Divorcio express para separarte en poco tiempo ante notario

Divorcio express para separarte en poco tiempo ante notario
NOTICIA de Jessica Pascual
02.10.2021 - 09:13h    Actualizado 04.10.2021 - 11:13h

Si después de tu matrimonio algo no funciona y te quieres divorciar, es momento de reflexionar y de tomar decisiones. En muchas ocasiones, resulta habitual que una pareja tome la decisión firme de poner fin a su matrimonio. Y casi siempre, ambas partes desean que el trámite sea lo más rápido posible, con el objetivo de iniciar una nueva etapa en sus vidas. Es en ese preciso momento cuando las personas interesadas deben plantearse la forma en la que van a iniciar la separación y la documentación necesaria para poder iniciar el proceso de divorcio.

Y, precisamente, el divorcio express es la forma más rápida y barata que hay en España para separarse de otra persona en términos legales. Así que si lo que quieres es pasar este mal trago cuánto antes, el divorcio exprés es tu solución. Se trata de un procedimiento de mutuo acuerdo cuyos plazos son mucho menores porque no es necesaria la intermediación judicial y, además, resulta más económico que las otras formas de divorcio. En esta guía te explicamos con detalle todo lo que debes saber sobre este divorcio rápido, las alternativas y los precios de cada una de ellas.

Divorcio exprés

Como hemos comentado, este divorcio exprés es bastante más económico que otras modalidades de separación. Aunque no es gratis. Se trata de un proceso más barato porque no son necesarias las largas y tediosas negociaciones para llegar a acuerdos y, además, los dos cónyuges pueden estar asistidos por el mismo abogado, lo que supone un gran ahorro.

Este procedimiento se realiza ante notario y pueden solicitarlo las parejas que no tengan descendientes, como las que tengan hijos. En este último caso, las partes tendrán que llegar a un acuerdo para reflejar en un documento (convenio regulador) todo lo relativo a la custodia de los hijos tras la separación. Si los hijos son mayores de edad, no es necesario establecer ninguna pauta en este convenio regulador, a no ser de que sean personas dependientes.

¿Cuáles son las diferencias entre una separación y un divorcio?

Aunque los dos términos se utilicen indistintamente para referirse a que dos personas ya no están juntas, tienen significados e implicaciones completamente distintas. La separación de dos personas no disuelve el matrimonio y, por tanto, a efectos legales, los dos cónyuges siguen siendo marido y mujer. Lo que sí se produce tras una separación es la distinción de los bienes de ambos y la gestión individual del patrimonio.

Por otra parte, el divorcio sí supone el cese definitivo del matrimonio. A través de este procedimiento las dos partes no tienen ningún vínculo y pueden rehacer sus vidas e incluso volver a casarse (no por la Iglesia). En definitiva, en una separación cabe la posibilidad de una reconciliación, mientras que el divorcio es la ruptura definitiva en todos los sentidos.

Ahora que ya sabes las principales diferencias, te explicamos las distintas vías que hay en España para divorciarte además del formato express.

Formas de divorcio

A la hora de iniciar un proceso de separación en primer lugar debes tener claro que no hay marcha atrás y que la decisión que tomes será firme. Otro punto clave de los procesos de divorcio está relacionado con la forma en la que se lleva a cabo. En este sentido, es necesario explicar cómo debe ser el proceso de divorcio según sus características y peculiaridades.

Un divorcio puede ser de mutuo acuerdo, o si por el contrario, no existe un punto de entendimiento, se reconoce como un divorcio contencioso.

Documentación necesaria

Independientemente del tipo de acuerdo alcanzado entre las dos partes, existen unos documentos que son obligatorios, para ambos, en este procedimiento. Son los siguientes:

  • Copia del libro de familia, certificados de matrimonio y certificado de nacimiento de los hijos.
  • Copia de la escritura de propiedad de la vivienda familiar y de todos los bienes adquiridos en común.
  • Copia del contrato de alquiler si la vivienda habitual se encuentra bajo régimen de arrendamiento.
  • Acreditación de la situación laboral de los cónyuges (contratos de trabajo, nóminas, prestaciones de desempleo, resumen de las cuentas bancarias y declaración de la renta).
  • Copia de los permisos de circulación de los vehículos comprados durante la unión matrimonial.

Todos estos documentos, así como algunos que puedan ser solicitados en cada caso en particular, son imprescindibles para que un abogado comience a redactar un convenio de divorcio de mutuo acuerdo o para iniciar todos los trámites de una demanda de divorcio si la situación resulta más complicada.

Mujer quitándose el anillo de bodas

Divorcio de mutuo acuerdo

Además de todos los documentos detallados, si el divorcio es de mutuo acuerdo, el abogado de las partes, que puede llegar a ser el mismo asesorando a los dos miembros de la pareja, es el encargado de redactar el convenio regulador correspondiente.

Convenio regulador

Es el documento en el que se pactan y quedan reflejados cada uno de los aspectos básicos que van a implantarse tras el divorcio en temas como el patrimonio común y los hijos. En este convenio debe quedar constancia de la voluntad de las partes y, por tanto, regularse aspectos como:

  • Atribución de uso del hogar familiar.
  • Régimen de guarda y custodia de los hijos (monoparental, compartida, híbrida…).
  • Pago de pensión compensatoria de un cónyuge a otro.
  • Liquidación y reparto de los bienes gananciales, en caso de que existan.
  • Pago de la pensión alimenticia a los hijos.
  • Otras compensaciones económicas.

Debe ser de mutuo acuerdo y de obligado cumplimiento. Para que el documento tenga validez legal es fundamental que se realice ante notario o ante un juez que lo apruebe. Y en el caso de que las partes no lleguen a acuerdos sobre aspectos básicos del convenio, será el juez el encargado de dictaminar las consecuencias personales y de patrimonio tras el divorcio.

Una vez estén claros todos los puntos, el abogado y el procurador presentarán el escrito en el Juzgado de familia, buscando su aprobación mediante una demanda de divorcio de mutuo acuerdo. Tras ser ratificado, ambos obtendrán una sentencia de divorcio bajo estas mismas condiciones.

¿Conviene divorciarse sin acuerdo previo?

Si la relación entre los dos miembros de la pareja no es buena o alguna de las partes no está a favor de iniciar este trámite, puede darse la situación de que no exista mutuo acuerdo para su divorcio.

En este caso, el abogado de la parte que comience el proceso debe elaborar la demanda, presentarla en el Juzgado de familia correspondiente y solicitar que se adopten una serie de medidas y cuestiones específicas.

Tras su recepción en este organismo, la otra parte también recibirá una copia de todos los papeles y dispondrá de un plazo determinado para contestar, proponiendo las medidas y cambios que considere oportunos.

Finalmente, se marcará un día y una hora para la vista del juicio de divorcio, que tras su celebración, derivará en una sentencia del juez de familia, en la que se declarará la disolución legal del matrimonio y las diversas medidas derivadas del mismo.

Cuánto cuesta divorciarse

El precio de un divorcio en España depende de muchos factores, como por ejemplo de la vía a través de la que lo llevéis a cabo, de la complejidad del reparto de bienes gananciales, en caso de que los haya, o de la existencia de hijos, entre otros.

Por norma general, un divorcio contencioso supone un coste más elevado a las partes que si se realiza bajo mutuo acuerdo. Aunque independientemente de la vía, hay dos figuras necesarias en este proceso, el abogado y el procurador. Éste último tiene un precio más reducido.

En concreto, el coste de un divorcio de mutuo acuerdo en España oscila entre los 500 y los 1.200 euros aproximadamente. Esta vía tiene una serie de ventajas, como por ejemplo que ambos cónyuges pueden estar representados por el mismo abogado. En el coste total se incluyen los gastos del abogado, procurador o notaría en caso de ser necesarios.

En cuanto al divorcio contencioso, además de ser más caro, suele extenderse más en el tiempo. En este caso hay que hacer frente a dos abogados, a los dos correspondientes procuradores y a los gastos derivados por la celebración del juicio. El coste total entre procurador y abogado supone entre 1.000 y 2.000 euros. A esta cantidad hay que añadirle otros gastos que puedan ser necesarios en cada caso concreto, lo que determina que el precio medio de un divorcio contencioso en España es de unos 2.000 euros, pero puede alcanzar cifras más elevadas.

Por último, el divorcio exprés es el más barato y su precio ronda los 500 euros.

Si quieres leer más noticias como Divorcio express para separarte en poco tiempo ante notario, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar y Consumidores.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >