Qué son los ingresos pasivos y cómo ganar dinero sin trabajar

Qué son los ingresos pasivos y cómo podrías ganar dinero sin trabajar
NOTICIA de Jessica Pascual
21.03.2021 - 10:46h    Actualizado 24.03.2021 - 13:29h

¿Te gustaría ganar dinero todos los meses sin tener que trabajar? Puede parecer una locura, pero es posible. Esta situación tan idílica se puede conseguir a través de los ingresos pasivos, pero ¿qué son exactamente? Este concepto hace referencia a la fuente de ingresos que recibes por un producto, servicio o actividad y que se genera de forma automática, es decir, sin que tu tengas que hacer nada.

Te ponemos en contexto. ¿Te imaginas invertir tiempo y unos pequeños ahorros ahora en un producto o servicio y seguir recibiendo dinero por ello dentro de 5 años? Pues sí, así de simple, pero nadie dice que sea sencillo. En este artículo te vamos a dar las mejores ideas para que inicies tus propios proyectos y te generen ingresos pasivos a lo largo del tiempo.

Qué son los ingresos pasivos

Los ingresos pasivos hacen referencia al dinero que recibe una persona de forma automática, sin tener que trabajar todos los meses para conseguirlos. Entonces, ¿de dónde salen estos ingresos? De una inversión inicial.

La fórmula del éxito es sencilla, consiste en invertir tiempo, esfuerzo y dinero en un proyecto por el que apuestas y cruzar los dedos para que en un medio y largo plazo te empiece a generar beneficios y lo haga durante mucho tiempo. En este momento es cuando decimos que ganamos dinero sin hacer nada. Porque tras haber hecho una inversión inicial, el dinero llega solo.

Pero, no todo es tan bonito ni sencillo como parece. Los ingresos pasivos tienen un factor de riesgo y es que la posibilidad de que se generen no depende exclusivamente del esfuerzo o inversión que hayamos hecho previamente, sino que entran otros factores en juego. Es importante que tengamos esto en consideración antes de lanzarnos y pensar que un ingreso pasivo es una fuente estable de ingresos de la que podemos vivir, porque puede ser que nos vaya muy bien y sea así, pero puede que no.

Ejemplo de ingreso pasivo

Para entender mejor en qué consiste un ingreso pasivo lo podemos comparar con el trabajo de un agricultor. La agricultura es una profesión muy sufrida, que requiere de mucho esfuerzo y trabajo en el campo durante una temporada, para que transcurrido el tiempo necesario, salga una cosecha perfecta. Es esta cosecha la que genera una serie de beneficios e ingresos pasivos a posteriori, cuando el agricultor ya no tiene que trabajar en el campo porque ya ha realizado ese esfuerzo previo.

Sin embargo, que la cosecha salga, no depende exclusivamente del esfuerzo y trabajo del agricultor, sino que depende de otros factores como el clima, el estado de la tierra y de que no se produzcan imprevistos como que algún animal se cuele y te arruine el trabajo.

Pues exactamente así son los ingresos pasivos. Un esfuerzo e inversión inicial muy grandes en los que depositas toda tu confianza para que de sus frutos y beneficios, para que transcurrido un tiempo, florezcan y empieces a recibir ingresos sin tener que hacer nada. Sin embargo, son ingresos en los que siempre hay un factor de riesgo que puede echarlo todo a perder. Por tanto, no son una fuente de ingresos segura. Apostar todo a este tipo de ingresos puede llevarte a la quiebra.

Diferencias entre ingresos activos y pasivos

Podemos distinguir dos tipos de ingresos, los activos y los pasivos:

  • Los activos son los que genera una persona ya sea trabajador por cuenta ajena o propia, que realiza su jornada laboral y recibe al final de mes unos ingresos por ese trabajo realizado.
  • Sin embargo, los ingresos pasivos se pueden generar mientras que la persona que los recibe se pasa un mes entero de vacaciones. ¿Suena bien, verdad? Una de las grandes ventajas de este tipo de ingresos es que requieren un mínimo mantenimiento a lo largo de los años, o en el mejor de los casos, ninguno.

¿Se necesita una gran inversión de dinero inicial?

No siempre. Podemos distinguir dos tipos de ingresos pasivos, en aquellos en los que necesitas una inversión económica inicial muy grande para que después te reporte beneficios, como por ejemplo cuando apuestas por comprar una vivienda para alquilarla y obtener beneficios mes a mes de la renta.

Por otra parte, están los ingresos pasivos en los que hay que hacer una inversión económica, pero mucho menor que en el caso anterior. Un ejemplo de este tipo de ingresos sería crear un blog. En los apartados posteriores os explicamos cómo generar ingresos pasivos a través de esta vía.

Cómo conseguir ingresos pasivos

A continuación os detallamos algunas ideas con las que es posible conseguir unos ingresos pasivos que te den beneficios a corto y largo plazo.

Escribir un libro

Si consigues dar en la tecla y escribir un libro que se convierta en todo un éxito de ventas, tendrás una fuente de ingresos pasiva muy rentable. Si se te da bien escribir y tu libro le gusta a la gente, empezarás a tener beneficios por él. Y lo mejor es que si consigues cierto reconocimiento, podrás lanzar varias ediciones y que por ejemplo 7 años después de haber escrito ese libro te siga reportando beneficios.

Pero eso sí, escribir un libro que consiga el éxito no es fácil. No te recomendamos que te decidas por esta opción si lo que buscas es sólo el dinero. La lectura te tiene que gustar y tienes que sentir todo lo que escribes. Debes ser capaz de transmitir al lector la pasión que sientes al escribir esa historia. Si eres una persona que disfruta leyendo, escribiendo y tienes una idea que te ronda la cabeza, te contamos todo lo que necesitas saber para escribir un libro y que sea todo un éxito de ventas.

Además, a la hora de publicarlo tienes dos opciones, o bien hacerlo con una editorial, o si prefieres ahorrar lo máximo posible, puedes publicarlo tu mismo en Amazon.

El riesgo de este tipo de proyectos es claro, un libro requiere de una inversión enorme de tiempo y dedicación. Si no consigues que le guste a la gente y no lo compran, todo el esfuerzo habrá sido en vano.

Audiolibro

Si te gusta escribir historias y crees que tienes buena voz, lánzate y produce un audiolibro. Es otra alternativa para poder conseguir ingresos pasivos.

En este caso estamos ante una una inversión de tiempo inicial para reproducir el contenido de un libro tuyo y convertirlo en audible. Puedes utilizar plataformas para lanzar tus propios audiolibros e historias.

Aunque también será necesario una inversión económica para tener los micrófonos y materiales necesarios con el objetivo de que la calidad del sonido sea la mejor posible. El riesgo es que tu voz no suene del todo apetecible y la gente no esté dispuesta a oírte.

Patente

¿Te gusta investigar e inventar cosas nuevas? Si eres de esas personas que cada vez que se encuentra con un elemento le busca defectos para intentar mejorarlos con el objetivo de optimizar las tareas, quizá puedas elaborar una patente.

En este caso la inversión inicial te llevará mucho tiempo, tendrás que hacer un proceso previo de investigación, de perfección de tu idea, estudiar la viabilidad del proyecto, invertir recursos económicos y mucho más. Pero, ¿y si creas un nuevo producto y lo patentas? Si has creado un producto revolucionario y consigues que tu idea triunfe y la quieran las empresas, entonces generarás una cantidad inmensa de ingresos pasivos de forma continua. El riesgo en este tipo de inversión es que después de todo el esfuerzo, recursos y tiempo destinado, no termine de calar en la sociedad.

Bases de música

Si te gusta la música y una de tus aficiones es crear bases y pistas musicales en tu habitación, puedes subirlas a plataformas de venta y generar ingresos por ellas. Si en una tarde te haces tres bases y las subes a una plataforma, puedes recibir más adelante ingresos por ella cada vez que se la descarguen por los derechos de autor.

Si no dispones de instrumentos o elementos que te ayuden a insonorizar la habitación o producir la canción tendrás que invertir en ellos para conseguir pistas lo más profesionales posibles y que la gente esté esperando a que subas nuevas para descargarlas. El riesgo es que si no gustan, no conseguirás percibir ningún ingreso.

Comprar inmuebles

Si tienes la solvencia económica suficiente o has recibido una cantidad elevada de ingresos de forma inesperada, puedes comprar una vivienda y destinarla al alquiler. De esta forma la inversión que realices en la compra de la vivienda se va a compensar con la renta que vas a recibir del alquiler mes a mes.

Si tienes suerte y puedes alquilarla durante toda tu vida, será una fuente de ingresos inagotable. Sin embargo, como te hemos comentado, todo ingreso pasivo tiene su riesgo y en este caso, si no consigues alquilar la vivienda por el motivo que sea, no vas a recuperar la inversión y no vas a obtener beneficios por ella.

Crear una app

Crear una aplicación es un proyecto que necesita una gran preparación y conocimientos previos para poder llevarla a cabo. Además, necesitarás de una inversión económica para desarrollar la infraestructura.

Pero no todo va a ser complicado, la clave para tener éxito y conseguir ingresos pasivos con una aplicación pasa por tener una buena idea, crear una aplicación que facilite la vida de las personas para que así todo el mundo quiera descargársela.

El riesgo es que la aplicación no llame la atención de nadie después de haber dedicado horas y horas de trabajo además del dinero.

Vende objetos a mano

Es otra opción para conseguir ingresos pasivos. Si te gusta hacer manualidades y te pasas las tardes creando productos para luego regalarlos o ponerlos de decoración en casa, quizá es momento de empezar a comercializarlos en plataformas de venta. Esta inversión en tiempo y dinero que hasta ahora haces por pura afición, puede empezar a reportarte ingresos si tus manualidades gustan a la gente.

En el peor de los casos, no conseguirás venderlo y seguirás como hasta ahora, haciéndolo por gusto.

Acciones

Comprar acciones puede generarte beneficios, pero también depende de muchos factores externos que pueden provocar el efecto contrario. Para apostar por este proyecto debes tener unos mínimos conocimientos para poder invertir con criterio. Si quieres saber más, te explicamos cómo comprar y vender acciones.

Un ejemplo para comprar acciones puede ser hacerlo con una empresa como Amazon, que en la actualidad está muy consolidada y tiene una tendencia creciente. Si compras acciones de Amazon y la tendencia de la empresa sigue siendo positiva, podrás obtener beneficios económicos en función de la cantidad que hayas invertido en acciones y de su valor. Sin embargo, no puedes confiar en que una empresa no quiebre y si, por cualquier motivo de repente cambia la tendencia o se va a la quiebra, no podrás recuperar esta inversión y no conseguirás ingresos pasivos.

Posicionar un blog

Sí, es posible conseguir ingresos pasivos con un blog, pero ojo, no es nada fácil. Si quieres crear tu propio blog debes saber que es necesario hacer una inversión económica inicial para contratar un servidor para tu web, pagar un dominio y si quieres, comprar ciertas herramientas para tener un control del análisis y evolución de los datos del tráfico de tu web.

Además de la inversión económica, un blog requiere de mucho esfuerzo y dedicación. No por hacer un blog y publicar 3 artículos de cualquier manera vamos a conseguir miles de euros. Se trata de un proceso e inversión largo, como un trabajo de hormiguita, que hay que ir haciendo de forma constante y poco a poco para ver si pasado un tiempo, a Google le gustas y decide ponerte entre los primeros resultados del buscador. Una vez consigues cierto reconocimiento en Internet, empezarás a generar ingresos a través de la publicidad.

Como veis, no es un trabajo fácil y tampoco nos va a dar dinero por trabajar dos meses, sin embargo, con mucho esfuerzo y dedicación podemos conseguir empezar a girar la rueda y que el blog empiece a generar ingresos de forma constante por artículos que hemos publicado hace tiempo. Para que estos ingresos pasivos se mantengan en el tiempo, es necesario que mantengas vivo al blog, que lo cuides y no lo dejes en el olvido una vez genera ingresos.

Afiliados

En relación con el blog, una web de afiliados es otro de los métodos de conseguir ingresos pasivos a través de la creación de contenidos. Las webs de afiliados son páginas que trabajan con webs de venta de productos. Suelen ser páginas donde se hacen comparativas de productos y se resuelven las dudas acerca de los nuevos dispositivos del mercado y se elaboran guías explicando cuáles son los mejores productos de diferentes áreas. Estas páginas enlazan a los productos de la tienda de afiliación y se recibe una comisión por cada producto que se venda siempre que el cliente haya accedido a la compra a través de la web de afiliados.

Estas páginas suponen una inversión y dedicación inicial muy grandes para intentar destacar frente a la gran competencia que hay en el sector. Aunque si consigues que funcione, puedes escribir un artículo sobre robots aspiradoras en 2019 y que en 2021 te siga reportando beneficios cada vez que alguien lo compre a través de tu página.

Vender fotografías

Si tienes conocimientos en encuadre e iluminación y te gusta el mundo de la fotografía, puedes intentar apostar por ella. Una de las fórmulas para conseguir ingresos pasivos a través de la fotografía es hacer fotos y subirlas a bancos de imágenes que te reporten beneficios cada vez que alguien se descargue tu foto de la plataforma. El principal riesgo de esta apuesta es que si tus fotos no triunfan, el tiempo y la inversión económica que hayas realizado en el material se perderán.

Vender un curso

Si crees que tienes el secreto del éxito en un sector o tienes formación en un área en la que hay mucha demanda en la actualidad como puede ser el mundo digital, el posicionamiento SEO y las redes sociales, puedes grabar un curso, una formación y venderla a alguna plataforma de cursos.

Si ya tienes los conocimientos, grabarte un curso una serie de cursos en casa no te costará apenas dinero. Tan sólo te hará falta tener una cámara para grabarte y dedicarle tiempo para que quede perfecto. El riesgo de este tipo de proyectos es que puede que no te reporten ningún beneficio porque ninguna plataforma quiera comprártelos.

Canal de Youtube

Todo lo relacionado con el mundo digital e Internet se ha puesto muy de moda. Y sí, se puede generar dinero subiendo vídeos a Youtube, pero no es una fuente de ingresos fácil de conseguir. Para llegar a este punto es necesario reunir una serie de condiciones en la plataforma, siendo la primera y más importante que le gustes a la gente y quieran verte.

Si inviertes dinero en un equipo para grabarte, tiempo en hacer muchos vídeos y a la gente no le gustas, no conseguirás generar ingresos. Sin embargo, si das en el clavo y consigues miles de visualizaciones, empezarás a monetizar vídeos con Youtube y a conseguir ingresos mensuales por los videos que ya tienes subidos a la plataforma.

Si quieres leer más noticias como Qué son los ingresos pasivos y cómo ganar dinero sin trabajar, te recomendamos que entres en la categoría de Buscar trabajo.


WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp