Fatiga, distracciones y mal tiempo, causas de accidentes en Navidad


Estas fiestas navideñas ya suman las primeras cifras de víctimas en carretera: 13. Colisiones frontales y salidas de la vía son algunos de los factores que han producido esta trágica y evitable cifra de fallecidos, que ya no pasaran la Navidad ni el año nuevo en familia. La fatiga, las distracciones al volante y las malas condiciones meteorológicas pueden hacer acto de presencia durante la conducción, por lo que se requiere extremar la precaución y la concentración en la carretera.

24 diciembre / Casacochecurro.com Desde el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) se ofrecen una serie a los automovilistas, y recordamos que la paciencia y la responsabilidad son las claves de una conducción segura cuando las circunstancias no son favorables.

Conduce seguro en Navidad
En estas fechas señaladas se realizan reuniones familiares que obligan a coger el coche y realizar distintos desplazamientos. El Comisariado Europeo del Automóvil recuerda a los conductores que se deben tomar las medidas se seguridad vial adecuadas como: revisar el estado mecánico del vehículo, ir bien equipado, descansar bien, etc. CEA también alerta del peligro que supone la ingesta de alcohol o drogas y después conducir.

De cada 100 accidentes de tráfico, el alcohol está implicado entre 30 y 50 de ellos. Cuando conduzcamos hay que decir no a todas las bebidas que con alcohol. En los trayectos cortos es donde más riesgo hay, ya que los conductores se confían. Las anteriores navidades fallecieron 54 personas en la carretera, siendo el día 25 de diciembre el de mayor fatalidad.

Consejos de conducción con climatología adversa
Uso del cinturón de seguridad: Debemos hacer uso de este sistema de seguridad y en caso de nieve o hielo aún más, ya que la falta de adherencia en estas situaciones puede provocar una pérdida de control en nuestros vehículos y ser desplazados por el habitáculo del coche de un lado a otro en caso de colisiones.

Conducir con suavidad: Es muy importante no realizar cambios de dirección, o volantazos. Si realizamos giros con suavidad, es más difícil perder el control de nuestro coche. Por el contrario, si tuviésemos que realizar un giro de volante brusco o rápido, el vehículo comienza a realizar subvirajes, y debemos corregir la dirección realizando movimientos armónicos de un lado a otro hasta detener el vehículo. Nunca debemos intentar frenar con las ruedas fijas, ya sean rectas, hacia la izquierda o a la derecha.

Mantener distancia de seguridad: Es importante circular con una distancia de seguridad amplia, y adecuarla a la velocidad de marcha con el vehículo que nos precede. En situaciones de climatología adversa, la distancia debe aumentar considerablemente, ya que el tiempo que tardamos en detener el vehículo, sobre nieve o hielo, es mucho mayor que en seco.

Uso de cadenas o neumáticos de invierno: Debemos equipar nuestro vehículo con cadenas o neumáticos de invierno siempre que circulemos por carreteras de montaña, o vías cubiertas por nieve o hielo. Este sistema, nos permitirá circular por estas carreteras de adherencia inexistente. Ante situaciones de riesgo, la autoridad competente que vigila las carreteras nos puede prohibir la circulación en caso de no disponer de los dispositivos necesarios.

Estado y niveles de seguridad: Antes de emprender el viaje debemos ser conscientes de que nuestro coche se encuentra en las situaciones adecuadas con temporales. Estos factores son los siguientes: Iluminación adecuada, estado de los frenos y neumáticos, si todavía ofrecen un dibujo estable y óptimo para el agarre en superficies poco adherentes, nivel del líquido anticongelante, aceite y líquido de la dirección.

Elementos importantes: El uso de una correcta iluminación favorecerá nuestra propia visión así como la de ser vistos por el resto de conductores. En estas situaciones podríamos dar uso a las luces antiniebla, o de largo alcance sin deslumbrar a otros conductores, así como el uso de la luz antiniebla posterior. No está demás equipar nuestro vehículo con algunos objetos como: una linterna, un par de mantas, y por supuesto las vestimentas adecuadas de seguridad, como los chalecos reflectantes, o abrigos que incluyan reflectores.

Evitar las prisas, el consumo de alcohol y drogas, las distracciones durante la conducción, son importantes en este periodo tan familiar y especial como es la Navidad.

Datos a tener en cuenta por los conductores
La fatiga está presente en el 40% de los accidentes de tráfico. Hay que eliminar el mito de «ya falta poco» o «bajo la ventanilla y me espabilo». El cansancio sólo se mitiga haciendo descansos cada 150 ó 200 kilómetros o, como máximo, cada 2 horas. Se recomienda descansar y levantarse durante 15 minutos, beber agua abundante y alguna bebida con cafeína.

Las distracciones provocan dos tipos de siniestros: salida de la vía y colisión por alcance.

Si soltamos el volante o retiramos la vista de la calzada, el coche a 100 km/h recorre entre 80 y 140 metros. Tenemos que evitar sacar cigarrillos, buscar objetos, sintonizar una emisora o marcar un número en el teclado, mirar un mapa o navegador, etc.

Las carreteras secundarias son las primeras en accidentes.

Las carreteras secundarias son el 90% de la red viaria y, aunque por ellas circulan tan solo el 43 % del tráfico, se cobran el 82% de las víctimas mortales. Por este motivo hay que respetar los límites de velocidad, las zonas de adelantamiento y la distancia de seguridad con el resto de vehículos.

La lluvia es responsable en siete de cada diez accidentes con mal tiempo.

Las primeras gotas de lluvia son las más peligrosas, ya que en apariencia el asfalto parece que está seco, pero puede provocar acuaplaning (deslizamiento y descontrol del coche). En este caso, el conductor debe levantar el pie del acelerador, no frenar y sujetar con fuerza el volante.

La niebla es causante del 3,4 % de los accidentes con malas condiciones meteorológicas.

Cuando entremos en una zona con bancos de niebla, hay que reducir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad, encender las luces antiniebla y circular teniendo las líneas de la carretera como referencia.

El 4,5% de los accidentes por mala meteorología se atribuyen al viento.

Si sopla viento fuerte, es recomendable aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, mantener un elevado número de revoluciones en el coche para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria.

Si quieres leer más noticias como Fatiga, distracciones y mal tiempo, causas de accidentes en Navidad, te recomendamos que entres en la categoría de Coches.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies