Hacer cosquillas se convierte en un negocio de futuro

Hacer cosquillas se convierte en un negocio de futuro
NOTICIA de Javi Navarro
28.06.2011 - 16:44h    Actualizado 23.08.2021 - 11:24h

La cadena recibe el nombre de Cosquillearte y se ha convertido en un modelo de negocio en expansión. El primer centro del mundo especializado en cosquillas se inauguró hace tan sólo seis meses en Madrid, y ahora inicia su desarrollo. Personas llegadas de toda España y otros lugares del mundo confirman el éxito sin precedentes de una terapia revolucionaria.

A veces, las ideas más geniales se alumbran en el momento y lugar más inesperados. Así, la idea del primer centro de cosquillas del mundo ‘nació’ en una playa del Caribe… Sus creadores, adictos confesos, creyeron que, como ellos, multitud de personas pagarían por recibir una sesión… No se equivocaron…

En diciembre de 2010 abrió sus puertas COSQUILLEARTE (C/ García de Paredes, 33. Madrid. Tel. 91 591 78 68. www.cosquillearte.com). Y desde el primer momento, hasta este placentero rincón de Chamberí consagrado a los sentidos, han llegado personas de toda España, de norte a sur, y de este a oeste. De aquí, pero también de otros países. Porque el boca a boca y el respaldo de los medios de comunicación han hecho que las cosquillitas suaves, a modo de ligeras presiones y caricias, se conviertan en la terapia más revolucionaria de los últimos tiempos.

Sin duda, una idea brillante por la vinculación que con los recuerdos, sensaciones y el contacto con uno mismo implica. Una genialidad que quizá más de uno imaginó pero nunca hizo realidad. Así lo confirman las propuestas de otros emprendedores conscientes del éxito de este negocio. Ahora, se cumple su deseo: COSQUILLEARTE comienza su expansión.
Dada la situación económica actual, es el negocio perfecto, una vía de autoempleo con garantía de éxito.

No precisa una elevada inversión y resulta rentable desde el primer día. El canon inicial de cesión de marca asciende a 9.900 euros. En cuanto al de mantenimiento, es de tan sólo 300 euros al mes -excluyendo el primero-. Se precisa un local, en un lugar noble de la ciudad, con elevado tránsito de peatones y una superficie mínima útil de 50-60 metros cuadrados.

En definitiva, un modelo sencillo que contará con la supervisión de los fundadores originales.
Ellos formarán al equipo porque hacer cosquillas parece fácil… pero las más adictivas y envolventes sólo llevan su ‘copyright’. Les posibilitarán usar su atractiva marca por los plazos que contractualmente se establezcan y les prestarán asistencia técnica en los protocolos exclusivos así como en las cuestiones relativas a la atención al público e imagen del local (ambiente, decoración, etc.). Es decir, en cada uno de los pilares fundamentales para convertir el centro en un auténtico rincón de bienestar, desconexión y calma. Sin pasar por alto el asesoramiento en métodos organizativos y campaña de comunicación y difusión del nuevo establecimiento en su provincia y a nivel nacional e internacional.

En cuanto a las sesiones, llamadas ‘Momentos’, se trata de Expressarte (15 minutos-12 €), Pausarte (30′-25 €) y Olvidarte (60′-45 €). Tanto la sesión de 30 como la de 60 minutos pueden realizarla dos terapeutas con el Momento Fascinarte (50 y 90 €) o se puede compartir con otra persona si se opta por el Momento Emparejarte (50 €, 30 minutos, y 90 €, una hora). La última novedad es el Momento Encapricharte, es decir, la posibilidad de reservarlo para grupos de amigas y compartir cosquillas, manicura, sushi, champagne, etc.

Si quieres leer más noticias como Hacer cosquillas se convierte en un negocio de futuro, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajadores y Jefes.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >