu banco o caja, en el pago de las cuotas hipotecarias atribuidas entre el 1 de marzo de 2009 y el 28 de febrero de 2011, por una cuantía de hasta el 50% de dichas cuotas y con un límite máximo de 500 euros mensuales.

Para beneficiarte de esta medida se requiere que el préstamo hipotecario haya sido suscrito con anterioridad al 1 de septiembre de 2008, tenga un importe inferior a 170.000 euros y esté destinado a la adquisición de la vivienda habitual.

Si se cumplen estas condiciones podrás beneficiarte de esta medida si eres:

* Trabajador por cuenta ajena en situación legal de desempleo y te encuentres en dicha situación durante, al menos, tres meses inmediatamente anteriores a la solicitud. Además, tendrás que tener derecho a prestación por desempleo.

* Trabajador por cuenta propia (autónomo) que te hayas visto obligado a cesar en tu actividad económica, manteniéndose en esa situación de cese durante, al menos, tres meses.

* Trabajador por cuenta propia (autónomo) con ingresos integros inferiores a tres veces el importe mensual del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM)1 durante, al menos, tres mensualidades.

* Pensionista de viudedad por fallecimiento ocurrido una vez concertado el préstamo hipotecario, y en todo caso, en fecha posterior al 1 de septiembre de 2008.

– Ampliación gratuita del plazo del préstamo hipotecario
Esta medida consiste en una ampliación del plazo de amortización del préstamo hipotecario durante un periodo de dos años sin coste alguno para el titular de la hipoteca, cuando así se convenga entre la entidad de crédito y su cliente y se realice antes del 22 de abril de 2010.

De esta manera si amplias tu préstamo hipotecario, por regla general, reducirás a corto plazo la carga financiera que debes pagar todos los meses. Por supuesto, esta reducción de la cuota mensual quedará condicionada por otros factores, como por ejemplo a que no suban los tipos de interés, pues en este caso esta subida contrarrestaría la reducción de la cuota por la ampliación del plazo.

Sin embargo esta medida conlleva determinados aspectos que debes tener en cuenta y que quizás no puedan hacerla muy atractiva en determinados casos. En primer lugar, tienes que tener presente algo tan obvio como que estarás más años pagando el préstamo, incluidos los intereses. Además, si el plazo de tu hipoteca ya fuese de por sí muy largo, la disminución de la cuota puede ser muy reducida.

Asimismo si posteriormente deseas reducir el plazo o cancelar anticipadamente el préstamo en vista de una situación financiera mejor, en ese caso debes tener en cuenta que en el nuevo acuerdo con tu banco o caja tendrás que hacer frente a todos los gastos que la nueva operación conlleve.

De cualquier forma, ten presente que pen esta operación no tendrás que pagar ninguna comisión por la ampliación del plazo de amortización, ni pagar gastos notariales o registrales. Además estarás exento de pagar el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados que se paga cuando se extienden las escrituras públicas.

Sin embargo, ten en cuenta que si, junto a la ampliación del plazo de amortización, se acuerda modificar otras variables de la hipoteca como el tipo de interés, capital por amortizar, etc., los costes por esas otras modificaciones (comisiones, impuestos, notario, registro,…) serán las habituales.

Para realizar de forma gratuita la ampliación de tu hipoteca tendrás que dirigirte a tu entidad de crédito, al notario y al Registro de la Propiedad según establece el Ministerio de Economía y Hacienda en su procedimiento de actuación.

ALQUILER

Dentro de la política de vivienda estatal y autonómica, las ayudas para el alquiler de vivienda tanto para inquilinos como para arrendadores son habituales, y siempre que cumplas con los requisitos exigidos para cada caso concreto podrás beneficiarte de las mismas.

Junto a estas ayudas, así como de otras de carácter fiscal o que fomentan la movilidad geográfica de personas desempladas, algunas Administraciones autonómicas o municipales han creído conveniente cubrir las necesidades de aquellos colectivos cuya actual situación económica sea más perjudicada, evitando situaciones extremas de desalojos y desahucios por el impago del alquiler.

Consulta la Bolsa de Vivivenda de alquiler de tu Comunidad:
Andalucía
Aragón
Asturias
Islas Baleares
Islas Canarias
Cantabria
Castilla – La Mancha
Castilla y León
Cataluña
Ceuta
Extremadura
Galicia
La Rioja
Madrid
Melilla
Murcia
Navarra
País Vasco
Valencia

REHABILITACIÓN

Dentro de la política de vivienda estatal y autonómica, las ayudas para el alquiler de edificios y viviendas son habituales, y siempre que cumplas con los requisitos exigidos para cada caso podrás beneficiarte de las mismas.

Junto a estas ayudas, existen otras de carácter extraordinario que anteriormente ya han sido enunciadas en nuestro apartado destinado a la compra de vivienda, y que consisten en anticipos de la deducción por inversión en la vivienda habitual, y en la ampliación del plazo que se tienen para que queden exentas de impuestos las cantidades obtenidas en la venta de la vivienda habitual que se destinen a la rehabilitación de otra que vaya a tener dicho carácter.

CONVENIOS COLECTIVOS Y DE EMPRESA Las ayudas destinadas a la compra, alquiler o rehabilitación de vivienda que existen en muchos convenios colectivos y de empresa son bastante habituales. Estas ayudas no se han incluido en los convenios como consecuencia de ninguna crisis o circunstancia económica, sin embargo hemos creido conveniente recogerlas en este monográfico puesto que, en ocasiones, pueden ser utilizadas como alternativa para salir de ciertas situaciones o dificultades, y se desconoce o se olvida su existencia.

Generalmente estas ayudas se materializan en forma de anticipos y préstamos con bajo o ningún interés a devolver en plazos relativamente cortos de tiempo. De tal manera que, aunque en muchos casos no son especialmente ventajosas, insistimos que, en ocasiones, sí pueden resolverte algún tipo de aprieto.

Sus características serán distintas en función del organismo o empresa en la que trabajes. Acude a ella para cualquier consulta que desees hacer al respecto.

MEDIDAS AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES

Ya sean ayudas de carácter social de convocatoria permanente, o ayudas concretas para frenar los efectos de la crisis de convocatoria anual, las Administraciones autonómicas y municipales ofrecen prestaciones económicas destinadas a cubrir gastos asociados a la compra, el alquiler o el mantenimiento de viviendas, siempre que dichos gastos sirvan para paliar situaciones de necesidad o emergencia social de personas o familias con escasos recursos económicos.

Su tipología varía en función de la Administración Pública (Comunidad Autónoma o Ayuntamiento) que la conceden, siendo los gastos más típicos que cubre el uso y mantenimiento de la vivienda habitual que posibilite su habitabilidad, los impagos por el alquiler de la vivienda, los retrasos derivados de los intereses y de la amortización de préstamos hipotecarios, los gastos de gas, luz o agua, las obras de accesibilidad y supresión de barreras para personas sin recursos y con alguna discapacidad, etc.

– Andalucía


Las Ayudas de Emergencia Social son aquellas prestaciones individualizadas destinadas a paliar de forma inmediata, contingencias o dificultades extraordinarias que se puedan presentar a personas o familias. En estos casos extremos en los que se ponga en riesgo la integración social del solicitante, los Servicios Sociales Comunitarios concederán estas prestaciones económicas complementarias a fin de evitar un deterioro grave de la situación personal o familiar.

Puedes obtener información sobre estos Servicios Sociales a través de tu Ayuntamiento o tu correspondiente Diputación Provincial: Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. Por otro lado, algunos Ayuntamientos andaluces incluyen actuaciones que tienen como objetivo paliar distintas situaciones asociadas con los gastos de vivienda, y que ponen en riesgo la economía familiar.

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Cádiz en su política de subvenciones recoge ayudas económicas no periódicas destinadas a apoyar el pago del alquiler, deudas de alquiler y la adquisición de nuevas viviendas en alquiler. Igualmente otorga ayudas para el pago de la deuda del recibo de luz o el agua, y facilita la adquisición de enseres domésticos básicos.

– Aragón


El Departamento de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón concede ayudas económicas de pago único y carácter extraordinario destinadas a resolver circunstancias de emergencia que afecten a personas o familias a las que sobrevengan situaciones de necesidad en las que se vean privadas de los medios y recursos imprescindibles (incluida la vivienda), siendo su finalidad el concederles una atención básica y urgente en el momento en el que tal situación se produzca.

Ayudas semejantes coexisten en el ámbito comarcal o municipal. Éstas servirán servirán sirven para afrontar situaciones de urgente necesidad, cubriendo gastos derivados del alquiler, de la comunidad, de la conservación de las condiciones de habitabilidad de la vivienda, etc. Tal será el caso de las comarcas de Matarraña, de Bajo Aragón-caspe o de Calatayud, así como, por ejemplo, el Ayuntamiento de Huesca.

– Asturias


En el Principado de Asturias existen las denominadas ayudas de emergencia social, que son prestaciones económicas no periódicas destinadas a aquellas personas cuyos recursos resulten insuficientes para hacer frente a gastos específicos necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones de marginación social.

Estas ayudas pueden incluir aquellos gastos necesarios para el uso y mantenimiento de la vivienda habitual que posibilite su habitabilidad, los gastos de alquiler o derivados de los intereses y de la amortización de créditos contraidos como consecuencia de la compra de una vivienda, o los gastos de alojamiento urgente transitorio para personas con discapacidad, menores procedentes de situaciones de desprotección, familias monoparentales, etc.

Podrán ser solicitadas a través de los Centros Municipales de Servicios Sociales por personas o familias que, por causas sobrevenidas de carácter grave, se encuentren en una situación de urgente necesidad, o se encuentren en situación de emergencia debido a la falta de recursos para hacer frente a gastos de carácter extraordinario.

En ocasiones, algunos Ayuntamientos sensibles a este tipo de circunstancias reservan parte de sus presupuestos a programas o ayudas anuales de emergencia social. Tal es es caso, por ejemplo, de municipios como Corvera de Asturias o Aller.

– Illes Balears


Sensible a la situación económica actual y con la finalidad de cubrir los servicios básicos de aquellas personas con mayores dificultades, la Consejería de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración concede las denominadas ayudas de urgencia social.

Entre otros, estas ayudas cubrirán los gastos de la casa (luz, gas o agua) o de alojamiento de aquellas personas o familias que hayan visto reducidos sus ingresos económicos como consecuencia de la crisis, y hayan entrado en una situación de vulnerabilidad y de dificultad para satisfacer sus necesidades básicas. También cubrirá los alquileres en los casos en los que se acredite que las personas beneficiarios no puedan acogerse a las ayudas para el alquiler que gestiona la Consejería de Vivienda.

Para la aplicación de estas medidas, Ayuntamientos como el de Palma o Manacor ya han firmado los correspondientes convenios de colaboración, si bien la existencia de dichos acuerdos no es indispensable para que puedas solicitar estas ayudas a través de tu propio Ayuntamiento.

Por otro lado, los propios Ayuntamientos baleares han venido desarrollando, desarrollan o previsiblemente desarrollarán ayudas de emergencia social que abordan temas de vivienda. Tal es el caso de Mahón, Sant Lluís, Es Castell, Alaior, Ciutadella de Menorca, Ferreries, Es Mercadal, Es Migjorn Gras, etc.

– Islas Canarias


En los últimos años el Instituto Canario de la Vivienda ha convocado ayudas dirigidas a los Ayuntamientos canarios con la finalidad de que éstos puedan atender las situaciones de emergencia social relativas a la vivienda habitual de sus residentes.

Estas ayudas habrán de destinarse al equipamiento, uso y mantenimiento de la vivienda, al pago de las rentas no abonadas cuando sea previsible el desahucio, o al pago de cantidades que se deban a la compañía eléctrica o de agua en casos de un inminente corte de estos servicios.

Los beneficiarios de estas ayudas tendrán una manifiesta situación de emergencia social y sus ingresos nos podrán superar 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples -iPREM- (aproximadamente entre 10.500 y 11.000 euros anuales en función del año que deba considerarse).

Las solicitudes de estas ayudas se realizarán a través de tu Ayuntamiento, si bien éstos pueden publicar su correspondiente convocatoria de la ayuda en los boletines oficiales, como tal ha sido el caso del Ayuntamiento de Arona para este año.

– Cantabria


La Ley de Cantabria sobre Derechos y Servicios Sociales permite la concesión de prestaciones económicas de emergencia social en aquellas situaciones en la que persona o familia tenga la imposibilidad de continuar ejerciendo el uso y disfrute de su vivienda habitual.

Estas situaciones hacen referencia a la carencia de medios para conservar las condiciones de habitabilidad de la vivienda, y a aquellos casos asociados con los gastos relacionados con el pago del alquiler, quedando excluido el pago de hipotecas.

Igualmente para facilitar el acceso a una nueva residencia si te ves obligado a cambiar de empleo, el Gobierno cántabro publica ayudas para la compra o el alquiler de vivienda efectuados durante el proceso de búsqueda de empleo.

– Castilla-la Mancha

Dentro de las ayudas de emergencia social que concede la Consejería de Salud y Bienestar Social de Castilla-la Mancha se integran los gastos imprescindibles para equipamiento, uso y mantenimiento de la vivienda habitual o que impidan el desahucio y corte de suministros básicos. Estos gastos estarán provocados por situaciones excepcionales y previsiblemente irrepetibles.

Igualmente esta ayuda servirá para hacer frente a la adecuación de la vivienda, su adaptación para alcanzar los niveles mínimos exigibles por la dignidad y habitabilidad.

Para acceder a esta ayuda debes carecer de medios económicos y encontrarte en situación de emergencia social. Además tienes que haber residido en Castilla-la Mancha durante, al menos, un año, o ser emigrante retornado, y no haber recibido otras ayudas para la misma finalidad de cualquier Administración Pública o entidad privada.

– Castilla y León


Las ayudas de emergencia social de la Junta de Castilla y León tienen la finalidad de cubrir total o parcialmente situaciones de extrema urgencia o gran necesidad de personas o familias con escasos recursos económicos, dándose prioridad a quienes tienen a su cargo menores o personas dependientes.

Corresponde a los Ayuntamientos fijar los criterios sobre las tipologías de necesidad a las que se podrán destinar estas ayudas, si bien como mínimo, en materia de vivienda, éstas se concederán para la adaptación funcional de la vivienda, las reparaciones urgentes y otros gastos necesarios para su habitabilidad.

Estas ayudas pueden ser solicitadas en los Centros de Acción Social (CEAS) correspondiente a tu domicilio.

Junto a estas medidas, algunos Ayuntamientos como, por ejemplo, el de Alija del Infantado (León), desarrollan programas de vivienda y empleo especialmente destinados a jóvenes, familias numerosas y empresas y que tienen como fin la repoblación del municipio.

– Cataluña


Las ayudas personalizadas al alojamiento que convoca anualmente la Generalitat de Catalunya tienen la finalidad de evitar la pérdida de la vivienda habitual a personas o familias con recibos impagados en el alquiler o en la amortización de los préstamos hipotecarios.

Para acceder a estas ayudas, la cuantía de la renta del alquiler o de la cuota de amortización mensual a pagar por parte del solicitante de la ayuda no puede superar los 900 euros, en el primer caso, y los 1.000 euros, en el segundo. El importe de la ayuda dependerá de las circunstancias socioeconómicas y familiares del solicitante, siendo el importe máximo de la misma de 2.800 euros.

La solicitud de la ayuda puedes presentarla en las Oficinas de Acción Ciudadana o en la Secretaría de Vivienda o Servicios Territoriales de la Vivienda de la Generalitat.

– Ceuta


La Consejería de Asuntos Sociales de la Ciudad Autónoma de Ceuta es la encargada de conceder y gestionar las ayudas de urgente necesidad destinadas a atender situaciones de urgente y grave necesidad que prevengan, eviten o palíen estados de exclusión social.

Entre otras situaciones, estas ayudas incluyen los gastos necesarios para el uso y mantenimiento de la vivienda habitual con el fin de que permita su habitabilidad.

Para más información puedes dirigirte a:

Consejería de Asuntos Sociales Carretera San Amaro, 12 Tel.: 856 200 680 Fax: 856 200 723

– Extremadura


Con la finalidad de que puedas superar las posibles situaciones de dificultad social o desventajas socioeconómicas con las que puedes encontrarte, la Consejería de Igualdad y Empleo de la Junta de Extremadura gestiona las Ayudas para la Integración en Situación de Emergencia Social (AISES).

De esta manera, en el ámbito de la vivienda estas ayudas cubren: los gastos necesarios para el uso y mantenimiento de la vivienda habitual que posibilite su habitabilidad; gastos de alojamiento para personas con discapacidad, menores procedentes de situaciones de desprotección, familias monoparentales, inmigrantes, personas mayores, víctimas de violencia de género, etc.; gastos de endeudamiento previo, originados por alguna de las anteriores situaciones; u otros gastos que puedan requerir una prestación económica de carácter extraordinario.

En casos especiales, también se contempla un complemento para titulares de pensiones no contributivas que residan en una vivienda alquilada, dirigido tanto para personas mayores o con discapacidad.

– Galicia


Las ayudas de emergencia social de la Xunta de Galicia son prestaciones destinadas a paliar situaciones de emergencia y que cubren necesidades de carácter básico y urgente. Dentro de las situaciones que se cubren se encuentran el pago de atrasos del alquiler o los gastos por reforma y adecuación de la vivienda con el fin de mantener su habitabilidad, de aquellas familias que no dispongan de ingresos suficientes para afrontar dicha situación.

Este tipo de ayudas se solicitarán desde los Servicios Sociales de atención primaria de los Concellos o desde las Delegaciones Provinciales de la Vicepresidencia de Igualdad y del Bienestar de la Xunta.

Por su parte, los propios Concellos regulan la concesión de este tipo de ayudas de emergencia que, según los casos, pueden tener una mayor o menor cobertura, cubriendo el mantenimiento o rehabilitación de la vivienda habitual, el pago de alquileres o fianzas, los gastos de comunidad, los gastos ocasionados por desalojos, etc. Ejemplos de Concellos que regulan estas ayudas son A Coruña, Monforte de Lemos, Ponteceso, Pontevedra, Toques, Vigo, Vilagarcía de Arousa, etc.

– La Rioja


Junto a las ayudas de emergencia social destinadas a atender situaciones de urgente y grave necesidad que prevengan, eviten o palíen situaciones de exclusión social, el Gobierno de La Rioja ha establecido para casos de necesidad, ayudas destinadas a familias desahuciadas que no puedan pagar la hipoteca como consecuencia de que alguno de sus miembros se haya quedado sin empleo. De esta manera aquella familia que pierda su vivienda podrá acceder a una ayuda consistente en el 50% del arrendamiento de la vivienda que alquile, con un límite de 250 euros mensuales. Igualmente para facilitar el acceso a una nueva residencia si te ves obligado a cambiar de empleo, el Gobierno riojano ha publicado ayudas para la compra o el alquiler de vivienda efectuados durante el proceso de búsqueda de empleo.

A nivel municipal son los Ayuntamientos los que pueden regular las ayudas de emergencia social anteriormente comentadas, y son a ellos a los que debes recurrir si te encuentras en una situación de urgente necesidad que se englobe dentro de los tipos establecidos (falta de pagos de alquiler, rehabilitaciones para la habitabilidad de la vivienda, etc.). Logroño es uno de los ejemplos seguramente más conocido, Aldeanueva de Ebro el último regulado.

– Madrid


Los Centros de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid son los encargados de gestionar las ayudas de emergencia social que tengan como finalidad la atención de situaciones de urgente necesidad que afecten a personas o familias de forma transitoria. Estas ayudas están destinadas a facilitar la superación de situaciones en las que concurra una necesidad económica que dependa de la combinación de determinados factores. Sólo en casos muy particulares, estas ayudas alcanzarán dificultades relacionadas con el alquiler, compra o rehabilitación de viviendas.

Son algunos Ayuntamientos los que en este sentido conceden ayudas que tratan de paliar estas situaciones. El Ayuntamiento de Madrid gestiona prestaciones sociales de carácter económico para situaciones de especial necesidad y/o emergencia, que incluyen el pago de las necesidades básicas de alojamiento o pequeños arreglos en la vivienda habitual cuando éstos se consideren imprescindibles y previo informe de la Sección Técnica de la Junta Municipal.

De forma más completa, el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón publica ayudas económicas destinadas al pago de alquiler, la fianza, desahucios y aquellos gastos derivados del mantenimiento o conservación de la vivienda.

– Melilla


Los Servicios Sociales Comunitarios de la Ciudad Autónoma de Melilla son los encargados de gestionar las ayudas de emergencia social que incluyen necesidades básicas, gastos de endeudamiento y equipamiento básico en materia de vivienda.

Asímismo concede ayudas técnicas para la eliminación de barreras y la adaptación de las viviendas de personas con discapacidad que se encuentren en una situación de urgente necesidad.

En cualquiera de los casos el solicitante debe carecer de los recursos imprescindibles para hacer frente a los gastos extraordinadrios necesarios para prevenir la exclusión social y/o favorecer su inserción.

– Murcia


Las ayudas especiales para la atención de circunstancias de carácter excepcional de la Región de Murcia están destinadas a atender situaciones en las que se encuentran personas o familias que se han visto afectadas por circunstancias de carácter excepcional y se encuentran en una situación de grave necesidad, no pudiendo ser atendidas mediante otros recursos o actuaciones.

Pueden ser solicitadas por aquellas personas o familias residentes en la Región de Murcia que se encuentren en circunstancias de necesidad grave en el momento de la solicitud. Este tipo de situaciones se hacen extensivas a los casos de extrema dificultad relacionados con el alquiler o el acondicionamiento de la vivienda.

Las solicitudes de las ayudas se pueden formular ante el centro de servicios sociales del Ayuntamiento o mancomunidad correspondiente al domicilio del solicitante, hasta el 15 de noviembre de 2009.

– Navarra


El Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra concede ayudas extraordinarias de emergencia para personas en situación de exclusión social, dentro de las cuales se engloban aquellas destinadas al pago de las deudas relacionadas con la vivivenda habitual (hasta un máximo de 6 mensualidades), por una cuantía no superior a 3,36 veces el SMI mensual.

Estas ayudas también cubren los gastos de equipamiento básico (hasta un máximo de 2,7 veces el SMI mensual) y los que acondicionamiento de la vivienda habitual (hasta un máximo de 4,7 veces el SMI mensual en presupuestos que no excedan 5 veces el SMI).

Para acceder a esta ayuda es necesario acreditar residencia efectiva y continuada en Navarra durante los 2 años anteriores a la solicitud de la ayuda (salvo excepciones), y hallarse en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo y carecer de recursos económicos para hacer frente a estos gastos de carácter extraordinario.

– País Vasco


A través de las ayudas de emergencia social que se otorgan ante situaciones que pueden dar lugar a algún tipo de marginación social, el Gobierno Vasco cubre en estos supuestos: los gastos de alquiler o derivados de los intereses y de la amortización de hipotecas; los gastos de adaptación o reparación de las instalaciones básicas de la vivienda; u otros gastos necesarios para el disfrute y mantenimiento de la vivienda o alojamiento habitual.

Además de estas ayudas, ante las dificultades económicas y financieras actuales, el Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco ha desarrollado diferentes medidas anticrisis en materia de vivienda ante situaciones de desempleo, tratando de evitar con ellas la ejecución hipotecaria y el desahucio. Estas medidas son las siguientes:

* Recompra de la vivienda libre, transformación en vivienda protegida y mantenimiento de los expropietarios como inquilinos con opción de compra.

* Recompra de la vivienda de protección oficial y mantenimiento de los expropietarios como inquilinos.

* Adjudicación de vivienda del programa Bizigune a personas que pierden su vivienda por ejecución hipotecaria.

– Valencia


Las ayudas de emergencia social son prestaciones económicas de carácter extraordinario destinadas a paliar aquellas situaciones en las que puedan encontrarse las personas afectadas por un estado de necesidad.

Se consideran situaciones de emergencia aquellas que originan gastos extraordinarios destinados a cubrir necesidades específicas de carácter básico y urgente, tales como los gastos imprescindibles para el uso de la vivienda habitual.

Los beneficiarios de estas ayudas no pueden disponer de ingresos suficientes para afrontar dichos gastos, y la renta per cápita de la unidad familiar a la que pertenezca el solicitante no podrá superar los 4.445 euros anuales.

Anualmente se establece un plazo de solicitud de estas ayudas que se publica en el Diario Oficina de la Comunidad Valenciana.

Medidas para pagar la hipoteca previas a la dación en pago

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que establece medidas para paliar el problema de los desahucios para las personas en riesgo de exclusión social por no poder pagar la hipoteca. La reforma se completa con un Código de Buenas Prácticas a la que sigue la dación en pago. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que los destinatarios de la medida son aquellas familias que cuentan con una única vivienda, tienen a todos sus miembros en el paro y no tienen ingresos. La cuota hipotecaria no puede exceder el 60% de sus ingresos.

Se establecen así unos baremos de precio de adquisición de esas viviendas: para las ciudades de más de un millón de habitantes: 200.000 euros; 180.000 en las de medio millón y 150.000 en las de más de 100.000 habitantes.

Sáenz de Santamaría ha detallado que para las familias en el umbral de exclusión el interés moratorio aplicable será el resultado de sumar a los intereses pactados en el préstamo un 2,5% sobre las cantidades debidas y no pagados. Asimismo, ha señalado que se reforman los procedimientos de ejecución extrajudicial para que sean «más ágiles, más baratos y más transparentes».

Código de Buenas Prácticas
El Real Decreto Ley incorpora un Código de Buenas Prácticas a su texto que establece varias fases para evitar los desahucios: la reestructuración de la deuda, la quita de parte de la hipoteca y, como último recurso, la dación en pago.

La vicepresidenta ha indicado que en la primera fase se establece un periodo de cuatro años de carencia en el pago de capital, se amplia el plazo de vigencia de la hipoteca hasta los 40 años y se limitan los tipos de interés a Euribor + 0,25. Si el deudor está en una situación económica que le impide afrontar estas condiciones se prevé como segundo proceso de reestructuración la posibilidad de quita de parte de esa hipoteca con arreglo a una serie de cálculos porcentuales que se establecen en el Real Decreto Ley.

En el caso de que el deudor no pudiera hacer frente a ese programa de restructuración y su situación fuera inviable se prevé la dación en pago, la entrega de la llaves de la vivienda para liquidar la deuda.

Soraya Sáenz de Santamaría ha indicado que, ante esta situación, está previsto que durante dos años prorrogables el inquilino pueda quedarse en alquiler en esa vivienda que ha entregado en pago pagando un interés limitado, que supone aplicar a lo que le quedaba de la deuda un porcentaje del 2%.

La vicepresidenta ha subrayado que las entidades bancarias podrán adherirse de forma voluntaria al Código pero, una vez suscrito, es de obligado cumplimiento y se podrá invocar ante los tribunales. Además, se creará una comisión de seguimiento que semestralmente publicará un informe actualizado sobre su cumplimiento.

Europa quiere que la dación en pago de la hipoteca sea una realidad si banco e hipotecado llegan a un acuerdo

Los eurodiputados de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo han abierto la puerta a la dación en pago como medida para cancelar una hipoteca, siempre y cuando el cliente y el banco así lo acuerden. Los diputados han aprobado hoy una serie de enmiendas a la propuesta de directiva que regula el mercado hipotecario en la UE. Esta normativa busca mejorar la protección del consumidor al tiempo que garantiza un mercado flexible y un mayor control de la solvencia de los prestatarios. España cuenta con su propia legislación al respecto sobre la dación en pago si no se llega antes a un acuerdo con otras fórmulas como reestructurar la deuda hipotecaria y muchos bancos y cajas españoles ya han aceptado la reforma del Gobierno. De aprobarse la legislación europea, los derechos de los hipotecados españoles mejorarían respecto a la susodicha nueva legislación.

Las enmiendas aprobadas por el Parlamento Europeo también exigen a los bancos que hagan todos los esfuerzos posibles para llegar a un acuerdo con el cliente en caso de impago antes de iniciar el desahucio. Igualmente, establecen que, en caso de imposibilidad de pagar y una vez se haya vendido la propiedad hipotecada, los consumidores podrán devolver lo que quede del préstamo de acuerdo con unos criterios que tengan en cuenta sus circunstancias personales y que les permitan mantener unos ingresos mínimos para vivir.

El texto, aprobado por 35 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones, busca mejorar la información que reciben los clientes antes de firmar la hipoteca, garantizar más flexibilidad a los hipotecados cuando quieran anticipar el pago de la hipoteca o cambiarla de entidad o divisa, y fortalecer el control sobre la solvencia de los consumidores para evitar que los bancos presten de forma irresponsable.

Algunos aspectos de la legislación se adaptarán para reflejar las diferencias entre los distintos mercados hipotecarios e inmobiliarios de los Estados miembros, aunque los principios básicos de la normativa se aplicarán en toda la UE y la información a los consumidores deberá presentarse en un formato similar en todos los países de la Unión.

Mayor protección del consumidor
Con el fin de proteger a los consumidores, los diputados añadieron la dación en pago como medida para liquidar una hipoteca, si bien solamente en caso de acuerdo entre el cliente y la entidad bancaria. Es decir, se abre la puerta a que el prestatario y el banco acuerden que la entrega de la propiedad hipotecada sea suficiente para devolver el crédito y cancelar la deuda.

Los diputados exigen que los bancos hagan todos los esfuerzos posibles para llegar a un acuerdo con el cliente en caso de impago antes de iniciar el desahucio. Además, en caso de que el consumidor no pueda afrontar la hipoteca y cuando no se aplique la dación en pago, el texto prevé que el desembolso de la hipoteca una vez se haya vendido la propiedad se efectúe teniendo en cuenta las circunstancias personales del cliente. Esto incluiría limitar el embargo de salarios, pensiones y otros ingresos con el fin de garantizar que los consumidores mantienen una renta mínima para subsistir.

Además, tras firmar la hipoteca, los prestatarios dispondrán de un periodo de catorce días para probarla y acabar de decidir si es el producto que más les conviene.

Evaluación del prestatario
La norma tiene como objetivo proteger a los clientes de no solo préstamos irresponsables y abusivos, sino también de sus propios errores. Para asegurar que únicamente acceden a una hipoteca aquellas personas que puedan pagarla, los diputados han reforzado las condiciones propuestas por la CE para evaluar la solvencia de los consumidores a lo largo de sus vidas.

Más flexibilidad
La mayoría de hipotecas para la compra de una vivienda son a largo plazo. Sin embargo, tanto los prestadores como los prestatarios necesitan flexibilidad durante la vida del producto para controlar los riesgos y las circunstancias cambiantes.

Es por ello que los diputados han añadido nuevas provisiones para aumentar la flexibilidad, como por ejemplo el derecho del cliente a devolver el préstamo antes de lo acordado en un principio. En caso de devolución anticipada de la hipoteca, el consumidor solamente tendrá que abonar los costes adicionales para la entidad, pero ésta no podrá imponerle ninguna sanción económica. El prestatario solo tendrá que abonar la cantidad que quede por pagar.

La norma introduce también provisiones para que los usuarios de hipotecas en moneda extranjera puedan cambiar la divisa del préstamo si se cumplen ciertas condiciones, si bien tendrán que compensar económicamente a la entidad crediticia. Los Estados miembros tendrán libertad para determinar las condiciones en las que se permitirá el cambio de moneda y qué compensaciones deberán pagar los clientes en cada caso.

Los diputados piden que los consumidores puedan transferir la hipoteca de una vivienda a otra en caso de mudanza cuando así lo acuerden con el banco. Los Estados miembros tendrán que comprobar si el consumidor es el propietario del segundo inmueble.

Información y consejos para los clientes
Los diputados han endurecido las condiciones propuestas por la Comisión Europea sobre la información que los bancos deben dar a un cliente antes de firmar una hipoteca. El texto de la comisión parlamentaria dice que cualquier consejo financiero que se dé a los prestatarios debe ser imparcial y debe servir para que entiendan mejor las consecuencias a largo plazo de contraer la deuda.

Quien firme una hipoteca deberá recibir información equiparable sobre todos los productos disponibles en la entidad, así como ser informado de cualquier incentivo financiero que tenga el banco para recomendar un producto en particular. Asimismo, los términos del contrato ofrecidos a los clientes deben tener en cuenta su actual situación financiera, sus perspectivas económicas futuras y posibles dificultades, según la directiva.

Mayor competencia entre entidades
Las entidades que ofrecen hipotecas deberán ser autorizadas, registradas y supervisadas para asegurar que cumplen los requisitos profesionales básicos, sin invadir, no obstante, su derecho a operar en otros Estados miembros, de acuerdo con los principios de libre establecimiento y de proveer servicios.

Asimismo, los diputados han prohibido por primera vez las ofertas de hipotecas condicionadas a la contratación de otros servicios financieros de otras empresas, pero los bancos pueden negarse a conceder una hipoteca a no ser que el cliente contrate un seguro con características específicas. Así, esta prohibición facilitaría a los consumidores la posibilidad de trasladar su hipoteca a otras entidades.

Según las enmiendas aprobadas por la comisión de Asuntos Económicos del PE, las autoridades nacionales responsables de supervisar las entidades de crédito, intercambio de información y resolución de disputas estarán unidas bajo la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés).

Próximos pasos
El voto en la comisión parlamentaria da un mandato al ponente para iniciar las negociaciones con los Estados miembros con el fin de cerrar un acuerdo definitivo lo antes posible.

Si quieres leer más noticias como ¿Es posible aplazar el pago de la hipoteca?, te recomendamos que entres en la categoría de Hipotecas.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies